Friday, September 12, 2008

Los Cinco Amores

1
LOS CINCO AMORES
ETICA Y SOCIOLOGÍA
SUPLEMENTO
A LA <>
POR
JOAQUÍN TRINCADO
BUENOS AIRES. ENERO DE 1922
AÑO II NUEVA ERA
Es propiedad del Autor.
Hecho el depósito de la Ley 7092.
2
PRÓLOGO
Lo prometido es deuda: y es seguro que me la van a reclamar los estudiantes de
nuestra Filosofía Austera Racional. No es fácil la tarea; pero justamente, las tareas
difíciles son las que más estimulan al trabajo y nosotros no volvemos la cara atrás, más
que para ver el camino andado y por ello animarnos a llegar a la meta; y nuestra meta
¡está aún tan lejos!... pero hemos de llegar, porque nuestro motor no se descompone y
se alimenta del grande y único generador, del Amor: y Amor es nuestro motor que ha de
mover a toda la humanidad en el mismo sentido; esa es nuestra meta.
Novelesco parece el título de este libro y lo confirmamos; porque como novela, será
atrayente, deseable, incansable al espíritu; pero contundente e irrebatible, a la par que
ameno y claro como la Luz.
El título engañará a muchos al hojear el índice y ver que no se trata de los cinco
amores de Juana o de Pepita o del príncipe encantado. Pero tan pronto entren en la
lectura, verán que el engaño sería esas novelas y no «Los Cinco Amores» que
filosofamos, los que harán comprender; al enojado lector que le hemos dado oro y
diamantes en vez de plomo y carbón, y belleza en vez de fealdad que él buscaba y
aprenderá a tomar el amor disfrutándolo, en vez de robarlo y desperdiciarlo como hacía
antes de leer «Los Cinco Amores».
Del amor se habló siempre, pero aun no se ha deslindado lo que es amor, del que
sólo se ven los efectos. Las causas son tantas como los efectos; pero esas causas, son
efecto de una sola causa intangible, que es el Amor del Creador, del que, cada espíritu
es parte y no puede dejar de ser.
Este axioma nos descubre ya todas las incógnitas de los hechos de la vida y nos pone
de manifiesto todos los errores en los juicios hechos a los actos de los hombres,
efectuados en nombre del Amor y que son sólo fruto de un egoísmo superlativo, hijo de
errores impuestos en una educación sin moral.
El hecho frecuente de matar un hombre a su joven amada, porque sus padres se
oponen a su unión, o porque la mujer no cede al requerimiento del galán, aunque
veamos que se mata él sobre el cadáver de su víctima, es un refinado egoísmo del sexo
que habla y no era el amor el que imperaba, puesto que no deja libertad de que otro
poseyera lo que a él le vedaban por cualquier causa, que siempre sería más fundada y
justa que su innoble, inmoral y fatal resolución, que demuestra odio y no amor.
Bien es verdad que el odio, es también un grado de amor; mínimo, pero amor al fin, si
bien amor egoísta y jamás podéis encontrar un acto de odio, en el que no esté
3
complicado un hecho de amor de cualquier grado de los cinco amores, en sus cincuenta
capítulos.
Tampoco encontraréis en los cuarenta capítulos de las cuatro primeras partes, un
acto de amor que no revele sus manchas de egoísmo, y por lo tanto, habrá rastros de
odios en el amante, o los despertará en otro sujeto: lo que, nos pone en el caso de un
análisis Psíquico y Ético, que nos pone en comprensión de que, el amor puro no es
patrimonio del hombre en ningún mundo ni aun, en los más elevados. ¿Es que no existe
entonces el amor puro? Sí; pero es sólo propiedad del autor del amor, porque él es, El
Solo, imparcial, porque es inmaterial.
Ya tenemos aquí descubierta la X, de que en el hombre no puede existir el amor puro
y la razón la tenéis en la creación del Alma humana que expusimos en su
correspondiente capítulo luminoso de la «Filosofía Austera Racional», donde debéis de
acendraros de esta verdad, confirmándolo en los instintos, qué, aunque estén
dominados, siempre por su Ley son antagónicos.
Sin embargo hemos dicho y confirmado en la Filosofía que, El Espíritu es una
partícula, del Creador Padre de todos los espíritus. Pero no hay una contradicción en
esta afirmación axiomática y la de que El Amor puro no puede existir en el hombre.
En el espíritu existe el principio del Amor puro; pero su contacto obligado con la
materia, para de ésta crear las forma que demuestran la Creación en mundos, hombres
y cosas, es causa de que ese principio de amor puro que cada espíritu lleva en sí, por
nacimiento, no pueda manifestarse puro, porque se amalgama con la materia, de la que
forma el alma y los cuerpos, cuyas moléculas son antagónicas, ya que cada una tiene
su parte diferente de trabajo en la naturaleza, aunque todas tengan el mismo fin en la
Creación: pero que luchan cada una en la consecución de su fin, haciendo caso omiso
del derecho de su vecina; ésta obra del mismo modo y ha de haber lucha
necesariamente; lo que demuestra el antagonismo, aunque se ve palpable que ese
antagonismo en todas las moléculas, tiende a conservarse cada una, y por tanto, es
amor a la vida.
Y bien: Si tomamos ahora a cada hombre como una molécula de la humanidad,
tendremos la razón matemática de que sigue cada hombre exactamente la misma lucha
que las moléculas; y por tanto, siguiendo los hombres en el conjunto el mismo progreso,
cada hombre es antagónico a su vecino, en una u otra tendencia, o en muchas o aun
en todas.
Así vemos confirmado que, el hombre independiente, sincero y valeroso, tiene contra
él la liga de los serviles, de los impostores y de los cobardes, que por millones de siglos
han sido los más.
Pero esto mismo nos ha demostrado que, tener enemigos, no es temerlos, y lo vemos
confirmado en los grandes maestros de la filosofía, de la moral y de las ciencias, que
sus enemigos les han servido de estímulos a continuar y dejar fundadas sus Leyes, que
no han podido rebatir ni al fin desconocer sus contradictores.
4
Pero cuando ya logra la humanidad elevarse al 5° Amor, entonces la Ética se impone
por la conciencia similar de un solo objeto de vida común y se unifica todo aunque todos
tengan un grado diferente en su progreso de sabiduría.
Reina entonces la armonía y el amor se manifiesta en su reinado; pero existe en cada
ser el antagonismo, aunque sometido a un principio de Razón: el de la Justicia.
He aquí trazado el camino que hemos de seguir en nuestro laberíntico estudio de Los
Cinco Amores y veréis que no hay novela que atraiga más la curiosidad del hombre,
que la amenidad de estos estudios naturales. Hemos de ser todo lo claro que estas
materias requieren, porque es de sumo interés que los hombres no equivoquen su
camino.
Como siempre, no vamos a rebatir ni anular a nadie intencionalmente, pero no nos
será valla ni traba, nada ni nadie, para decir las cosas como son, aunque tengamos en
nuestra contra una liga de serviles, de impostores y cobardes que, afortunadamente, ya
es muy pequeña esa liga, que hemos desecho en nuestros cursos de Filosofía.
Sigamos pues nuestro estudio escueto y claro y sea el amor grande la venda que
restañe las heridas de las espinas que hemos de encontrar.
Joaquín Trincado.
5
LOS CINCO AMORES
PRIMERA PARTE
El amor de la familia es el más imperfecto
CAPÍTULO PRIMERO
EL AMOR DE LA FAMILIA ES LA BASE DE LA SOCIEDAD
Ya parece que al primer renglón tenemos una contradicción potente de establecer un
tremendo dilema; porque si el amor de la familia es el más imperfecto, no debería ser la
base de la sociedad, y sin embargo, es así y no hay tal dilema.
Todo descansa en el mismo principio del amor, pero todo tiene la misma ley de
estímulo, que es el antagonismo; y como la molécula y el átomo en los cuerpos y el
hombre individual en la sociedad son antagónicos de los otros, igualmente la familia
considerada en el hogar consanguíneo, es antagónica de su vecina, aunque se amen,
pero que cada una tira para sí la mejor parte posible.
Eso es una imperfección; pero lejos de perjudicar a la sociedad, la beneficia; puesto
que ese antagonismo natural, sirve de estímulo a procurar mayor bienestar de los hijos
y cada familia aspira y persigue ese mismo objeto.
El mal no está en ese instinto, sino en no ponerle el grado de moral eficiente para no
perjudicar al vecino, reduciéndolo a la necesidad por causa de un desmedido
acaparamiento, que revelará en todo juicio analítico, falta de sentido moral; porque ha
de comprenderse que, si cada hombre es un grado de progreso universal, cada familia
es lo mismo un grado de la comunidad, que compone la sociedad.
Pero, ¿por qué es el amor de la familia el amor más imperfecto, siendo así que sin la
familia no existiría ni puede existir la sociedad? Una contestación tan tremendamente
grande, es tremendamente sencilla. Es imperfecto el amor de la familia, porque está
encerrado; porque se circunscribe a un número harto reducido: acciona preso.
Para entrar en un juicio filosófico, por el análisis de las obras de las familias, es
bastante el punto anterior; pues ya pone a las claras que estando el amor recluido al
hogar y siendo su acción de un radio infinitamente mayor, no cabe duda que ha de
obrar imperfectamente, porque ha de ser demasiado intenso.
6
Pero hete aquí que, de esa intensidad, se reproducen los seres y entonces se ve del
todo claro, que de esa imperfección, la Ley se aprovecha, produciendo las explosiones
de amor de dos seres encerrados en el hogar, necesarios sin duda a la reproducción de
los mismos seres; por lo que, esa imperfección, es una imperfección sagrada.
Pero no quita que sea sagrada esa imperfección, para ser una imperfección el amor
de la familia, por el egoísmo que se demuestra en el hogar, para procurar un mejor
bienestar al producto de las explosiones del amor, a los hijos, lo que agranda la
imperfección, desde que ante las necesidades del hogar, no caben filosofías ni razones,
sino alimentos, vestido, confort y la mayor satisfacción posible; y si por la inmoralidad
de las leyes no se puede conseguir dentro de la ley, cuando el niño pide siempre dentro
de la Ley del derecho a la vida, el padre los tomará extra Ley: y aquí se confirma otra
vez más, la imperfección del amor de la familia.
La familia sirve para acrecentar el amor entre sus individuos; lo que indica que
también era imperfecto el amor individual.
La familia tiene por fin el auxilio al infante, que físicamente no puede valerse, y aquí
se pone en claro que, el amor es sacrificio.
¿Pero qué es lo que vemos del amor? ¿La unión de los seres? ¿Los hijos que nacen?
¿Las obras del deber? ¿La ayuda? Todo eso es efecto del Amor ¿Qué es, pues el
amor? Es en vano que lo busquemos en todos los catálogos de los amores; y ni aun en
los cincuenta capítulos de este libro, pues solo encontraremos los efectos del amor, por
los cuales conocemos el amor.
El amor es una ley y la única Ley que todo lo rige y lo domina y la hemos expuesto en
su correspondiente capítulo en nuestra «Filosofía Austera Racional», compendiado en
el diálogo en que se contesta: «Está de las almas dentro, aún del hombre pequeñito»
Luego el Amor es el sentimiento, que se revelará según el grado de sabiduría y pureza
de cada individuo.
El amor, pues, es impalpable, incorpóreo y por esto mismo es causa primera universal
y sólo puede radicar por entero en el Creador; y por partes infinitesimales, en cada uno
de los espíritus, hijos del Creador.
Esto ahora, nos pone en la evidencia para afirmar que «El amor de la familia es el
más imperfecto» porque está reducido a un número muy pequeño de seres; y que,
aunque todos esos seres de una familia fuesen misioneros de un amor y perfección
todo lo posible en la relatividad de la perfección, no pudiendo considerarlo más que
dentro del hogar, es pequeño; y por lo tanto muy imperfecto, aunque no sea por culpa
de los tales individuos, sino por causa de su reducida acción.
Esto se verifica, se confirma, en lo que ya hemos historiado de Maria (la Madre de
Jesús), que nadie puede discutirle el mayor grado de Amor universal a la familia
humana; pero que a pesar de su grandeza, trató por todos los medios de encerrar a
7
Jesús en las redes del Amor de la Magdalena; pero en ello se descubre el egoísmo
maternal.
Es cierto que esto demuestra una perfecta videncia del peligro de su hijo y trata por
todos los medios de salvarlo. Pero ¿no es un egoísmo, aunque sea un noble egoísmo,
el pedido que hace a la Magdalena de que le ofrezca Amor a Jesús, para que así se
pueda salvar de la persecución de sus enemigos los sacerdotes?... El egoísmo de
Madre, aunque representa las sublimidades del amor, está evidenciado en que, al
sacrificarse María de Magdala a Jesús, cae aquella en el desprecio de sus amigas y
admiradores, y es a causa del pedido de una madre, por el amor al hijo. Luego el amor
de familia, es una imperfección.
Observamos además en todas las familias que, cada madre es una perfecta egoísta
de la más lata y alta expresión; para ella no hay otros hijos más bellos, más buenos,
más capaces que los suyos, ni tienen más derechos los hijos de su vecina o de su
hermana y antepone los suyos a todos los de todas las madres. Y ¿no es esto una
grande y grave imperfección, hasta el punto culminante de no poder ella misma hacer
justicia?
Si quisiéramos catalogar en orden alfabético, mil actos en cada letra del alfabeto de
las madres, encontraríamos siempre el mismo santo egoísmo maternal y serían otras
tantas sentencias de la imperfección del amor de familia. Pero lo expuesto basta para la
confirmación del epígrafe y cada uno de los hombres guarda recuerdos de su niñez de
estos actos maternos, de miles y miles de indulgencias de la madre, ocultando las
travesuras al padre; y hay que confesar, que muchas veces han causado graves daños
a la sociedad.
No es que el padre de familia no esté dispuesto a la indulgencia; pero aplica ésta
acompañada del correctivo, porque el padre está más en contacto con la sociedad y es
un tanto más duro de corazón, porque está más curtido en las luchas sociales que la
madre, y además, porque la madre representa el amor de la Naturaleza y el padre
representa la Justicia de la Ley. Esto es regla general, no siendo necesario aquí tocar
las excepciones.
Sentamos pues en firme, que: «El Amor de la familia es una imperfección». Pero a
pesar de su gran imperfección, por el sacrificio que encierra y el mandato imperativo de
la conservación de la especie y servir de base a la sociedad, ese amor tan imperfecto,
es amor sagrado en su conjunto: y el amor de la madre (única mártir del hogar) entra en
la categoría de santidad y engendra entre lo sagrado y santo del imperfecto amor de la
familia, todos los otros amores más perfectos; lo que nos confirma otra vez, que ese
amor de familia es el más imperfecto, puesto que es el escalón más bajo de la escala
de los amores.
Es imperfecto el amor de familia; pero es de necesidad que así sea y aun se impone
el santo egoísmo para procurar cada familia adquirir un mayor bienestar; pero a
condición de que todas las familias tengan el mismo campo y los mismos medios de
8
conquistar todo su bienestar; de tener las mismas prerrogativas; los mismos derechos
de consumo y las mismas obligaciones de producción.
Esto no lo hemos encontrado aún en ningún pueblo de la familia humana, y lo que es
más grave, en ningún hogar; y entonces se confirma que la familia está mal constituida
bajo leyes de privilegios y extorsiones y es causa, la mala familia, de la mala sociedad.
La familia está representada en la naturaleza, en la ley de germinación. Veis cuanto
cuesta preparar el terreno antes de tender la semilla, pues tiene que concurrir todo el
progreso y leyes científicas y naturales en herramientas, abonos, esfuerzos, fuerzas,
conocimientos y deseos: tendemos luego las semillas y es preciso que concurran
también los elementos CALOR y AGUA; esta pudre la semilla: pero aquél la vivifica por
una metamorfosis de vida y en vez de morir, vemos nacer una planta de su especie,
que a su vez, se convierte en padre de varios tallos que multiplican al mil por uno la
semilla.
Aquí tenemos claro el concepto de la familia y la sociedad en la misma ley metafísica
y natural, donde no hay desigualdad ninguna.
La producción responderá al grado de cultivo, esfuerzos, abonos, calor y humedad y
querer Psíquico-Magnético de los cultivadores; todo lo cual somete a la semilla al
sacrificio de su vida, para dar vidas multiplicadas, que serán el premio al sacrificio y al
trabajo.
La familia es metafísicamente y naturalmente igual: y como la producción de la semilla
sembrada es la cosecha, que será el bienestar de los cultivadores, el producto de la
familia, son los hijos, que entre todos los de los hogares con sus padres, forman la
sociedad, que será más buena o más mala, con arreglo matemático a la moral de las
familias, que es lo que equiparamos al trabajo del cultivo del campo que nos habrá de
dar más o menos cosecha.
Cuanto mejor será el cultivo, mejor será la cosecha; cuanto más buenas sean las
familias, mejor será la sociedad.
Ahora ya se comprenderá con cuánto interés se debe cultivar la familia que desde hoy
tiene que componer una sociedad, en la que no caben desigualdades de derechos, sino
que debe primar el bien común.
Ha sido un gravísimo error, querer que el bien de la sociedad dependa del bien de la
familia, porque esto exageró el egoísmo natural, consagrándolo en derecho de
propiedad privada, lo que ocasionó el acaparamiento en perjuicio de los más nobles y
desinteresados, que históricamente vemos que fueron siempre y únicamente, los
productores en todos los órdenes.
No. El bien de la familia, debe provenir del bien de la sociedad; pero no se puede
pretender esto, bajo las leyes que autorizan la propiedad privada.
9
Las leyes de propiedad, obligan al jefe de familia a procurar por su esfuerzo o por su
astucia, lo que ha de menester; y de aquí que no pueda ser moral el régimen que
desconoce derechos y concede privilegios, los que hacen de cada familia un gobierno
singular, egoísta e imperfecto; porque, aunque quiera y tenga cada familia grandes
riquezas, no puede bastarse a sí misma.
Entendamos bien, que bastarse a sí mismo, quiere decir: ser su propio maestro,
sastre, albañil, herrero, carpintero, pintor, boticario, médico, ingeniero, agricultor, etc.,
etc. Es decir, que no necesite que nadie haga, ni produzca nada para él; por lo que,
tendrá fundiciones, aserraderos, universidades, se sacará el mineral, cortará los
bosques, sembrará, etc., etc. ¿No puede ser esto? Entonces se confirma que la
sociedad es más perfecta que la familia; y se prueba evidentemente, que el amor de
familia es una imperfección: y que la sociedad debe ser la que regule a la familia; lo que
quiere decir en buenas palabras, que la sociedad debe considerar a cada familia, como
un almácigo, del que saldrán las plantas que compondrán la sociedad y será a cargo de
ésta la clase de plantas que críe cada almácigo.
De esta verdad salida del análisis de la familia y la sociedad, nace por su fuerza en la
punta de la pluma, lo que no estaba en mi intención decir aquí: que se impone el
régimen de la Comuna, bajo el cual sólo habrá familia perfecta, porque será más
perfecta la sociedad. ¡Que potente es la Ley, que sabe obligar sin imponer! Yo he
filosofado y la razón obligó a decir y sentar el axioma y no me impuso la fuerza bruta; no
me extorsionó. Pero la razón, sí me obligó. Así debe procurarse que esté todo en la
sociedad: que todo obligue a todos sin que nadie imponga a nadie; y para esto es
necesario perfeccionar la familia.
Nos falta un punto capital que exponer para completar nuestra afirmación de que el
amor de familia es el más imperfecto; y es que, no todos los individuos de una familia
son afines; y será este punto (como todos los de este libro) una prolongación de lo
dicho en la Filosofía, y éste corresponde al capítulo «La afinidad».
Allí hemos axiomatizado y sentado la Ley de Reencarnación, necesaria para la
compensación, para la Justicia y para el progreso.
En nuestro «Conócete a ti mismo» está atomizado este punto y aquí, por lo tanto, sólo
tenemos que argumentar de esta manera: Lo afín no es contrario, no riñe. Luego si los
individuos consanguíneos riñen y aun se matan, es porque no son afines. Puede haber
algunas excepciones de pasiones momentáneas por extrañas influencias; pero esto no
modifica la Ley general, ni mi afirmación.
El secreto de la Ley de unir por los lazos de la familia a individuos enemigos, es porque
todos nos tenemos que amar y reconocer como hermanos, Pero el lazo creado por el
nacimiento de unos mismos padres ya no se puede anular jamás y no es por la sangre,
que acabaría la afinidad, con la vida del hombre. La afinidad subsiste por la parte de
alma que tomamos del alma de nuestros progenitores y ésta subsistirá eternamente.
Recordar aquí las argumentaciones de la filosofía a este respecto y sentar una vez más,
que «El amor de familia es el más imperfecto».
10
CAPÍTULO SEGUNDO
EL AMOR DE LA CARNE IMPONE LA FAMILIA
Este mismo epígrafe y lo que en él estudiaremos ha de confirmar también todo el
capítulo anterior en todos los modos y maneras.
Digamos primero que: el amor de la carne, es un amor animal, brutal; pero de Ley
inflexible para la perpetuación de la especie. Estudiémoslo en el hombre, como en los
irracionales, esa unión es brutal, impositora hasta la tiranía; pero el lazo que crea en
dos seres que funden sus almas, perdura en los dos individuos, aunque la unión sea
fortuita; que, aunque así lo parezca, será raro que no sea una deuda contraída y por lo
tanto un deber.
En los irracionales parece que el cariño queda sólo de propiedad de la hembra, pero
no es así, ni aún en las fieras, desde que vemos que comparten la carga del cuidado y
la procura de alimentos más de parte del macho, que de la hembra que amamanta a los
cachorros o cuida de los polluelos. Lo que confirma que, la fusión de sus almas por la
unión de cuerpos, les impone la crianza de sus hijos y su nido o madriguera representa
el hogar del ser humano y por ende la familia.
«La Ley es una y la substancia una», hemos proclamado, y es lo mismo para los
racionales que para todas las demás especies; pero que, el que peor cumple esta
suprema Ley, es el hombre. Pero a su pesar no puede el hombre eludir la Ley y la
cumple rigurosamente, aunque sea sólo en su primera parte, porque el aguijón del
deseo se muestra irresistible, porque lo fuerza la naturaleza, llamándolo con el supremo
goce que ésta tiene para la materia.
Desde luego, el estudio de esta Ley es infinito, porque cada caso es un capítulo de
diferente grado, bien que sea similar a todos, como procedente de la misma Ley; pero
difieren todos los capítulos, artículos, párrafos e incisos, en un grado.
El amor de la carne nos hace ver extravagancias, sublimidades, delicadezas y
temeridades; pero siempre lleva aparejado la brutalidad, aún en la mayor delicadeza; y
es a causa de la imposición de la Ley.
Mas nos encontramos con tales leyes de represión al amor de la carne, que la
legislación Civil es un absurdo; pero la Religiosa, en una blasfemia que escandaliza a
los seres y los deprime; pero los hace buscar medios de burlar Ley; lo cual es cometer
muchos crímenes, además del suicidio propio; pero todo esto lo tenemos que estudiar
en sus correspondientes capítulos.
A pesar de todos los obstáculos, rodeos y regodeos, todos son víctimas obedientes
del amor de la carne, el que cobra muy caro su galardón de goce y de hijos, pues nos
doblega y obliga a formar familia.
11
Pero hay algo más tremendo que la ley de la carne impone al varón y es el tremendo
precio al que le vende la posesión de la hembra. He dicho que le vende, aunque la
naturaleza no vende nada. Pero como tampoco da nada de balde ni regalado, puesto
que hay que conquistarlo y devolver los frutos obtenidos de todo lo que tomamos de la
naturaleza, diré venta, para entendernos.
Pero en el caso del amor de la carne, es terrible la exigencia de la Ley; pues pide en
pago nada menos que un ejemplar de la especie y su reconocimiento, alimentación y
educación, lo que equivale a renegar de la Libertad absoluta de acción y recluirse al
encierro de la familia, creándose así insoportables deberes; insoportables por causa de
la propiedad.
La brutalidad del hombre está amansada por ese imperio de la Ley y por una alianza
tácita que tienen hecha nuestras bellas tiranas de no concederle al hombre la posesión
de su sagrario sin previo juramento de formar familia: es decir casarse.
Y no es que la mujer sienta menos que el hombre el imperativo de la Ley de la carne;
sino que esta ley toma por arma vencedora precisamente a la mujer para vencer la
brutalidad del hombre; y lo vence, siempre que la mujer quiera cumplir su pacto tácito
universal.
Es por este pacto natural, que la mujer, colectivamente, castiga a las que rompen el
vínculo social y se convierten en mujeres del prostíbulo, a las que se les excluye de la
sociedad, señalándolas como prevaricadoras y castigándolas con el desprecio.
Es una injusticia ese proceder, desde que es un segundo castigo, ya que ellas
mismas se imponen el primero y bien terrible, desde que se exponen a su propia
afrenta.
Aquí hay un gran sacrificio y una imposición de otra Ley mayor, que habremos de
tocar en su capítulo correspondiente. Pero adelanto que, si no fuera por esas
prevaricadoras (que las hubo en todos los tiempos), no podrían las demás cumplir su
juramento tácito de no conceder al hombre su posesión sin el casamiento, porque no
podrían contar con la seguridad de vencer la brutalidad o astucia del instinto de la
procreación; de cuya brutalidad son víctimas esas prevaricadoras, que se sacrifican por
las castas.
Recordad aquí la composición del alma y cuerpo humanos, siendo la verdad
representativa del símbolo del Arca de Noé, con lo que sabréis que, en el cuerpo y alma
humanos, conviven todos los instintos de todas las especies animales.
En esa comprensión, entended que la mujer sólo puede resistirse y no ceder al
hombre, cuando en ella no está en celo el instinto animal que domina en el hombre en
aquel momento; que si en ambos está en posesión de su derecho, el mismo instinto
específico, podría ser la primera vez que se vean, pero se confundirán sin mirar
consecuencias. Es que hablaban los sexos afines y se atraen y se funden.
12
Quiero ser claro como la Luz en este punto metafísico, que envuelve toda la fisiología
y biología natural, pues sé que le pongo a la ciencia, el más grande y luminoso jalón.
Para que la mujer resista al pedido del hombre es preciso que no hable el sexo; el
sexo no hablará sino cuando en el hombre y la mujer no hable el mismo instinto.
Ejemplo: El hombre está dominado por el instinto caballo y se dirige a una mujer que en
aquel momento está bajo el dominio del instinto león; por más intrigas, astucias,
promesas o fuerza bruta que ejerza el hombre, no vencerá a la mujer; pero puede haber
un crimen. Pero llega el hombre dominado por el celo león como la mujer, y a la que
visteis defenderse con uñas y dientes, se rinde melosa, suave, en todo su ser, sin medir
consecuencias. Es que habló el sexo y es voz omnímoda.
Aquí, Psicólogos, Biólogos y Fisiólogos, os queda un ito que os conducirá en un sin fin
pero claro camino.
Cuando se encuentran dos seres en el mismo momento de dominio del mismo
instinto, no se resisten; y esto nos explica esos cataclismos de familia, que hacen una
página sensacional por producirlos la fuga, el suicidio, el divorcio y otros modos de
separación de un matrimonio que antes era ejemplar en fidelidad, según el
requerimiento extorsionante de la Ley.
Hay, sí, muchas otras causas de justicia y compensación, como también de una
pasión o vicio que producen esos mismos cataclismos; pero corresponden a otros
capítulos. Pero sus causas las tenemos estudiadas en la primera parte de nuestro
«Código de Amor Universal» y anotaremos lo que sea preciso, cuando nos sea
necesario, al tocar tales amores y materias, pues aquí solo haremos probar que «El
amor de la carne impone la familia».
Un mero vistazo que se dé sobre cualquier proceso que sigamos entre enamorados,
nos pone en la certeza del axioma que explicamos.
Existe la liga tácita de la mujer de negar al hombre su posesión, para obligarlo a
casarse y no se lo podrá discutir, ni negar nadie a Schopenhauer, que la descubrió y la
sentó.
El hombre la prevé y guarda las fórmulas de la galantería y la delicadeza con la mujer
que ha elegido para su compañera, la cual se ofrece en un todo para llenar y colmar el
deseo de su amado; pero ese ofrecimiento tiene una fecha por condición y es el día del
casamiento. No se resistirían ninguno de los dos; pero en ella, el pacto secreto del sexo
y la educación adecuada para rendir al hombre, la hace resistir, manteniendo en acción
el instinto mismo que en el sexo del pretendiente domina y de este modo la atracción no
los deja separarse y los mantiene en el deseo. El hombre no respetaría; pero las leyes
sociales, su propia dignidad, el temor de las consecuencias lo retienen y apresura
cuanto puede su casamiento para la posesión del cuerpo y alma de la mujer. ¿Y cuál es
el pensamiento de los dos? Los dos y más la mujer, aunque sabe que lleva la peor
parte, piensan en el hijo que los retrate.
13
He aquí probado en toda la evidencia que: «El amor de la carne impone la familia». Lo
que nos confirma que el amor de la carne es Ley; y como este punto ya lo tenemos
impreso en «El Magnetismo en su origen», «Método supremo», no haremos más que
trasladarlo aquí, puesto que es un resumen de todo cuanto a ese respecto hemos
estudiado en toda nuestra obra.
Dice así:
NECESIDAD DEL AMOR DE LA CARNE.
Este punto es de toda necesidad en los discípulos del «Método supremo», porque el
uso de la carne (o amor carnal como lo llamáis) es también la suprema ley de la
materia, por la que se perpetúa la especie humana. El celibato es la negación de la Ley
y un crimen de lesa humanidad.
¿Qué sería un mundo sin hombres? ¿Y cómo habría hombres sino por la procreación,
por la unión de los cuerpos de la mujer y del hombre? Toda otra argumentación con
capa de virtud es una blasfemia; es la negación de la Ley y del Autor de la Ley, el
Supremo Creador.
¿Tan mal ha organizado el Supremo Ser, la vida y sus leyes, para que esa raza
improductiva y espúrea, que llamáis sacerdotal en la Religión Católica, quiera enmendar
la oración? Para declarar la Iglesia de los santos, de las Cruzadas y de la Inquisición,
que el celibato es una virtud y un sacramento, debió primero haber descubierto el
secreto de que nacieran los hombres sin madre y sin la unión de cuerpos. ¿No lo han
hecho?
Entonces, el secreto del celibato es la destrucción de la humanidad, y solo por esta
razón esa religión no puede vivir entre los que nacen de madre, y sentenciada queda en
la Ley inflexible de la Justicia, y cerca, muy cerca está la caída de Babilonia, la grande,
la reina de las fornicaciones. Puede el hombre faltar a todas las leyes y si cumple la de
la procreación, si engendró, es salvo.
Mas puede cumplir todas las leyes y si falta a la de la procreación, no se salva,
porque sólo esta crea los lazos de vida; es pues el celibato, contra el progreso y la
armonía, y solo para la procreación se hacen los mundos.
No hay que confundir la castidad y la abstinencia, que es virtud, con el celibato, que
es el crimen y lleva aparejados en sí mismo todos los crímenes; y por más, desequilibra
la armonía de las generaciones.
Pero como todo esto está estudiado, argumentado y codificado, solo haré aquí
exponer la conveniencia y la obligación de que nuestros discípulos no estén solos:
deben constituir su familia y procurarse numerosa prole.
En este estado el hombre es verdadero hombre; y tiene ante sí abierto un gran libro
en el estudio de cada uno de sus hijos, y es realmente un preceptor, con cátedra
14
abierta, y un Juez, a la vez que es un centro, cuyo satélite es la compañera, y los hijos
son mundos de su sistema, que deben marchar armónicos, iluminados siempre por el
sol, porque en su ausencia, su satélite o compañera, debe reflejar la luz que recibe en
depósito del sol, con quién fundió su alma, cuyos hijos serán el resultado.
Aun cuando tenemos muchas afinidades en la tierra, la primera y mayor es la
compañera; que para serlo, es porque debió llenar nuestro corazón, y en ley la
tomamos para formar ese sistema planetario, a la par que para librarnos de la
intranquilidad, del celo y del acecho de esos... angelitos, ráfagas de amor, que se
escapan en los pensamientos de muchas virtuosas bellas, que saben que su misión es
ser madres, y quieran que no, sueñan y atraen a su alrededor a esos espíritus que
deben entrar en sus entrañas para fabricarse sus cuerpos, ser hombres y en
cumplimiento a la Ley, dirigen los pensamientos de su futura madre, hacia aquel que
por afinidad puede ser su padre, o deber serlo, sin importar estado ni posición.
Aquí, amado discípulo, hay un infinito abismo de sabiduría; pero no es de un método y
la obra está hecha, en la que todo se dice y aclara; por lo que aquí solo diré
(dispensadme amadísimas hermanitas): Sí, discípulos, seas hombre o mujer, las
mujeres son las viruelas de los hombres, por lo que es de necesidad tomar como
vacuna una, para librarse de las demás. Tomadla pues y cumplid el mayor precepto.
¿Fórmulas? ¿Sacramentos? La Ley sólo dice amor. ¿Os amáis? He ahí el verdadero y
único sacramento, por lo que os bendice el Padre.
Pero sed jueces de vosotros mismos y os enseño a serlo, porque aprendéis a ser
sabios, y en esa sabiduría sólo, el mundo puede llegar a su meta.
Un hombre sin mujer no tiene más que media vida y ésta enferma, porque la materia
en su Ley no entiende, no puede entender de virtudes en su maceración, coartándole
sus funciones divinas, que le son depositadas y mandado multiplicarse; y aún la
naturaleza imprime a esas funciones todo el goce y toda la atracción que tiene, para así
atraer al hombre hacia la mujer y a la mujer al hombre, a beber del néctar del amor
sublime, del que nacen otros seres continuadores de la Creación.
Negarle al cuerpo (pobre instrumento del que el espíritu se sirve para crear la belleza
y elevar el progreso) del único goce que como pago a su trabajo le da la ley, es cometer
un crimen y preparar muchos crímenes sin duda; por lo que, no se lo neguéis con
injusticia; pero evitad no cometáis el vicio, ni el abuso, porque sabéis que los venenos
matan, pero esos mismos venenos curan; todo es cuestión de sabiduría y mis
discípulos han de ser sabios.
Aun una lección suprema os quiero dar en este punto, al parecer intrincado, y es más
claro que la luz meridiana.
¿Creéis que algún ser puede entrar en el mundo por puerta falsa? Si alguien tuviera
tal presunción, que presente un hombre no nacido de mujer sin obra de varón; quien tal
presuma, destruye al Creador; lo trata de loco, de comediante, de impostor, de injusto, y
ése no puede ser Padre, ni Juez, ni nada, sino un fantasma, una quimera, una traición.
15
¿Queréis un Padre así, que haga gracias y dé perdones? Yo no lo conozco; si lo
conociera, lo destruiría por irracional.
Cada ser antes de encarnar, sufre un juicio; él mismo se hace el proceso y elige
padres; pide a la ley de afinidad que le prepare todas las cosas de su causa, para que
pueda producir el efecto, sin cuya Ley nada se produce. Ved como el Creador no puede
producir cosas irracionales, ni hacer gracias, ni otorgar perdones, porque es injusticia y
no podría pedir que cumpliéramos sus leyes, que El mismo quebraría y acabaría de ser
el autor de la vida.
No; al mundo no puede entrar ningún ser por puerta falsa; y si una mujer concibe en
lo que llamamos estado de soltera, viuda o con voto de celibato y se la señala con el
dedo, es porque nuestras leyes y costumbres son antagónicas a la divina Ley, a la cual
se ciñen únicamente los espíritus para ser hombres o mujeres, y se ríen nuestros
mismos espíritus, de lo grotesco de las leyes que no se pueden cumplir.
Es la declaración de la ignorancia de los hombres, señalar a la madre sin marido y al
hijo sin padre. ¿Por qué no señala al padre de aquel hijo abandonado, que bebió el
néctar en la madre fecundándola para olvidarla? Ese, ése es uno de los que han hecho
esas leyes; quizá sea un juez, un cura, pero en todo caso es un hombre, que no merece
tal nombre; es un animal, que sólo vive del cuerpo.
La mujer que concibe en tales circunstancias, cumplió la inflexible Ley y es digna de
respeto y acreedora a la ayuda de todos y al respeto de todas las madres; y los hijos
(esos hijos que llamaré de libertad), a los que llamáis ilegítimos ¡qué ignorancia! son tan
hijos y más del Padre común, como los nacidos en un hogar constituido: he dicho más,
porque en los tiempos actuales, encarnar un espíritu así es ser un héroe del progreso,
es un valiente que viene a la dura batalla sin padrinos, sabiendo el sanbenito que le
pondrán; y acaso el que se lo ponga sea su mismo padre que puede ser un figurón sin
corazón.
Protegedlos, discípulos amados, a esos valientes; ayudad a sus madres y buscad
todos los medios de que los reconozcan sus padres; por ahí empieza la civilización; y
para esto os regalo, adelantándoos, este punto, en el que tenéis ancho campo de
acción.
El hombre con mujer vive la vida de los dos y la de sus hijos; está tranquilo y sereno;
no tiene tiempo de ser criminal; no tiene que cuidarse de si tiene camisa, o de si le falta
cuello, ni perder el tiempo en hacerse el alimento y demás cosas necesarias a la vida;
es reputado hombre, porque constituye número entero en la sociedad.
El hombre solo es un quebrado, que sólo en casos raros es empleado por la
matemática social y constitucional; así os mando a todos los discípulos del «Método
Supremo» que seáis números enteros; con lo que vuestro poder y vuestra influencia
serán mayores; reíros de los ascetas, de los ermitaños y de los célibes; porque si
alguno (no lo hay) domina la carne, mejor dicho, es su propio verdugo, es contra la ley;
y todo eso es causa del desequilibrio de la sociedad.
16
Aun cuando se puede abundar más en consideraciones lógicas para confirmar que
«El amor de la carne impone la familia», creemos haber sido lo bastante extensos para
que el lector se haya hecho un juicio afirmativo; y además que cada lector tiene en sí
mismo hechos y pasajes de su vida que se lo confirman.
Sólo, pues, nos resta decir axiomáticamente que el amor de la carne, tan brutal, tan
condenado por la Religión, a pesar de todo, es amor sagrado, amor santo y que nadie
se puede librar de él, y el que lo esquiva es un suicida y un criminal, por cuya culpa
pierde el derecho a la vida, al respeto de la sociedad, a la fraternidad, y es forzoso que
la ley suprema de Justicia los separe y los lleve a mundos donde el amor de la carne es
brutal solamente, por falta de conciencia. Y es porque son números quebrados fuera de
la matemática de la familia.
17
CAPITULO TERCERO
EL AMOR DE ESPOSOS IMPONE EL HOGAR
La condición fundamental del cumplimiento de todo destino estriba en que se
exponga o se descubra en tiempo o en época oportuna. Esto es un axioma filosófico y
para este capítulo tiene todo el valor de una fiel balanza.
Efectivamente, si los esposos no se impusieran un hogar, no podrían entender ni
cumplir sus mutuos destinos, ni exponer a sus hijos el destino de la vida; lo que
demuestra que el amor de esposos impone la fundación del hogar donde puedan dar
expansión a su amor.
El adagio y sentencia castellanos de «El casado casa quiere» encierra toda la filosofía
de este capítulo, que en la «Filosofía Austera» hemos puntualizado en el matrimonio
jurídico.
Pero aquí surge una pregunta del más grande interés y va a deshacer muchos
malentendidos, ¿Existe el amor antes del casamiento, en el hombre y la mujer?... Aquí
acuden los poetas románticos, los músicos y los Pierrots y Trovadores, y dicen que sí; y
yo, aun a trueque de sus terribles gestos, digo que no. ¿La prueba? Pues que ni
Trovadores, Pierrots ni románticos, forman hogar, aunque lo haga alguno que otro
músico o poeta serio, lo cual no quiebra la generalidad.
Esos... señores... sólo tienen, conocen y cantan al embrión del amor, la ilusión del
amor... en música, que a veces no es ni celestial, porque su amor y su música son...
ridículos.
Ya dijimos que el amor nos hace ver excentricidades, locuras, heroicidades y
temeridades, pues el amor sin correspondencia es un amor huérfano, o niño, o
desengañado, que es lo mismo que decir un amor enfermo, sin control, sin rumbo, y eso
no es amor; es el embrión del amor por nacimiento o por decrepitud; amor propio de los
precipitados poetas, románticos músicos, Pierrots y trovadores, que le cantan a la luna
insensible o a una beldad imaginaria, con las cuales no pueden ser hombres; y el amor
es sólo de hombres y mujeres reales y vivos, ya que en espíritu son el amor del Padre.
Bajo este juicio verdadero, tenemos que sentar que los enamorados no se aman; se
quieren, que no es lo mismo; se tienen simpatía, si la afinidad los puso enfrente; pero
mientras no funden sus almas, no se aman, no pueden amarse; pero están al margen
del amor.
Pero ahora surge otra terrible pregunta, que va a hacer temblar a muchos
matrimonios. ¿Se ha fundido el alma de los esposos por la unión de los cuerpos? Aquí
me salvan mis conocimientos mecánicos y electricistas; la Ley de la fundición nos dará
la solución.
18
«Fundir» quiere decir derretir algo que se puede hacer líquido, que es escudillando
(vaciar) en un molde, sale una figura semejante a la matriz que sirve de molde receptor.
Entonces, tenemos que rendirnos a la evidencia y sentar que, las almas de los esposos
no se funden mientras no hay una concepción de un semejante: de un hijo.
Y entonces ¿qué se efectúa con la unión de los cuerpos, si no hay una concepción?
La misma ley Químico-Física nos da la solución. En una fundición se persigue hacer un
homogéneo de muchos o varios heterogéneos, para darles a todos un mismo valor, un
mismo temple y un mismo ser. Esto es lo que sucede con los matrimonios sin hijos y
tiene un grandísimo valor metafísico, moral y estético; es una preparación para en otra
ocasión poder crear el objeto perdurable.
Hay otro secreto de la Ley y es que, el amor debe sentirse por los efectos, ya que él
es causa intangible; y así es que el amor del espíritu sólo lo puede apreciar el hombre
ilustrado en el sentimiento moral, que puede ver los efectos sublimes de la ternura, la
benevolencia, el altruismo, el valor, etc., etc. El amor de la carne tiene por base el
deseo, el placer y el goce animales, lo que está en los sexos. La ley se sirve de esos
medios como acicate y lleva al hombre al redil, abandonando su libertad salvaje para
convertirse en libre civilizado, ya que en la unión de cuerpos empezará la afinidad,
puesto que la fusión del alma e instintos animales, hace una buena aleación para luego
fundir las almas humanas y engendrarán un semejante en la fusión de sus dos almas.
Encontramos, pues, en este estudio del amor de esposos, grandes sorpresas, que
son acusaciones graves a los hombres y las leyes que rigen el matrimonio; pero que ya
en la Filosofía lo hemos fundamentado y en nuestro Código están juzgadas esas
acusaciones; por lo que aquí no nos compete más que la explicación vulgar lo más
claramente posible, lo que hacemos en bien de toda la humanidad.
De los fundamentos que hemos expuesto, nace la evidencia de que antes de la fusión
de las almas, de la cual nace un semejante, no existe el amor de esposos, ni pueden
decir los novios que se aman; presienten el amor, tienen deseos de amarse, se son
simpáticos, hablan los sexos y está todo dispuesto para amarse como esposos. Hasta
ese momento (y en el supuesto que sea la afinidad espiritual la que los atrae)
encontraremos que es el amor de hermanos el que tienen los prometidos que se
disponen a elevarlo al grado supremo de esposos, que es el primer parentesco; el
segundo, el de los hijos; y el tercero el de hermanos.
Pero como quiera que sea, cuando ya se llega el caso formal de compromiso, ambos
compromisarios tienen un común primer pensamiento: el hogar.
Esta imposición natural no procede de ninguna ley civil ni mandato religioso; es innato
el sentimiento en todos los seres animados, cuyo ejemplo vivo lo tenemos en todos los
animales irracionales; pues en cuanto entran en celo y se parean, nace el sentimiento
materno y paterno y vemos con que afán los pajaritos hacen sus nidos caprichosos y
artísticos y las bestias y fieras cavan sus cavernas y guaridas donde han de hospedar a
sus hijuelos. Es el hogar enseñado por la naturaleza.
19
Si entramos en las familias salvajes, encontramos el mismo ejemplo natural de cobijar
a los hijos en sitio seguro, formando hogar en las mil maneras que sus medios les
infieren; lo que nos da la deducción cierta de que el amor de esposos impone siempre,
como primer deber, el hogar.
Vamos a cerrar, pues, éste capítulo, haciendo notar que podemos establecer dos
categorías de esposos o matrimonios: 1° los matrimonios carnales, que atañe a todos
sin excepción; y 2° los matrimonios espirituales.
En cuanto al primero, debemos decir que es aquella fusión que hemos expuesto de
metales heterogéneos en un homogéneo común, que queda preparado para producir
por una nueva fundición, los seres o figuras que se modelen.
El segundo es precisamente el ingeniero y el artista modelador, que cuando tendrá
todas las cosas de la ciencia y el arte preparadas para una justa concepción, hará lo
que se propone, sujeto a las leyes de la materia.
Así también el amor de esposos no puede ser en ley divina aunque natural, sin la
fusión de las almas, de la cual se engendra otra alma.
Aun cuando el amor carnal hizo el amor de esposos en lo material, éste sólo es
conforme a las leyes sociales o humanas, pero que no difieren de las que rigen a los
irracionales más que en las familias, pero el amor de esposos (total y eficiente) no
existe hasta que se han fundido las almas y queda concebido un semejante el que es
sello de la ley divina. Entonces es un matrimonio que se anota en el libro de la Creación
por la vida que engendraron, de la cual responderán ante el Creador.
Tened presente el final del capítulo anterior con las conclusiones de la «Filosofía
Austera», y tenéis bastante a la comprensión perfecta, por lo que cortamos aquí para
entrar en otro estudio más delicado, aunque es el mismo.
20
CAPITULO CUARTO
EL AMOR DE LOS HIJOS IMPONE EL TRABAJO
Sólo sobrevive lo que es intrínsecamente bueno, verdadero y necesario. Y como la
justicia es un punto de la civilización que es buena, así el matrimonio subsiste por el
fruto, que son los hijos. Luego éstos, por el amor que nos despiertan, nos imponen el
trabajo, que, aunque duro, por el amor no lo eludimos, sino que aun lo buscamos sin
que nos asuste el cansancio.
Muchos puntos hay que considerar aquí, porque es de necesidad compenetrarnos de
la importancia del amor de hijos, ya que éstos son el sello que la Ley Suprema pone a
los matrimonios, sin importarle que sean éstos celebrados bajo un Ley civil, ceremonia
religiosa, o de libre voluntad, sin más requisito que su albedrío y querer. Pero también
esto lo tenemos estudiado en la Escuela en sus libros y legislado en nuestro «Código
de Amor Universal»; por lo que sólo haremos compendiar los puntos más del caso.
PUNTO 1°
PORQUE ES IMPONENTE EL AMOR DE LOS HIJOS.
Ya hemos dicho que un hijo es efecto de la fusión de las almas de sus progenitores y
que es el sello de la ley suprema de un casamiento.
Entonces ya se ve claro la imposición del trabajo para procurarle el sustento y cuanto
ha menester a la vida física y educación moral, porque es nuestro mismo ser por entero,
nuestro desdoblamiento o multiplicación en la que seguiremos viviendo aun después de
la desencarnación, lo que no hay necesidad de argumentar más.
PUNTO 2°
LO QUE ES EL AMOR DE LOS HIJOS.
El amor de los hijos es nuestro mismo y propio amor, por las razones del punto
anterior, ya que el hijo es nuestro mismo ser en la materia y el alma; pero puede ser en
espíritu un afín o un enemigo. En el primer caso, la atracción, el respeto y el amor, es
completo desde el primer momento; en el segundo, habrá desapego y reservas, que
habrá que observar continuamente. Aquí, sin embargo, hay la misma imposición del
trabajo, porque la materia y el alma son los que en todos los casos imponen los deberes
de familia en unos y otros.
La inocencia y la bondad del infante se van entrañando en el padre y las sonrisas hacen
vibrar el sentimiento, semejándose a una Dínamo productora, cuya corriente la
disfrutamos en la luz, que nos alegra y satisface; esto en el padre, que en la madre, el
niño es por entero ella misma y forman, en verdad, los potentes campos magnéticos
entre los cuales gira el inductor inducido, cuya rotación se convierte en calor, fuerza y
luz.
21
En todas formas como se estudie, siempre se ve trabajo, efecto del sentimiento Amor.
Este punto lo aclarará más el siguiente.
PUNTO 3°
CAUSAS METAFÍSICAS DEL AMOR DE LOS HIJOS.
Los motivos precitados en los puntos anteriores ya pertenecen a la Fisiología, la
Biología y la Psicología, aunque no se puedan separar de la Metafísica. Pero es de
necesidad darle a ésta los puntos que le corresponden por separado, porque es del
más grande interés que se conozca la sabiduría que encierra la Metafísica sobre las
familias y, por lo tanto, sobre la humanidad.
En el punto anterior hemos dicho lo que es el amor de los hijos, que no es otra cosa
que nuestro mismo sentimiento de amor, más vitalizado y agrandado por el amor
remanente en los mismos hijos, que se fusiona en los padres, por la fusión de las almas
y la vida común; lo que quiere decir que se metamorfosean los amores individuales,
fundiéndose en un solo amor, del que se apropia cada individuo de la familia; y será
tanto mayor, cuantos individuos componen el hogar. Esto ya es un hecho de la
Metafísica Universal.
Mas esta Metafísica es solo de la materia; y por perfectos que pudiéramos ser,
habríamos de encontrar siempre algún grado o muchos de egoísmo aun en las madres,
porque es de ley inflexiblemente que nos llame primero nuestra necesidad,
anteponiéndose a la de los hijos; esto no tiene excepción posible, aunque veamos
grandes sacrificios en la madre; pues ésta se cerciora de que, si ella se descuida por
poner todo el cuidado en el hijo, resultará que luego no tendrá fuerzas para el cuidado
de los otros; y esto, aunque pertenezca a la Fisiología y la Biología, es otro hecho
metafísico de la ley de conservación que nos impone.
Pero la causa eficiente del amor de los hijos emana de la mayor o menor afinidad del
espíritu y es ésta la grande y máxima Metafísica. Pero aquí surge una pregunta de
máximo interés. ¿Cómo, siendo todos los espíritus hermanos, desde que son hijos
todos del Creador, han podido perder o cortar la afinidad? Lo voy a contestar con otra
pregunta de no menor importancia.
¿Por qué siendo todos los hijos de una familia, hijos de los mismos padres, se
envidian y se odian hasta la muerte en muchas ocasiones, puesto que registramos
fratricidios y parricidios?
Una pregunta aclara a la otra; pero las dos necesitan la misma explicación.
Es cierto que todos los espíritus son hermanos, hijos del Padre Creador, y cada uno
es una partícula suya, y no pueden dejar de ser hermanos, ni diferenciarse en la
sustancia, en su principio y su fin. Es cierto también que la afinidad paterna no la
pueden romper ni desconocer; pero no existe la afinidad fundada en la fraternidad,
hasta que han convivido como hombres en un mismo hogar, siendo hijos de unos
22
mismos padres; entonces se descubre la afinidad espiritual por la experiencia de la
lucha en la vida de comunidad, al igual que el amor de esposos e hijos se descubre y se
agranda por la misma fusión.
Ese es el secreto de «Creced y multiplicaos» que encierra toda la gran Metafísica del
amor.
Ya hemos sentado los axiomas sobre este punto en la Filosofía, en el capítulo
Afinidad, y aquí sólo hacemos explicarnos más que lo que se puede hacer en un texto
de cursos.
Nuestro ejemplo del copo de algodón lo explica todo y vamos a puntualiza un algo
más este punto delicado.
La afinidad existe irrompible e imborrable, y si no estuviera ese germen, no podría
crecer ni mostrarse en los efectos unión de cuerpos y aun menos en los máximos
efectos hijos.
Pero a causa de envolverse cada espíritu en el alma embrionaria de un mundo
primero, queda como borrada esa afinidad por larguísimos millones de siglos, en los
que el espíritu parece que no toma parte en la vida de los cuerpos, porque está
completamente anublado, envuelto en la tupidez de la materia.
Esta obedece a la Ley del progreso, es decir, al espíritu; pero no puede dejar de
cumplir también su destino, para lo cual tiene que atender primero a la ley de cada
molécula.
Como cada molécula es egoísta por la fuerza de su derecho, la otra vecina tiene el
mismo derecho y reclama y todas reclaman y todas no pueden ser satisfechas de una
vez, sino que todas tienen su instante marcado, pero que no lo ven, como no puede ver
el hombre los puntos de su destino, y de aquí que se acometan unas a otras moléculas,
unos a otros hombres y unos a otros espíritus y queda la afinidad como apagada por la
pasión del antagonismo, o del odio si aquél llegó a ser una pasión de concupiscencia.
¿Pero creéis que esta misma pasión no sea un arma de aquel solemne mandato
«Creced y multiplicaos»?
Justamente de esta pasión ha de nacer la familia, primer grado del amor, por lo cual
es el más imperfecto.
En un tiempo se sacia cada molécula de su derecho de ley, y ya satisfecha, sigue su
satisfacción periódica sin estorbar ya a su vecina, con la que se afinizó, y se unen,
cumpliendo el mandato de amarse de la inexorable ley que dice: «Si odias tendrás que
amar». He aquí recopilada toda la metafísica del amor y las causas tan recónditas de
los odios, que por esa metamorfosis se convierte en amor fraternal.
23
Aun hay mucho más que estudiar de este punto; pero como lo hemos de tocar en el
siguiente con otros pormenores necesarios, pasamos al
PUNTO 4°
DIFERENCIAS APARENTES ENTRE EL AMOR DE LOS PADRES.
Los padres pueden ser por afinidad y por justicia los dos, o uno por justicia y el otro
por afinidad o por misión.
Cuando los padres han constituido el matrimonio por afinidad, las cosas del hogar
marchan con la misma regularidad de un sistema planetario. El padre representará al
sol y la madre los satélites, que reciben de aquel su luz, para reflejarla en los hijos, en
ley general; pero aun en el caso de que sea de mayor luz el espíritu de la madre, por la
armonía de la ley no resplandece más la madre que el padre; pues aquella deposita en
su esposo todo su amor y sentimientos y señala a sus hijos que el padre es el astro de
la familia; pero hace aquí la madre dos oficios grandes, Físico-Astronómicos: De satélite
y asteroide. El satélite comunica la luz por reflexión; pero el asteroide tiene función
vitalizadora y policial.
El asteroide, en su destino vitalizador y regulador, demarca la órbita sin permitir la
confusión de uno con otro mundo, y carga de electricidad vital al planeta o mundo que
pasa por su campo magnético, y así mantiene la vida del mundo dentro de la ley
universal, obligándolo al cumplimiento de su destino.
El centro sol está igualmente dentro de esa armonía, pero mucho más dilatada, más
amplia, más grande con arreglo a su acción y cargo de padre de mundos; pero la zona
orbital de sol, está limitada por las otras zonas de los otros sistemas planetarios y se
mantienen por gravedad, debido a la diferencia de densidad, que en cada sistema es
diferente.
He aquí una imagen grande del hogar de las familias sirviéndose todos a todos y
substituyendo siempre las fuerzas vivificadas en los Asteroides. Lo mismo sucede en el
hogar. Si el padre es de la luz y potencia suficiente, gira en toda su amplitud como el
centro sol. Si la madre es de mayor grado de luz, imanta a su esposo, igualando las
corrientes, para hacerlo servir a los destinos de la Ley.
Esta es la causa de que haya diferencias reales o aparentes en el amor de los padres
y es general y sin excepción.
Pero hay otras causas que hayan originado esa causa, que por esa razón pasará a
ser causa de causa, o lo que es lo mismo, efecto.
Nos encontramos aquí en la necesidad de formular un proceso a un destino de un
matrimonio, cuyo juicio expusimos en la Filosofía Austera.
24
Pues bien: formado su juicio destino dos espíritus para encarnar, ser esposos y dar
vida a otros seres y pagarse mutuamente unos a otros amor, vida, intereses materiales
y morales, deben sujetarse a la mayor justicia de que sean capaces y entonces son
autorizados y aparecen en los sexos que la ley les haya señalado.
Si la mujer debe amor que bebió en la anterior existencia en aquel que hoy es su
esposo, que antes fuera su mujer aunque aquella sea de mayor luz y experiencia y por
tanto de sabiduría y amor, dará a su esposo más retrasado su amor y le enseñará su
sabiduría para igualarse a los hijos en disposiciones, moral y amor. Pero aquí (aunque
no quieran) se verá diferencias en el amor, bien por la delicadeza, o por la oportunidad,
ya que la esposa llegará siempre a tiempo a sus deberes, como aquel que hace las
cosas por hábito, que se diferencia siempre del que las hace por la imposición del
deber, pero éste hace más méritos que el otro.
De todos modos, el fin primordial del matrimonio metafísicamente es pagar deudas de
vidas; porque si en todo la ley es inflexible, en este punto es inexorable. «Si matas, con
tus besos resucitarás al muerto» es un artículo culminante de justicia y amor rigurosos.
Y... ¿en qué unión de cuerpos del hombre y la mujer no hay besos?... Esa es la única
resurrección que tiene la ley del Creador.
Los demás deberes del matrimonio (aunque con muchos errores) ya los ha
catalogado la ley civil, que nosotros limpiaremos con un buen grado de moral eficiente.
Y bien. ¿Habéis visto como el amor de los hijos, por donde quiera que se mire,
impone el trabajo de sus progenitores? ¿Qué armas usa la ley para imponer sin obligar?
Ya lo hemos dicho, el amor de la carne; su atracción, su deseo constante, el goce en
fin, el que hace no pensar ni temer al trabajo y las obligaciones de los padres y
cumpliendo estos deberes se entra en la ley; se pone el mismo en entredicho; anubla
más su espíritu y aleja las afinidades hasta el punto de que, por justicia, se niegan sus
afines a darle cabida en la familia, para no tener el peligro de un retraso, lo que les
sucede generalmente a los espíritus supremáticos, cegados por sus concupiscencias.
Aun hay un punto que exponer muy importante y es de esos espíritus que por
supremáticos no tienen derecho a pedir una matriz que los recoja para una prueba de
amor. Pero el amor de los espíritus de gran luz y los que ya están regenerados y tienen
la ley en sí mismos, se imponen una misión sobre esos supremáticos y piden venir para
darles vida y ver si son capaces de entrar en la ley, pero no cargándose con la
responsabilidad del supremático, si en aquella prueba de amor tampoco entraran en el
camino de la regeneración, y esto es justicia, porque no habían de cargarse con las
deudas a la ley, ya que hacen un tan tremendo sacrificio en favor de los
desconocedores de esa misma Ley.
Entonces esos espíritus recalcitrantes son obligados a encarnar bajo este dilema
terrible: «O encarnar para probar su regeneración, o son sometidos al rigor de la
Justicia, sacándolos de la familia espiritual del mundo y transportarlos a mundos
primitivos como los descriptos por el Dante, donde aun las pasiones no son escándalo,
porque no se ha descubierto la ley ni se ha iniciado el progreso.
25
Muchos se regeneran en esa suprema prueba de amor; pero muchos también
prefieren su expulsión antes de dejar su supremacía y... allá caen para empezar de
nuevo una evolución en un mundo que empieza su vida de regeneración con todos los
horrores de la brutalidad de la materia.
Lo tremendo es que hacen conciencia de lo que perdieron y no lo pueden conquistar
allí sino en largos millones de siglos de lucha y pasando por todos los horrores que ellos
hicieron pasar a sus víctimas del mundo que los expulsa.
Los padres de esos encarnados por justicia, son mártires de su amor y grandes son
sus merecimientos y aumentan su poder en la Ley.
Pero aunque sean misioneros, pasan por todos los puntos de la ley de su destino;
porque la ley es como un ser sin entrañas ni sentimientos y ella no reconoce más que
hombres, ni recoge más que obras por fe. Y la mayor obra que hace Fe, es el número
de hijos, el número de vidas dadas, reconocidas y analizadas en todo lo que atañe a la
vida del hogar. ¿Qué cuenta darán los célibes y los libertinos que abandonan el fruto de
su unión o aun buscaron por la pasión o la maldad su destrucción?... Esto hace temblar
al más perfecto; pero es porque tiene conciencia, sentimiento de la ley de amor, el que
le anima y da valor para el tremendo trabajo que en todos los órdenes y maneras
impone el amor de los hijos.
26
CAPITULO QUINTO
EL AMOR DE HERMANO ES LA LEY POR ENTERO
Atrás hemos escrito que los esposos son el primer parentesco. ¿Creéis que hay
contradicción con el epígrafe de este capítulo? No tal. Allí hemos hablado del
parentesco consanguíneo y aquí tratamos del parentesco espiritual.
Sí, el amor de hermanos es la ley por entero; porque como hijos del mismo Padre
Creador, todos los espíritus, quieran que no, bien que aparezcan de luz como ángeles,
o ya sean «Negros de Hollín» como demonios, según los tituló Abrahán, serán siempre
hermanos, aunque renieguen los supremáticos y los plutócratas; no pueden dejar de ser
hermanos del que se emplea en barrer las calles.
«No hace el hábito al fraile», dice el adagio. No hace la posición del hombre
categorías en los hombres, digo yo por deducción lógica; ni el obrero desgreñado y
harapiento es la representación de un espíritu atrasado, ni el frac, ni la púrpura indican
elevación del espíritu.
Una y otra son posiciones que el espíritu toma para el cumplimiento de un deber y por
la compensación de la ley; pero en general, el obrero productor, indica siempre un
espíritu progresado y de progreso y debajo de aquellos harapos y pelos desgreñados o
cara tostada por el sol, hay un espíritu luminoso y regenerado. Como un general
también, debajo del frac, del hábito o sotana, como de la púrpura, se oculta el verdugo,
el tirano el libertino, el usurpador y el retrasado siempre, porque le falta el valor y la
fuerza necesaria para el progreso.
Pero el amor fraternal ha de demostrarse como hombres, como es ley para todas las
cosas que la Creación tiene, que se han de demostrar en las formas para apreciarlas
como tales.
El Creador ha hecho una Ley única de armonía y el amor, con ser la ley madre, no
puede diferir de lo contenido en el secreto de la Creación para su demostración.
La demostración del Universo está en los mundos y los hombres tangibles; y la
demostración del amor de los hermanos en espíritu, ha de demostrarse como hombres,
amándose como hermanos en la materia, como lo son en espíritu.
Esta moral se ha predicado siempre por los misioneros, desde que se pudo escribir
una ley en la tierra; y al efecto, Shet sentó en la ley Sánscrita: «Todos los hombres de
todas las tierras hermanos son». Moisés escribió en su segundo mandamiento:
«Amarás a tu prójimo como a ti mismo», y Jesús predicó: «Amaos los unos a los otros,
como el Padre nos ama a todos».
Aun cuando todos los moralistas han recomendado lo mismo, no hay necesidad de
tomar más que esos tres, por ser los más autorizados por sus misiones trascendentales
27
y a los cuales no se les ha podido rebatir con ninguna razón filosófica, como no se le
puede argumentar a la Naturaleza que nos habla en todo de amor igual.
Pero he aquí que, a pesar de esa prédica constante, todo se ama, menos los
hombres, los que se odia a muerte y se matan con furia y rabia. ¿Cuál es la causa? No
quisiera tener que entrar aquí en esa materia y no entraré, ya que toda la «Filosofía
Austera» y todas nuestras obras, buscando la causa raíz del mal mundial, trata de ello;
pero solo encontramos que las religiones son las causas del desamor de los hombres,
del odio de los hombres y de las guerras de los hombres.
¿Dónde han visto las religiones que la Naturaleza haya hecho distinción a un solo
hombre? ¿Por qué entonces ellas consagran diferencias y jerarquías? ¿Dónde vio el
supremático y plutócrata que él fuera concebido ni naciera de distinto modo y forma que
el que vemos labrar la tierra o barrer las calles? ¿Vive el plutócrata y parásito civil y
religioso más larga vida, es decir, no muere igualmente que el barrendero y labriego?
¿Por qué dividieron la tierra en naciones? ¿Por qué ésta la subdividieron en parcelas,
apropiándoselas precisamente los que no la cultivarían? ¿Por qué crearon las castas y
las clases? He aquí las causas de las guerras, de los odios y del desamor.
La naturaleza señaló, sí, etnicismos y aun colores si queréis; pero es porque lo darían
el humus de cada región; pero en ella habría de señalar la armonía en la variedad y la
belleza en el conjunto, como nos la muestra un jardín, que tanto más admirable es
cuanta mayor variedad de colores y de aromas encierra. ¿O creéis que el Padre no
tiene el gusto refinado?
Pues bien; cada hombre es una flor del inconmensurable jardín del Padre y todos
viven por el mismo amor y alimento. ¿Cómo, pues, puede ser uno más apreciado que
otro?
El Padre ama igual al malo que al bueno; al rebelde, como al obediente; lo que hay es
que, por lógica razón y por recta justicia, debe dar al enfermo, o malo, el correctivo y
medicinas necesarias; y al rebelde, someterlo a la disciplina, la que no necesita el
obediente y bueno; y por más, como se identifica con la Ley, recibe de ésta sus
beneficios; pero no es porque el Padre nos haga la diferencia, sino que nos la hacemos
cada uno mismo, porque la Ley no se deja vencer.
Esto quiere decir sencillamente, que cada uno alcanzamos sólo aquello que nuestro
progreso nos permite; pero este progreso se muestra solamente en el grado de amor
que podemos desarrollar y esto es matemático; es decir, sin réplica y sin excepción, sin
que valga la hipocresía.
Aquí oigo un murmullo ensordecedor de dudas y exposiciones; dicen: Fulano es un
bandido y goza de riquezas; Mengano es asesino, envenenador y es respetado y tenido
por grande; Zutano es un parásito y tirano y es elevado al súmum del poder; y Mengano
es un corrompido y es el juez que juzga con odio al humilde... ¿Y qué me dices con
todo eso? ¿Acaso no los acusé ya? ¿Creéis que lo disfrutan? ¿No los veis que viven sin
sosiego, temiendo la justicia del pueblo? Y si temen, ¿no es que la ley les obliga al
28
remordimiento? No han triunfado; se han hundido ellos mismos. Hoy que el pueblo ha
hecho conciencia, los castiga sometiéndolos a la igualdad de la ley, que les será muy
dura, no porque emplea más rigor, sino por su estado de moral retrasada; pero quieran
que no, o entran en los engranajes de la gran rueda, o los aplasta y los tira al hospital.
Los hombres del progreso comprenden la justicia de ese hecho tremendo y lo acatan;
los retrógrados, los tiranos, los plutócratas, los verdugos, los parásitos, los enemigos
del progreso por supremáticos, quieren detener esa omnipotente máquina y se suicidan
en esa resistencia de impotentes. ¿Dónde está su triunfo? ¿dónde su disfrute?
Pero hay un punto más triste y terrible. ¿Sois todos los trabajadores amantes de la
justicia?
Si os atrevéis a decir que sí, os trataré de hipócritas, de farsantes, de obreros
disfrazados. Y por desgracia aun hay muchos a quienes acusar de egoístas y enemigos
de sus compañeros. Y no me podéis desmentir a mí, que durante 45 años estuve con
las herramientas en la mano y toqué de todos los oficios por razón de mi profesión de
electricista; y si obedecí como simple obrero, también mandé grandes brigadas de
obreros de todos los oficios y ví siempre en los más el egoísmo, no importándole a uno
subir a costa de los demás; y otros más audaces, engañar y sobornar a los más
morales.
Por esto la ley de amor llamó a la de justicia y le ordenó agobiar con todos sus medios
a todos los obreros del mundo, hasta hacerlos unirse bajo el dolor y el hambre; y ya lo
veis; hoy ocho décimas partes de los obreros del mundo todo, se dieron la mano y se
juramentaron a la lucha final.
Esta lucha es tremenda, porque las otras dos décimas partes son falsos obreros y de
espíritus retrasados; se unen como serviles con los supremáticos civiles y religiosos,
que tienen las armas usurpadas al progreso común, con las que pueden resistir un
momento más su lucha de agonía y es por el odio nada más.
Pero la ley triunfa siempre; y aunque haya tenido que recurrir al rigor del hambre y del
dolor esas ocho décimas partes de hombres del mundo obrero y trabajador unidos,
representan la mayoría y hablan de amor, se llaman hermanos y la ley los confirmará,
entregándoles el régimen comunal, que es donde se asentará el amor, con la verdadera
fraternidad.
¿Dónde está el triunfo de los tiranos, etc., que el murmullo opuso a mi pensamiento y
paró un instante a mi pluma? ¿Que dominaron unos siglos? Dominar no es triunfar; Si lo
que se domina no se gobierna, no puede obtenerse el triunfo, el que se manifiesta sólo
en el contento universal, en el bien común, en la ayuda sin cuentas, en el amor
fraternal.
El amor fraternal, pues, es el fin de la ley y lo consiguió siempre en todos los mundos.
¿Fracasará en la tierra? Mundos conocemos hasta por la astronomía, que una sola
ciudad tiene más habitantes (hombres de carne y hueso) que toda la familia terrenal y
allí triunfó en si día la ley y el amor de hermanos está en su más alta expresión. Y... en
29
la tierra, que apenas es unidad, apenas es número, como mundo, por su pequeñez y
reducido número de habitantes, ¿podrá esta insignificancia vencer a la ley?
Orgullo y maldad no le falta, hasta declararse un falaz Pontífice infalible. Pero unas
horas más tarde, la ley levanta un Garibaldi y arroja al falaz del trono imperial,
recluyéndolo en prisión, de la que no saldrá más que ejecutado y muerta su religión,
causa única de todo desamor.
Se hicieron Dioses los supremáticos de Egipto, y caen en su sepultura esclavizados.
Se diosifica la Grecia y al momento es atada al carro romano y desecha. Se diviniza
Roma y otro Dios más tirano incomparablemente, la deshace y Roma pasa a la historia
de los vencidos y al final es preso el representante de ese Dios y muere la Religión, que
sembró el odio entre los hombres. ¿Quién vencerá a la ley? «¿Yo que hago parir seré
coartado?» dijo Jehová por Isaías.
Y bien; siendo hermanos todos los espíritus y habiendo desconocido su hermandad
siendo hombres, por causa del antagonismo de las moléculas materiales que componen
nuestros organismos, el espíritu se ve obligado por la ley a purificar la materia y
reconocerse y servirse mutuamente y confesarse hermanos, como hombres. ¿Qué
medios tiene la ley para conseguir ese máximo fin? La reencarnación.
En efecto. Como hemos probado matemáticamente en la Filosofía Austera, los
espíritus son obligados por su propio progreso a reencarnar continuadamente, para
metamorfosear y afinizar cada uno su alma con la de todos los otros de su familia
mundial. Esto nos obliga a encarnar cada vez en diferente nación, pueblo y hogar y en
diferentes padres, hasta conseguir ese máximo fin de la ley, de la verdadera fraternidad
como hombres.
Ya está conseguido por la mayoría en la tierra y es por esto este movimiento social de
las ocho décimas partes de los hombres para someter a las otras dos décimas partes
de plutócratas enemigos del pueblo fraternizado.
El hecho solo de levantarse el pueblo trabajador y pedirle cuentas al parasitismo
plutócrata, es su triunfo indiscutible. Pero hay que sostener la lucha, porque el tirano,
verdugo y falaz, no quiere ceder su sitial y el pueblo en ley lo tiene que derribar por
mandato omnímodo.
Si el pueblo obrero hubiera sido educado en la verdadera moral fraternal, no tendría el
plutócrata nada que temer hoy. Pero como no sembró más que odio ¿qué cosecha
puede esperar?
El espiritismo era el arma de la sabiduría para llegar a la fraternidad sin violencias y
sin derramamiento de sangre; pero el plutócrata aviesamente desfiguró, vilipendió y
persiguió ese único santo principio, porque sabía que era el juez inflexible de los delitos
y méritos de los hombres. El pueblo ha desconocido ese lazo supremo de unión, por lo
que, aunque los espíritus de los trabajadores lo saben, como sus materias están
prejuiciadas y cargadas del odio sembrado, ve en el plutócrata a su enemigo y lo
30
acomete a muerte, de lo que no es culpable el pueblo, aunque sí es responsable. Pero
como de esa responsabilidad es causa la falacia de los educadores del pueblo, la
responsabilidad es también del plutócrata; elevándose por lo tanto la atenuante del
pueblo al grado justo de «no responsable», pues lucha por la ley de defensa propia que
autoriza la ley.
Esta lucha, pues, es ya por causa de haberse reconocido los hombres en una
inmensa mayoría hermanos y quieren no tener vallas, ni fronteras, ni necesidades en su
vida de hombres; y a derribar esas vallas, borrar esas fronteras y anular la propiedad
privada, causa de la necesidades todas y de la miseria en general, van los hombres de
progreso ayudados por todos los espíritus fraternizados y de los de la solidaridad.
¿Quién vencerá? La ley. Y los hombres llegarán al quinto amor.
31
CAPITULO SEXTO
EL AMOR PRIVADO POR LEY Y POR PASIÓN
Como ya conocemos el origen de las pasiones y también está probado que la ley no
puede perdonar nada, porque cometería injusticia, podemos tratar este capítulo, donde,
según las leyes sociales y mandatos religiosos, nadie se libraría de cometer faltas al
sexto mandamiento del decálogo de Moisés.
La ley civil castiga con penas corporales el adulterio; es decir, el uso de la carne fuera
del matrimonio. (No tengamos aquí en cuenta las excepciones, que son tantas, que
anulan la ley).
La Religión Católica, las faltas a ese mandamiento, de obra, palabra y pensamiento,
las castiga con penas eternas al alma. (No tengamos tampoco en cuenta la confesión
auricular, que perdona al delincuente y hace de la ley un juego sucio).
Pero sí tenemos en cuenta que el juez civil que impone el castigo a otro hombre
acusado ante la ley represiva, no está limpio de las mismas faltas, por las que impone
una pena; y esto es el colmo de la injusticia.
Tenemos por fuerza en cuenta, que esos mismos confesores religiosos que
absuelven o condenan a penas eternas y a pesar de sus votos y celibato, todos sin
excepción han faltado de obra, palabra y pensamiento, y aun de las tres formas. Lo que
no se atreverán a desmentirnos bajo juramento solemne ante el Padre Creador y su
Ley, salvo que juren en falso.
Nosotros, que hemos hecho un estudio perfecto hasta la raíz de los instintos,
podemos sentar que nadie puede librarse de la Ley de la Procreación; pero también
hemos podido ver y saber cuándo el amor de la carne es por ley, aunque sea fuera de
las leyes penables civiles y religiosas y cuándo, aunque absuelvan al delincuente
acusado de esas faltas, la ley divina no le absuelve y lo condena a pagar la deuda de
amor o de vidas. ¿Qué nos contestan a esto, leyes civiles y mandatos religiosos?
Quisiéramos tener delante al famoso Santo Tomás de Aquino para que nos manifestase
por qué medio o en qué fuentes bebió el veneno teológico de sus principios y le
cargaríamos, como hombre, todo el daño que como hombres de sus falacias recibió la
humanidad. Pero la ley se lo ha cargado ya como a espíritu y lo tendrá que pagar.
Desearíamos tener a la vista al más famoso y reciente Alfonso María de Ligorio para
que nos dijera en qué código racional encontró los fundamentos para su desgraciado
libro «Guía de los confesores» o «Llave del confesor» y le probaríamos que se opuso a
todas las leyes de libertad, he hizo a Dios un ignorante, un caprichoso y mercader.
Pero esos Falaces no salen nunca a la arena; obran en las mazmorras tenebrarias,
aunque estén doradas con los bienes usurpados por sus Falacias y por esto la filosofía
los ha juzgado a todos en el Juicio al Dios Religioso; y si no levantan aquellos cargos
32
sus sucesores y representantes, con las pruebas que en aquellos autos le pedimos,
ellos mismos confirman que toda su obra es Falacia: engaño, fraude y mentira.
No, nada que afecta al sexto mandamiento del decálogo puede perdonar nadie, pero
tampoco castigar el hecho, aunque sí las consecuencias cuando se pueda saber que es
la pasión y no el destino de la justicia el que obró los delitos.
En nuestro «Código de Amor Universal» está esto legislado y en nuestros libros
atomizado el estudio y no podemos aquí encerrar en un capítulo accidental tan vasto
problema; pero tampoco podemos dejar de exponer lo más necesario, a saber: cuándo
el amor privado de la carne es por ley del destino, o por la pasión.
«Si odias tendrás que amar». «Si matas, con tus besos resucitarás al muerto» es la
ley y destino eterno del Creador, cuyas sentencias inflexibles desmienten en todo las
falacias Teológicas y el error de los Códigos civiles, hijos por completo del error
religioso.
Hemos expuesto en la constitución del hogar consanguíneo, cómo se constituye, por
justicia y fuerza de esas dos inflexibles sentencias, y aquí aun juega su principal papel
la ley de compensación.
Hemos dicho también atrás, que no resiste la mujer al pedido del hombre, si en los
dos está en celo el mismo instinto en aquel momento y se unen y funden sus almas sin
mirar consecuencias, aun cuando sea la primera vez que se ven. ¿Es afinidad? ¿Es
pasión?
Primero y siempre está la afinidad del espíritu; y no cabe por todas las razones
metafísicas y naturales, que no estando en afinidad la mujer, se entregue a un hombre,
aunque vibre el mismo instinto; porque tendrá que prevalecer una ley mayor, que es la
del egoísmo y conservación personal; y es esa ley magnética que hemos sentado. «El
más domina al menos», que es absoluta.
Pero no hay contradicción entre esta afirmación y la otra de que «La mujer no resiste
al hombre que le pide la posesión, si en los dos casos está en celo el mismo instinto»,
sino que aun se completa esta afirmación con la ley de «el más domina al menos».
Pues bien; tenemos que el solo hecho de atraerse los sexos, es que están en
afinidad, bien sea por amor conquistado y ya sea por un destino de justicia. ¿Se atraen?
hay afinidad; obran en ley justa. Si la unión es por amor conquistado o debido, no habrá
consecuencias de fruto (hijos), porque es el galardón de la Ley ese goce de la materia,
que además, sirve para estrechar y agrandar ese mismo amor y afinidad corporal y
espiritual.
Si la unión es consecuencia de afinidad también, pero por justicia del destino, habrá
frutos, porque debían vidas y las dan. «Si matas, con tus besos resucitarás al muerto».
33
Explicados estos dos casos, preguntamos: ¿Dónde se ve aquí una falta a la ley de
«Creced y multiplicaos»? ¿En qué se han opuesto a ninguna ley natural? ¿Han
quebrantado el sexto mandamiento del decálogo? No; y sin embargo, si esos dos seres
que se vieron y se manifestó su amor y afinidad son de los que llamamos casados los
dos, según la teología y las leyes civiles, han cometido adulterio; y si alguien los acusa,
son castigados.
Pero sucede que uno de los dos es libre (soltero o viudo) y éste, habiendo cometido el
acto con la mujer casada (o viceversa), el uno es castigado y el otro no. ¿Dónde está
aquí la justicia?
Veamos ahora cuándo el amor de la carne o su uso es por pasión.
El caso moral (o concepto moral) que han de tener dos seres que unen su sexo, es la
posible cosecha que pueden recoger de su unión, en hijos o afinidad y amor mayor. Si
falta ese concepto, o si habiéndolo se pone obstáculo, es indudablemente la pasión la
que domina, aun que se trate de un matrimonio legalizado.
Las ofertas, la astucia, la fuerza bruta, el abuso de autoridad y posición; las artes
mágicas, como los brebajes y excitantes, los engaños y substituciones, revelan siempre
la pasión; aquí si hay daños personales, que deben ser corregidos por la moral
únicamente, porque las penas aflictivas nada corrigen.
La corrección solo la puede hacer el saciamiento del instinto; y a éste no le hará nada
la pena aflictiva, porque no lo ataca a él sólo, sino a todos los instintos del ser humano;
y entonces, ¿porqué se ha de cometer la enorme injusticia de castigar a todo el
universo por uno solo que cometió el delito? ¿Creéis justo que porque en una ciudad
cometa un individuo un delito penable y no sea habido, se castigara a todos los
individuos que componen la ciudad? Pues eso mismo es lo que se hace con las penas
aflictivas impuestas a un hombre por un delito de un instinto.
Mas no creáis que no hay cómo corregirlo. Es el trabajo cotidiano y la moral y el
ejemplo de la sociedad el que apaga las pasiones; y esa y no otra debe ser la
corrección de las leyes.
«La ociosidad es la madre de todos los vicios», se nos enseñaba y se nos repetía
todos los días en la escuela de infantes; y en mi ya larga vida de trabajo y experiencia
no la he visto desmentida una sola vez esa máxima axiomática, salvo en casos muy
contados de pasiones momentáneas obligadas por una explosión. Pero esos incidentes
no quiebran la ley general, máxime cuando toda provocación nos obliga a la defensa
propia.
Pero hay algo más grave en los códigos y más que éstos en el modo de ver egoísta
de los jueces. El egoísmo del sexo.
Se confina a la mujer al presidio de la casa, que puede serle un verdadero infierno,
cuando en muchos casos la casaron por la conveniencia social, por el interés y por
34
otras causas aun más criminales, como es la posición, títulos y aun sacrificios o ventas
de honor comercial; siendo en estos casos de cada 100 maridos de ésos, 75 son
libertinos incorregibles por todos los vicios tenoriescos, picaflores, alcoholistas,
jugadores, etc., etc., y los otros 25, gastados, impotentes, imbéciles o neurasténicos. Y
esa mujer en todas las fuerzas de su naturaleza, ha de martirizarse, ha de secar sus
aspiraciones, ha de matar sus sentimientos de amor, haciendo interminables veladas
esperando al que no llega, porque está en los brazos de una ¿corrompida?... No, de
una afín, por amor o por justicia; pero que él debe poner todos los obstáculos a la
procreación para que no se vea el fruto de su amor. ¿Cuántos crímenes se han
cometido aquí? Pues si aquella otra mujer que está confinada, rompe la falsa fórmula
social, todos los jueces y códigos son contra ella. Y tienen que romperla y la rompen el
90%, porque se impone el instinto, y... obstáculos también a la procreación, o acudirá a
la morfina u otros medios suicidas y criminales.
En estos casos es forzoso que se aviven imperiosamente los instintos y de esa
revolución interna nace la pasión, que no se puede saciar, porque se coharta la ley de
los instintos.
Como sólo teníamos el propósito de declarar cuándo el amor de la carne privado es
por ley o por pasión, lo dejamos indicado y no debemos proseguir estudiando casos
concretos, porque todo lector leerá en sí mismo y se acusará de sus faltas, o tomará su
laurel.
Nosotros aseguramos que nadie faltará, tan pronto exista la moral eficiente y el amor
de hermanos; porque entonces no hablarán los sexos, ni los instintos, sino la afinidad,
la justicia y el amor. Y si hay en el hogar esos dolores, incidentes y miserias, ¿podrá
alguien dudar de que «El amor de familia es el más imperfecto»?
35
CAPITULO SÉPTIMO
EL AMOR PROPIO CONVENIENTE E INCONVENIENTE
El amor propio, con la curiosidad, es el acicate más potente del progreso.
Vamos a distinguir. «Amor propio» dicen que es «el amor desordenado con que uno
se ama a sí mismo y a sus cosas» y lo figuran en la vanidad, presunción, soberbia,
orgullo, pedantería, jactancia extraordinaria y fatua opinión ventajosa de sus méritos,
cualidades, etc., etc.
«La curiosidad» la estiman: «Deseo, anhelo de saber, de averiguar, de conocer, de
aprender alguna cosa». Y si la tomamos en sentido estético es: «ascado, limpio, amigo
de la pulcritud, decente en el vestido, ordenado hasta el primor». Todo esto es virtud,
pero tiene su reverso en «mala curiosidad», que es «meterse en camisa de once varas»
(como dice el adagio), que no puede venirle bien a nadie si no mide quince varas de
altura; por esto se ha dicho a la «Curiosidad tu nombre es mujer»... Y debía no conocer
a la mujer quien tal cantó.
Y bien; ¿les discutiremos a los caballeros de la «Academia de la lengua» los
significados que les dieron a esos adverbios inseparables y comunes al hombre y a la
mujer, precisamente porque son las dos alcayatas que hacen caminar al paralítico o
baldado de las piernas? Mejor es que los dejemos con sus errores y sus aciertos y
filosofemos en libertad por la historia y hechos latentes de los hombres. Los términos
muchas veces no significan lo que les atribuyen, como por ejemplo, aquel nervio que le
han puesto por nombre Vago y es casi el Factótum de nuestro cuerpo, puesto que nace
en el encéfalo y alimenta el corazón, pulmones, bronquios y hasta las uñas, y... lo
llaman Vago... en fin, les plugo así y aunque ese nervio trabaje como entre todos, será
Vago, pero injustamente. Pues bien. ¿Cuándo y por qué ha de ser desordenado el amor
que uno se tiene a sí mismo, cuando toda ley civil, natural y divina nos obliga a
conservarnos? ¿Cuándo puede ser un vicio el creer uno en sí mismo, tenerse confianza
y procurar y querer pasar adelante de los demás? Sin ese amor propio, no podría
marchar el carro del progreso; y el amor propio y la curiosidad son las dos ruedas
potentes que empujan la marcha del progreso; pero que necesitan una manivela para
guiarlas y esa es La Razón, a la cual la mueve una fuerza: El Amor.
Un hombre que tenga esos cuatro elementos, ¿qué nos importa que aparezca
orgulloso? ¿no es acaso lo que se busca en todo un laurel? Pues el laurel del amor
propio y la curiosidad es el orgullo de haber hecho tal obra, de haber descubierto tal
secreto a la naturaleza, o de haber hecho un bien a la sociedad. No tener el amor
propio, es no importarle nada del progreso; no tener curiosidad es ser apático,
displicente y sin ideas. Y el no tener orgullo, es renegar de ser hombre; pero el que no
tiene esos cuatro elementos, tiene el reverso: la hipocresía, la pedantería, la jactancia
y... la imbecilidad y la superchería.
Sí; tener una buena cantidad de amor propio; una fuerte dosis de curiosidad sana;
pero... engrasarlas con la razón y moverlas con el amor. Ya veréis que marchará el
36
progreso a pasos de electricidad. ¿Que no seréis santos? Pero seréis demonios activos
y vuestro será el mundo y el universo; porque no podréis ser ignorantes ni fanáticos. Es
el amor propio conveniente. ¿Cual es el amor propio inconveniente? Pues en una
palabra está dicho: «El creerse uno lo que no es». Pero esta corta oración encierra la
pedantería, la fatuidad, el desdén y por todo la imbecilidad petulante.
¡Si pudieran verse en su triste figura esos... pobres cuando escépticamente ríen, con
toda la máxima imbecilidad, ante un principio que expone el hombre de ideas!... da
lástima, pero es irremediable.
Esos sí, son orgullosos de sus títulos, de su posición, de su linaje y de su...
imbecilidad.
Ponle, tú, pensador, un principio, una idea tuya y no conseguirás ni acaso la mirada
torva y desdeñosa y no extrañes oír: «¿Para qué me he quemado yo las cejas
estudiando?» ¡Pobre, se quemó las cejas! pero no se alumbró al hombre, no se iluminó
su intelecto. Es avaro del oropel y niega a los otros el derecho de su repleta inteligencia,
confirmando ellos mismos la sentencia del gran Séneca: «La avaricia arrebata a los
otros lo que se niega a sí misma». He aquí lo que es el amor propio inconveniente.
Los dominados por un amor propio inconveniente me sugieren en conjunto una
imagen real de un gran almácigo estético pero inodoro, de esas plantas vistosas que
llamamos «pensamientos», que nos deleitan la vista con su vista y colores finos, pero
que a pesar de ver en ellos una cara de hombre, hasta con barba y bigotes, no piensan
nada; y aunque hablan, no entrañan su conversación, porque no tienen unción; no hay
perfume y para ser vistos necesitaron tomar los colores vistosos, llamativos, purpúreos
y supremáticos. Así son esos que «se queman las cejas» pero que no se iluminan en su
intelecto; y podemos decir bien que en esos almácigos hay más pensamientos que en
las cabezas de esos hombres, los que tienen el amor propio inconvenientemente;
rinden culto a la Estética, pero odian a la Ética.
37
CAPÍTULO OCTAVO
EL AMOR RELIGIOSO Y SUS CAUSAS
El pasado es formado en nuestra mente por la historia y las tradiciones, el presente lo
tenemos latente por nuestras propias necesidades y nos formamos el porvenir por
nuestros ideales.
Efectivamente, hemos encerrado en ese aserto la causa del amor religioso, su
efímera vida y su porvenir de olvido prematuro. ¿Cuál es la causa de ese olvido
prematuro religioso? No podríamos contestar con verdad, ni sintéticamente, sin esta
otra pregunta: ¿Hay efectivamente amor religioso? Si este libro no fuese un
complemento de la «Filosofía Austera Racional», ahora se impondría escribir aquélla
para dar contestación, que sería negativa; pero como ya está hecho el juicio, severo e
inapelable, al Dios Religioso y más estudiadas todas las religiones en sus nacimientos,
sólo tenemos que decir aquí secamente que no hay amor religioso, aunque haya amor
a la religión, que no es lo mismo; como no es lo mismo que el hombre esté en la ley,
como que la ley esté en el hombre.
En todos nuestros estudios Jurídico-Filosóficos hemos comprobado que: «la religión
es el resultado del conjunto de las pasiones de los hombres colectivizados bajo una
creencia, necesidad o conveniencia» y esto, que es ya indiscutible y cosa juzgada, nos
demuestra eficientemente que no existe el amor religioso, desde que la religión no es
una cosa sensible, por la razón insuperable de que no es cosa, porque las pasiones no
son cosa y está probado en que las pasiones se acaban y el hombre entonces deja de
ser religioso.
Todas estas razones ya tienen suficiente valor para demostrar que el amor religioso
no existe, no puede existir.
El amor no sólo es un sentimiento, sino que es la ley suprema del universo, lo cual
nos dice con perfecta claridad, que puede haber un sentimiento religioso, pero jamás un
amor religioso.
La religión, siendo un conjunto de pasiones de los hombres apasionados, está exenta
a lo absoluto, no sólo del amor, sino hasta de sentimiento, lo que está probado en los
hechos de cualquier religión que examinemos.
Toda religión empieza por requerir del hombre una fe ciega y jurada en sus dogmas,
ritos, mandatos y Dioses, lo que es irracional, porque el hombre tiene que relegar sus
derechos al imperativo de la Religión.
Esos imperativos de toda religión son de odio y guerra para toda otra religión, y por
consiguiente, ese odio y esa guerra es contra los hombres de las otras religiones, lo que
ha causado el malestar de todo el mundo, en todos los tiempos. ¿Y cómo, habiendo
ocasionado la religión todo el mal que ha sufrido la humanidad, se podría llamar amor,
al odio y pasión religiosos?
38
Entonces, lo que han llamado amor religioso, a lo sumo es un sentimentalismo,
porque no puede tampoco alcanzar al grado de sentimiento.
Las causas de ese llamado amor religioso no pueden ser otras que las que motivaron
el nacimiento de la religión, que las principales son: la ignorancia, el temor y el
antagonismo. Todas las demás causas, aunque sea la adoración a sus muertos y la
necesidad de la expansión del alma, con ser muy importantes, son secundarias; pero
son éstas justamente las que aprovechó el más ladino y vago, teniendo en cuenta la
ignorancia y el agobio de una tribu, para dar forma bajo un rito, a esa cosa que no es
cosa llamada religión.
Las causas todas son malas. ¿Cómo podría ser bueno el efecto? Mas la ley suprema
debió perseguir un fin bueno al tolerar al hombre el fundamento de una adoración
contraria al amor, justicia y fraternidad. Veamos si es así.
El temor a un castigo retiene, aunque sea momentáneamente, a los hombres de un
hecho criminal y criminoso: el temor al más fuerte hace que se agrupen hombres a
hombres, tribus a tribus y regiones a regiones, formando colectividades; esto podía
hacerse bajo la base religiosa, que llegaría a formar imperios; y las necesidades
provenientes de la colectivización harían estudiar a los hombres y nacería el progreso,
que desmentiría a la religión y a su Dios, lo que ha sucedido, sin que haya sido posible
a la religión evitar su cataclismo, a pesar de haber usado todo el terror imaginable que
nos muestra su historia, encharcándose la tierra muchas veces de sangre por la causa
religiosa.
Luego ese famoso amor religioso no es más que el producto de un miedo insensato y
de una ignorancia del ser hombre, considerado por las religiones como borregos de
sacrificio al Dios de las concupiscencias, nacido del conjunto de pasiones que formaron
la religión.
La prueba de la maldad de la religión esta demostrada en los largos siglos en que
todos los hombres que exponían una idea liberal eran excomulgados, perseguidos y
sacrificados, sin importar que fueran un Antulio, Sócrates, Juan y Jesús, Galileo, Servet,
Giordano, Lorenzo, Tolomeo, entre muchos miles mas, hasta que se vieron en la
necesidad los espíritus de manifestarse en todas formas y demostrar que, si habían
sucumbido sus cuerpos, no habían muerto; con lo que se demostró que el Dios religioso
era una fantasía de miedo y nacido de una cosa que no es cosa.
¿A qué argumentar más? Quedamos en los demás libros citados, atomizadas estas
cuestiones, y aquí sólo se ha citado lo necesario para demostrar que el amor religioso
no existe, pero sí existe el amor a la religión. ¿Cómo es esto? ¿Por qué? ¿Qué
significa?
Cómo, por lo expuesto en los puntos anteriores: por qué, por el miedo a los otros.
Significa: ignorancia y egoísmo, a la par que envuelve la idea de venganza, demostrada
en las continuadas guerras que se han hecho y se hacen todas las religiones unas a
39
otras y en el odio que se tienen unos a otros hombres de diferente religión, aun entre
los sacerdotes monásticos de las diferentes congregaciones y comunidades religiosas.
Por fin, todo el amor a la religión se condensa en los hombres civiles, en el miedo, por
su conciencia sucia, o por su pusilanimidad, y siempre por la ignorancia; y en los
sacerdotes y consagrados al culto, sean curas, frailes y monjas en el amor a la
holganza y a su estómago, amén de las demás pasiones.
Estos viven por la falacia; y aquéllos, por la esperanza de la gracia y el perdón, todo lo
cual es irracional; esto son los religiosos; lo que está probado en que, todo hombre, en
cuanto hace razón, se abraza a la ciencia y al progreso y reniega de la religión.
40
CAPÍTULO NOVENO
EL AMOR A LO AJENO PROVIENE DE LA PROPIEDAD.
«Todos los hombres de toda la tierra hermanos son.» «Darás entrada en tu casa al
peregrino y lo tratarás como a tu hermano, y si él no tomare lo que necesita, tú le darás
para una etapa», Shet.
«¿Dónde habéis visto singularidad en la naturaleza para con nadie?». Confucio.
«Amarás al prójimo como a ti mismo». «Al recoger la cosecha dejarás parte para que
la aproveche el que por cualquiera causa no la tuviera, y no mirarás que sea
extranjero», Moisés.
«Si alguno te pide tu capa, ofrécele también el vestido». «Amaos los unos a los
otros», Jesús.
Y Servio Tulio, consagra las ferias latinas, en cuya semana servían los señores a sus
esclavos, y manda «dar tierra a todo el que las quiera cultivar».
¿Quiere algún Juez, Rey, Presidente o Pontífice, sobrepasar en sabiduría y moral a
los precitados? Si alguno lo pretende será un falaz.
¿Por qué han rebatido en todos los tiempos los moralistas la propiedad, dando ellos
todos, el ejemplo de no tener nada? Porque en ellos estaba el espíritu de la comuna, de
la fraternidad, la justicia y el amor.
Los hombres liberales, cuando se han independizado de los dogmas religiosos y aun
bajo el prejuicio que deja una educación de falsa moral que recibimos por fuerza del
ambiente, aunque más no sea, pero que traspasa e invade los hogares la imposición
religiosa, e inerva las mentes infantiles, que no logran librarlos del contagio los más
avisados padres, así y todo, los hombres liberales, digo, han reconocido la injusticia de
la propiedad y en su razón convicta, han dicho: «La propiedad es un robo» ¿Han dicho
la verdad? Estudiemos por donde no han estudiado aun los hombres.
1°- Para mantener la propiedad privada, cada nación ha necesitado un voluminoso
Tomo, llamado Código, que todos sus artículos consagran la guerra, ya que por la
fuerza sostiene a los que se adueñaron de una cosa en cualquier forma y priva a los
demás del usufructo. Esto es del todo antagónico y por lo tanto irracional.
2°- Para hacer cumplir ese código, se han tenido que crear cuerpos armados de
policías, carabineros, gendarmes, guardias civiles y mil y mil nombres más, que ante
todo juicio filosófico y moral, son cuerpos de asesinos legales de la ley de la fuerza
bruta y no del derecho de gentes, como falazmente se le ha enseñando al pueblo
ignorante de derechos, ya que se impuso un día el Feudalismo, bajo el cual, no tenía
derecho a la vida.
41
3°- Todo ese rigor y despliegue de fuerzas no han podido privar que se cometiera el
robo, como se llama al tomar algo de lo que otro se apropió en cualquier forma, y se
levantaron las cárceles donde castigar al que faltara al irracional código de la propiedad,
poniendo muchísima más pena al necesitado que tomó un pan, que al que mató un
hombre; ocurriendo el caso bestial de poner dos años de prisión a una madre que tomó
un trapo valuado en veinte centavos para cubrir a su niño, en la misma casa de la...
patrona donde servía... y no se murió el juez de vergüenza de tal desvergüenza.
4°- El mantenimiento de esas cárceles necesarias a ese código y esos ejércitos de
asesinos legales de la ley ilegal, prueban que el pueblo protestó siempre de tales
injusticias; lo que prueba evidentemente que, el proclamar los hombres liberales «La
propiedad es un robo», han dicho verdad, probada humanamente. ¿Se prueba esa
verdad en las leyes invariables de la naturaleza y divinas?
Todas las bestias del bosque son libres en el usufructo de la tierra. Ninguna bestia
tampoco es extranjera en ninguna parte.
El sol baña por igual toda la tierra.
El viento circula libre todo el planeta.
El agua fertiliza por igual todo este terrón.
El fuego es lo mismo en un lado que otro.
Y hasta el pensamiento del hombre recorre sin vallas ni barreras todo el mundo. Y por
fin, ningún animal ni hombre, nace de diferente modo y con nombre de propiedad
particular, ni en la tierra existen divisiones parcelarias hechas por la naturaleza, y ni aun
los mares son división, desde que el progreso supo rascar el lomo de las aguas con los
barcos y vapores; y hoy no dirá ningún volador, que haya visto en la atmósfera
retratada, ni trazada, ninguna frontera ni división. Lo que prueba en ley natural y divina
que «la propiedad es un robo».
Antes de las leyes de Manú y la doctrina Sánscrita, escrita por Shet, no tenemos
historia; pero en la prehistoria, encontramos los hechos de Peris, cinco millones de
siglos antes de Shet, cuyas planchuelas le son quitadas por el guerrero y a éste se las
saca otro más astuto, alegando derechos divinos primarios, y se origina una lucha, ante
la cual, huyen los sacerdotes, encerrándose en la casi impenetrable hoy Tibetania,
tierra de los más grandes misterios para los historiadores y raíz de la taimada China. Y
huye también Peris con los suyos y se aloja en un territorio que conocemos por Persia,
nombre de su fundador como pueblo.
Si los sacerdotes falaces encuentran una tierra libre donde asentarse, y Peris,
corriendo a través de la India, encuentra también tierra donde asentar sus peregrinos;
¿No dice esto, que aun la propiedad (territorial por lo menos) no existía? Y desde que el
artista Peris ha recogido pepitas relucientes (oro) que machacándolas hace aquellas
planchuelas que ocasionaron una persecución por el hecho de apropiárselas los
42
sacerdotes en nombre de Dios, nos pone en la deducción de que tampoco allí existía la
propiedad territorial y aun está probado en los escritos de Shet. Pero nos prueba
también que, la primera propiedad se la hicieron los sacerdotes, ocasionando una
guerra, de la que huyen ellos con el botín, y Peris, huye como causante por haber
hecho las tales planchuela tintinantes.
Peris es un artista, un inventor, un progreso, no es la culpa de la guerra. El sacerdote
al apropiarse en nombre de Dios, rompe la igualdad y establece la propiedad.
En siglos, los persas pasan a Egipto y encuentran al gran Dios Fulo (el fuego), pero
manejado y del que son ministros dueños otros sacerdotes, los que se enamoran
también de las Artes metálicas de los persas, fundidas en el Fuego de los Egipcios;
pero siendo siempre los sacerdotes, los eternos propietarios.
Vengamos a nuestros tiempos. ¿Qué presenciamos? Vemos que hay propiedad
religiosa, donde quiera que encontremos religión, sea del color que sea.
Hemos visto la fundación histórica de la Religión Católica, bajo Constantino
emperador, que Manuel I se apropia de los escritos de otras seis religiones y lo hace
con el apoyo de las armas de Constantino y con la amenaza de la cruz-patíbulo,
siguiendo hasta hoy la política de absorción de esa Iglesia, de todos los derechos de los
hombres en lo material y lo moral, llegando a valer un Rey, a lo sumo, como un
sacristán no sacerdote, imponiéndose con el engaño a toda luz y razón, probándolo con
estos párrafos de varias cartas de Hildebrando o Gregorio VII, del que dice el historiador
P. Lanfrey: «La serenidad que demuestra Gregorio cuando falta a la verdad, sorprende
a un alma tan levantada; asombro que se repite con frecuencia en toda la Edad Media.
¿Qué especie de mutilación, nos preguntamos, sufrían esas almas sacerdotales, no
solamente para adquirir semejante impasibilidad en la impostura, sino para conservar
esa inalterable serenidad en medio de tantos horrores y ser tan inaccesibles a los
remordimientos como el cuchillo sagrado después de la hecatombe?». Téngase
presente que P. Lanfrei es eminentemente cristiano y ocultó en su devoción y temor a la
religión, toda la fuerza de las acusaciones.
He aquí algunos párrafos de sus cartas. La que dirige a los condes de España dice:
«No ignoráis que de los tiempos más remotos, el reino de España es propiedad de san
Pedro y que pertenece todavía a la Santa Sede y a nadie más, aunque esté en manos
de los paganos; porque lo que una vez ha entrado en la propiedad de la Iglesia, nunca
deja de pertenecerle».
¿Cómo se atreve ese falaz a tal impostura, cuando sabe Gregorio que la Iglesia
Católica nació el año 325 y Pedro ha muerto por Nerón, a la mitad del siglo primero, sin
ser Papa, ni siquiera obispo, ni sacristán, desde que no existía la Religión Católica, ni la
cristiana reinaba, de la que era fundador nuevamente Pablo y sólo en Antioquía?
¿Cómo habla de la nación española, que está entonces dividida en varios reinos y
subdividida en otros principados y señoríos? Pero dice una verdad. No era Católica, ni
Cristiana: era Pagana.
43
A Francia le dice: «Si el Rey no renuncia al crimen de Simonía, los franceses, heridos
por el Anatema, rehusarán obedecerlo por más tiempo».
A Hungría la acoquina así: «Como sabréis por vuestros predecesores, vuestro reino
es propiedad de la Santa Iglesia Romana, desde que el rey Estaban devolvió todos los
derechos y todo el poder de su iglesia a San Pedro... Sin embargo, hemos sabido que
habéis recibido ese reino como feudo del rey Enrique (de Alemania). Si es así, debéis
saber cómo podéis recobrar nuestro afecto y el favor de San Pedro. No podéis tener lo
uno ni lo otro, ni siquiera ser rey, sin incurrir en la indignación pontifical, a menos que no
os retractéis de vuestro error y declaréis poseer vuestro Feudo, no de la dignidad real,
sino de la dignidad apostólica».
A Dinamarca le dice: «Hay cerca de nosotros una provincia muy rica, ocupada por
cobardes herejes. Desearíamos que uno de vuestros hijos viniese a establecerse en
ella para ser su príncipe y constituirse en defensor de la religión, si es que, como nos lo
ha prometido un obispo de vuestro país, consentís en enviarlo con algunas tropas
escogidas, para servicio de la corte apostólica ».
A Demetrio de Rusia lo trata en el siguiente respeto: Le dice: «Vuestro hijo al visitar el
sepulcro de los apóstoles se nos ha presentado y declarado que quería recibir vuestro
reino de Nos, como don de San Pedro, presentándonos juramento de fidelidad y
asegurándonos que aprobaríais su demanda. Como nos ha parecido justa, le hemos
dado vuestro reino de parte de San Pedro».
Pero donde echa el resto del descoco es en la siguiente carta dirigida a Oribe, duque
de Cagliari en Cerdeña: «Debes saber, le dice, que muchos nos piden tu país,
prometiéndonos grandes ventajas si se lo dejamos invadir. No solamente los
Normandos los Toscanos y los Lombardos, sino hasta los ultramontanos, nos dirigen
las más vivas instancias sobre el particular; pero no hemos querido decidirnos antes de
conocer tu resolución por nuestro legado. Si persistes en la intención que has
manifestado de ser fiel a la Santa Sede, lejos de permitir que seas atacado, te
defenderemos con las armas espirituales y seculares contra toda agresión.
¿A qué seguir copiando? Ya hemos anotado en la Filosofía y del todo extenso en el
«Conócete a ti mismo» y otro libros, el fin de Enrique IV de Alemania. al que despojan
tres bestias obispos, de las insignias y vestidos imperiales, con los que visten al borrego
Rodolfo, su hijo.
¿Serán bastante esos documentos, para afirmar que sólo la religión ideó, apoyó, y
conservó la propiedad privada? Y de estas extorsiones, ¿no había de nacer por fuerza
la rapiña y el latrocinio, siendo el primer autor el sacerdote? Yo diré que, cualquiera que
trabaja para producir cosas necesarias a la vida, por todas las leyes humanas, naturales
y divinas, tomando lo que ha de menester, téngalo quien lo tuviere, no comete ningún
delito si no causó daño a un segundo. Pero todo el que consume sin producir es un
vago; es el único que tiene amor a lo ajeno y esa es la religión, de cualquier matiz que
sea. Mas tocante a la religión católica, ha perdido el derecho hasta del respeto a sus
representantes aun como hombres y no puede ser juzgado bajo ninguna ley quien
44
ataque, destruya y arranque cuanto por la falacia y el terror se apropió y es todo; hasta
el nombre y su baluarte con sus sacramentos.
En la «Filosofía Austera Racional» hemos dejado expuesta la verdad del nacimiento
de la Iglesia Católica; y aquel «Después de esto yo me sé lo que me haré» encierra
toda la obra política de los Papas, cuyos párrafos anotados de las cartas del famoso
Hildebrando descubren el secreto del. «Yo sé lo que me haré»; es decir, el amo del
mundo y los hombres, abrogándose el Pontífice todos los derechos y negando todos los
derechos a los hombres.
Como lo lógico es que basta la prohibición de una cosa para que todos la deseen, tan
pronto como la Iglesia Católica, por su pontífice Hildebrando, prohibió el matrimonio a
los clérigos por el irracional celibato, los clérigos robaron el honor y dignidad de los
esposos, engañando y corrompiendo a la mujer. Lo mismo que en cuanto una ley civil
declara una cosa de propiedad particular, todos desean la misma cosa. Todo esto lo
entendió bien San Pablo; pues en sus cartas a los galatas y a otros, entre muchas
cosas, les decía: «No está el pecado y las faltas en las cosas, sino en la ley que las
prohíbe y crea los castigos, porque entonces los hace delitos». Lo que Pablo aprendió
en las doctrinas Vedas, que son las de Shet.
Cuando Moisés ha escrito «No hurtarás», «No desearás la mujer de tu prójimo», no
ha querido escribir no robarás, porque no se conocía el robo, desde que no existía la
propiedad de lo innecesario, ni el acaparamiento de las cosas necesarias a la vida, y
aun estaba mandado, «Dejarás parte de la cosecha en el campo a disposición del que
no la tuviera por cualquier causa, sin mirar que fuera extranjero», cuyo mandato era
declarar derecho a todos.
Que este mandato (derivado de la ley de Shet, que mandaba recibir al peregrino en la
casa sin distinción de clase y darle auxilio para una etapa), que este mandato, digo, se
cumplía en Israel antes de la prevaricación de Judá, aun hay una prueba terminante en
los países donde arraigó ese pueblo; y en España veréis que detrás de los segadores,
van mujeres, niños y ancianos, recogiendo las espigas que se les caen, no para el
cosechero, sino para ellos; y hacen su granero para tener pan, ya que por cualquier
causa no pudieron sembrar.
Lo mismo ocurre en la vendimia de las viñas y la cosecha de la oliva; una vez que el
propietario levantó la cosecha, es libre el pueblo de ir a las viñas a recoger los racimos
y en los olivares rebuscar las olivas que se quedaron entre la hierba o enramadas: y los
desheredados hacen vino y aceite para una temporada.
En esos países podía decirse que la propiedad era sólo nominal, pero no hay raterías
ni robos que tal nombre merezcan; lo que prueba suficientemente que la causa del
amor a lo ajeno es la propiedad, y más cuando la propiedad es declarada intangible,
inviolable y se ponen dos años de prisión por un trapo tomado para cubrir la desnudez
de un niño. Esto subleva a toda conciencia y entraña la idea de venganza a la
propiedad privada, protegida en esa forma escandalosa por las leyes civiles y por la
religión, que es la que enseñó el amor a lo ajeno con el ejemplo y castiga también el
45
robo en nombre de Dios, hasta con penas eternas y... sólo viene a la pluma un juicio
severísimo a los códigos civiles: éstos son hijos dignos de la religión y vamos a
probarlo.
No hemos de ir para esto hasta la India; pero sí nos hemos de parar en Egipto, viendo
a los Faraones arrodillados ante su Dios Fetiche, y supeditados al capricho, libertinaje y
autocracia de los sacerdotes de Isis, de cuya influencia y arte de magia fue víctima
hasta el mismo Nerón, y no a otra cosa se debe la muerte de Pedro y Pablo.
Esa misma imposición del sacerdote, hace que Faraón dé y niegue repetidas veces el
permiso de libertad que Moisés pide para el pueblo de Israel cautivo en Egipto; y la
misma intolerancia de tales sacerdotes hace temblar a Aitekes, más que la derrota que
le lleva Moisés; por cuyo temor, Aitekes, encontrando la piedra (hoy llamada fatídica)
que Moisés dejara en las playas del Mar Rojo, Aitekes se cree salvado y alzándola la
cree el Dios de Moisés y la consagra Dios-Cristo y no quiere ya volver a ver los
Sacerdotes de Egipto y se vá a establecer el reino de los Brigantinos.
Nos detenemos en Grecia y vemos a los sacerdotes y jueces aleccionar a una joven
para regalársela al gran Antulio, para que luego lo acusara de corruptor, y Antulio cae
corroído por la cicuta. Cuatro siglos más tarde se reúne el areópago con los sacerdotes,
y no habiendo causa, se oye la acusación de la princesa del Epiro y Sócrates es
condenado a la misma pena que Antulio. Los dos son antirreligiosos.
Corremos cuatro siglos y vemos al Pontífice Judío condenar a muerte a Jesús, sin
que valga que Pilatos lo declare inocente; es que la religión se impuso al poder civil.
Ascendemos tres siglos y vemos un Emperador, Constantino, someterse al «In hoc
signum vincis» que Manuel I le dice en el Concilio de Nicea, entregándole una cruz para
que crucifique a todo el mundo.
Hemos copiado trozos de los documentos de san Gregorio VII y en ellos se ve cómo
impone leyes y obligaciones a los reyes y los quita y los pone con el más escandaloso
robo de derechos y declara ignorante a Dios, que a hecho mal las leyes de la
procreación, pues los hombres deben nacer sin obra de hombres, puesto que ese Papa
impone el celibato.
Dejamos al otro Papa que pegaba hachazos al crucifijo en prueba de amor. No nos
acordaremos de las Papisas que, como Juana, parió oficiando pontifical. Cerremos los
ojos a las bacanales de los Borgias. Echemos cenizas sobre las llamas de las hogueras
de la inquisición y borremos, si es posible, de la historia las cruzadas y las guerras
religiosas; pero fijémonos en el apóstrofe final de Pío IX: «Conservad la Iglesia, aunque
sea a costa de la sangre de toda la humanidad», y no olvidemos que ese Pío impío, se
hizo Dios infalible, pero que Garibaldi lo desmintió al siguiente día, destronándolo como
Rey y apresándolo como Pontífice Cristiano.
La religión no ha producido nada necesario a la vida, y con astucia terror y falacia,
acaparó los medios de vida que con los hombres produjeron y las artes y los tesoros.
46
Pero en cambio condenaron a las ciencias y a sus hombres, aniquilándolos y matando
la libertad y a los libres y afianzó, ya que había creado, la propiedad, que a su ejemplo
acapararon sus apadrinados siendo sólo necesario juramentarse a la defensa de la
religión, como lo dejamos probado en esas cartas que hemos copiado de Papa
Hildebrando. ¿Y no es todo esto amor a lo ajeno? ¿Y cómo se han hecho leyes civiles
tan opresoras para castigar a los delincuentes, productores, por tomar de lo que
produjeron y no les llega esa pena a los que roban, (aunque diga que se lo dan) a las
religiones? Si no les llega a ellos las penas del Código, es la prueba eficiente de que su
influencia es la que creó esas leyes por la educación que sembró en los hombres.
Y la prueba de esta verdad es que, en cuanto han habido hombres legisladores,
liberales, emancipados, aunque sólo fuera del yugo de la religión, han tratado de
derogar esas leyes por injustas, por irracionales.
El amor a lo ajeno pues, o sea el hurto y el robo, no puede reconocerse ni achacarse
más que a los no productores de cosas necesarias a la vida, al progreso y la moral. La
religión fue la traba de todo eso, porque ella es la inmoralidad (?). Sí, es la inmoralidad,
y está probado en que, siendo las religiones, por muchos siglos hasta hoy, las
encargadas de la moral social, la inmoralidad reinó en todo el mundo, no
reconociéndose derecho al trabajador ni a la mujer, y aun declararon a ésta impura, por
el hecho de parir, sin lo cual no pueden existir los hombres; y aun se dudó si la mujer
tenía alma.
Concluimos: que el amor a lo ajeno no existirá tan pronto no exista la propiedad
privada, porque todos los hombres tendrán igualmente todo lo necesario, lo que sólo
puede ser en el régimen comunal, con la moral del Espiritismo Luz y Verdad, que es la
luz resultante de la purificación de la materia; y por lo tanto la cesación de las pasiones,
acabando la religión.
Como todo esto se ha encerrado en la familia, por razón de la irracional imposición
religiosa directa o indirectamente por medio de las leyes civiles dictadas bajo la
influencia religiosa, es el amor de familia el más imperfecto.
47
CAPÍTULO DIEZ
EL AMOR REGENERADOR IMPONE SACRIFICIOS
Lo mismo que miremos el amor en el hogar, como que lo consideremos en los
hombres dentro de la sociedad, como igualmente en los misioneros moralistas y aun en
los medios de que se valen los hombres políticamente, observamos siempre el sacrificio
personal de los tales héroes. Y es que, como bien dijo Alem: «La vida de los pueblos, lo
mismo que la de los individuos, se desliza entre esperanzas y dolores».
Es de necesidad que así sea para que vivamos, por que sino cambiara nuestra alma
con el paso del tiempo, seríamos un árbol agostado; un campo baldío, cubierto de
malezas.
Pero nuestra alma, con nuestro cuerpo, no puede, por sus instintos, ir al sacrificio y
sin embargo van. ¿Por qué van? ¿Quién los empuja y los saca de su beatitud,
arrojándolos a empresas que han de sobrevivir al cuerpo mártir? Nosotros ya lo
podemos decir secamente: Nuestro propio espíritu nos empuja.
Esto no es una hipótesis para la sabiduría; para ésta es un axioma de la vida eterna y
continuada, aunque para la ciencia no pueda jamás pasar de ser una hipótesis y a lo
más una teoría, pero incambiable, que equivale a una ley axiomática del valor por lo
menos de las que fundamenta la ciencia en las experimentaciones.
La vida nos impone su creencia sin palpar de ella más que los efectos; pero no nos
obliga a su creencia ni a su experiencia en un momento dado, sino que nos deja la
libertad de creerla y experimentarla cuando nos venga en ganas; y es que la vida es lo
mismo creerla y experimentarla, como viviéndola a lo animal, a lo irracional, a lo
Hotentote.
Mas cuando nuestro espíritu ha hecho el primer acto de conciencia (que solo puede
ser cuando la mayoría de los instintos de su alma y cuerpo se han saciado de su ley),
puede entonces someterlo sin violencia y emprender sus trabajos de justicia.
Estos consisten, en satisfacer sus deudas a la creación y a los individuos; y en la
esperanza de librarse de sus cargos de conciencia, trabaja sin descanso y sin tener en
cuenta beneficios inmediatos; lo cual, aunque sepa el tal espíritu que lo que paga ya lo
disfrutó, no deja de ser un sacrificio y mayor que cuando se obra o se trabaja para
cobrar y disfrutar de la obra; en este caso, la esperanza da bríos y valor; en el otro
caso, es el dolor, recordando que obró mal y la ley le exige el pago; pero en los dos
casos, hay una relativa cantidad de sacrificio, como también hay en los dos modos, un
principio de amor a la ley, y a sí mismo y a la humanidad.
Si nos entramos en el hogar, encontramos páginas admirables de abnegación
sublime, en las madres que saben serlo. Cuando las encontramos corrigiendo al infante,
vemos los sufrimientos de la mártir cuando ha de imponer una penitencia para la
corrección de una inclinación torcida. Pero la vemos demacrarse, envejecerse y
48
cubrirse de canas su cabeza, en las diferentes aptitudes que tiene que adoptar para
corregir al adulto, que un mal ejemplo, o el ambiente social lo contagió en vicios o
indignidades. Amonestaciones, miradas que entrañan, sonrisas dolorosas, pero
cargadas de amor y ternura; dispensas, tolerancias, ruegos y amenazas y toda una
enciclopedia que sólo las madres pueden saber practicar con tremendos sacrificios, a
fin de regenerar aquel ser, que es alma de su alma y carne de su carne. ¿Lo consigue?
Es su gloria. ¿No lo consigue? Será también su gloria por haber cumplido su misión de
madre; pero esa gloria será en medio del más intenso dolor, porque siempre verá la
caída moral de aquel ser querido. Sin embargo de esas sublimidades, no está todo eso
limpio de egoísmo en lo general y en muy contados casos encontramos ejemplo de
abnegación generosa, de amor entero, de sacrificio supremo.
En el legendario pueblo de Israel, es donde más ejemplos ha habido de esta altura.
Registramos el sublime caso de las matronas de Cariandá, que 16 madres, por salvar
a todas las demás mujeres, niños, y ancianos de la ciudad, exponen a las 16 doncellas
más bellas, a la voluntad del sitiador Griego.
Tenemos el caso de la madre de Moisés, que aunque prepara las cosas de modo que
no peligre su hijo, puede fracasar; pero su sacrificio representa en todas formas la
voluntad de salvar a miles de niños Israelitas, sentenciados por Faraón a la muerte al
nacer.
Pero el más grande de los sacrificios del amor, es el que hemos historiado de María,
la madre de Jesús; que al convencerse de la misión de Jesús, no vacila en entregarle
su benjamín, con aquellas significativas palabras: «Puesto que estás convencido de tu
misión y tienes discípulos, aceptarás a tu hermano Jaime, que absorbe todo mi amor,
porque él cerró mi maternidad»”. Algo de azaroso y tremendo de la vida de María,
hemos expuesto en la «Filosofía Austera Racional», en la historia de Jesús, donde
aparecen otras mujeres que también se sacrifican para procurar salvar a Jesús.
En otros pueblos hay también actos comparables y de gran valía; pero citamos el
caso tremendo de Don Alonso Pérez de Guzmán (el bueno), que encontrándose sitiado
en Tarifa por los Muslines a fines del siglo III, consiguieron los sitiadores raptar al único
hijo de Guzmán y se lo presentaron maniatado bajo la amenaza de asesinarlo, si no
rendía inmediatamente la plaza. Guzmán consulta a su esposa y ésta le contesta: «La
vida de mi hijo, no vale más que la de cada soldado a tus órdenes: cada madre nos
maldecirá sabiendo que entregamos sus hijos al enemigo por salvar al nuestro. Si no
hay otro medio, sacrifiquen nuestro hijo y libremos a todos y todas las madres nos
bendecirán y llorarán con nosotros la pérdida del nuestro». Don Alonso Pérez de
Guzmán, se asoma a la muralla donde le muestran al inocente niño maniatado y víctima
de la venganza del impotente sitiador y con estoicismo ejemplar contesta al enemigo:
«Nada más querido para mí, que mi hijo; pero antes está el deber; no rindo la plaza; y si
vuestra condición es irrevocable y no tenéis con qué sacrificarlo, ahí va mi puñal». Y les
tiró un puñal, quedando a la vista y presenciando el asesinato cobarde del tierno niño.
49
Estos ejemplos heroicos que nos legó la historia, nos ponen al descubierto la fuerza
impulsora que los lleva a cabo; Guzmán lo ha dicho, el deber es lo que hace la
convicción en los en los espíritus de luz; por eso nosotros hemos sentado con
fundamento que: «El que nada sacrifica, a nada tiene derecho»; y como mandatos
hemos creado éste: «Sé señor de ti mismo y esclavo de tu deber»; para lo cual es
necesario estar fruídos de los otros dos mandatos supremos: «Conócete a ti mismo»,
«Ama a tu hermano», los que han puesto en práctica todos los misioneros moralistas,
en cualquiera de los cargos que hayan tenido, ya sea como los citados, o aunque sean
en las ciencias y las conquistas civilizadoras, siempre es el espíritu el que impulsa.
Cuando en la familia, el amor no sea una imperfección, no habrá esos casos
tremendos de sacrificios dolorosos y cruentos para la regeneración de los seres,
aunque siempre habrá el sacrificio por el más débil y desvalido, por el deber que es
imposición dulce del amor.
Mas aun cuando llegaremos a lo más perfecto del amor de la familia, será siempre
ese amor el más imperfecto, por la reducida acción en que se ve circunscripto, por lo
que, hay explosiones capaces de engendrar a un ser, que es la disposición directa y por
lo tanto la ley general de la Creación.
Consideremos la familia, un almácigo de la sociedad, que produce el amor ciudadano,
que ya es más perfecto que el de la familia, porque es más extenso y menos intenso.
La química nos demuestra científicamente toda la biología de la sociedad. Esa ciencia,
en las combinaciones de las substancias afines, logra hasta poner en contacto los más
terribles explosivos y se mantienen sin peligro, hasta que un agente extraño y
discordante compromete a los afines y los hace explotar en el máximo de su fuerza
vital. Asimismo, dos seres que se encierran en el hogar conyugal, viven la vida natural,
hasta que se acerca un espíritu que, autorizado por la ley, debe tomar una existencia
corpórea y enciende la mecha y explotan los amores espirituales y engendran una vida,
rompiendo la monotonía, y pone en acción la vida progresiva, por medio del sacrificio de
los tres: padres e hijo.
Queda pues confirmado que, el amor regenerador, impone sacrificio; y por todo lo
expuesto en estos capítulos se axiomatiza que: el amor de familia (aunque sea
sagrado) es el más imperfecto de los amores.
50
SEGUNDA PARTE
EL AMOR CIUDADANO ES MÁS PERFECTO QUE EL AMOR DE FAMILIA
CAPÍTULO PRIMERO
EL AMOR A LA AMISTAD
Ya estamos en un marco un grado mayor: subimos al segundo peldaño de la escala
de los amores: ya se respira un ambiente menos caldeado que en el estrecho recinto
del hogar. Estamos en la ciudad, en el amor a la porción de la tierra que nos meció en
nuestra infancia y buscamos la amistad de los que conviven nuestro ambiente.
La estrechez del hogar, no nos ahoga; pero sí nos extorsiona y deprime,
imponiéndonos una restricción en nuestros vuelos de cualquier clase y tendencia y
buscamos nuestra expansión a la vida real, en la amistad.
La amistad entre muchas otras cosas, encierra las siguientes principales:
A.- Afecto benévolo, puro y desinteresado, recíproco de ordinario, porque nace y se
forma del trato de nuestros semejantes;
B.- Ayuntamiento de los sexos en ley o extra ley;
C.- Ayuda, merced, favor;
D.- Maridaje, alianza, buena junta, o liga que hace de una cosa a otra cosa;
E.- Pacto amistoso entre dos o más personas.
F.- Despertar de deseos, afición y ganas de alguna cosa.
Para ser explícitos debemos hacer cada una de estas letras un punto separado; pero
advirtiendo, que no nos separamos de nuestra <>, donde
todo eso está fundamentado.
A
Afecto benévolo, puro y recíproco de ordinario porque nace y se forma del trato con
nuestros semejantes.
No es que en el hogar de nuestra familia no exista todo eso en esencia, pero que se
circunscribe a los pocos miembros del hogar y no puede desarrollarse, porque la
consanguinidad no admite la justicia rigurosa que impone la reciprocidad del amigo,
para conservar la amistad armónica.
51
En la amistad del vecino ciudadano, no cabe el desdén, ni la rutina familiar, porque se
son necesarios los amigos el uno al otro y suman las facultades, no sólo de ambos, sino
de sus familias, ensanchándose así el afecto, el conocimiento y el respeto mutuo y
sincero, a todo el círculo tejido por esas consanguinidades, que se alargará por lo
menos a todas las ramas de sus árboles genealógicos, de sus apellidos.
La pureza del afecto, se impone por la necesidad de conservar la amistad,
obligándose tácitamente los amigos o amistades a guardarse todas las formas de la
delicadeza y esto es una reciprocidad formada del necesario trato, para la vida
ciudadana.
La amistad, es una necesidad, pues, y crece ésta con el tiempo que se conserva; pero
que si la amistad arraiga por la afinidad de ideales, de cuerpos, de necesidades y de
espíritus, pronto la amistad se convierte en cariño, llegando a sellarse en el amor, en
una o variadas formas.
Cuando ha llegado a ese punto la amistad, se ha confundido la estética y la ética y la
vida moral y materialmente de los amigos, se desarrolla en dos o más hogares, pero
son por sentimiento un solo hogar; se agrandaron los hogares consanguíneos.
Todo esto tiene la gran consecuencia de comunizar ideas e intereses varios en un
mismo querer, y es por lo tanto un amor más expansivo, más amplio y de más
provecho, que el amor de familia.
La amistad, impone suavemente una obligación fraternal y una benevolencia tolerante
entre los amigos, pero que se corrigen uno a otro para identificarse hasta en el
pensamiento y en el obrar.
B
<>. Son productos de la amistad menos concentrada: de la
amistad derivada de la mayor amistad de dos o varios sujetos que amistaron a esas
familias y a las amistades de esas familias; por ejemplo: Tú, caro lector y yo, hemos
hecho una amistad que representamos el contenido de la letra A. Es decir, somos dos
inseparables amigos que contamos nuestras vidas como una sola. Tú entras en mi casa
y yo en la tuya cual si nos fuera la misma casa. Por de consiguiente, <partido>>, como se dice de los verdaderos amigos. Mis padres, o mi esposa y mis hijos,
te consideran como a un miembro de la familia, y yo me encuentro en las mismas
condiciones en tu casa. Dicho está que si tú sufres, yo sufro; si yo tengo, tienes tú y mis
triunfos te tocan a ti como a mí.
Pero tus parientes (como los míos) necesitan un servicio, una ayuda, una merced, de
mí, por ejemplo, que por mi posición, relaciones o empleo, puedo conseguir; pero les
falta amistad acendrada, la confianza del amigo para llegarse directamente a mí, y claro
está, llegan a ti por la consanguinidad y tú, con perfecto derecho, le prometes en mi
nombre y vienes a mí y me dices: mira, fulano, necesito esto para mi tío, mi primo, etc.,
52
o para un diablo cualquiera que se dignó por cualquier casualidad en pedirte a ti. Yo,
que tengo el deber de que tú cumplas tu compromiso, uso de mis poderes y lo consigo
y es agradecido un individuo que está al margen de nuestra amistad. ¿Ves, aquí cómo
se agranda el conocimiento de los seres y se ensancha la amistad en el trato
ciudadano? ¿Te das cuenta como aquí es más perfecto el amor ciudadano que el de
familia? Pero no olvides que la familia es la base (a pesar de su imperfección) de este
amor ciudadano, que nos impone la ayuda mutua, el favor desinteresado, la merced
galante.
C
Ayuntamiento de los sexos en ley o extra ley
No nos fijemos ahora en las tacañerías de la sociedad: en los absurdos de las leyes
civiles y religiosas, en lo que atañe a lo extra ley; pues hemos sentado irrebatiblemente
en nuestra Filosofía, que <>.
Téngase sí, presente, que la amistad no puede ser entre enemigos en espíritu, y por
lo tanto la afinidad de los espíritus es la que hace la amistad de los individuos y por lo
tanto esa misma afinidad es la causa del ayuntamiento de cuerpos de distinto sexo para
cumplir el divino mandato: <>. Toda ley que pone trabas a este
mandato, es un absurdo; y aunque domina por cualquier causa, no triunfa; triunfa
siempre el omnímodo mandamiento.
Pero viniendo a nuestro argumento del ayuntamiento de los sexos, no podrá menos
de comprenderse que tendrá que ser fruto de la amistad.
Hay los casos de ayuntamiento llamados extra ley, innumerables también fortuitos y
otros por la fuerza bruta, con más los de la llamada vida pública o de prostíbulo.
Los de extra ley, obedecen a mil y mil causas, que estudiamos y exponemos en la
primera parte de nuestro <>, como ser, los matrimonios por
imposición y la conveniencia de títulos, de clase y posición; matrimonios que unen sus
cuerpos, pero no funden sus almas; no son afines y sus espíritus viven divorciados y al
primer encuentro con un afín, la mujer se entrega y el hombre, no tiene en cuenta que
sea casada o viuda o soltera; se vieron, se abrazaron sus espíritus, hablaron los sexos
y se unen los cuerpos en ley superior, a la que no los dejó unirse en matrimonio.
Los innumerables ayuntamientos fortuitos, obedecen, en general, a la ley de Justicia,
lo mismo que los de extra ley; pero que decimos fortuitos porque, aun sin amistad y al
primer encuentro y siendo normales de conciencia y facultades no miden
consecuencias y se ayuntan y fructifican y acaso no se vuelven a ver más los padres de
aquel engendro, que queda a cargo de la madre, que sigue amando al hombre. ¡Cuánto
haría y daría aquella madre por encontrar siquiera una sola vez al padre de aquel ser,
sólo para dárselo a besar y aun para darle las gracias, pero para que no olvide que
aquel hijo vive por él! Pero el destino es como un ser sin entrañas ni sentimientos. El no
53
tiene en cuenta el dolor ni la alegría, ni oye alabanzas, ni imprecaciones; él cumple la
ley y nada más.
Yo he visto muchísimos ejemplos de éstos, en mis horas de servicio destinadas a
consultas, y hoy mismo tengo uno a la vista, como para probar la verdad del rigor de la
ley; y este caso no es sólo fortuito, sino que entra también en los casos de fuerza bruta.
Los casos de fuerza bruta, aunque parezca que no, son muy numerosos; pero unos
son punibles y otros no. Los casos punibles son aquellos en que el engaño y las
promesas vencen a la agobiada o necesitada mujer, cualquiera sea su estado y cuyas
promesas, no son cumplidas por maldad.
Los no punibles son aquellos que la mujer se niega por motivos triviales, que si no
existieran no se negaría, como ser: el temor a las consecuencias, el qué dirán, u otros
motivos baladíes. Estas, en general, buscan satisfacer sus necesidades
antinaturalmente y esta consideración sola, basta para no ser punible el force, porque,
no se corrompe a la corrompida.
De los casos de ayuntamiento por comercio en el prostíbulo, envuelve grandes
misterios a la ciencia y la ignorancia de la ley del espíritu. Pero digo que, mientras la
moral práctica no sea un hecho, esos establecimientos son necesarios para que las que
quieran ser castas, puedan serlo sin peligro. Pero hay algo más grande e importante en
esa vida tan injustamente castigada y despreciada, y es que, ahí se acrisola el espíritu
por el castigo que impone a su materia; y si allí se alberga el vicio y la depravación,
también las más grandes virtudes del sacrificio.
Por ese lugar, no hay espíritu que no haya pasado en una o más existencias de la
vida continuada, para pagar deudas y también para cobrar; pero sobre todo, para saciar
la pasión de los instintos animales. Y no es casual la estada de la generalidad de las
mujeres, ni la entrada de la generalidad de los hombres.
Todo esto, no quiere decir que ello sea moral y que debe de existir, sino que, debido a
la inmoralidad general, es de necesidad que existan, mientras la moral individual no sea
eficiente para una sociedad moral suficiente.
Cuando esa moral se habrá hecho en el régimen de la comuna y conforme la
establece nuestro <>, entonces, los prostíbulos, las
cárceles, los manicomios, ni aun los hospitales, no existirán.
D
Maridaje, alianza, buena junta o liga que hace de una cosa con otra
Maridaje, dice enlace, unión y conformidad de unos con otros, analogía y conformidad
con el querer y pensar del amigo y con las amistades y una buena correspondencia
entre los que viven en amistad armónica de cara al amor.
54
Alianza dice: enlazarse, unirse dos o más personas para un objeto; conexionarse o
hacer conexión de intereses materiales, morales y espirituales.
La buena junta o liga del maridaje, dependerá de la virtud moral mayor o menor de los
alianzados.
Como se ve, de todo esto depende la vida social de la ciudad, que será
indefectiblemente armónica y placentera, o turbulenta y desagradable y peligrosa,
según el grado de amistad de unos con otros, lo que imprimirá el sello de fraternidad o
de antagonismo.
Para llegar a la alianza entre dos seres de distinto sexo, como para formar una liga de
intereses, es preciso que primero se haya creado el maridaje, que nos dé la suficiente
confianza, para entregarnos unos a otros sin resistencias ni reservas, bien que se trate
de caso matrimonial, como de una sociedad de cualquier clase y género.
Hay una clase de sociedad en la que el maridaje no se ve en las personas; pero
existe sin embargo. Son las sociedades anónimas; pero éstas son puramente
materiales, como sociedad; pero son un resultado del progreso creado en la amistad y
la moral ciudadana, representadas en las leyes civiles y comerciales, en las que se
apoyan los anónimos.
Pero si entre los iniciadores de la sociedad que nos ocupa no hubiera existido la
amistad y el maridaje nacido de esa amistad, la sociedad anónima no nacería. ¿Nace?
Entonces existía la amistad y el maridaje.
Hay otro gran secreto en el nacimiento de las sociedades anónimas y empresas
comerciales e industriales, que pertenece a un secreto de la Ley Divina, y es hora de
darle asiento aquí, porque ya pertenece al segundo amor en principio, pero que es el
corolario del cuarto y quinto amor. Expongamos:
El decreto infalible del Creador para todos los mundos, es llegar a la vida comunal.
Las individualidades tienen muy relativa potencialidad para el progreso y ninguna se
basta a sí misma.
La colectividad puede tantas veces más, como individuos la suman.
Las necesidades crecientes de la ciudad, por las comodidades exigidas por el
progreso, se acrecientan y se hace necesario llenarlas; para lo cual nacen esas
sociedades anónimas, que aportan los capitales colectivamente.
¿Creéis que sólo cooperan los que subscriben las acciones? No tal. Cooperan tanto y
más los trabajadores, que con el capital ejecutan el trabajo para qué se creó la
sociedad.
55
El capital retira sus intereses y el trabajador sus salarios; pero queda el capital y
acrecentado. Luego si capitalistas y obreros retiraron sus haberes señalados, el fondo
que queda en sociedad es realmente producto de los anónimos, capitalistas y
trabajadores, lo mismo que de los consumidores, que dejaron ganancias.
¿Cómo repartir esas ganancias con justicia, desconociendo sus productores? Pues
pasando al poder-gobierno ciudadano o comunal, a los tantos años señalados en un
contrato autorizante; y ya, cuando pasa aquella riqueza al tesoro común, ya es de todos
y lo disfrutan administrado por el gobierno elegido por el pueblo.
Esto indica que el secreto de las leyes inflexibles del Creador, dominan a pesar de
todo, y que la Comuna solo, puede ser el régimen de las ciudades, como lo será de
todo el mundo, según lo veremos en su lugar, y ya la ciudad, es el primer grado de la
comuna universal, como la familia es la raíz y fundamento de la sociedad y la ciudad.
E y F
Pacto amistoso: despertar de deseos y afición y ganas de alguna cosa
Si necesitamos pactos, es porque no nos bastamos cada uno a sí mismos. Si nos
despiertan los deseos y nos aficionamos a alguna cosa, lo que deseamos, aquello a
que nos aficionamos por lo cual pactamos, no está en nosotros, está en la persona o
cosa deseada.
En la familia, en el hogar consanguíneo, no se pacta y ni aun las leyes civiles
reconocen válido el pacto hecho entre padres e hijos, ni entre hermanos y hermanos.
Digo que no los reconoce por en cuanto sus faltas a un pacto, no entran en la
jurisprudencia, no las castiga el Juez.
Luego el pacto es entre extraños al hogar y es válido el pacto matrimonial, porque al
hacerlo, los cónyuges eran extraños y no parientes hasta el 4º grado; anterior a éste, es
necesario un juicio que establezca los principios de excepción de las leyes. ¿Por qué se
retrotrae ese parentesco de segundo o tercer grado al cuarto? Porque los hombres, aun
ignorando los secretos de las leyes del Creador, obedecen sin pensar, porque se
impone la ley madre: la ley de Amor.
La amistad nos despierta deseos de la posesión de la amiga mujer y nos aficionamos
a ella y sus cosas; lo mismo también deseamos y nos aficionamos a las cosas del
amigo, o de aquellos con quien necesitamos pactar para la participación de aquello
moral, material y espiritual que posee y nosotros necesitamos para la vida o para la
comunidad.
Por todo lo expuesto se ve claro que, el amor a la amistad es innato en los seres;
luego si es innato, es ley superior: radica en el espíritu y obedece necesariamente al
progreso que el espíritu alcanza; y cuando el progreso ha llegado al grado suficiente de
desarrollo en la amistad ciudadana, se convierte en amor y ya no se hacen las cosas en
56
la ciudad con la idea de un beneficio privado, sino que se declaran <>, lo
que quiere decir, bien comunal.
La ciudad, ya en esas condiciones, se ha convertido en una casa común, en la que
cada uno procura el bien de todos los individuos, lo mismo que si se tratase del hogar:
sólo que se hace todo con mayor libertad, más independencia y con más magnificencia
y descanso, como lo hemos de ver en los siguientes capítulos. Todo lo cual dice y
confirma que, el amor ciudadano, es más perfecto que el amor de familia.
57
CAPÍTULO SEGUNDO
EL AMOR A LA SALUD IMPONE LA HIGIENE
Se ha sentado: <>. Pero hoy podemos decir que, si el
espíritu está enfermo, no puede estar la mente sana.
Ni aun la Teología, que tiene un absurdo en cada juicio cuando no en cada palabra,
ha podido prescindir de decir que: <salvación>> ¿Lo veis? Aquí mismo, para asentar una verdad moral, se ha cometido el
absurdo al decir gracia, que yo he subrayado para señalar el absurdo.
No, no es una gracia dada; esa salud está representada en la tranquilidad de la
conciencia que es capaz de tener el espíritu por su conducta, por su progreso, por su
sabiduría, que a nadie se le deberá sino a él mismo, a su esfuerzo y a su trabajo.
Según la ciencia, mucho más racional que la Teología y de valor matemático, <es un estado normal del ser orgánico>>, y según la sociología, <bien público y particular>>. Pero todo esto, no se puede obtener ni tener sin la salud del
espíritu, cuya comprobación la hemos expuesto es sus correspondientes capítulos de la
<>.
La salud del espíritu, repito, la adquiere en la sabiduría que conquista al cumplir los
mandatos de la inflexible ley de la vida, en cuyos trabajos desarrolla su poder Psíquico,
que lo demuestra en sus actos de atracción magnética, atrayéndose cada vez mayor
número de amistades y más grandes conocimientos experimentales de las cosas que
dañaron sus organismos y que para poner remedio se ve en la imperiosa necesidad de
elegir todo aquello que le puede proporcionar contento y bienestar.
Mientras el espíritu no es capaz de intuir y dominar a los instintos de que se compone
su alma y cuerpo, podrá gozar el cuerpo de exuberancia y fuerza animal; pero ese
individuo no lo veréis capaz de idearse por sí propio la higiene que le proporcione la
salud corporal. Y si la educación es descuidada, será tanto más bruto en sus actos,
cuanto mayor sea su fuerza animal que al fin acabará vencido por su misma fuerza, en
cualquiera de los casi innumerables modos que en la historia médica se pueden
controlar.
Hay constituciones de hombres que parecen una belleza en sus formas y robustez, y
sin embargo son hediondos, su sudor fétido y agrio o corrompido envenena el ambiente
a su alrededor, hasta notarse un malestar que enferma. En cambio vemos otras
constituciones, al parecer más enclenques, descoloridos y de un parecer más enfermizo
y no despiden miasmas pútridas, aunque cuiden menos de la higiene corporal.
Si hacemos la anatomía analítica de estos casos generales, descubriremos que el
segundo tiene su materia más pura, o porque la purificó su espíritu, o porque se cuidó,
desde el instante de su concepción, de escoger las moléculas más purificadas para
58
formar sus organismos; pero en ambos modos, ese espíritu demuestra mayor sabiduría
que el del primer caso.
Todo esto tiene una comprobación experimentada en todos los tiempos y nos basta
una suma de los hombres sabios que anota la historia y se verá que el 95% de esos
sabios son enjutos de carnes, pero de energías superiores a los corpulentos o
barrigones y moles de carne, que a poco esfuerzo se sofocan, sudan y su respiración
es entrecortada; bufan como un rinoceronte. Estos son perezosos y tardos, aquellos
diligentes y siempre dispuestos a la labor fecunda y no se agobian, aunque se cansen.
Es que llevan la higiene en su espíritu y fluidifican su alma y su cuerpo continuamente.
Estos ven, por eso mismo, el peligro que les amenaza por causa del retraso de los
otros y se ven en la necesidad de imponer la higiene externa a los miasmáticos, para lo
cual han extraído las esencias de la naturaleza que con el agua, esencia primera, se
neutralice y anule el peligro de las emanaciones de los cuerpos todos, de los que el
humano es el más delicado.
Aquí es donde se ha de ver en primer término, las ventajas y beneficios del amor
ciudadano, que con un pequeño sacrificio de parte de cada individuo, se construye
aquello que sería imposible a una sola familia.
Sí, esas redes de desagües de las aguas servidas y de las otras redes de las aguas
corrientes y redes de alumbrado que higienizan, embellecen y aseguran la vida
placentera y tranquila de los ciudadanos; y son muy justas las penas que se establecen
a los infractores.
Mas la condición humana es extrema en todas las cosas, cuando el espíritu es
ignorante.
En efecto; podría citar por millones los casos de abuso por placer en los baños sobre
todo y veremos que esos abusadores son en general <> que en su infancia
no conocieron tales cosas, pero que por cualquier causa salieron de su terruño,
entrando en la ciudad, que las deslumbró, y corrieron como mariposas inexpertas y
encandiladas, cayeron en un encontrón con un moscardón que astuto acechaba y las
inició en el deleite, del que se refinan inmoralmente y aventajan en la toilete a las
aristócratas que abusan de los afeites y esto ya no es higiene provechosa; pero lo
necesitan por efecto mismo del abuso de las pasiones que en ellas se desencadenan
con horrores de tempestad devastadora en ellas mismas y de cuantos les circundan.
Este es el reverso de la medalla ciudad. Pero no por ello se ha de calificar mala la
vida ciudadana, sino que ha de servir de estudio a los espíritus sabios, higiénicos,
higienizadores y morales, para encontrar modo de cortar esos abusos, y en efecto los
encuentran con la carestía.
Desde luego que esa carestía es perjudicial, porque priva de lo justo a la mayoría;
pero es una ley que hemos establecido nosotros cuando hemos dicho que <saciamiento corrige>> y el escarmiento se encarga de enseñar al ignorante.
59
Las reglas morales de una higiene conveniente requerida para la salud pública y
privada, la establecen los higienistas; y en nuestro <> exponemos
la verdadera higiene del cuerpo y del espíritu y la codificamos en nuestro <Amor>>.
Aquí sólo tratamos de la ética de la higiene y hemos dicho la razón suprema de esa
moral, que es el progreso espiritual.
Es efectivamente la sabiduría el que señala la norma de conducta al individuo; que es
verdad que la educación modula en general la moral social, por el contagio Magnético-
Ambiente, que deja en los educandos un remanente, que ya no podrá echar de sí, sino
que se lo hará hábito: éste es el sacrificio que se impone la colectividad que forma la
ciudad.
Extremar la educación de la higiene es asegurar el bienestar y la salud de la ciudad.
La ciudad, mirando bajo ese punto de peligro de infección, tendríamos por fuerza que
confesar que ha sido un equívoco su formación, y lo es en cuanto a carestía y
enfermedades; pero esto es secundario, ya que se impone por ley de progreso la unión
del esfuerzo de todos los individuos, puesto que nadie se basta a sí mismo; y además
está la ley mayor y mandato omnímodo de amarnos todos como hermanos.
Luego los peligros de enfermedad y la carestía de la vida que ocasiona la vida
ciudadana, no se puede tener en cuenta más que como cuestión económica, que debe
salvarla la moral que al pueblo se le inculque con el ejemplo.
Cuando el colegio sea lo que tiene que ser, lo que en nuestro Código prevenimos, o
sea el jardín donde se estudia cada planta, entonces esa moral será eficiente, porque
cada niño, cuando salga de él, sabrá sus cuidados, deberes y derechos para consigo
mismo y para con los demás seres de la sociedad.
Esto no ha podido ser mientras las religiones han tenido bajo su férula la educación
de las juventudes, con cuya moral irracional ha pervertido los sentidos y el sentimiento.
La fórmula irracional prohibitiva impuesta por esa educación antinatural, ha
degenerado en muchos grados a la humanidad.
Se han llevado a educar a unas niñas a un colegio o convento de monjas. Ha llegado
el momento en que la naturaleza la declara mujer y por causa de lo irracional de la regla
establecida, no se la auxilia, no se la instruye, y aquella joven cree que ha cometido
pecados miserables, pues hasta se le hace creer que <a la mujer, por haber dado a comer de la manzana Eva a Adán>>.
La naturaleza sigue su curso y aquella pobre niña se convierte en una asquerosa
inmundicia que le acarrea miles de molestias y maldice su ser de mujer.
60
Si su espíritu es sabio y logra intuir los remedios, la limpieza siquiera, no podrá
efectuarla sin tocarse y hay una desesperación horrible, porque según se le ha
enseñado, eso significa una grave falta, un pecado mortal. Podríamos decir que se ha
inutilizado a la mujer, porque de esa desesperación vendrán infinitos males que, por su
índole, no los queremos enumerar.
Ese momento solemne en que la naturaleza determina el paso de la niña a la
categoría de mujer, es en el que, cuando esté la educación de la mujer a cargo de la
verdadera ciencia, desempeñada por la mujer altamente experimentada, ese momento
solemne será el que forme a las grandes madres, a las amantes esposas, con el más
grande caudal de conocimientos naturales, que por la higiene la librarán de ser un
censo y una cataplasma de la sociedad y el sentimiento llegará a su grado superlativo y
de verdadera higiene moral.
¡Cuántos dolores encierra para la mujer esa ignorancia y cuántas vidas cuesta a ella y
malogra muchas otras!
No es menos dañina la educación dada a los varones, por otros célibes que... no
guardan el celibato, porque la naturaleza se impone. Pero las prácticas religiosas
sembradas en esos jóvenes, malogran muchos años de progreso y anulan la moral
social y rompen la fraternidad que nace de la vida ciudadana.
Mas como no son estas materias de este libro, no seguimos este estudio aquí, y
porque ya tenemos codificada la instrucción para el régimen de la Comuna, donde la
inmoralidad no cabe y la higiene será el hábito que asegura la salud de los cuerpos.
Tenemos, pues, que, para que el cuerpo sea sano, es necesaria la higiene; pero
aseguramos también, que el hábito de la higiene, sólo puede ser cuando el espíritu es
progresado.
No han de tomarse las cosas nunca por los extremos, como los que toman la higiene
por mero gusto y placer, encareciendo los productos que el progreso alcanza y saca a
la naturaleza, con lo que privan a los demás de esos medios.
Al respecto, el maestro educador, con el concurso del médico higienista del colegio,
entre los conocimientos útiles que debe llevar cuando ya sale el educando para formar
parte en la vida ciudadana, ha de figurar en nota especial, cuántos baños y qué clase
de baños debe tomar; qué ejercicio y qué cantidad conviene a su estructura y
psicología, lo mismo que la cantidad y calidad de alimentos y la ocupación conveniente,
arte, oficio y ciencia para que viene más dispuesto, sin olvidar el tipo de mujer que para
formar su hogar le conviene, conforme a sus cualidades.
Todo esto es de rigor que sepa el hombre y la mujer, antes de entrar en la vida
ciudadana, y sólo con ello se tendrá la moral necesaria y la higiene se impondrá por sí
sola, asegurando la salud del individuo y por lo tanto la felicidad posible en la familia
ciudadana.
61
La vida campestre, lleva consigo muchas ventajas a la vida ciudadana para la salud
individual; pero hay que confesar que eso es demasiado egoísta y antiprogresista y se
impone la vida en la ciudad. Pero no es menos cierto también, que en el campo no
puede tener el individuo todas las cosas que puede tener en la cooperación comunal de
la ciudad, en la que tampoco cada familia ni individuo puede tenerlo, porque no se
basta nadie a sí mismo. Lo que no es necesario argumentar y por lo cual se prueba
que, <>.
62
CAPÍTULO TERCERO
EL AMOR A LA EDUCACIÓN, LO IMPONE LA CIUDADANÍA POR EL BIEN SOCIAL
Este capítulo está ya comprobado por el anterior; pero siempre hay motivos de
razonamiento y vamos a perorar sobre el amor a la educación.
Parece una contradicción hablar del amor a la educación, cuando vemos que el 95%
de los estudiantes y de los hijos en la familia, protestan siempre del sometimiento a la
educación.
Cualquiera tiene recuerdos de sus protestas externas o internas a la disciplina del
colegio, como a las prédicas del maestro; y pocos o casi nadie puede preciarse de no
haber causado una lágrima a su madre y una desazón a su padre por las mismas
causas. Sin embargo, hemos hecho el mandato del padre y sometídonos a la disciplina
del maestro. ¿Qué pasa para que protestemos de lo que al fin hacemos? Pasa que, el
que protesta es el animal y el que se somete y somete al animal es el espíritu, que nos
hace hacer razón.
Es una imposición demasiado dura a los instintos animales de que se compone
nuestra alma y cuerpo, que tiene por ley la vida natural instintiva, libre, sin razón; pero
así como les llegó a esos instintos el momento de su evolución capaz de formar en el
conjunto del cuerpo y alma de hombre, así también le llega en ese mismo momento el
deber de correspondencia y obediencia al superior, que en buena ley los sacó del
dominio animal, sin dejar de pertenecer a él, pero formando en el ser racional, que crea
y sostiene el progreso y ese superior es sólo y exclusivamente, su espíritu, que es la
entidad real, constante e invariable en su ser y cargo de creador de formas. «En él
estaba la vida y la vida es la Luz de los hombres», escribió Shet del espíritu. He ahí
toda la razón del dominio; y por antagonismo, toda la razón de la protesta de los
instintos, que vivían beatíficamente en su ley del reino animal, pero que el progreso les
impone ascender y esa ascensión es formar parte del alma y cuerpo del hombre. ¿Pero
acaso la protesta misma no es la confesión de la existencia de su antagonista? Porque
protestan los instintos, podemos afirmar que forman en el cuerpo y el alma del hombre;
y he aquí cómo de un mal extraemos un mayor bien.
La protesta pues de nuestros instintos, hace el mérito de nuestra ascensión y triunfo
del espíritu, el que imprime a la conciencia un sentimiento de amor propio que, como
expusimos en su punto correspondiente en la Filosofía, doblegaba al hombre a hacer
todas las cosas que no haría sin ese amor propio de sobrepensar, o por lo menos
igualar en hechos y méritos a sus émulos, que son para el hombre, los otros hombres; y
para los instintos, los otros instintos, que ya sometidos al espíritu, cumplen el mandato
de éste y sin dejar de ser instintos animales, viven ya hechos razón y racionalmente, y
es esto lo que constituye la diferencia del ser hombre, del ser animal.
63
De este razonamiento, ya resalta luminoso el motivo que nos sirvió de epígrafe a este
capítulo, por lo que afirmamos que: «El amor a la educación, lo impone la ciudadanía
por el bien social ».
En efecto, esa anulación que se presenta al parecer inconscientemente entre los
ciudadanos, impone sin obligar, es decir, sin una extorsión deprimente, aunque no esté
exenta de cierta dulce tiranía, creada por las necesidades sociales, que tocan de hecho
a cada individuo moral.
Ahora nos encontramos frente a un argumento grave, ocasionado por la última
palabra del punto anterior: «que tocan de lleno a cada individuo moral» hemos dicho. Lo
que revela que hay hombres o individuos inmorales, a los cuales no toca de lleno y a lo
más, les toca tangencialmente el deber de correspondencia social.
Es una desgracia, en verdad; pero por duro que sea sentarlo, por esa desgracia
estamos aún presenciando un cúmulo de injusticias en todos los órdenes, en todos los
gobiernos; lo que está probado en esa única hecatombe europea y esa mundial
revolución social, que es motivada solamente por los hombres que viven al margen de
los deberes, pero que se abrogaron todos los derechos para sus instintos sin dominio y
sin amor a la educación por lo tanto.
Sí; los parásitos, de cualquier clase que sean, civiles o religiosos (si cabe la división,
porque no costará nada probar que todos son religiosos, aunque no sean frailes), los
parásitos digo, se abrogan todos los derechos y no admiten deberes.
Pero nuestro espíritu va sometiendo uno a uno los instintos, agregándolos a la razón,
y esos mismos tiranuelos parásitos de siempre, acabarán también por hacerse deberes
para poder tener derechos, o tendrán sus espíritus que salir en destierro al mundo de su
afinidad.
Aquí, los ligeros, los inmorales, los supremáticos, los que se abrogan todos los
derechos, sin aceptar ningún deber, dirán que esto es una imposición de la fuerza, una
injusticia a su libre albedrío.
Ya hemos escrito mucho en todos nuestros libros y en la Filosofía lo hemos
atomizado, sobre todo en la descripción del «Alma humana» y al explicar la raza
adámica, por lo que aquí sólo nos resta decir a ese respecto que, eso que llamáis
imposición, es la prueba más grande del amor del Padre Creador.
Si el Creador no tuviera esa justicia rigurosa, yo protestaría de él: lo llamaría
imprevisor e impotente, puesto que estaría demostrado que se le imponía cada uno de
esos protestantes, porque se les saca del seno de una humanidad que empieza a
regenerarse, para que les sea más fácil su ascensión quitándoles por estorbos
inmorales.
¿Qué tenéis libre albedrío? Sí y no. Sí, dentro de la ley de igualdad y la justicia; lo que
os obliga necesariamente a tener los mismos deberes para no dañar a vuestros
64
semejantes. No, porque no sois capaces de torcer las leyes universales y, queráis o no,
tenéis que vivir bajo las mismas condiciones naturales, sin que podáis esquivar de
nacer y morir como cada quisque; os azota el viento con la misma intensidad; os moja
el agua, os quema el fuego y os baila el terremoto, sin diferencia a los demás, salvo el
mayor horror y susto, por vuestra sucia conciencia.
Aun más: sois obligados a vuestro pesar, a estudiar, porque sino, cualquiera os
impondría. Pero esto que os impone la inflexible ley, por amor de la misma ley, lo
convertís justamente en la base de vuestras inmoralidades, desde que lo aprovecháis
contra toda razón para crearos los derechos y deshechar los deberes que es
justamente vuestro peor pecado, porque entráis en la categoría de prevaricadores. ¿Y
decís que es una imposición, una injusticia, el sacaros de la tierra para que no seáis un
estorbo a los que ya emprendieron el camino de la regeneración? Yo lo conceptúo justo
y la prueba más grande del amor del Padre para con sus hijos rebeldes y malos.
No os deshereda: lo que hace es llevaros al hospital, a curaros de vuestras
concupiscencias. Sí, en aquellos mundos primitivos o embrionarios aun no existe el
escándalo, porque no ha despertado la razón y la conciencia; pero vosotros llevaréis
conciencia de lo que habéis hecho aquí y será vuestro riguroso Juez.
Cuando el amor a la educación moral (que sólo radica en el trabajo) sea vuestro
deber, entonces empezaréis a tener derecho de respeto, derecho a que la ley Suprema
os defienda; y mientras no adquirís ese derecho, no habéis demostrado tener amor a la
educación; y al no tener amor a la educación, demuestra claramente que no sois
ciudadanos, porque el ciudadano tiene respeto a sus semejantes, por lo que se impone
la más alta moral y la mejor educación, que no ha de ser servil, sino fraternal.
Efectivamente, es ésta una verdad irrebatible y está confirmada en todos los actos de
la justicia humana, a pesar de su gran imperfección.
Si registramos los innúmeros procesos de toda índole, de todos los tribunales civiles,
encontraremos que todos los litigantes y los procesados por crímenes de cualquier
categoría y calidad, no se amaban ni fraternalmente, ni como buenos ciudadanos; lo
cual prueba a la razón, que solo el amor ciudadano impone la educación por el bien
social.
Tenemos también que: en los cargos y servicios comunales de la ciudad, se exige con
justicia cierta preparación, según los cargos, para un buen desempeño; lo que obliga a
una educación adecuada de cada ciudadano, porque todos deberían ser aptos para los
cargos ciudadanos. Y como esos cargos bien desempeñados dan brillo y nombradía a
los que pueden y los desempeñan bien, es otra obligación y eficaz estímulo para
doblegarse a la educación.
Es indudable que eso es sacrificio de la persona; pero está compensado con el
disfrute del mayor bienestar y comodidades que reporta el esfuerzo unido. Además ese
sacrificio denota un grado de moralidad, la que cuanto mayor es, mayor es el aprecio
que se hará del virtuoso.
65
Es cierto también que, hasta hoy, es muy raro que se elija al hombre por méritos de
moral y mil veces vemos que son relegados muchos hombres de buena disposición y
alto grado de moral; pero esto es a causa de la supremacía que se abrogaron los de
arriba (clases altas), que son siempre parásitos religiosos, aunque parezca que son
civiles. Pero también es cierto que el pueblo no se preocupó de su moral propia, ni se
dio más valor que el que esos mismos plutócratas le quisieron conceder con las falacias
de sus principios irracionales de derechos divinos, que hicieron el coco de la ignorancia
impuesta. Y tanto denigraron al pueblo, que en mil ocasiones se sublevó y dejó
manchas sangrientas que le dieron el título de bárbaro, no siendo en verdad, sino el
hombre ofendido vilmente que se defiende, aunque sea sólo por su instinto de
conservación. Sin embargo, esos saltos de la fiera enjaulada, hizo que se le fueran
reconociendo derechos al pueblo y no por voluntad de los opresores, sino por temor a
perder todo su poder autócrata, pero lo vuelve a engañar de nuevo, monopolizando los
cargos públicos. Digo monopolizando, porque entonces ha creado los títulos de doctor,
haciendo leyes por las que, esos titulados, tienen primer derecho a ocupar los cargos,
pero es bajo juramentos que los utilizan como ciudadanos libres. Y como los hacen
clase media, bajo una esperanza que no les llega nunca si no son inmorales, los
apartan del pueblo que les dio todos los medios e instrumentos de la universidad, a la
que no pudo entrar el pueblo su sostenedor, denigrándolo además, llamándole clase
baja... ¿Y qué ha resultado de todas esas falacias? Lo que era lógico: la revolución
social, en la que caen las dos clases, media y alta, a la tumba que se cavaron ellos
mismos.
No es ignorante el hombre por no saber letra. Las evoluciones y campañas del
espíritu son su continuo estudio y ahora están entre los trabajadores, todos los
progresados, cuyo pensamiento es más valioso y potente que la oratoria aprendida en
los libros inmorales (como lo son todos hoy hasta los de ciencia) que se cursan en la
universidad monopolizada y monopolizadora. Esta verdad se puede probar en cualquier
asamblea o congreso de rústicos trabajadores, en miles de libros escritos por hombres
que no pisaron la universidad y que sirva de ejemplo la obra de esta Escuela, la que no
podrán rebatir ni con sofismas entre todos los falaces autócratas.
No le han hecho falta al fundador de esta Escuela los títulos universitarios para sentar
juicios irrebatibles y axiomas indestructibles; pero ha sido reconocido por otros hombres
de moral verdadera, de ilustración basta, por su esfuerzo conquistado también, y hoy
adornan los muros de su cátedra títulos de honor y de adhesión de todas partes del
mundo, de los que estudian la vida real del espíritu y las leyes inmutables, que es la
verdadera moral. Pero este estudio pertenece al quinto amor, donde se tratará
extensamente, Aquí solo ha sido el exponerlo un incidente grato, por haber recibido en
esta fecha, 11 de noviembre de 1920, esos títulos.
Pero todo esto confirma nuevamente que la educación la impone la ciudadanía por el
bien social y común.
66
CAPÍTULO CUARTO
EL AMOR A LA MORAL SOCIAL Y PARTICULAR
Los mismos argumentos del capítulo anterior son fundamento de éste.
La moral individual es el fundamento de la moral social.
Se ha cometido un grave error en hacer depender la moral individual de la moral
social.
Lo mismo ocurrió al fundar algunos las organizaciones socialistas, debiendo recibir los
individuos, de la sociedad la parte que les correspondiese por sus aptitudes o por el
trabajo desempeñado, lo que no puede ser justo, ni siquiera equitativo.
Lo justo en este caso reside sólo en la comuna sin fronteras, sin parcelas, sin
propiedad y sin dinero: lo que ya esta Escuela tiene codificado desde abril de 1912, a
cuyo «Código de amor universal» tendrán que recurrir los hombres, vencidos por el
fracaso en todos los sistemas gobernativos y anárquicos, los que les permitiremos que
ensayen para su desengaño.
Entre tanto, nosotros vamos ilustrando a las masas por medio de la moral del
espiritismo Luz y Verdad, que será necesariamente la moral individual perfecta (pero
perfectible siempre), de la que resultará una más perfecta y verdadera moral social, que
impondrá por gravitación la justicia, ya que el amor de hermanos será la base
indestructible de la sociedad, como lo es de la familia.
Sabemos que la moral individual se denota en la conducta del hombre y está a la vista
también, que la moral de una colectividad es la suma igual de la moralidad de los
individuos que la componen. Luego la moral individual, es primero que la moral
colectiva; y por ende la moral social, compuesta por todas las colectividades, será igual
a la moral de las colectividades que la componen. ¿Cómo puede, pues, depender el
individuo de la sociedad, para su moral y menesteres?
En estos tópicos se han debatido hombres lumbreras como Georges, Marx y tantos
otros que han tenido tantos partidarios como afligidos hay por la sociedad inmoral,
compuesta de colectividades inmorales.
Pero no es justo (aunque sea bueno) ese principio Georgeano, Marxista, etc., etc., y
su bondad consiste en llamar a los afiliados a la razón de su ser, a la razón de su valía,
a la razón de sus derechos iguales; y lo han conseguido, llevando al trabajador a la
lucha por el derecho, contra las otras clases que sin haberse creado deberes se
hicieron derechos.
Pero llegado a este punto y conquistando el obrero el poder, no puede tampoco
gobernar con un bienestar que estabilice su reinado. ¿Cuál es la causa? La
imperfección humana, dicen unos; el egoísmo, dicen otros; el odio, digo yo; y por lo
67
tanto, la inmoralidad individual, es la causa de que, conquistado el gobierno por el
pueblo trabajador, no puede gobernar con paz y bienestar.
Es que Georges, Marx y todos los que han tratado el problema del gobierno del
mundo, lo hicieron desconociendo el derecho del espíritu, porque, o ignoraban, o fueron
cobardes en abordar esa cuestión racional y matemática que encierra la reencarnación,
sin la cual, ninguna humanidad podría regenerarse.
Sí; si cada espíritu viviera una sola vez como hombre o mujer, no podría ser más que
lo que fuera en esa existencia. Y... ¿dónde estaría aquí la justicia, siquiera sea de las
leyes naturales, haciendo que unos sean fuertes, bellos, elocuentes, ricos, potentados,
tiranos, orgullosos, acaparadores, etc., etc., brillando por sus creados o robados
intereses, mientras otros pasan esa misma existencia enfermos, deformes, ignorantes,
pasando hambre y reventando del trabajo como bestias, hostigados, perseguidos y
sacrificados? No es posible cargar estas injusticias criminales al creador, y es lo que
hacen los que se meten a redentores de los trabajadores, sin conocimiento ninguno de
la sabia ley de reencarnación, para la compensación necesaria al espíritu, autor y actor
único del progreso.
De este desconocimiento desgraciado, del que se encargó la religión, viene la falta de
moral y la inmoralidad individual, de la que nace la sociedad inmoral también.
La pólvora lo es, hasta el momento de explotar, que es el fin de su Ley.
Las doctrinas Georgianas y Marxistas, socialistas y anarquistas, son también la
pólvora preparada para hacer explotar las conciencias; y después de la explosión
queda a la vista y latente el trabajo realizado. Pero, ¿dejaréis que se reconstruya por sí
solo el efecto causado por la fuerza de la pólvora? Queda entonces librado a la pericia
del ingeniero, del arquitecto y del artista, ordenar matemáticamente,
arquitectónicamente, el efecto de esa fuerza ciega, bruta y sin conciencia.
Absolutamente igual es una revolución levantada por las referidas doctrinas, que no
son otra cosa sino consecuencias de la opresión supremática y destinadas a la
explosión de los oprimidos; por lo que, no pueden tener bases de construcción, desde
que son la Ley de las demoliciones.
Y si otros factores no se interpusieran luego de la explosión revolucionaria, la
revolución seguiría y acaso y sin acaso, se perdería el fruto que debe resultar del
levantamiento del pueblo oprimido.
Esos factores que se interponen entre la revolución y los revolucionarios, son muchos;
pero los principales son los principios filosóficos, estableciendo bases de justicia
vindicatoria, que hace reflexionar a los mismos revolucionarios, cuyos principios hacen
las veces del ingeniero matemático, que aprovecha los efectos causados por las
doctrinas revolucionarias, señalándoles el límite de su existencia, que era hacer la
explosión de una fuerza ciega llamada vindicta, de donde meramente no puede
sobrepasar si ha de ser aprovechado el efecto.
68
A ese respecto efectivo, el filósofo moral pone por delante al revolucionario el
sentimiento de amor de sus seres queridos, por quienes explotó el hombre en su
dignidad ofendida y resucita, mejor dicho, despierta el sentimiento fraternal, filial o
paternal y deja la piqueta demoledora, para agarrar la paleta constructora, por el amor a
los suyos primero, que aquí hace el oficio de arquitecto, y en segundo puesto, su
raciocinio, su satisfacción de la ofensa vindicada, que sumadas estas razones de todos
los luchadores, hacen las veces de artistas; y como demolieron, reconstruyen; pero a su
gusto y voluntad, es decir, con la moral alcanzada por efecto del efecto de su lucha, de
su explosión. ¿Pero dirá alguien con verdad, que fuera la moral social la que dio estos
resultados? Ni para la demolición, ni para la reconstrucción, se encuentra primero la
moral social sino la moral individual sumadas todas en el conjunto de la sociedad; como
tampoco obraban nada separados cada elemento de los que componen la pólvora en
su conjunto; pero que, tan pronto recibe la chispa que le ordena, todo el conglomerado
obedece y produce el efecto que su fuerza determina, en la que radica la moral en
conjunto, pero que cada individuo es un grado de esa moral que concurren a formar la
moral total.
Se nos va a decir, que las doctrinas Georgeanas y Marxistas contienen un régimen:
Negamos. Lo que envuelven, sí, es el término de su influencia y de su potencia si
queréis; pero no se puede coordinar la destrucción con la edificación, porque la una es
acabar, morir; la otra es principiar, vivir.
Que sea imprescindible destruir una montaña para sacar de su seno la piedra y la cal,
con que hayamos de edificar la casa y la ciudad, es verdad; pero no se coordinan para
la ley de la existencia, puesto que si aparece la casa y la ciudad, ha desaparecido la
montaña que envolvía los materiales.
Cuanto queramos filosofar en este punto, demostrará todo: que las doctrinas
revolucionarias tienen su fin en la revolución y aquí caducan; pero como la montaña
desaparecida sigue viviendo en las casas de la ciudad, igualmente las doctrinas
revolucionarias siguen viviendo en las leyes que forzosamente enseñarán los efectos
palpables y latentes que dejaron la revolución, y cuya moral de esas leyes se deberá a
la moral que cada individuo adquirió en la revolución.
Cada revolución colectiva de una ciudad, da un grado de experiencia a la sociedad,
que debe convertirse en moral social; pero esa revolución colectiva, no estallaría si
primero no naciera en cada individuo, el deseo de un nuevo grado de progreso, que no
se puede dudar que es un grado de moral, porque es una idea.
Esta idea se propaga aun sin decirla a nadie de palabra, porque impregna ese
pensamiento la atmósfera social y hace presión en los entendimientos sutiles y
preparados y si no es el que ideó, dispuesto para la creación de un cuerpo doctrinario
sobre el caso, no se habrá perdido tampoco y habrá un tercero debidamente magnético
que atraerá y encarnará la idea y la elevará a doctrina, y es el caso de Georges y Marx
y tantos otros que se han ocupado de las cosas humanas, preparando así la demolición
del obstáculo que se opone al nuevo horizonte que se vislumbra a través de las
sombras opositoras de la luz.
69
Si las doctrinas revolucionarias por la acción del brazo, contuvieran en sí mismas las
leyes que deben darse detrás de la revolución, ésta no tendría lugar, por la sencilla
razón del instinto de la conservación de la materia.
El hecho mismo de que los hombres se lancen a la revolución de la fuerza, confirma
claramente lo que estamos sosteniendo.
En efecto: el hombre que se lanza con el puño cerrado o con el arma empuñada en la
mano, sabiendo que puede caer en la lucha y que necesariamente caerán muchos de
sus correligionarios de idea y causa, prueba eficientemente, que si presiente un término
feliz, no ve el resultado hasta el final: y entonces es cuando se cuidará, por la
experiencia, de hacer leyes que puedan librarlo de los agobios y peligros en que vivía
antes de lanzarse a la conquista de un grado de progreso, de un punto mayor de moral.
Si tuviera ese punto de moral, ese grado de progreso, esa ley que presiente, no se
batiría con las armas, puesto que en ellas está el peligro de no poderlo disfrutar, aunque
se sacrifica por el ideal.
Por eso se ha dicho con verdad que: «Ningún filósofo es buen general para una
revolución». Es así en efecto, porque el filósofo ve y pesa las consecuencias; ve la ley
que debe implantarse y no puede ser ni cruel, ni tirano, ni injusto; todo lo cual tiene que
ser el revolucionario de acción, que no puede ser más que el elemento pólvora que
derrumba la montaña, de la que sale la piedra y la cal, con que luego se edificará el
nuevo edificio, la nueva sociedad.
El filósofo, sin embargo, ha preparado la chispa que prenda esa pólvora, y mientras
prende y al frente del efecto, hace la ley de construcción, la que señala el principio de
una nueva existencia de aquellos escombros en mejor ordenada y racional belleza y
armonía, cuyos ripios, unidos por la argamasa de la nueva ley, se rinden a ella y en
nueva fraternidad, pueden disfrutar el sacrificio; pero ha de ser en condición de que se
haya acabado la pólvora, que hayan explotado todos los cartuchos, es decir, que se
hayan satisfecho los revolucionarios, acabando los odios. Si no es así, ha quedado el
peligro latente, porque los cartuchos que quedaron envueltos sin explotar por una causa
cualquiera, por cansancio, por la trampa diplomática, por la conjunción de fuerzas
neutralizadoras en contra de la revolución, no habrán hecho más que detener un
momento y muy mal momento, las fuerzas demoledoras; pero no se puede reconstruir,
porque no salieron a la superficie todos los obstáculos que se trataba de anular.
Un ejemplo vivo y desgraciado tenemos patente en estos momentos con la paz de
tortilla, de París, sobre el tratado de Versalles, que es un engaño sin precedentes, como
insólita fue esa guerra europea, vergüenza de su mentida civilización.
Sí, hoy dos años que se dijo paz; pero hoy dos años también que en plena y pública
sesión en esta escuela dijimos: « Han dicho paz y no habrá paz». Desde entonces han
caído más millones de hombres que en la gran contienda de la entente y de los aliados,
y si no, que nos diga el Soviet Ruso, cuántos hombres han perdido para sostener su
innegable derecho de vida, destruyendo la montaña imperialista universal, porque se
70
oponía a la verdadera igualdad de los derechos del hombre. Digamos qué fue de los
ejércitos Polacos; hablen los míseros restos del ejército de Denikine; cuéntenos el
fugitivo Wrangel los hombres que perdió y abandonó; háblennos los Checos, los
Helenos, los Persas y todo el Oriente; cuenten también los Italianos, los Españoles y
los... Irlandeses... Basta, basta pluma mía, que tú no te sonrojas; yo... yo sí me
avergüenzo de una humanidad sin sentimiento y sin moral.
¿Cuál es la causa de esta vergüenza y de la Debacle terribilísima que se avecina, y
quiénes son los culpables? En estos momentos están reunidos en Ginebra y faltan
algunos, especialmente el más culpable, el causante verdadero de lo que sucede,
porque con honda malicia, con risa sarcástica, obedeciendo solamente a su sed de oro,
contrabalanceó las fuerzas, cortó la mecha bienhechora que demoliera por completo la
montaña plutocrática, y sin esto la paz no puede ser y no será: el culpable es Wilson,
«el pastelero Nº 1», como yo lo bauticé tan pronto como dijo paz. Algunos podrán
presentar cartas escritas en aquella fecha con ese nuevo apellido, que hoy está
confirmado.
Quieren hacer una Liga de Naciones… ¡Sarcasmo para la humanidad! La liga se
hará, mas no en Ginebra, sino donde los imperialistas no piensan, y no de Naciones,
sino de todo el mundo en una sola nación y bajo un sólo Código, que ya está escrito en
verdadera Justicia, pero...no será con evocaciones por los obispos y Pastores al mismo
Dios que bendijo las armas fratricidas. Estos habrán caído a la fosa que harán los
cartuchos que hace poco no dejaron explotar, porque no tenían ni podían tener moral y
siguen no teniéndola; pero el pueblo sí, adquirió su grado de moral y la va
demostrando. Como sabe el pueblo que tiene estorbos, que son los cartuchos que no lo
dejaron quemar, los busca y los hará explotar y entonces sólo, podrá aparecer la Ley:
se reconstruirá, porque podrá ser la Paz desde que, a la guerra, la habrá muerto la
guerra. He ahí la verdadera moral social del pueblo, haciendo de la moral individual, la
moral social.
Sabe el hombre y el pueblo trabajador cuánto le cuesta lo que se ha propuesto hacer:
un sacrificio tremendo, y no vacila, lo cual es demostrar un máximo amor a la moral.
71
CAPÍTULO QUINTO
EL AMOR A LA COOPERACIÓN COLECTIVA
A pesar del egoísmo tremendo, criminal muchas veces, no pueden eludir los hombres
más avaros su cooperación al progreso y desenvolvimiento de la Colectividad. << ¿Yo
que hago parir seré coartado? >> ha dicho el Profeta en nombre del Creador.
En verdad que nadie burla ni detiene el cumplimiento de las leyes universales, aunque
sí pueden y hacen retardarse los beneficios de los efectos de la evolución inflexible de
esas leyes.
Pero que se retarden los beneficios, no es que no se hayan cumplido las evoluciones
de la Ley, sino que la inclinación de los retrasados a caminar demasiado lentos o a no
caminar nada si les es posible, obliga a los más progresados a tener que esperar que
se sume una mayoría que haya llegado a la meta señalada, para renovar lo arcaico y
poder entrar al disfrute de lo nuevo que el beneficio de la evolución trae.
Sucede muchas veces también, que muchos se acuestan, sin que los avisos por
protestas verbales logren ponerlos en movimiento ni en razón, necesitando entonces
recurrir al látigo, a la fuerza y de aquí nacen las revueltas y las revoluciones, pudiendo
por esto asegurar que, la evolución impone por <<>> la
revolución, para empujar o quitar los retrasados, porque son un estorbo al progreso. No
son, pues, en ningún caso culpables los que por estos motivos levantan una revolución;
pero serán responsables de las injusticias cometidas sin causa de defensa.
En este mismo caso extremo, se manifiesta evidentemente que no son capaces de
detener el cumplimiento de la ley los retrasados, aunque se acuesten o tiren para atrás
del carro del progreso, porque los progresados se encargan de castigar a los retrasados
y hacen llegar la evolución, al momento justo marcado en la ley a la meta, aunque sea
con su sacrificio contenido en la forzada revolución; pero sí han retrasado el disfrute del
beneficio, porque, si todos hubieran llegado con el progreso evolutivo, no habría esa
catástrofe que origina la revolución, cuyos vidrios rotos hay que pagar; y mientras hay
que pagar, no puede haber disfrute.
En el caso del avaro, su acaparamiento quita, resta elementos a la marcha equilibrada
de los asuntos sociales y eso es retener también el disfrute de los beneficios y hay
culpabilidad, porque marcha el progreso colectivo con grandes esfuerzos y sólo
marcando los puntos que la fuerza del mismo progreso impone, pero sin disfrute,
porque cuesta más trabajo que productos da; lo que obliga a que se estén dictando
continuamente leyes y reglamentos, que igualmente quedan incumplidos por la falta de
abundancia de medios.
Pero todo esto no ha evitado que la evolución haya hecho su trabajo y que la ley se
haya cumplido inflexiblemente en todos sus puntos. Si no fuera así, no habría la
protesta, las revueltas, los cambios de gobierno y de régimen y las contiendas
72
colectivas y sociales. Lo que nos asegura, que desde que haya un hombre que sienta
un principio superior a las leyes constitucionales colectivas o sociales, es porque el
progreso de aquel hombre sobrepasó al de la Constitución, y esto, evidentemente
demuestra que la evolución cumplió su destino; llegó a su meta, y si no, no podría el
hombre marcar aquel punto de ascensión. ¿Lo marca? Luego la evolución está hecha:
la inflexible ley se ha impuesto.
Pero he aquí que no se disfruta el beneficio y los retrógrados sostienen entonces que,
la evolución no ha llegado, desde que la Ley inflexible no obliga a los hombres, ya que
éstos la pueden resistir. Esta es la gran falacia religiosa, causa de todos los desastres
humanos. Deberían saber y enseñar si lo saben, que justamente la razón eficiente de
ser una Ley omnipotente es su imposición inflexible sin obligar, porque obligando,
desmentiría el libre albedrío.
Ya hemos sentado que el libre albedrío consiste en vivir dentro de la Ley, sin causar
daño a un semejante, lo cual quiere decir imposición; pero no lo obliga a que no cause
daño, ni mate sus pasiones en aquel momento. Sólo hace poner delante el deber y las
consecuencias de no cumplirlo. Y como la Ley es de las mayorías, si quiere seguir
viviendo en la colectividad, tendrá que imponerse él mismo el cumplimiento de la
voluntad de la mayoría y sino, ésta le hará el vacío, y en el vacío todo muere o busca
ambiente propicio en libertad, en libre albedrío: en afinidad.
Ya está roto el círculo de hierro que imponen los que invocan el libre albedrío, para
disculparse del cumplimiento de sus deberes. Habían entendido el libre albedrío,
absoluto, sin cumplir la ley de libertad, la que entendieron por libertinaje. ¿Será vencida
la Ley?
Aun en la imperfección tremenda de las leyes colectivas y sociales, hechas para
represión de los avanzados, de los progresados, y precisamente leyes fraguadas por
los retrógrados, por los libertinos, por los religiosos, hay una gran escala de
correcciones que llaman impropiamente con arreglo a su odio castigos, no dejando de
figurar como caso extremo el destierro, y... «¿Yo que hago parir, seré coartado?» ha
dicho el autor de la ley por el Profeta. He aquí, pues, que cuando ha llegado la mayoría
de una humanidad al progreso evolutivo que señala la ley, destierra a la minoría que
impide, que coarta a los progresados, y los lleva a mundos donde su pasión aun no
constituye delito, porque el progreso de aquellos mundos no alcanzó aun a calificar
faltas las tales pasiones, por lo que, no se han hecho todavía leyes sociales, ni es
posible hacerlas hasta que hay conciencia eficiente y el hombre comprende mala su
acción.
¿Achacará alguien aquí injusticia de la Ley? El que a tal se atreva, se declara él
mismo irracional y se delata candidato a esos destierros.
Aquí se ha impuesto la ley, pero no ha obligado al individuo a que la complemente, y
en su máximo amor lo lleva junto a sus iguales, donde se sacie de sus pasiones. ¿Qué
más puede pedir? Se le saca de la sociedad en la que hacia un papel de << Caballero
de la triste figura >> y no podrá menos un día, cuando haya hecho conciencia, cuando
73
se haya saciado de sus pasiones, cuando haya sufrido cuanto él hizo sufrir, cuando, en
fin, no se deje pisar por las ruedas del triunfante carro del progreso, no podrá menos,
repito, de reconocer la bondad y el amor de la ley suprema, que impone sin obligar.
En igual forma, pues, funciona la evolución individual colectivizada, haciendo la ley y
moral social; y es porque no hay dos leyes, sino una sola Ley; y la humana, no es más
que el reflejo de la única Ley de todo el Universo.
Esta es la causa eficiente de que los hombres trabajen individualmente, por amor a la
colectividad; pero que sólo pueden mostrar ese amor al trabajo, cuando son
conscientes; y sólo se puede ser consciente, amando.
Efectivamente, se entraña el amor paternal en el hombre, desde el instante en que fija
sus ojos en una mujer que le hace vibrar su corazón, y ya piensa en el fruto de aquel
amor que lo funde con su esposa y ambos se afanan por el niño en ciernes. Llega éste
y se triplica el amor y el triple amor alivia los sacrificios colectivos de sus padres; estos
saben que no se bastan ellos para darle al hijo cuanto necesita de colegio, diversiones,
oficio, carrera, etc. Otros padres están en la misma situación y todos con el mismo fin
coadyuvan colectivamente para tener colegios, gimnasios, universidades, talleres, etc.,
y aquí está demostrado cómo se impone por sí solo el amor a la cooperación colectiva.
Aun un punto trascendental nos queda por exponer y es el innatismo en todos los seres
a la cooperación colectiva.
En este punto, el innatismo tenemos que considerarlo deber. Sí, es innato el deber en
todos los seres y no se elimina por el incumplimiento de sus hechos; pero el perjuicio
ocasionado es a veces tan terrible, que hace llegar las más grandes calamidades a los
pueblos que no cumplen el deber, que tienen, de cooperar al bien colectivo, del que
deberá resultar el bien nacional y el universal en un más alto grado de amor.
Cuando el amor innato al deber arraiga y se impone en el individuo, en una
colectividad o en una nación, dejan páginas grandiosas que señalan epopeyas que
marcan la faz de las sociedades. Ejemplo de esto son los hechos de Shet, de Abrahán,
Jacob, Moisés, Zoroastro, los profetas y Juan y Jesús y algunos de sus apóstoles; lo
mismo que las civilizaciones de Egipto y Grecia, que con la tenacidad y rectitud de los
Vascos, que se agrandaron en toda la Europa Occidental y Central, engendraron a la
Roma Civil legisladora, que se impone el deber de enseñar el derecho de los hombres,
mientras que los progenitores directos de la Roma del derecho, llegaban a la
concepción y descubrimiento de un nuevo mundo, hecho consumado por la España
tenaz e idealista, sin mirar a los sacrificios que le originaría. Es que estaba innato en el
ser de España; y el innatismo, impone como ley inexorable y lleva a los individuos, a las
colectividades y a las naciones, al sacrificio de cumplir su deber.
El innatismo en el hombre, es lo mismo que la gota constante de agua, que acaba por
horadar el más duro mármol: el innatismo es invencible, porque su fuente es constante,
invariable y tenaz, hasta que hace que el hombre cumpla su deber, aún contra la más
ruda oposición.
74
La oposición es también un acto natural, aunque en la mayoría de los casos
tengamos que confesarla irracional.
Sí, es la oposición, natural en los individuos, pero la oposición irracional, no puede
estar más que en aquellos individuos no civilizados, que serán generalmente los que no
cumplen su deber ciudadano ni individual.
Un pequeño estudio Psicológico os comprobará que el opositor (que puede aparecer
un hombre ilustrado de los llamados hombres de letras) apenas demostrará
sentimiento; pero puede ser abundante en sentimentalismos.
Encontraréis en gran número opositores legos; pero esto hay que estudiarlo en el
desarrollo de la materia que no está dominada por el espíritu, o que estarán espíritu y
materia soliviantados por las injusticias, en unos casos, en otros por el odio religioso y
en no pocos, por las pasiones por la falta de moral social, que no previno enseñando al
hombre derechos, pero que le habló y le impuso siempre obligaciones.
Estos últimos, en rigor no son opositores; pero se muestran tales, hasta que el
idealista, el que tiene el valor de cumplir su deber, logra mostrarle a esa masa lo
emanado del deber cumplido. Entonces, esa gran masa de opositores, por causa del
descuido de la moral social, es la falange que cae y aplasta a los opositores
sistemáticos y del odio religioso. Pero no sucede esto nunca, hasta que la mayoría se
ha hecho carne con lo que antes no comulgaba por recelo, por temor a un nuevo
engaño, lo que demuestra a la vez el innatismo en todos los seres, del cumplimiento del
deber. Los unos, lo hacen Ley en los hechos, los otros en la oposición. Si no existiera,
¿para qué se habrían de oponer? ¿Se oponen? Luego existe.
Pero aun se da el caso peregrino de que los opositores y aun los negadores del
innatismo, hacen actos sólo propios del innatismo, y me voy a fijar en un caso, el más
estupendo, que se repite en cada instante: el acto psicológico necesario a la
concepción de los seres.
Está condenado hasta con penas eternas en la religión Católica, el instinto innato de
la unión de los cuerpos de la mujer y el hombre; y aun llega al máximun, haciendo
santos a los que faltaron al deber sagrado de procrear, declarándolos ángeles y
Vírgenes; y declaran igualmente irracional, al creador del varón y la hembra, para que,
uniéndose, perpetuaran la vida de los seres: y ha creado esa religión, para desmentirlo,
el irracional celibato. Pues a pesar de todas esas virtudes, sacramentos, pecados y
penas, los hombres sólo siguen naciendo por la unión de cuerpos del hombre y la
mujer. Verdad es que, no pudiendo conseguir que el hombre y la mujer (aunque sean
fraile y monja que juraran el voto de Virginidad y el celibato), no pudiendo conseguir,
digo, que el hombre y la mujer dejen de unirse y procreen, los autorizan por un
sacramento, que tampoco tiene valor ninguno, puesto que, a pesar del sacramento,
declaran impura a la mujer que pare, sin mirar que ésta sea la misma madre del
Pontífice.
75
Esto, repetiré aquí, es autorizar el crimen y se cometen a millones los abortos y los
infanticidios, para ocultar la mujer casta y Virgen por el voto, o por la impudicia, que dio
a comer su manzana.
No; nada puede oponerse a la Ley de la procreación. No; nada tampoco puede
oponerse a lo innato en los seres y su cumplimiento en voluntad, es amor a la
cooperación colectiva. Pero cuando se hace conciencia de que ese amor a la
cooperación colectiva es un deber, su cumplimiento sublima a los seres, porque deber,
dice sacrificio del que huyen por cobardía los incivilizados, y ésa es la causa de la
oposición de los sistemáticos religiosos. Y, ¿qué deber innato puede haber mayor que
el patriarcado, que obliga tanto como hemos dejado expuesto atrás, hasta el sacrificio
de la personalidad y la vida?
Cortemos aquí para no amenguar los conceptos expuestos, que quiero os queden
indelebles, porque ellos son la base firme del bienestar de la colectividad, por el amor a
la cooperación.
76
CAPÍTULO SEXTO
EL AMOR A LA ECONOMÍA COMÚN
Ascendemos de grado en grado; pero estamos al frente del régimen económico y me
empeño que, después de éste capítulo, cada hombre puede ser un ministro y jefe de
Estado... permitidme que por una vez en toda mi larga obra diga como el popular y
legendario «El Vasco de Olavarria»: Cuando un vasco quiere, todos quieren; porque
quiero yo y vasta, ¡Gran Siete!... Dispensad este modismo.
Yo sé cuánto me cuesta lo que acabo de prometer, pero... además de vasco, soy
navarro; tierra fértil y cielo puro a los que evoco para este... capítulo, que puede ser y
será un Código de economía material, moral, científico y espiritual.
Voy a distribuir mi trabajo en 14 párrafos; y como tengo escrito un libro que titularé
«Profilaxis de la Vida» y aun no tiene epílogo, este estudio será para epílogo de aquel
libro, que es un verdadero tratado de economía. Planteémoslo.
ECONOMÍA Y ECONOMIXTIFICACIÓN
Queremos propender a reparar en mucho los daños causados por la
economixtificación que han tenido las naciones todas, en vez de la verdadera
economía.
Ninguna función de la vida puede acercarse a la perfección, en tanto se desconoce el
valor real del espíritu del hombre, dándole el puesto correspondiente, es decir, el
primero de todas las cosas; y por no haber sido así, en vez de economía, hubo
economixtificación.
Hoy, como ya la ley de Justicia Divina ha llegado a su justo minuto de recoger el fruto
del progreso y el espíritu se sienta (a pesar de los que se oponen a ello) en su trono y
reinará, habrá economía y desaparecerá la economixtificación: yo lo sé y no puedo ni
quiero desobedecer a quien me manda, puesto que me inspira y daré aquí un punto de
cada capítulo de economía, para que sirva de escala pedagógica como así se destina
para los hombres, en el régimen de la Comuna de Amor y Ley.
La economía bien entendida, es evitar siempre lo superfluio; pero cuidando no se
vaya a caer en el ridículo del avaro, en la tacañería, en la mezquindad, que llevan de
seguida al egoísmo y la avaricia, que es lo que constituye la economixtificación.
Desde luego, todo eso es ignorancia y es lo que ha constituido la mal entendida
economía que ha reinado y nada de ello es de sabios, pero ha podido ser virtud, de los
llamados santos.
77
PÁRRAFO I
ECONOMÍA DEL TIEMPO
Ninguno podrá preciarse de económico si no economiza el tiempo, distribuyéndolo
con diligencia racional y provechosa para cada cosa de las necesidades de la vida, en
el desempeño de sus funciones.
En un código que al mundo se le dará, está bien dividido el tiempo en cada día y han
de llegar a todos sus deberes sin precipitación, con medida matemática, sin hastío y
con agrado; pero para esto, la educación es la primera parte profiláctica y en la
Comuna, la Profilaxis será completa.
El tiempo destinado al trabajo ha de emplearse en el trabajo obligatorio; y el destinado
al asueto, no se ha de substituir por trabajo o estudio y ni aun por descanso corporal,
sino que cada tiempo ha de ocuparse según el reglamento, con diligencia, porque así
se llega a todo con precisión.
¿Creéis que es provechoso, ni el progreso gana, ni acrecentáis el bienestar, porque
las horas destinadas al descanso las paséis en asueto, porque os atrae? El cuerpo
reclamará sus horas de descanso, pagándolo con malestar y aun corréis el peligro de
que no tenga fuerzas y las aptitudes necesarias para la faena, por cansancio o por
embotamiento, y aquí se ha cometido el delito de robo a la producción, del que sois
responsables ante la comunidad y el progreso.
Si las horas de estudio y del asueto las dedicáis al trabajo por creer que acrecentáis
la riqueza, os engañáis también, porque si estudiáis esas horas la ley del trabajo, ahí
está la economía verdadera, porque en el estudio, habréis encontrado un modo de
menor esfuerzo y no andaréis dando vueltas y titubeando en vuestra obra.
Medir el tiempo, es comprender la economía del tiempo. Hacer las cosas a destiempo
es perder el tiempo.
PÁRRAFO II
ECONOMÍA ARTÍSTICA
Poner cada cosa en su puesto y preparar un puesto para cada cosa, es lo que
constituye el todo de la economía artística, y es de toda necesidad para el orden y
concierto de la casa, de la ciudad y de la región y de todo el mundo.
Esta lección nos la da el universo en su enjambre de mundos, sistemas planetarios,
constelaciones y nebulosas, para constituir los planos de que se llena el infinito,
corriendo en vertiginosa carrera cada mundo con sus satélites, sin estorbarse el uno al
otro.
78
Cuando se tiene noción de la armonía de la vida, no es difícil poner cada cosa en su
puesto y preparar el puesto correspondiente a cada cosa y a nadie le parecería bien
que la mesa del comedor la colocaran en el cuarto de baño, ni la bañera en la sala, o la
sala de recibir en la cocina.
Y lo mismo que esto desarmoniza y es contra el arte, es poner hombres ineptos al
frente de cosas que no son capaces, como sería que al herrero lo pusierais al frente de
un taller de joyería, o al albañil de impresor, que sería tan concordante como el hombre
hacer los oficios de la mujer.
La naturaleza de cada individuo revela sus aptitudes; y sacarlo de ellas es contra la
armonía artística, que ninguno debe pretender modificarla, porque pierde el tiempo y
nadie puede pedir responsabilidades al que se le pone al frente de aquello para lo que
no es apto por naturaleza...
Ocúpese cada uno en sus aptitudes y tened seguro que la economía artística será
cumplida.
PÁRRAFO III
ECONOMÍA ANIMAL
La economía animal ya requiere más conocimientos científicos; pero sin las
economías anteriores no podríais con facilidad cumplir esta gran parte de la sabiduría
que se denomina economía animal y que consiste en conocer las funciones del
organismo en todo su ser y seres con quienes convivimos y obramos y las funciones
fisiológicas de esos organismos. Pero con nuestra «Filosofía Austera Racional» y
«Profilaxis de la vida» podéis iniciaros y luego seréis perfectos maestros en el gran
monumento que titularemos «Conócete a ti mismo».
Si sabemos que el hombre nace para el trabajo que ha de embellecer la naturaleza
cada día más y la mujer viene en primer término a ser la compañera amante que
endulce la vida de su trabajador esposo, a la par que es el arca santa de la Creación
para perpetuar la especie, invertir los factores, sería irracional y contrario a la economía
animal y no es posible torcer la ley inflexible que da órganos diferentes al varón y la
mujer.
Esclavizar a la madre de nuestros hijos y amargar su existencia en cualquier forma,
es atentatorio a la fisiología de la mujer y es labrarse un infierno, renegando del Edén
que representa la familia.
Pretender que los de una región tengan el mismo etnicismo que los de otras, es
ignorancia de lo que constituye la Fisiología, la Fixiognosia y la Etnología del mundo en
que vive y convive el hombre y esto no puede tolerarse en el régimen comunal, en el
que cada hombre y cada mujer desde su infancia, conocerá estos secretos, que hoy, los
llamados sabios, los ignoran en su casi totalidad.
79
Estudiad, pues, vuestro organismo en sus funciones y por vosotros conoceréis a los
otros, aunque el etnicismo no será igual. Pero hoy, como impera la razón, porque esta
es únicamente del espíritu y éste está en su reinado, con una buena intención, seréis
iluminados para empezar a estudiar esta gran rama de la sabiduría llamada economía
animal, porque sólo entraña las funciones de lo material; y tenéis una gran pauta en el
libro «Profilaxis de la vida» en las cátedras de los ancianos 1° al 5° inclusive, donde os
quedaréis admirados de las funciones de nuestros organismos; y de allí partid con ese
jalón seguro; pero no queráis conocer otra cosa, ni a los otros, sin conoceros a vosotros
primero, y progresaréis.
PÁRRAFO IV
ECONOMÍA MORAL
Recordad aquí nuestro prólogo de la «Filosofía Austera Racional», porque entraña lo
necesario a la comprensión de que, sin la moral eficiente, no puede haber ninguna
clase de economía.
La economía moral consiste en disponer todo lo concerniente para que una obra,
antes de entrar a su ejecución, sea ya la obra, es decir, que se debe pensar bien todo
en la mente del actor, para que la idea sea convertida en la realidad con un bien mayor
y menor costo de fuerzas.
Es decir, que yo estoy ocupado, v. g., en escribir; y si tiendo la pluma sin pensar y
meditar lo que debo dar y decir (prescindiendo de la inspiración si fuera posible), es
seguro que llenaría el libro para no decir nada, ni dar soluciones a ninguno de los
problemas que hubiera querido solucionar.
Pero si antes de tender la pluma me concentro en mi mismo, pensando las leyes de lo
que quiero exponer, una vez que he hecho la hilaza del tejido, sale la pluma avanzando
sin parar y sin tener que tachar ni corregir las palabras, ganando tiempo y papel, y hago
obra de provecho, por esa economía moral.
Suponed que un ingeniero inexperto idea una máquina y no proyecta para medir las
fuerzas ni figurar las partes que deben encargar al taller: tendría el que ha de hacer las
formas en bruto, bien en madera, yeso o barro, que delatar de incompleto y de ningún
valor el estudio.
El ingeniero o idealista, tampoco es el artista; pero dará la idea en imágenes rústicas,
que el artista acabará conforme a la idea transmitida. Si el ingeniero idealista no tiene
esos grados de moral científica, no puede tener economía moral y sus proyectos son
obra perdida. Pero si tiene esos grados de moral eficiente a su ciencia, por la economía
moral, ideará planeando con la ayuda de la matemática, la que le dirá rigurosamente las
fuerzas necesarias, los espesores de las partes y así estudiado con toda la moral
económica, acotará sus planos y figuras y la máquina saldrá bien, como un buen
nacimiento, que luego experimentará y perfeccionará, precisamente buscando el
máximum de las economías, y será la corona de todo ello la economía moral.
80
La economía moral es siempre más atrayente y más digna que el trabajo bruto, es
decir que en el primer caso expuesto, estuvo ausente el director Espíritu, único
idealista. En el segundo estuvo presente, porque su alma y su cuerpo lo reconocieron
en sus funciones.
Con este ejemplo tenéis bastante para saber que, más vale pensar y pensar, que
fracasar inmoralmente, por no haber puesto nuestra mente al concurso de la acción que
íbamos a ejecutar.
Concluyo diciendo que: la economía moral no quiere ni admite atolondrados, ni
consiente la economistificación.
PÁRRAFO V
ECONOMÍA CIENTÍFICA
La economía científica casi se confunde con la economía moral; pero, sin embargo,
tiene sus puntos de diferencia, pues mientras la economía moral concibe, idealiza, la
economía científica obra. La economía moral es el pensamiento y la economía científica
la voluntad: y divinizando esto (porque cabe), la economía moral es como el Éter única
substancia, como pensamiento del Creador, para la creación infinita; y la economía
científica es la voluntad ejecutora, que del Éter hace los cuerpos y las cosas que, con
peso y medida, demuestra en las obras la vida; de lo que llegamos a comprender que,
esta voluntad del Creador, es el Espíritu, que lo individualizó para ejecutar la creación; y
encerrado en el hombre, por su propia naturaleza idealiza y da voluntad a su alma y
cuerpo, para la realización y demostración del pensamiento en los hechos.
Es grande este trago que os doy, hermanos míos; pero es el quinto capítulo de
economía, y no hay quinto malo. Pero ya lo habéis pasado y lo digeriréis: para lo que
tenéis como aceite fino, las doctrinas que anteceden y libros anunciados con la filosofía,
que deseo bebáis con sosiego y calma, que lo necesitáis para esta lección.
La economía científica, pues, es concretando, pesar matemáticamente todas las
cosas, para el resultado probable favorecido por la exactitud de los componentes y
preparativos mentales y científicos, antes de exponer ni hacer gasto ninguno de interés
y fuerzas, y aun se debe economizar ciencia, es decir, que se debe pensar, más que
pesar y medir.
Con esto, podéis tomar ahora otro traguito, si no tan grande como el de arriba, acaso
más amargo para muchos, porque aquí, como es compendio, no he de entrar mucho en
la metafísica profunda, que es el suavizador de los dolores. Eso lo hice hasta atomizar
las cosas en el «Conócete a ti mismo», donde lo veréis.
Sabed, pues, que la matemática no lo domina todo, ni tampoco es exacta, aunque
sea lo más exacto que en ciencias tenemos. Pero el idealismo, la razón, que es el
Espíritu, ésta si lo domina todo, porque es la matemática pura; esta no necesita cuadrar
81
el círculo que es vicioso, porque para el espíritu, para su razón, para su idealismo, no
existe el círculo, ni el quebrado, ni el decimal. Para él, solo existe la vida, y él mismo es
la vida, confirmándolo Shet, cuando dijo: «En él estaba la vida y la vida es la luz de los
hombres».
Aunque no todos comprenderéis esas profundidades hoy, luego si las comprenderéis,
pero entre tanto, pensad más que pesar, y luego pesaréis, mediréis y ejecutaréis con
gran economía científica, porque la economía moral es la más barata, aunque es más
alta y tenemos el deber de usarla en toda su grandeza y verdad.
PÁRRAFO VI
ECONOMÍA DOMÉSTICA
La economía doméstica consiste en someterse a una pauta o regla calculada, pero no
rutinaria y sí ascendente, para conseguir siempre un mejor género de vida sin salirse de
su posición, es decir, de los medios con que se cuenta para la vida.
Esta economía pertenece de lleno a la mujer dentro de la órbita de la casa; pero la
órbita es el hombre, que ha de preparar los medios de la vida doméstica.
Como por la organización irracional que hasta hoy ha regido las sociedades, todo se
encuentra enredado en la malla de las leyes económicas de los pueblos, casi no ha
tenido vida la economía doméstica; pues donde pudiéramos ver algo que semejara
economía, poco ahondaríamos para descubrir egoísmo, avaricia y tacañería, y a lo más
encontraríamos laudable la parsimonia necesaria para distribuir el poco y mal alimento
para las horas del día; y esto no puede ser economía, porque se castiga al organismo
con la escasez, que luego redunda en descontento, y la más de las veces acaba en
enfermedades y siempre en raquitismo en la infancia; es decir, que lo que es
parsimonia, es miseria y esto no es economía.
Desgraciadamente y en general, es esta la economía doméstica que ha habido en la
tierra; pero particularizándome un poco con las llamadas clases altas, pudientes o
privilegiadas, entienden la economía en poner diferente comida y diferente pan a sus
servidores, o rebajándoles el salario a medida que los artículos necesarios a la vida
suben. Pero en cambio en un te, en un banquete, en un sarao provocativo e inmoral en
todo concepto, derrochan la comida de una familia en un año, o la fortuna de una
familia para toda la vida. ¿Y los vestidos? ¿Y las joyas?... Y ni siquiera se los han
fabricado ellos, ni construyeron el palacio en que se enseñorean, ni el teatro donde
exhiben descotadas sus remilgos tachonados de revoques y pinturas, que disimulan los
estragos que marcaron en sus rostros los vicios adquiridos en la holgazanería. Y no
tienen la culpa esas clases, ni las culpo más que en lo que tienen de inhumano hasta
para ellas mismas, puesto que por los vicios se suicidan paulatinamente. La culpa está
en la errada educación. ¿Y quien es el encargado de esta? Por todo, aunque no
queramos, aparece el mismo peine. Hasta hoy, quiso y se jacta de ser el educador, el
Dios religioso... Anatema a él por inmoral y causa de la inmoralidad social.
82
En fin, la economía doméstica le han entendido todos en no comer, o comer menos, o
más malo y aún nocivo a la salud; y eso, lejos de ser economía, es un crimen de lesa
humanidad, que hoy la ley de justicia viene a quitar con el establecimiento de la
comuna, en la que ninguno baja; todos suben, pero todos se igualan en derechos y
obligaciones; y quien no esté conforme, que detenga, si es capaz, a la Ley de Justicia,
que empezó a borrar las rayas que los hombres hicieron sobre la tierra.
Entre tanto, entended que, economizar no comiendo, es un crimen que pagamos con
enfermedades, y es culpable quien usurpa el producto al trabajador.
PÁRRAFO VII
ECONOMÍA ORGÁNICA
La economía orgánica es el aprovechamiento armónico de todos los organismos y
cosas de la tierra, para un fin mayor social común. Es decir, que las individualidades,
primero han de ser concientes de que la colectividad es más beneficiosa que la
individualidad; y la colectividad, siendo un organismo eficiente, ha de atraer a otras
colectividades, para mayor beneficio; y de ese esfuerzo común, han de aprovechar los
otros organismos de los tres reinos y los elementos dominables, para que todo suba en
belleza y armonía, sin la cual el bienestar es imposible.
Esta economía la ha cumplido la ley divida, reuniendo los hombres en sociedades,
explotadoras sí, pero la ley usa las armas que encuentra para la creación del progreso,
que en sólo la unión de las colectividades en una universal colectividad se puede
obtener con beneficio.
Por esa unión forzada por la ley de unir los esfuerzos de los hombres bajo un prisma
científico y por las mismas necesidades, disfrutamos de los ferrocarriles, telégrafos y la
electricidad y los lomos de los mares son rastreados por los barcos. Y es que la ley
divina todo lo domina, imponiendo sin obligar, y nada la vence. ¿Que esas empresas y
colectividades se aprovechan? Es vedad. ¿Pero acaso el obrero no aprovechó
igualmente en su salario, aunque sea muy mezquino? Eso no es culpa de la ley; a la ley
no le importa nada todo eso, cuando tiene que cumplir un artículo en ella escrito.
Pero el siguiente artículo será que, el producto de ese progreso hecho con el común
esfuerzo del capital y el trabajo, lo disfrute la comunidad.
En efecto, la ley con su sabiduría, prepara las cosas de modo que se haga la justicia y
quite los estorbos que se opongan, y éste es el gran secreto de estas protestas y
hecatombes que presenciamos en todo el mundo, y nadie lo evitará, porque es el
cumplimiento de la justicia, obedeciendo al verdadero régimen económico de los
organismos todos de la naturaleza que lo pide.
Lo primero es lo primero, y lo primero es implantar el progreso, aunque los hombres,
por su ignorancia, se maten con el progreso que les debía de servir de bienestar y de
83
vida. Lo segundo es el cumplimiento del fin para el que se trae el progreso, y el fin es el
mayor bienestar cada vez de toda la comunidad. ¿Quién se opone? Ese organismo,
individual, colectivo, nacional o imperial se quita: y muerto el perro, muerta la rabia.
Este es el secreto de las leyes divinas y naturales que los hombres no han querido
entender, por lo mismo de siempre: por una mala educación, por haber creído más a los
santos, que a los sabios; y quien se atreva, que desmienta al anciano 24.
En suma, la economía orgánica, es de la Comuna sin parcelas y sin fronteras que se
viene a implantar en todo el mundo, tras de estas hecatombes que cambian la faz de la
tierra y quitan todo lo que estorba, dando la más alta lección.
PÁRRAFO VIII
ECONOMÍA RURAL Y AGRÍCOLA
La economía rural y agrícola se basa en el aprovechamiento de la economía orgánica
y científica en todas sus ramas, para sacar por su eficacia y unidad, mejores
rendimientos cada vez.
Cuando se piensa el descuido que las ciencias han tenido para no prestar todo su
concurso y atención a la agricultura, no se puede menos que entristecerse, porque
queda demostrado el desconocimiento de que la agricultura es la única base posible del
bienestar y por esto hay tanto descontento y la vida llegó a lo imposible de vivirla.
Para todo hay hombres y todo puede ser simultáneo; pero en caso de no poder ser
todas las cosas a la vez para darse satisfacción el hombre, debe ser primero el cultivo,
atención y devoción de la tierra. La tierra es tan agradecida, que al poco tiempo nos
devuelve el mil por uno de nuestro sacrificio y amor dedicado a ella, para que
centupliquemos nuestra satisfacción. ¿Se descuida la agricultura? Pues la tierra nos
descuida a nosotros y tendremos menos pan y más malestar.
No se estudian los cultivos, ni se cuida del laboreo, ni se abona la tierra; pero en
cambio, se enjaezan soberbios coches y se hizo a los caballos, magnates, hasta
vestidos de oro, en tanto que un pobre hombre ha de cavar la tierra haciendo de bestia
y su adelanto en el laboreo es muy poco, en cambio de mucho cansancio y
descontento, que tampoco abona la tierra con un magnetismo eficiente y positivo.
En nuestro «Método supremo», «Lecciones de magnetismo», damos la más alta
lección al respecto.
Se ve en el laboreo de la tierra, una desidia tan grande, que a quien comprende lo
que esto representa, lo hace llorar.
Se la rotura y muy mal, unos pocos días antes de extender las semillas y apenas si
han arrancado las hierbas; pero si esto se hace antes y sin ningún remordimiento de la
84
conciencia, se han dejado granar las semillas de esas cizañas; y antes de que el trigo
(por ejemplo) que se siembra germine, ya está el campo cubierto de malezas; y solo
porque los tallos padres de la sementera son por su naturaleza más altos, salen por
encima del Vampiro; pero los hijuelos de la planta, que serían los centuplicadores de la
cosecha, han muerto y la producción es pequeñísima; pero aún es demasiado
comparado con el cultivo malo, poco y a destiempo que se hizo, y por añadidura, ajeno
a toda economía moral y científica, por lo que ha desaparecido también, la economía
moral y agrícola.
En cambio entrad en la ciudad y veréis millones de caballos siendo magnates y miles
de automóviles paseando a la lujuria y al despotismo.
En esos carruajes (fuerzas robadas a la agricultura) veréis muchas grandes muñecas
luciendo su desgaste prematuro; pero no encontraréis su corazón. Son muñecas.
La agricultura en la Comuna, es la primera y mayor atención y solo por ella habrá
grandeza en Verdad de Verdad; y el progreso (que aun no pudo tener la humanidad)
será un hecho, hasta extraer la luz y las fuerzas del Éter, que substituya a todas las
fuerzas y combustibles. Tenemos esos secretos y los confirma el anciano 24 en su
cátedra; pero es inútil su intento, mientras los hombres enrarezcan la atmósfera con sus
pensamientos torvos y egoístas, porque ese tesoro es moneda del Padre, que no sirve
para comerciar, porque no tiene precio, ni se puede emplear lo que es causa de la vida,
para la muerte y destrucción de los cuerpos y cosas que representan la vida. Ese tesoro
es solo para la Comuna, porque es la moneda del espíritu en su reinado.
Sí, en la Comuna, todos los hombres (hasta el maestro antes que todo otro hombre)
han de saber y practicar la agricultura; y para esto yo os digo que la tierra no es
insensible como lo suponéis, y sabe agradecer los besos que le da el hombre, en la
misma forma y con más verdad aun, que os paga la esposa vuestro beso de amor,
regalándoos un hijo. Asentad esto bien y que os sea ejemplo.
Todas las economías son buenas y necesarias; pero la economía rural y agrícola es la
más trascendental, porque sin productos de la tierra, no podréis tener ninguna otra
economía, ni aún como ciencia experimental, pues os faltaría la materia prima; y sin
alimento el hombre no puede vivir, ni en la tierra ni en ningún otro mundo, porque en
todos la materia vive de la materia; pero ésta, por ley fatal, tiene que servir de base al
progreso del espíritu, siendo hombre, que es el único productor de todo, con las
esencias que extrae del Éter, como única substancia que el Padre Creador nos da, el
Éter. Alerta, pues, hombres y cuidad bien de la economía rural y agrícola.
85
PÁRRAFO IX
ECONOMÍA PÚBLICA
Hijo de la moral pública o social, es la economía pública.
Esta economía consiste en la buena administración de una ciudad y de la Nación.
Pero ¿qué habréis de administrar si no habéis tenido productos de la economía rural y
agrícola?
La economía pública, pues, es, la órbita donde gira la economía doméstica, porque
los encargados, municipios o gobiernos, son los que deben señalar las ventajas e
inconvenientes de hacer esto o aquello; facilitar medios económicos a la producción,
regular el consumo y el costo de las cosas, para que pueda la ciudad y la nación cubrir
todas sus necesidades sin miseria y sin derroche y sin pedirle ni arrancarle a la madre
tierra más que lo necesario a la vida holgada, placentera y racional.
La miseria reinante en estos momentos críticos, al extremo máximo en todo el mundo,
dice muy claro que la economía pública no ha existido, o se ha olvidado hasta la letra;
pero se puede asegurar que no ha existido, porque si hubiera existido, no podría
borrarse del hombre, que aunque hubiera llegado a la locura que presenciamos, tendría
un momento de lucidez, como todo loco tiene, hasta los más furiosos, y en ese
momento, los hombres de gobierno entre tantos, alguno habría recordado y practicaría
la economía pública. ¿No la recuerdan? ¿No la practican? Entonces no ha existido; y si
no ha existido, es porque la economía pública es solo del régimen de la Comuna y es
en vano que nadie lo intente fuera del régimen comunal sin fronteras, sin parcelas, sin
dinero y con el amor por ley, porque fracasará.
Inténtelo quien quiera y se convencerá del fracaso, como si quisiera obtener melones
de una Zarza-Mora.
Con la economía pública ha pasado lo mismo que dije de la economía doméstica; se
ha entendido que economía es no comer, y ya dije que es un crimen de lesa
humanidad, y esos crímenes ya no caben en la tierra; y como los hombres no son
capaces, ni quieren (porque no quieren los Dioses religiosos) evitar esos crímenes de
los que ellos viven.
Pero el decreto inexorable del Padre Creador, es: «Quitar todos los estorbos»; y llega
la ley divina de justicia y los quita sin mirar oropeles, ni jerarquías dignatarias,
renovándolo todo y la vida empezará como nueva, con todas las economías de la ley
máxima de amor, que los Dioses religiosos no pudieron tener, porque no son Dioses de
esa Ley.
El propietario de esa Ley es el Padre Creador, el gran Eloí, en cuyo nombre lo
reconoce todo el Universo infinito, y ha dado su profilaxis para el día del reinado del
espíritu, en 24 grandes cátedras de los 24 ancianos, sobre la base del amor, para la
verdadera economía; y en esas lecciones magnas, inspírense todos los hombres,
86
mientras llega el felicísimo momento, pero muy terrible para muchos, del instante de la
implantación del régimen Comunal, que el mismo Creador ha decretado, y nadie podrá
estorbar su omnímoda voluntad. ¿Quién se opone? Solo los que no quieren la
economía pública y que pusieron obstáculo a todas las economías.
Los sensatos, los éticos, ensayen mientras tanto la economía pública, que ya llegará
su perfección con los grandes rendimientos de la economía rural y agrícola.
PÁRRAFO X
ECONOMÍA INDUSTRIAL
La economía industrial consiste en la organización de todos los elementos que
concurren a la producción del objeto, gastando menos para producir más.
En la economía industrial es en donde tienen toda su aplicación las economías moral
y científica, y jamás puede faltar el espíritu Creador. ¿Pero podríais imaginar que
pudiera existir la industria, sin los productos de la economía rural y agrícola? Y
existiendo éstos, ¿podríamos organizar las industrias racionalmente sin la economía
pública?
Como en la economía industrial es donde el hombre ha de demostrar la belleza de los
mundos, aquí han de concurrir las ciencias más llenas de sabiduría, como la química, la
física y las matemáticas, sin que falten las bellas artes, la literatura y sobre todo la
mágica electricidad.
En la Comuna, llegará la economía industrial al grado máximo no imaginado, porque
entrará con desenvoltura en la más profunda metafísica del espíritu, el que es sabio en
su naturaleza por su procedencia y llega hasta el umbral de la sabiduría de su Padre,
no ignorando más que el ser, del ser increado, que será vano empeño que entre todos
los infinitos espíritus del universo quisieran profundizarlo y saberlo. Esta es la tangente
de los falaces Pseudo-Sabios.
Pero de ese punto abajo, todo lo sabe el espíritu; hasta hace los mundos y sus
cuerpos de hombres o de mujeres, en los que y con los que obra; y si él no se los
hiciera, nunca sería hombre; y la belleza que presenta, es solo a causa de su mayor o
menor sabiduría. ¡Qué bella y magna industria!...
Como los espíritus pertenecientes al mundo tierra han cursado ya los grados del
bachillerato, hoy son trinos como hombres y han empezado cada uno su carrera
definitiva para graduarse durante el séptimo día de la Comuna, de Maestros en la
Creación; por lo que la ley implacable les exige obras de hombres y las tienen que
hacer; para lo cual el rector universal hizo separar y llevar a otras aulas a los rezagados
que se entretuvieron en caricaturizar a sus maestros, es decir que mixtificaron las
profilaxis de los misioneros en todos los tiempos y jugaron sin conciencia con los
87
maestros, y hasta no han respetado al rector, al Creador, que lo caricaturizaron y lo
substituyeron con Dioses de palo y otras materias y hasta de carne y hueso.
¿Qué podía esperar la humanidad de esos seres con respecto a la economía
industrial, si su industria sólo fue mixtificar el progreso?
Hoy la mayoría de los espíritus aprobó su bachillerato: y al empezar su carrera
definitiva pidió al rector le quitara los estorbos, como lo había prometido en Isaías, y son
quitados con la música horrorosa que hacen los cañones y la naturaleza en temblores,
terremotos, tempestades y otras demostraciones; y estos depravados, en sus
desesperaciones y en su irrespetuosidad al Creador, rompen todo lo que pueden,
moviendo en su resistencia al cumplimiento de la orden de destierro, la gran
conflagración mundial; pero hacen bien de romper lo que crearon, porque a nosotros no
aprovechan sus borroneados planos y pizarras.
No tuvieron economía industrial y sus ligas no ligan; porque fundieron el oro con la
arcilla y otros barros de menos valor aún.
Pero ¡oído a la pisada, Bachilleres! y seguid en vuestras lecciones, porque tenemos
que demostrar el adelanto en una verdadera economía industrial, que no ha de admitir
equívocos de materiales, ni error matemático.
PÁRRAFO XI
ECONOMÍA POLÍTICA (HOY GEOGRÁFICA)
La economía política pronto cesa ya en el nombre; pero se llamará geográfica y es lo
mismo; y consiste en el conocimiento de las riquezas o producciones de las regiones
(que hoy se llaman naciones) y continentes, para su intercambio, y el porqué o causas
del aumento y disminución de los productos.
No tengo nada que observar sobre esta economía, porque en ella han observado los
gobiernos bastante buena conducta. Pero si quiero advertir y sentar, que esto ha
obedecido únicamente a que el espíritu inspiró con más claridad, porque los hombres
no le opusieron gran resistencia ante el dilema de cambiar sus productos o estancarse y
no participar del progreso industrial: este es el secreto primero.
El segundo secreto es transcendental; porque el espíritu prepara las emigraciones de
los seres, para crearse y formar una sola raza; y el tercer secreto, es porque es ley que
el espíritu, hecho hombre, deje depósitos en todas partes para no ser extranjero en
ningún punto.
En esos tres secretos tenéis cifrada la gran economía política o geográfica; y está ya
hecha ley en el Código preparado para la Comuna Universal que se implanta.
88
PÁRRAFO XII
ECONOMÍA SOCIAL
La economía social encierra el conocimiento de todos los intereses morales y
materiales de las civilizaciones y los derechos y obligaciones de los individuos, para de
su estudio, ascender cada día en la armonía y belleza, física y moralmente.
Es decir, que la economía social es un estudio incesante del progreso, por el que se
ha de continuar educando en ascensión a los individuos, y no se les puede considerar
extraños en nada, porque cada individuo es un grano aromático y un grado del progreso
universal.
Aquí habrá de escribir grandes volúmenes para criticar y condenar las leyes sociales
de cada nación y sus organizaciones vergonzosas por lo egoístas e irracionales; pero
ya no es necesario, ni hay tiempo, para que vean sus faltas los legisladores de leyes
antinaturales; y además, luego no será nadie capaz de encontrar donde hubo fronteras,
en donde dos hombres se miraban con recelo y con odio, por causa de una criminal
educación; y sin embargo, allí, el mismo sol los bañaba; y basta este argumento para
ver toda la vergüenza de las leyes de extranjerismo, hechas sólo por prevención
maliciosa, no del pueblo, sino por los enemigos del pueblo: por los inspiradores de los
gobiernos autócratas, por los religiosos, por sus dioses raquíticos, vengativos, «que
nunca han vivido», como dice el anciano 24 y por lo que yo he sentado en mi examen
de los dioses y sus religiones: «porque no son cosa, y lo que no es cosa no es de la
vida, porque no está en la ley de la vida».
El hombre, por ínfimo que parezca, de cualquier color y etnicismo que sea, no sólo es
cosa, sino que es el universo completo y entero y en toda Ley, es de la sociedad
humana y en ninguna parte puede ser extranjero, sino que en todas partes es el
hermano. Esta es la base de la gran economía social.
PÁRRAFO XIII
ECONOMÍA ESPIRITUAL
Esta economía es nueva para los hombres y sólo es del séptimo día; y
materializándola en ley, consiste en la unidad del pensamiento para el esfuerzo
psíquico para obrar en consonancia con la ley mayor.
Es un axioma que, «La unión hace la fuerza»; pero hasta hoy, el hombre, sólo por
sociedades, por colectividades, ha unido su pensamiento para algunos hechos y
triunfaron, pero en detrimento de otros; es la ley de las fuerzas brutas de la materia, que
únicamente ha presentado el hombre, pero que aun tampoco ha llegado a conocerlas,
ni menos ha podido fruirse de ellas.
89
Aquel sabio, o aspirante a sabio (que ya es mucho), que pedía un punto de apoyo
para su palanca y le daría la vuelta al mundo, hoy batiría palmas de que ese punto de
apoyo se declara, libre y firme, en la economía espiritual; pero para esto habría
necesidad de limpiar de barro y llegar al cimiento granítico para fundar ese punto de
apoyo; y se abrió el cimiento y se lleno de ricos ripios y argamasa incorruptas del
Espiritismo, como aun no es conocido; el cual sienta entre los hombres sus principios
inconmovibles, después de haber hecho un juicio de mayoría y definitivo. Este es aquel
punto de apoyo; y la palanca es la economía espiritual para el esfuerzo psíquico en un
solo pensamiento, el que es capaz, no de trasladar un monte, como sencillamente se ha
dicho, sino de regenerar, de mover, de transformar todo el mundo; y para eso, hoy que
hemos quitado todo el barro de Dioses religiosos, disecado los lodazales de los cuerpos
y quemado el carbón de las almas, se implanta el único credo, el espiritismo, como jalón
de mira, cuya luz es la ley única y suprema AMOR, donde se concentran todas las
unidades y todos los pensamientos, siendo así un solo pensamiento; y por lo tanto, el
esfuerzo psíquico de todo el mundo, es únicamente unido como el de un solo hombre y
el triunfo en todo lo que se propone, está asegurado antes de obrarlo y nadie es
perjudicado.
Ya se comprenderá ahora el por qué de tantos fracasos entre los hombres, porque no
tenían un pensamiento común; les faltaba el punto de mira y son culpables, porque el
espíritu es más viejo que el hombre y por la pasión lo pospuso y aun las religiones lo
anularon en su intención, declarando al alma el más, no siendo en realidad más que el
vestido del oculto espíritu, por su Ley de armonía.
En esa dualidad le pasa el hombre, como a un banco de dos patas: cualquier
pequeño movimiento o desequilibrio de sus fuerzas lo derriba; pero hoy, descubierto el
espíritu, el hombre se ha hecho trino; es un trípode y a éste ya cuesta mucho más
derribarlo, porque puede mejor contrapesar su equilibrio y conservarlo con mucho
menor esfuerzo.
Hay, pues, que estudiar mucho y acatar por todo la economía espiritual, porque es el
coronamiento del esfuerzo del hombre y es propio ese estudio y esa práctica de los
estudiantes de carreras que ya pasaron el bachillerato; y esto son todos los hombres de
la tierra que sobreviven a la renovación de su faz y saben obedecer a un solo maestro,
del que toman su sabiduría, como todos tomamos la luz y vibraciones del mismo sol sin
hastiarnos.
PÁRRAFO XIV
ECONOMÍA UNIVERSAL
Nueva es también esta economía en la tierra; pero consiste en la unidad de todos los
espíritus, concentrados en el maestro, para así conseguir la solidaridad con todo el
universo; con lo cual se alcanza la omnipotencia, para obrar en ley la armonía de la
Creación.
90
Aquí tengo que traer a colación al Padre, llamado por Abrahán, Hellí, en su lengua
Hebraica, y dice en el testamento alianza: «Los mundos son infinitos y el hombre ha de
vivir en todos los que existen; pero la Creación sigue y no se acaba»; lo que confirma
esta nueva economía universal, que siento como hebilla de este gran capítulo de
economías: Catorce economías, todas científicas y necesarias, confirmadas por los 24
ancianos que a Juan apóstol le presentaron alrededor del trono del cordero, figurado así
el Creador, porque el cordero no tiene jamás rencor, ni venganza, ni busca represalias;
y además sabed que, esos 24 ancianos, representan los 24 libros de que se compone
la Biblia, que ya no puede ser hallada en su pureza, porque fue mixtificada por todas las
religiones.
Pues bien; la economía Universal, es necesaria por todas las razones de la vida en
cada mundo; pero hay dos razones máximas que las voy a anotar, y son: primera, que
por la economía universal, se obra en la omnipotencia con todas las fuerzas de los
solidarizados y armonía de la ley, es decir, que hace una obra en un mundo y aquella
obra no se hace a la vez en otro mundo, porque sería restar fuerzas y es natural que
costaría más esfuerzo en los dos donde se opera; en tanto que, sumadas las fuerzas
todas, la obra se hace con la mitad de esfuerzo en la mitad de tiempo. Este solo
ejemplo bastará para comprender la utilidad y la necesidad de la economía Universal.
La segunda razón es mayor, porque es de vida: y es que tenemos por Ley que tener
parte en todos los mundos del universo, para poder vivir en todos los que existen y
crear otros más progresados para cada humanidad que termina en un mundo, cuando
de él ha extraído toda su esencia y los espíritus llevan en Luz y sabiduría el cómputo
del peso: y por ley de progreso, si un mundo, por ejemplo la tierra, termina su carrera en
el grado 10, el mundo que deberá ocupar esta familia, empezará en el límite del grado
10 y será el 1° real de aquel mundo en su valor de progreso metafísico.
¿Pero creéis que se lo han de dar hecho? No tal. Han de hacerlo los terrestres ese
mundo, porque no hay dádiva de gracia; la ley no regala más que la materia Éter, del
que sacarán, molécula por molécula, todos sus componentes, lo mismo que el espíritu
fabrica sus cuerpos de hombre, y si no, no lo sería. Así, las familias que pueblan los
mundos se han de crear el inmediato que en ley han de ocupar por otra etapa de la
creación eterna y continuada.
Pero sí hay, por economía Universal, por solidaridad, por deber fraternal, maestros
que enseñan a los menores; nos conviene entenderlo bien: por solidaridad. De modo
que, si nosotros ascendemos a un mundo del grado 11 y por la solidaridad tenemos
maestros del grado 12, nosotros que hemos hecho el grado 10, tenemos que ser
maestros para otros del grado 9.
Aquí os quedan tres peldaños de la infinita escala, de la sin fin cadena que representa
mi Economía Universal, que os debe ser provechosa.
Ahora bien; como toda la Creación la habéis de recibir explicada en claro y conciso
estudio físico-metafísico y todo lo entenderéis, réstame sólo decir a los hombres, mis
hermanos que no os apresuréis a leer por lo atrayente de los temas y hasta por la
91
amenidad de la lectura: pero menos os apresuréis a criticar para excusaros de los
cargos que necesariamente han de asaltar vuestra conciencia. Tened valor y seguid
sabiendo que de hombres es faltar y todos hemos faltado y el Padre no se inmutó en
nuestras faltas: sabía que éramos niños y que llegaríamos a mayores y nos espera
siempre y nos lo aseguró por Abrahán en su testamento alianza, diciendo: «Mi luz di en
Adán para mis hijos y cuando la conocerán me serán fieles».
Mas si de hombres es faltar, de hombres honrados es confesar la falta para satisfacer
al ofendido, sea hombre o la Ley, y en esa confesión no hay rebajamiento: es nobleza,
es fortaleza, es hidalguía, es fraternidad confesada, y la reconciliación, cediendo el que
está fuera de la verdad, asciende al igual del que tiene razón y es sellada esa
fraternidad con el amor de la Madre, que aquí es la Ley suprema y única, que todo lo
domina.
Mas otra consideración y última se ofrece y es de orden: es una pregunta que la
mayoría se hará y es: ¿Dónde está el hombre que sea el todo para esta armonía
profiláctica? Diógenes buscaba un hombre: ahora todos los hombres buscan un
hombre. Diógenes no lo encontró porque era el solo a buscarlo y la individualidad es
muy poca cosa. Hoy los hombres todos en asamblea, pueden encontrarlo y la ley del
Creador ha debido preparar al hombre que los hombres buscan, porque si no, no lo
podrían percibir. Lo que no existe no es percibido. ¿Lo perciben? Luego debe estar.
Hay una regla fija inequívoca. El hombre que los hombres buscan será aquel que
pueda contender y entender estas 14 economías y las 24 cátedras de los 24 ancianos.
¿Está el Hombre? Lo buscan los hombres de conciencia; lo busca el sentimiento
popular universal; lo buscan todos y la Ley es la que lo inspira... luego el hombre está; y
si los hombres no lo encontraran, la Ley, el Padre, que sabe que la tierra es mayor de
edad, lo mostrará y acaso la humanidad sufra una contracción de estupefacción.
92
CAPÍTULO SÉPTIMO
EL AMOR AL MEJOR BIENESTAR PROPIO Y COMÚN
Siempre que conozcamos cómo un hombre rige su casa y la moral de ella, podemos
asegurar que igual arreglaría y dirigiría un estado.
En capítulos anteriores hemos versado todo nuestro estudio sobre la familia y hemos
ascendido a la ciudad, comprobando que el amor ciudadano es más extenso y menos
intenso y por lo tanto más libre de egoísmos pequeños y raquitismos que el de familia,
convirtiéndose igualmente que el amor, el egoísmo, en más extenso, pero dejando de
ser pasión y convirtiéndose en virtud ciudadana.
¡Cuántas evoluciones y tremendas luchas ha sostenido el espíritu para llegar a este
asomo de sabiduría, convirtiendo el egoísmo en altruismo, haciendo virtud de lo que fué
un vicio y una pasión! Pero no nos sorprenda esto, cuando consideramos al hombre en
la tribu y más atrás en la soledad de la caverna, ideando por la necesidad la
satisfacción muy rústica de sus menesteres, que al fin no se bastó y tuvo que buscar la
unión de otros y formar la tribu, que encontró buena, por la ayuda de unos a otros.
Entonces hubiera sido inútil hablarle de ninguna de las economías que dejamos
expuestas, y sin embargo, en sus hechos inconscientes, sólo instintivos, fundaba los
prolegómenos de éstas. Allí la materia sólo conocía la satisfacción de su instinto; pero
sin que se den cuenta, obran por la inspiración de su encerrado y anublado espíritu,
heredándose el hombre al hombre, en sus grados de progreso que quisiera y no, por
grande que fuera su egoísmo, no podía hacer que no lo disfrutara la tribu.
Esto nos impone de un modo inconfundible, que ningún hombre, por egoísta, avaro y
desalmado que sea, no obra nada por sí solo.
Vamos a fijaros en lo más riguroso del egoísmo que podamos idear, para ver
confirmado lo del punto precedente de que ningún hombre obra nada por sí solo.
Supongamos un ser que no quiera tomar parte absolutamente en nada de la
sociedad: no tenemos en cuenta que por su aislamiento carece de todo confort,
decencia y comodidad; nos fijamos únicamente en que se basta (a su modo) a sí
mismo; no consume nada de la sociedad, de la que vive aislado y he aquí que, a su
pesar, su no consumo redunda en beneficio de la sociedad, porque a más le toca; lo
que es un bien; no es recomendable, en verdad, esa acción, ni puede ser tampoco,
pero queda probado aún este caso extremo, que no puede obrar nadie, nada, sin que la
sociedad reciba en común un beneficio más grande o más pequeño. Y aun en este
ejemplo, queda un gran bien para la comunidad, de inestimable valor moral y científico,
que será el estudio de esa vida solitaria, irracional, que llevará a los hombres al
convencimiento de que, la individualidad, es mala y que la vida social en comunidad, es
buena y encomiable.
93
En la vida ciudadana tenemos otros ejemplos que nos van a confirmar en que, sólo el
trabajo y la vida común de toda la ciudad; es lo mejor.
Registramos, por desgracia, colectividades asociadas que sólo de puertas adentro
tienen su interés comunitivo: éstas son las sociedades religiosas, sean del matiz y color
que sean. Prescindamos aquí de sus falacias morales, de sus ritos, de sus prácticas
externas y hasta de sus Dioses y fetiches, que son el todo de su falacia, engaño, fraude
y mentira.
Nos fijamos solamente en que, para ellos, materialmente, sólo existe la comunidad de
puertas adentro y ese es su mundo, importándoles muy poca cosa el progreso,
demostrado en que se oponen y predican contra él; pero que, aun contra su pesar, el
progreso traspasa sus puertas y espesos muros y los traiciona, lo mismo que las bellas
que se les ponen delante, les recuerdan que son hombres, y... el hombre hace traición a
su voto irracional de castidad o celibato.
Si esos encerrados en la obscuridad o media luz de los claustros, cooperaran a la luz
del día con los padres ciudadanos, con los hombres, no tendría el progreso el retardo
que ocasiona el empeñarse y conseguir por su fuerza irresistible cubrir el área de esos
claustros, porque el progreso no puede tener parcelas o predios vacíos, porque es
como el Éter, que todo lo llena y vivifica.
La oposición de estas colectividades retrógradas, que además consumen y no
producen nada de provecho a la vida (si no es el desengaño de su grey), también nos
demuestra que no es moral la vida improductiva; y he aquí lo único de provecho que
entrega a la sociedad, en cambio de consumirle sus productos con el engaño de Dios.
Ese provecho es más valioso de lo que parece y sin él, los hombres de ideas, no
habrían ahondado tanto en la necesidad de que es necesario el trabajo productivo para
la moral y bienestar de los pueblos, por el desengaño dado por esas colectividades o
comunidades parásitas de religiosos, el hombre (teniendo un instinto innato de que ha
de haber un ser superior a todo, que sea principio y fin de las cosas y el todo de la
Creación), teniendo ese instinto innato el hombre, repito, se dió a buscar a ese todo y
encontró que era su padre y no su tirano vengativo que castiga y da gracias, como el
Dios de las religiones; y el hombre encontró a su padre en su mismo corazón y
comprobó, además, que el hombre, por su espíritu, es un creador y demostrador de la
vida en formas.
Es un, provecho indudablemente este resultado; pero ¿no fuera mejor, que en vez de
tener que trabajar tanto para encontrarlo, que no hubiera tenido que buscarlo, porque
los sacerdotes de todos los tiempos lo habían ocultado y mixtificado con refinada
maldad, para vivir en su nombre, de la ignorancia?
Sin duda fuera esto mejor, aunque no tendría tanto valor; porque vale más, lo que
más cuesta conseguir; pero el valer más una cosa, no quiere decir que sea mejor; lo
que sí se le da más valor, por los sacrificios que costó o por la escasez del producto;
luego fuera mejor que el hombre no perdiera su conocimiento perpetuo y continuado de
94
su Padre, que por haberlo perdido, tuvo después absoluta necesidad de encontrarlo,
luchando terriblemente con los que lo ocultan por juramento religioso.
Estos, pues, aun en medio de tanto egoísmo y separación de la sociedad, no han
podido evitar el gran bien que los hombres libres han sacado en el estudio de esas
colectividades religiosas, de lo que llegaron a sentar científicamente que el Dios de las
religiones, no es, no puede ser el Padre Creador.
He aquí, como aun esos terribles enemigos de la humanidad han cooperado, a su
pesar, al bien común, pero no tienen parte en ese bien común.
Conviene sentar bien claro este punto: «Pero no tienen parte en este bien Común»,
porque hoy que las corrientes ideales están derribando los templos de esos Dioses de
la Falacia, las religiones tratan de salvarse del naufragio y no hay más que una barquilla
que los puede recoger. Esta barquilla es la verdad de: «Sólo el trabajo productivo
regenera y da derecho al consumo». Lo que en palabras menos filosóficas, pero de
Justicia, los Soviets Rusos lo han hecho Ley así: «El que no trabaja, no come».
A esa sentencia le falta la condición; y no es extraño (como ya lo estamos viendo) que
los sacerdotes Rusos se hagan derecho en ella, desde que no especifica la clase de
trabajo; y el entretenimiento del sacerdote, para su religión, es trabajo.
Como nosotros hemos entrañado en la religión y hemos comprobado que todas son
causa de inmoralidad en todos sus entretenimientos, hemos sentado que: «Sólo el
trabajo productivo regenera y da derecho al consumo», en lo que no pueden encontrar
las religiones tangente de excusa ni escape a la vida social civil y común, no por
colectividades, sino por ciudades primero, para luego, por fuerza del amor que se
desarrolla y de la necesidad de expansión, comunizarse por regiones, que por las
mismas razones se federarán para llegar a borrar todas las fronteras, estableciendo
para todos la misma ley, la misma moral y hacer la sola y única, comunidad fraternal.
Nosotros, que habíamos legislado para este régimen, mientras todas las naciones se
armaban hasta los dientes para batirse en la guerra más vergonzosa, y conocíamos las
mañas religiosas, no perdimos de vista a los religiosos de todos los matices y no nos
negará nadie, que todas las religiones y sectas bendecían los armamentos de sus
naciones y clamaban a Dios por la victoria, a costa de la derrota de los otros, tan
fanáticos como ellos y tan embusteros y criminales, que no hemos encontrado
diferencia (sino acaso en las formas) entre el tenebroso Rasputín y el falaz Mercier;
ante el siniestro Clemenceau y el fatídico Káiser Guillermo.
Rasputín, en nombre de Dios, hace orar a las bellas a sus pies, en traje de Adán;
Mercier enciende el odio entre las mujeres de Francia y Belgas; Clemenceau recibe
bendiciones y hasta exhortaciones del Pontífice Romano, y Guillermo manda hacer
preces y en cada proclama de muerte espera de Dios la victoria. ¿Puede darse mayor
escándalo? Es verdad que cada uno de esos culpables, él mismo era el Dios a quien
pedía, porque todo Dios religioso, no puede ser más ni otra cosa, que lo que es cada
Pontífice o representante; y como nosotros sabíamos este secreto, nos burlábamos de
95
todos ellos y pedíamos y les dió, el Padre Creador, el triunfo a los trabajadores, porque
«Sólo el trabajo productivo regenera y da derecho al consumo».
Ahí está la prueba de nuestra verdad, en el comunismo que se inicia en todo el
mundo, empezando (es cierto que mal) sobre los escombros plutócratas y religiosos del
Zar y de Rasputín. ¿Que han tenido que matar por no ser muertos? La defensa es justa
y no hay Dios que la castigue. Era la mayoría el pueblo trabajador que sacudió el yugo
que le fué oprobio largos siglos y no reparó en sacrificios. «Por amor al mejor bienestar
propio primero y comunal después», lo cual es lógico que así sea.
Si un rey (a quien como misionero que es, le hemos comunicado las cosas que habían
de venir) fuera noble, podría dar testimonio de nuestra previsión y acierto en los,
vaticinios. Pero como prevaricó y no quiso cumplir lo más importante de su misión, no
se mostró noble, ni lo será ahora; pero en nuestro archivo están los borradores de
aquellos despachos, cumplidos todos, menos la caída del tal Rey, (hasta este
momento); pero es peor para él, puesto que siendo el último, habrá sufrido su infierno
viendo su inevitable rodar. ¿Y quién puede predecir en qué forma rodará, ya que su
estancia en, el trono, es sólo debido al crimen que se comete contra la santa libertad?
¿Se repetirá el caso de Rusia?... Mucho nos lo tememos, ya que él ha sido temerario:
mas no podrá evitar que el pueblo tome el poder en la forma que pueda; y el odio,
acrecentado en cuatro años desde que se le dieron los finales de la contienda entre el
pueblo trabajador y la plutocracia religiosa y civil, ha de hacer su explosión y no mirará
el pueblo el sacrificio que haya de hacer para aniquilar para siempre las coronas;, y
coronillas, mitras, capelos y tiaras, tronos, cetros y espadas, que sólo fueron peligro de
la humanidad como instrumento del Cristo-Dios y del Dios Krisna y de todos los Dioses,
becerros, serpientes, palos, piedras, metales y de barro.
Todo esto se impone al hombre «Por amor al mejor bienestar propio y común».
96
CAPÍTULO OCTAVO
EL AMOR A LA DEFENSA INDIVIDUAL Y COLECTIVA
Este capítulo está planteado en el anterior; pero no faltan razonamientos y ejemplos
que traer para llenar éste.
La defensa es instintiva y demuestra el amor a la vida, que es innato en los seres
todos y todos se defienden en la medida de sus fuerzas y facultades.
Hay gravísimas excepciones de los suicidas por cualquier causa y de los fanáticos
que se dejan sacrificar por no ceder a la razón, pero esto no quiebra la ley general; es
un lunar del progreso, de la razón y de la civilización.
Hay casos de heroicidad entre los mártires, que conviene distinguir bien, para tenerlos
en cuenta y condenar como suicidios a los demás con la agravante de retrógrados.
Los héroes son aquellos que, luchando por un ideal racional, no vacilan ante la
muerte; pero no la buscan, la rehuyen cuanto pueden, mientras tienen la esperanza del
triunfo, o por lo menos hasta que logran encarnar la idea en el pueblo, y entonces ya no
vacilan y aun desafían frente a frente a sus enemigos, aun sabiendo que serán víctimas
de su ceguera.
Héroes de esta naturaleza son: Juan el solitario, arremetiendo a los magnates y
llamándolos «Raza de víboras»; Jesús, su heredero y continuador, huyendo de pueblo
en pueblo del odio y persecución de los sacerdotes, pero llamándolos «Sepulcros
blanqueados»; majada de puercos, caterva de ladrones, manada de esclavos
encadenados de noche, etc., etc., y ninguno de los dos se calla ante sus enemigos,
aunque Juan ve la cuchilla que segara su cabeza y Jesús la cruz de su patíbulo.
Les sigue en valor y coraje, siglos más tarde, el nunca bastante estudiado Giordano
Bruno, que después de fugas y tragedias, es puesto en la pira y entre las llamas
profetiza: «Rodarán los siglos y los patíbulos se convertirán en monumentos de gloria:
caerán los tronos y los altares y la humanidad será libre de la ignominia y el fanatismo».
Profecía que vemos hoy ya casi cumplida.
A estos tres verdaderos héroes hay que sumar todos los que por una idea racional,
han caído por el odio civil o religioso, aunque lo veamos aparentemente revestido con
capa de civil.
No son ni héroes ni mártires, ninguno de aquellos que han caído porque defendieron
una religión irracional, como lo son todas; ni son héroes ni mártires los caídos en los
campos de batalla oponiéndose a las ideas de libertad y progreso. Son suicidas con
todas las agravantes de un delito de lesa humanidad; pero, en cambio, los sacrificados
por esos fanáticos retrógrados, conservadores, sí, son héroes y mártires, aunque los
veamos militar en las ideas anarquistas y uno de éstos es Francisco Ferrer. ¿Por
qué?... Porque sólo llevaban un fin: libertar a la humanidad del yugo de la ignorancia y
97
del fanatismo religioso y de patria, porque sabían que la patria del hombre es toda la
tierra y la del espíritu todo el Universo, y hoy lo confirman constantemente sus espíritus,
que siguen batallando más fuerte que de encarnados, y son ellos los mártires de las
ideas, los que mueven y llevan a los hombres de progreso a la lucha y la revolución
social, para libertar de una vez a la humanidad y sentar la comuna de amor y ley; es
ésa su misión, que no eluden; y sabed que ya no están todos ellos en espíritu, sino que
están encarnados, tomando parte nuevamente con sus cuerpos nuevos. Esta es la
resurrección: reencarnar continuamente.
Y bien; ¿por qué estos hombres y los miles de millones que los siguieron y siguen,
cayeron una y más veces mártires de su ideal? El por qué es el mismo de siempre. El
amor a la concupiscencia de los parásitos. La causa es otra y dolorosa; pero noble y
justa: la defensa propia innata e instintiva; y si en los que he señalado héroes y
mártires, esa defensa es noble y justa, será forzosamente innoble y criminal en sus
enemigos ciegos, por la concupiscencia. ¿Por qué puede ser esto, si unos y otros
espíritus han salido del mismo Padre y con el mismo mandato y mismo caudal de
fuerza, sabiduría y amor?
En todas nuestras obras hemos dejado estudiada y juzgada esta cuestión, que nos
releva aquí de muchos juicios; pero como ha surgido la pregunta, por buena ética, la
hemos de contestar.
Sentemos primero que existen mártires y tiranos, lo que no necesita juicio, porque son
hechos históricos por desgracia para la humanidad.
Sentemos también que el Padre en su Ley impone sin obligar, lo que precisamente lo
hace omnímodo y omnipotente, y dijo y dice a las familias de espíritus que emite de sí
mismo y de su propia naturaleza: «Id, hijos míos, a acrecentar la Creación, y cuando
seáis Maestros de la Creación, venid a mí, y siempre os espero».
Hemos expuesto en la «Creación del alma humana y aparición del hombre en los
mundos» de nuestra «Filosofía Austera Racional», las evoluciones que tiene que
soportar el espíritu, para poder ascender hasta el mundo de expiación, primero de
responsabilidad de todos sus actos; y en el estudio de las religiones en la misma
filosofía y más especialmente en nuestros libros aun inéditos, «Profilaxis de la vida»,
«Buscando a Dios», «Conócete a ti mismo» y en el «Código de Amor Universal», está
atomizada esta materia y en ellos se ve cómo unos espíritus no perdieron su luz y su
conciencia del deber de acrecentar la Creación para ser maestros de ella como les es
mandado, causa por la cual siempre trabajaron. El trabajo no deja lugar a la intriga, a la
molicie ni a la astucia.
Pero otros gustaron desde el primer momento de los goces de la materia, tomándolos
sin medida de todos modos, en todas formas y a cualquier precio, sin miramiento de
usurpar el derecho de los que seguían la Ley del progreso. Estos, cansando al cuerpo
con el trabajo, no tenían tiempo de ver que los otros, con su astucia, les presentaban el
sentimentalismo que, el trabajador, necesitando de expansión, le dió crédito, con lo cual
creó él mismo el sacerdocio y parasitismo.
98
Aquí se podrá achacar que la culpa es de la ignorancia del que admitió el engaño; no
podemos aceptar esa tesis, ni aun como teoría, porque sería una inmoralidad; esas
teorías fueron fuertes entre los plutócratas descendientes de aquellos primeros
marrulleros parásitos, cobardes al cumplimiento del mandato y ley supremos. Mas hoy,
ante la luz de la razón y la Filosofía Austera, esos llamados medios plutócratas y
sacerdotales, son crímenes de lesa humanidad y Deidad.
Cuando aquellos trabajadores se han hecho Maestros, han tomado su cátedra
correspondiente: han visto sus productos robados y mal gastados por los falaces y sin
necesidad de nuevo mandato (porque perdura el primero), quieren en Justicia recabar
el usufructo de sus luchas y trabajo y desmienten al Falaz, al que, como cardo dañino
entre el trigo, la ley de conservación exige arrancarlo, y esto es lo que hace hoy el
mundo trabajador, por amor al bienestar propio y común de todos los trabajadores.
Claro está que cuesta pinchazos arrancar esos cardos (yo los he sufrido en esa
labor), pero si se dejan, matan al trigo y es la cosecha perdida.
En la labor de escardar, también sucumben algunas plantas del trigo cortadas sin
querer, al arrancar el cardo y por las pisadas inevitables del escardador; pero esto no
puede detenerlo, aunque le duele cada tallo que ve caer; pero le consuela que, por
cada planta que sucumbe, ha libertado a mil que le darán larga y dorada espiga, en
pago a su lucha y pinchazos. Aplicad la parábola a la lucha social de hoy, considerando
en buena Ley a los trabajadores, los escardadores del trigo humanidad, y estad seguros
que, los que caen en la lucha de éstos, son las plantas que necesariamente se
sacrifican para arrancar los cardos y parásitos, que comerían, como lo hicieron siempre,
el trabajo de todos y ya no puede ser esto en las presentes generaciones.
Tenemos que ser meticulosos en esta cuestión de la ética. Se nos va a decir por los
falaces que debemos arrancar que «Es una injusticia que caigan los sin culpa», o que
«Paguen justos por pecadores», que ha sido el estribillo hipócrita con que detuvieron
siempre la acción del pueblo, porque saben que el obrero ama en verdad a sus
semejantes; pero ahora el pueblo se ha hecho conciencia perfecta del fraude religioso y
a la lucha va, a costa de su propio sacrificio por última vez, sin dar cuartel al que no
quiera acatar su soberana voluntad y no puede pararse ante el dolor de ver caer
algunos de los escardadores, aunque sean sus propios hijos, padre y hermanos; es que
ha llegado el momento sublime cuanto terrible, de hacer cumplir la ley y mandato del
Padre, de vivir todos los hombres como hermanos en la igualdad de derechos y
obligaciones, por lo que se implanta el severo artículo legal de: «El que no trabaja no
come».
Nosotros lo hemos dulcificado en lo posible y para buena inteligencia hemos sentado
que: «Sólo el trabajo productivo regenera y da derecho al consumo».
Eso de que «pagan justos por pecadores», en el sentido que las religiones lo
exponen, es su gran falacia y su disfraz de bondad de tigre audaz y en acecho. En esta
lucha no pagan más justos que los mismos obreros, forzados a luchar por sus derechos
usurpados; y hoy no hay más pecadores que los parásitos, civiles y religiosos.
99
La hipocresía tuvo su auge y ya no se la quiere tolerar; para lo cual el obrero se ha
hecho sabio en las artes, las industrias, el comercio, las ciencias y todos son filósofos
austeros, que saben, por estoicismo, preferir lo útil a lo agradable; lo que confirma por
todo, nuestro epígrafe «El amor al bienestar propio y colectivo» que observamos en la
vida ciudadana.
En varios de nuestros libros hemos tratado el punto «de pagar justos por pecadores»
y en el «Código de Amor Universal» lo hemos llevado a sentencia y sentádolo Ley de
que, no hay ninguno que no pague lo que debe; pero particularizándonos con ese
punto, hemos tomado como base los hechos mismos de los hombres, probando con
ello que, en el caso presente de expulsión de los espíritus detractores, no hay injusticia
en la Ley, como quieren sostener los desterrados. En efecto: la tierra se tuvo que
declarar en quiebra por los morosos parásitos que no pagaron nada a la Ley y
desequilibraron la sociedad humana; y al pedido justo de los trabajadores, acreedores
en todo derecho, el Padre ordenó el juicio de liquidación, de cuyas resultas vino la
conflagración, que puso el mundo en entredicho. El interventor como Juez
representante del Juez supremo, dictó los autos, se produjo la sentencia irrevocable del
desalojo a todo el que no acate la ley del trabajo, con el cual se paguen los débitos e
intereses. Las protestas por mal entendido libre albedrío, no tardaron en manifestarse;
pero el Juez representante, que había publicado, diremos, la Ley Marcial, establece que
«Quien no pague sus deudas o prometa en Justicia pagarlas acatando la ley de trabajo
bajo un Código nuevo dictado, sea sacado de la sociedad y llevado al mundo donde se
reúnen sus afines y donde sus inclinaciones reinan». ¿Qué mayor amor pueden querer,
que ponerlos en el lugar donde se sacien, sacándolos de la vergüenza de su Acreedor?
Esto, sin embargo, dicen que es injusticia. ¿Será justicia lo que ellos obraron de
acaparar, excomulgar al que los desenmascaraba, o simplemente no le daba la gana de
ser religioso, porque estaba reñido con su conciencia? ¿Será justicia el robo de comer
sin producir que ellos hicieron? ¿Será justicia las Cruzadas, matando, asesinando,
saqueando, violando a las Vírgenes, corrompiendo y destruyendo a los pueblos? ¿Será
justicia la ignorancia en que se obligó a vivir al trabajador? ¿Es justicia el sacar a la
mujer de la Ley del derecho y hacer de ella sólo un instrumento, un mueble de lujo, una
esclava y un ser perdido, impuro y sin alma? ¡Hay, tantas vergüenzas sobre la
humanidad, que no podría menos que llegar a donde el pueblo ha llegado, odiándose
cada hombre por causa solamente de la religión, a la que por fin destruye para su
dignidad futura!
No pueden quejarse los espíritus lascivos y parásitos de que se les arranque de la
sociedad terrestre, a la que ultrajaron por tantos siglos.
Es justa la acción de la ley, obrada por el pueblo vilipendiado, robado y condenado al
deshonor, a la miseria y al hambre, en cambio de producirlo todo.
No pagan justos por pecadores, porque no hay justos; y ni aun los que caen de los
trabajadores, es injusticia, porque es producto de haberse dejado engañar y dominar.
100
La ley ha cumplido su deber, dictando esa Ley Marcial, en el entredicho humano,
imponiendo el desalojo, el destierro a otra morada, de los que no acataron la Ley de la
mayoría, que es el trabajo, regido por la suprema Ley de amor.
No se comete injusticia en desterrar a los que quisieron seguir a los que se hacen
reos de esa pena y vamos a probarlo:
Suponed que se declara el estado de sitio en una ciudad, en cuyo bando se declaran
traidores a los que conspiran y se promete el destierro a los que se encuentren bajo las
condiciones que el bando o ley denuncia y que mi padre, por ejemplo, faltó a esas
disposiciones y por lo tanto debe ser desterrado. Yo, por identidad con mi padre, o por
amor o conveniencia, no quiero separarme de él y en consecuencia soy desterrado con
él. ¿Ha cometido injusticia la Ley? Decís que no, y así es verdad, conforme al derecho
establecido. Pues lo mismo sucede en la cuestión que dilucidamos; sólo que esta
cuestión es verdaderamente justa, y la otra que hemos puesto por ejemplo, puede ser
injusta ante la ley Divina y lo fué siempre.
Y fué siempre injusta hemos dicho y lo probamos en que nunca fué el pueblo el que la
dictó y por lo tanto aquellas imposiciones no eran de la mayoría, sino de la minoría
falaz, plutócrata, parásita, astuta, sin sentimiento: religiosa.
El pueblo, sin embargo, bajo ese terrible tornillo torturador, bajo esa losa aplastante,
siguió laborando y procurando su mejor forma de vida; y decidme, si no es esto
bastante prueba del amor al bienestar propio y común, que está innato en todo espíritu
del hombre; y, aunque no quieran los hoy ciegos, ha de descubrirse en ellos; efecto que
producirá su destierro.
101
CAPÍTULO NUEVE
EL AMOR A LA JUSTICIA EQUITATIVA
Hemos planeado en el capítulo precedente el juicio de este capítulo.
Hemos visto cómo no detiene al trabajador el peligro de su vida, por lanzarse a la
conquista de sus derechos; derechos inalienables, aunque le hayan sido usurpados y
negados por toda la vida de la tierra si queréis; pero que ha sido acentuada esa
usurpación en el reinado de una religión por demás vergonzosa y desgraciada, que
todo lo ha mixtificado, hasta Dios; y en tal manera, que los mismos sacerdotes de esa
religión no conocen al Padre común, Creador Universal, que no quiebra, que no puede
quebrar sus Leyes, puesto que quebrándolas, él mismo se extinguiría. ¿Cómo, pues,
podía hacer a unos desdichados y a los otros felices, y precisamente habían de ser los
desdichados los trabajadores, que elevan el progreso y cubren la tierra de hombres,
secreto primordial de la existencia del mundo, porque un mundo sin hombres no es un
mundo, sino el embrión de un mundo? ¿Qué derecho tiene a la vida y su progreso,
aquel que se opone al progreso y destruye la vida?
Mas fijémonos hoy en la gran sentencia soberana, del soberano pueblo, de que «El
que no trabaja no come», y veremos en ella sentado el verdadero principio de una
Justicia Racional, elevado a su grado superlativo.
Efectivamente, visto a la luz de la razón, descubierta precisamente, al eterno apretar
del tornillo plutócrata, el pueblo, a seguir el ejemplo dado por el parasitismo, no debería
decir «El que no trabaja no come», sino «Todo lo existente es producto de nuestro
trabajo y negamos derecho de tomar ni usar nada a los que no han trabajado, para lo
cual les aplicamos el «Ojo por ojo y diente por diente», de la pena del talión.
Humanamente mirado: pesado en la balanza falsa de los Dioses religiosos, esto no
podía ser conjeturado injusto y no podrían quejarse los falaces parásitos, ni los esclavos
de la religión, que aun siendo obreros, con su ayuda enjabonan el dogal con que los
ahorca el sacerdote y los ata al carro donde pasea el verdugo del trabajador. Pero visto
en la Ley Suprema de amor, nosotros encontramos que no sería justo ese principio de
represalias y así hemos inspirado que dijeran duramente: «El que no trabaja no come»,
porque hemos considerado al obrero, engañado, que aun no se ha hecho razón y no ha
descubierto su pecado de mantener a su verdugo, lo que significa un suicidio por
aberración.
Entonces, de esta sana filosofía, nace majestuosa esa dura sentencia y es equitativa
justicia, porque reconoce el derecho al equivocado de retirarse del parásito y sumarse
al proletariado honrado y consciente que no quiere ya mantener zánganos, ni verdugos.
Esto, además, da el culminante ejemplo de una justicia equitativa, a la par que de una
descollante sabiduría que descubre y anula toda la falacia de los parásitos, que más no
pueden medrar, ni pelechar.
102
Pero había un tal depósito de odios en el pueblo trabajador, que se odiaban entre sí
los de una ciudad, con diferente tendencia; los de una, con los de la otra ciudad, los de
las regiones y los de la nacionalidad, causa por la cual, sin una hecatombe mundial por
la cual se desfogaran en lo posible esos odios, no sería posible el acercamiento del
obrero universal, para cuyo fin, el espíritu de luz, hizo la Babilonia entre los jefes de los
pueblos y estalló la contienda terrible que redujo a todos los pueblos a la más
espantosa miseria y destruyó tronos y coronas; desde cuyo momento pudo darse la
mano todo el proletariado universal, jurando el mismo principio: «El que no trabaja no
come».
Nosotros, que habíamos recibido los secretos de la Ley, previmos que los odios no
terminarían y que era probable que en algunos pueblos y en algunos partidos extremos
acrecería el odio, o por la derrota, o por las intrigas, o por la necesidad de matar para
vivir, nos adelantamos en siete años a la promulgación de: «El que no trabaja no
come>>, y sentamos legal y justicieramente: «Sólo el trabajo productivo regenera y da
derecho al consumo» ; y hoy vemos cuán justo y equitativo es nuestro principio y no
aminora al rudo «El que no trabaja no come», sino que lo explica y lo hace legal,
librándolo de equívocos juicios e interpretaciones falaces, pero que en su mayor dulzura
filosófica, nuestro aforismo entraña un más alto rigor, puesto que el parásito, también
trabaja, aunque sea deshonrando a las hijas del pueblo y corrompiendo la moral; lo que
no deja lugar a las tales evasivas de los inmorales religiosos o civiles, nuestro «Sólo el
trabajo productivo regenera y da derecho al consumo».
Es cierto que nos hemos ganado excomuniones y se nos tritura desde los gabinetes
de Magia instalados en los sótanos de los conventos y el Vaticano, o en subterráneos
en las encrucijadas de las poblaciones; pero, si nos habían dado el ovillo; ¿no
habíamos de saber devanarlo?...
Pronto tuvimos en nuestras manos el incomprensible tejido de esa araña y no
tardamos en descubrir la cabeza del terrible pulpo, siguiendo los tentáculos que
oprimían nuestra propia vida o existencia, y rompimos sus secretos, desciframos sus
misterios y anulamos sus Eschiridiones y el pulpo entró en la agonía; la malla de la
araña quedó sin materiales y el pueblo se vio menos apretado y pudo respirar; para
lanzarse abiertamente a conquistar su libertad con la más alta moral.
¿Cómo hemos estado en posesión de esos secretos? En fecha que hará época, entre
muchas estrofas que cantó quien no puede equivocarse, hay éstas:
«Porque veo miserias, la tierra me entristece;
Me entristece el dolor de toda la humanidad;
Quiero darle el néctar de la solidaridad
Y la batalla que falta es de lobos fuertes.
Y como veo el corazón doliente,
Mido distancias, no me empequeñezco, sí me entristece».
«Me falta encender el fuego y tenerlo latente.
Y busco al verbo siendo Luz;
103
Y el que busco no es Jesús.
Es el obrero en el ser consciente.
¿Soy un soldado acobardado?
No soy cobarde: soy precavido,
Porque oigo el fiero aullido
Del lobo aun no de sangre saciado.»
«Veo la maldad y la maraña
Como se atrincheran y se avallan;
Y a los que he de llevar a la batalla
Tengo que imponerlos de sus mañas».
Y tanto nos ha impuesto, que nada hay ya oculto, ni misterioso, ni milagroso; y la
batalla material estalló cuatro años más tarde de esas declaraciones, de la que los
escombros durarán muchos siglos.
En esas batallas de la plutocracia agonizante, los hombres más oprimidos del mundo,
hicieron polvo el trono de Rusia, derribando los castillos y vallas de los enemigos del
hombre y del progreso y queda latente el fuego del amor de hermanos, que ya nadie
logra apagarlo; y sí se convertirá ese fuego en haces luminosos de sabiduría, en los
que cada hombre será una lumbrera, porque reinará en cada hombre su espíritu, causa
única de la vida, y la unión de todos se llama espiritismo. He ahí la clave; he ahí la
redención; he ahí el Juez Justo. He ahí la Ley.
Y bien: ¿no está bastantemente probado «El Amor a la justicia equitativa»? Pero aquí
surge una acusación terrible.
Hoy hemos descubierto (y lo confiesan los mismos religiosos) que siempre usaron del
poder del Espiritismo y lo ocultaron al pueblo y mistificaron su grandeza, utilizándolo
ellos para sus concupiscencias, sin importarles nada de nada, una vez que consiguieron
embrutecer a los hombres, por medio de los reyes y emperadores, como podemos
probarlo con los Eschiridiones y las Bulas y órdenes de los Pontífices, enseñando a
esos emperadores y reyes y ayudándolos con terribles trabajos de Magia, a esclavizar
al pueblo.
En cambio, hacían un doble juego, persiguiendo y quemando a cualquier hombre que
supieran que, usaba de esas artes y sabiduría suprema y han predicado siempre en
contra y aterrorizando a los pobres imbéciles ignorantes, que debían continuamente
confesar «Domine non sum dignum» para mantenerse así esclavos.
Ya no, ya no comulga el pueblo con ruedas de molino, ni con hostias de basura, como
son esas formas inmundas pero debidamente magnetizadas para producir los efectos
mágicos que se propusieron y se produjeron siempre, hasta el feliz momento en que los
hombres se rebelaron, haciéndose conscientes, y dijeron al Padre, al revés que al Dios
religioso: «Padre, somos tus hijos y somos dignos de ti, puesto que nos criaste y
vivimos y hacemos el progreso». Entonces el Padre, pudo decir «Hágase la justicia». Y
los hombres, en nombre de la libertad y la fraternidad humanas, hacen la justicia.
104
Sí; la plutocracia ha llegado a la impotencia y se revuelve como tigre herido, pero
hambriento de sangre y, hecha mano de todos sus medios y se juramentan en terribles
sociedades de asesinos, ante una hostia consagrada, levantada en alto por un
sacerdote, para recibir el juramento.
No queremos dejar dudas en este punto criminal y voy a extractar literalmente ese
inhumano juramento que los retrata de cuerpo entero, y es el que la reciente sociedad
de criminales hace al pie del Pontífice o sus delegados. Esa sociedad se llama,
«Caballeros de Colón» y dice así:
«Yo (1) en presencia del Todopoderoso Dios, de la bienaventurada Virgen María, del
bienaventurado San Juan Bautista, de los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, de
todos los santos, sagradas huestes del cielo, y de ti mi santísimo Padre; el supremo
general de la Sociedad de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola en el Pontificado
de Pablo III y continuada hasta el presente, por el vientre de la Virgen María, la matriz
de Dios y el cayado de Jesucristo, declaro y juro que su Santidad, el Papa, es Vice-
Regente de Cristo y que es única y verdadera cabeza de la Iglesia Católica Universal en
toda la tierra; y que en virtud de las llaves para atar y desatar dados a su Santidad por
mi salvador Jesucristo, tiene poder para deponer reyes herejes, príncipes, estados,
comunidades y gobiernos y destruirlos sin prejuicio alguno. Por tanto, con todas mis
fuerzas defenderé esta doctrina y los derechos y costumbres de su Santidad contra
todos los usurpadores heréticos o autoridades protestantes, especialmente de la Iglesia
Luterana de Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia y Noruega y ahora de la pretendida
autoridad e Iglesia de Inglaterra y Escocia y de las ramas de la misma establecida en
Irlanda y en el continente Americano y de todos los adherentes a quienes se considera
como herejes y usurpadores, enemigos de la Santa Madre Iglesia de Roma».
«Renuncio y desconozco cualquier alianza como un deber con cualquier rey hereje,
príncipe o estado, llámese protestante o liberal, y la obediencia a cualquiera de sus
leyes Magistrados u oficiales. Declaro además que las doctrinas de Inglaterra y Escocia,
de los Calvinistas, Hugonotes y otros de nombre protestantes o masones, son
condenables, y todos los que no las abandonen ».
«Declaro, igualmente, que ayudaré, asistiré, y aconsejaré a todos y cualquiera de los
agentes de su Santidad, en cualquier lugar donde esté, ya sea en Suiza, Alemania,
Holanda, Irlanda o América o en cualquier otro reino o territorio a donde vaya y haré
todo lo que pueda para extirpar las doctrinas heréticas protestantes o Masónicas y para
destruir a todos los pretendidos poderes legales y de cualquier clase que sean».
«Prometo y declaro no obstante de que me es permitido pretender cualquiera religión
herética con el fin de propagar los intereses de la Madre Iglesia, guardar el secreto y no
(1) Aquí escriben sus nombres en al forma que lo veréis en el mismo juramento.
revelar todos los consejos de los agentes, según sus instrucciones; y a no divulgarlos
directa ni indirectamente, por palabra, escritura o cualquier otro modo, sino a ejecutar lo
que se ha propuesto y encomendado y a lo que se me ordene por medio de ti, mi
Santísimo Padre, o por cualquiera de esta sagrada orden».
105
«Declaro, además, y prometo que no tendré opinión, ni voluntad propia ni reserva
mental alguna; que como un cadáver, obedeceré incondicionalmente cada una de las
órdenes que reciba de mis superiores en la milicia del Papa y de Jesucristo».
«Que iré a cualquier parte del mundo a donde se me envíe, a las regiones frígidas del
Norte, a los espesos montes de la India, a los Centros de la Civilización de Europa, o a
las silvestres cabañas de los bárbaros de América, (1) sin murmuración o queja; y seré
sumiso a todo lo comunicado:»
«Prometo y declaro que haré, cuando la oportunidad se me presente, guerra sin
cuartel, secreta y abiertamente, contra todos los herejes, protestantes y Masones, tal
como se me ordene hacer, extirparlos de, la faz de la Tierra; y que no tendré en cuenta
ni la edad, sexos o condición, y colgaré, quemaré, destruiré, herviré, deshollaré,
estrangularé, y sepultaré vivos a estos infames herejes ; abriré los estómagos y los
vientres, de sus mujeres y con la cabeza de sus infantes daré contra las paredes a fin
de aniquilar a esa execrable raza. Que cuando esto no pueda hacerse abiertamente,
emplearé secretamente la copa de veneno, la estrangulación, el acero, el puñal, o la
bala de plomo, sin tener en consideración el honor, rango, dignidad o autoridad de las
personas, cualquiera que sea su condición en la vida, pública y privada, tal, como sea
ordenado en cualquier tiempo por los agentes del Papa o el superior de la hermandad
del Santo Padre de la hermandad de Jesús».
«Para todo lo cual consagro mi vida, alma y todos los poderes corporales y con la
daga que recibo ahora suscribiré mi nombre con mi sangre en testimonio de ello, y si
manifestare falsedad o debilidad en mi determinación, pueden mis hermanos y mis
soldados compañeros de la milicia del Papa, cortar mis manos y mis pies y mi cuello de
oreja a oreja. Protesto, abrir mi vientre y quemar azufre en él y aplicarme todos los
castigos que se puedan sobre la tierra, y que mi alma sea torturada, por los demonios
del infierno para siempre».
«Que daré mi voto siempre por uno de los Caballeros de Colón con preferencia a un
protestante, especialmente a un masón, y que haré que todo mi partido haga lo mismo;
que si dos católicos están luchando me convenceré quien defiende más la Santa Madre
Iglesia y daré mi voto por él».
«No trataré ni emplearé a un protestante si está en mis facultades tratar o emplear a
un católico. Colocaré a una señorita católica en familias protestantes, para que
semanariamente rindan informes de los movimientos familiares de los herejes».
(1) El subrayado es nuestro para llamar la atención a los… caballeros y… Muñecas… que llenan los
bolsillos a sus difamadores a cambio de llamarlos “bárbaros de América”.
«Que me proveeré de armas y municiones a fin de estar listo para cuando se me dé la
orden o me sea ordenado defender la Iglesia, ya como individuo o en la milicia del
Papa»
106
«Todo lo cual yo juro por la bendita Trinidad y el bendito Sacramento que estoy para
recibir, ejecutar y cumplir este juramento».
«En testimonio de lo cual tomo este Sagrado Sacramento de la Eucaristía y lo afirmo
más aun, con mi nombre escrito con la punta de esta daga mojada en mi propia sangre
y sellada en presencia de este Sagrado Juramento».
Tomado de «El Siglo Espirita» de México, el que lo copió del «Iconoclasta»,
Semanario Libre-Pensador, que se publica en Guadalajara Jalisco.
¿Cómo ha llegado a nosotros esa pieza de máxima iniquidad, a pesar del gran
secreto con que lo hacen?
«Veo la maldad y la maraña,
Cómo se atrincheran y se avallan,
Y a los que he de llevar a la batalla,
Tengo que imponerlos de sus mañas.»
Muchísimos católicos de buena fe (que los hay) les parecerá mentira la existencia de
esos Caballeros tan..., religiosos; pero he aquí la prueba irrefutable de hoy mismo día
30 de Enero de 1922.
EN MEMORIA DE BENEDIGTO XV
HOMENAJE DE LOS CABALLEROS DE COLÓN
NUEVA YORK, enero 29 (United). -- Se anuncia que entre los 800.000 Caballeros de
Colón se recolectará un millón de dólares para crear en Italia una institución en
memoria de Benedicto XV.
Se nos había dicho y lo cumple el que lo prometió, no importando el modo y la forma
en que a nosotros lleguen los que parezcan los más recónditos secretos. Es que la
justicia está en acción y no puede ser que nosotros ni los trabajadores consientes que
son «El verbo siendo luz», no puede ser, digo, que busquemos más que la justicia
equitativa, que con la libertad sin libertinaje damos asiento a la fraternidad en la
verdadera igualdad de derechos y obligaciones, que no consisten, como han creído el
socialismo y el anarquismo, en darle a cada uno una cantidad igual, o lo que merece
según sus aptitudes y facultades.
No. La igualdad justa consiste en producir cada uno todo lo que puede y consumir
todo lo que necesita, sin cuidarse nadie si yo produzco 100 y consumo 10 y el otro
produce 30 y consume 50, porque esto corresponde a la Ley del espíritu y destino que
trae en cada existencia; secreto que no han podido ver los sociólogos y éticos, y acaso
sean culpables, porque está escrito en la naturaleza y debieron leerlo.
107
La ignorancia de esa ley inflexible, trajo las injusticias; el saberlo ahora, hace posible
la justicia equitativa; pero sólo puede ser aceptado en rigor, como ética, el trabajo
productivo obligatorio, según la capacidad del individuo y teniendo como Ley
Regimental, el Amor.
La igualdad y la libertad, son las dos ruedas del carro de la Democracia. Pero si llevan
por eje el Amor, es el régimen de la Comuna Legal, único que puede dar el bienestar
feliz, que el hombre persigue en perfecto y justo derecho.
108
CAPÍTULO DIEZ
EL AMOR A AGRANDAR EL AMOR
Quien no renueva su alma con los pasos del tiempo, es un árbol enfermo; con la
desventaja de que no puede morir y alarga su sufrimiento.
Si renueva su alma en esos pasos, es decir en las evoluciones del progreso que
marcan los pasos del tiempo que llamamos epopeyas, necesariamente sentirá mayor
necesidad de expansión; no cabe en la ciudad, como no cupo en la familia, y siente
Amor a agrandar el Amor, buscando su ensanche con los de otra ciudad. Quedemos
aquí esta base para el capítulo siguiente y aquí sirve de corona a esta segunda parte o
segundo Amor, que es el amor ciudadano.
Pero hemos dejado culminante en el capítulo precedente, en la lucha de los dos
extremos, del Amor y del Odio, del parásito y del trabajador, del Espiritismo y del
Espiritualismo, y debemos volver aquí sobre algunos de esos puntos que han de
comprobar que también es innato en el hombre, el Amor a ensanchar o agrandar el
Amor.
«Id, hijos míos, a acrecentar la Creación, y cuando seáis maestros de la Creación,
venid a mí y siempre os espero», dice el Padre Creador a sus hijos los espíritus cuando
los emite de su mismo ser, para poblar un mundo nuevo. Este sólo punto confirma
eficientemente, que el amor es innato en el hombre, puesto que es hombre sólo por el
espíritu.
Lo confirma el Legislador Shet, escribiendo en el Sánscrito: «Los hombres todos, de
toda la tierra, hermanos son». Abrahán lo confiesa en su testamento, en el que en
nombre de Hellí, dice que, ángeles y demonios, son hijos del mismo Padre, y a todos
los llama con el mismo y único Amor.
Moisés lo legisla nuevamente en sentido social, mandando: «Ama a tu prójimo como a
ti mismo», y Jesús, como gran Maestro moralista, extremó este punto, diciendo: «Amad
a vuestros enemigos».
No es mi costumbre hacer citas, porque tampoco es tiempo de éstas, ni la razón
necesita de ellas; pero las tomo, porque aun muchos hombres luchan con la duda de su
razón prejuiciada por las mil tendencias religiosas, todas en general falaces, y es
necesario arrancar de una vez esos cardos que expuse en el capítulo octavo, aunque
nos pinchen al cortarlos, para librar el trigo que debe ser fruto de nuestro progreso, de
nuestro Amor a agrandar el Amor.
Es por esto que hemos dejado descubiertos los dos extremos, en el capítulo
precedente, en las estrofas del que no puede equivocarse, que podéis comparar con la
iniquidad rabiosa de ese asqueroso juramento religioso, que pronuncian esos llamados
«Caballeros de Colón».
109
Si habríamos de comentar cuanto encierra esa pieza inicua, llamada juramento y
hecha al pie del altar, resultaría un juicio que no admitiría misericordia y habría que
meter el «hocete» y cortar sin miramiento a nada. ¿Pero dónde estaría aquí el amor a
agrandar el amor? Sería usar el «Ojo por ojo y diente por diente» de la pena del talión,
que no puede ser justicia equitativa, porque no podríamos tener la misma cantidad de
odio y sangre fría para el crimen que ellos pueden tener, porque están familiarizados,
avezados en el crimen, porque para eso son religiosos; hombres que han relegado sus
derechos al querer de la religión, como lo confiesan en ese juramento de no tener
voluntad propia, obrando insensiblemente, «Como un cadáver».
En nuestro juicio al Dios religioso de la «Filosofía Austera Racional», hemos
atomizado las causas de esa depravación de los Cristianos Católicos, que pierden en
su fanatismo hasta el germen humano, para convertirse en fieras sin sentimiento ni
corazón, perdiendo toda la moral que dignifica, siquiera sea al hombre rudimentario de
los mundos de expiación.
¿Pero acaso nos está prohibida la defensa propia? ¿Y no es meritorio castigar al
enemigo con sus mismas armas?... Acudid a la lógica: consultad todos los grados de
Justicia; sacad consecuencias de las leyes de gravedad, de la química, la física y la
mecánica y la ley de las fuerzas os demostrará en todo, que la defensa propia es
innata; que tenemos obligación de conservar la existencia; que el más domina al
menos; pero que el más es siempre el polo positivo, lo puro, lo justo y la razón de todo:
por lo que, al fin, en el tiempo, triunfa siempre.
De aquí sale una consecuencia moral de tan máximo valor, que al hombre de razón,
al antirreligioso y por lo tanto hombre entero, porque no ha relegado sus derechos, que
le prohíbe usar de la pena del talión en ofensiva, es decir, que espera prevenido el
ataque del sin razón, para hundirlo y castigarlo con las armas mismas con que quiere
destruir a la razón y al hombre de razón.
En estos mismos momentos está practicándose en la más lata y alta expresión
nuestra tesis. Se nos ha impuesto de las «Marañas» de los religiosos y sus ciegos
esclavos, que creen en la Ley que habla el rey; pero que no saben que la ley es un rey
mudo y como tal no puede ser, ni falaz, ni injusto; y el pueblo, que ha leído esa ley,
derroca al rey y establece el derecho igual con la obligación igual.
Esto equivale a anular la falacia religiosa, sostenida con las armas de los reyes,
bendecidas por el Pontífice, para cuyo fin los creó la religión; y así tienen razón los
«Caballeros de Colón» cuando confiesan que «el Papa está sobre los reyes y gobiernos
y los puede destruir sin prejuicio», porque son sus esclavos.
Esto nos trae al palenque una cuestión gravísima, que aunque pertenece al quinto
amor, no podemos declinar nuestro deber de plantearla aquí y es: si el Pontífice o Papa,
como se confiesa en ese juramento y como lo tenemos probado en la historia política de
los Papas católicos por P. Lanfrey, nombra, depone, crea y destruye reyes y gobiernos,
los gobiernos y los reyes que el Papa crea y destruye, no son hechos por el pueblo y no
son del pueblo. ¿Tiene el pueblo el deber de respetar ni de obligarse a esos gobiernos
110
y reyes que el Papa puede crear, deponer y destruir? La razón de estado, el derecho
ciudadano fundado en la soberanía popular, afirma por buena ética y justicia, dice que
NO.
Y como esa acción plutócrata destruye el derecho soberano de la sociedad
colectivamente, y el ciudadano, individualmente, por la obligación inalienable de la
defensa propia, del derecho obligatorio de vida, está obligado a oponerse a esa
usurpación de derechos en todas las formas políticas, aun revolucionarias, y será
responsable por cómplice por lo menos, de su esclavitud, si no arrebata del plutócrata
los derechos robados con tanta maldad.
Extendamos este juicio Ético a los poderes civiles y resultará que, el ciudadano, no
está obligado a respetar al poder público, ni defenderlo, ni cumplir sus imposiciones,
desde que no lo ha creado el pueblo.
Se quiere sentar, sin embargo, como principio de justicia, que «está obligado todo
ciudadano a respetar y cumplir las órdenes por el poder constituido», lo cual es siempre
una tiranía de la plutocracia religiosa, que si no creó directamente a los poderes
llamados gobiernos, se deben a su influencia y mañas, las que el pueblo absorbido en
el trabajo, no puede ver ni prever; y cuando se puede dar cuenta del amaño, es cuando
ve su esclavitud; y entonces sólo una acción cruenta puede librarlo del plutócrata.
Pero como éste, por las mañas, se ha apoderado de las armas que el ciudadano ha
pagado para su defensa colectiva, es asesinado con sus mismas armas por el mañoso,
constituyendo esto un delito de lesa humanidad.
Queremos extraer este juicio Ético: queremos probar en toda su magnitud que un
gobierno no es el estado, sino simplemente un apoderado que el estado soberano, el
pueblo, da a un ciudadano; y aparte de todas las razones llevadas a Juicio inflexible en
nuestra «Filosofía Austera Racional» sobre este punto, debemos decir aquí dos cosas
superabundantes de prueba: 1° que aun no hay ningún gobierno plebiscitario; y 2° que
sólo el pueblo es responsable y paga las cargas del estado.
Que no hay un gobierno plebiscitario, está sobradamente probado en las protestas y
revueltas populares; y no hay una sola protesta que no tenga fundamento y razón por
cualquier lado donde se mire; y no sólo no hay un gobierno plebiscitario, pero ni siquiera
de mayoría. ¿Y cómo, pues, se constituyen los gobiernos en las repúblicas y se
sostienen las monarquías? se preguntará; ya lo hemos dicho, por las mañas y marañas.
Nadie puede dudar, por ejemplo, aquí en Buenos Aires, que la ciudad cobija
1.800.000 habitantes, que todos levantan sus cargas y mantienen y componen la
sociedad, sólo les dan el derecho del voto a 200,000 ciudadanos, o sea a la novena
parte. Y no es que no quieran todos ese derecho, sino que para adquirirlo, le imponen
leyes y condiciones mañosas y esclavizantes y tendentes, por ejemplo, a matar un
sentimiento nato, que es lo más irracional que produce la maña y la maraña de la
teocracia, autocracia y plutocracia, encastillada en el crimen.
111
Yo llevo 18 años de residencia; he tenido establecimientos de comercio y de industria;
he construido un hogar argentino, con una mujer argentina, y tengo hijos argentinos; he
fundado una Escuela de la más alta moral y sabiduría, que extiende sus ramas o
doctrinas a todo el mundo, para grandeza de esta tierra, y no tengo voto, porque no
quiero ser miserable renegando de la tierra que me dio mi etnicismo y cuanto soy, que
se lo traje a esta tierra, que amo tanto como aquélla; y si quiero ser elegible y elector,
he de someterme a arbitrariedades de leyes absolutamente inmorales y faltas de fuerza
racional y lógica, porque se oponen a las leyes naturales y a mi libertad.
Sin embargo, me conminan las leyes impositivas y satisfice y satisfago mi toca parte
de contribuciones, que lamento, porque parte de ellas son para alimentar a los
inmorales, parásitos, mañosos y marañeros civiles y religiosos, y es mi deber quitarlos y
en ello trabajo; pero no con mañas ni marañas, sino con principios de moral, con
justicia; «Con Amor a agrandar el Amor». ¿Que me dan esta libertad las leyes? Niego.
Esta libertad, me la doy yo mismo, por mi conducta; que si la Constitución Argentina me
ampara en sus artículos, las leyes sociales que yo no he votado, que yo no he
aprobado y que no votaría ni que aprobaré, me quitan la libertad de elegir o de ser
elegido; y si me consiente la sociedad plutócrata, es porque mi ética es intachable, mi
conducta necesaria para el ejemplo y mi labor, en todos conceptos, ejemplar y
necesaria.
Yo formo parte del estado soberano y pago al representante del estado pueblo y no
puedo, sin matar un sentimiento natural, llegar a las Cámaras legislativas, donde
impondría la moral y la justicia; ni al gobierno, en que sería conductor del más alto
progreso del pueblo, pero para el pueblo. ¿Puede haber una mayor injusticia que la
anotada? ¿No se considera traidor al que deserta, reniega o vende a un partido, una
colectividad a cualquier otra colectividad a la que juró defender, sostener o propagarla?
En los traidores nadie tiene confianza. ¿Qué confianza se puede tener en aquellos que
por llegar al queso reniegan de la tierra en que nacieron? ¿Merecerán mayor aplauso y
respeto los gobiernos que amparan y condecoran a esos... renegados? Si vendieron, si
renegaron de la tierra de la que son carne, ¿qué harán de la que sólo aman por el...
queso?... Eso es para éstos, patria, hogar, familia, sociedad, partido, moral y todo.
Si, en cambio, fijada la residencia y más formando su hogar, al hombre se le dieran
esos derechos sin que los tenga que solicitar, ni renegar de su tierra natal, habría
«Amor a agrandar el Amor» y podría haber un gobierno plebiscitario, que sería por
fuerza la representación de la verdadera mayoría ciudadana.
En cambio, está latente sobre mí, como parte de los habitantes de la ciudad y de la
Nación, las cargas de ésta y no tengo derechos.
Efectivamente; esta nación debe 500 millones. He visto pasar, como presidentes al
general Roca; al Dr. Manuel Quintana; al Dr. José Figueroa Alcorta; al Dr. Roque Sáenz
Peña, al doctor Victorino de la Plaza y al Dr. Hipólito Irigoyen; muy cumplidos
caballeros, más buenos políticos que ciudadanos, o más buenos ciudadanos que
políticos y los 500 millones siguen debiéndose y los debe el pueblo Argentino y no
ninguno de esos cumplidos caballeros, aunque sean ellos los que innecesariamente
112
han hecho la deuda sin consultar al pueblo pagano y productor, pero con refocilo del
parasitismo civil, pero religioso con los religiosos improductivos, pero que tienen mañas
y marañas.
Lo mismo que aquí y mucho más, pasa en todas las naciones, llegando ya a no poder
pagar sus deudas ninguna de ellas, ni el pueblo a vivir por la carestía de todas las
cosas. ¿Qué se impone ahora? Lo que el pueblo ha empezado a hacer en todos los
países: escardar, arranciar los parásitos, darse la mano todos los trabajadores por
«Amor a agrandar el Amor», rompiendo las fronteras bajo el terrible castigo, pero muy
justo, de que «Comerá sólo el que trabaje». Pero téngase en cuenta que nosotros
hemos quitado todas las tangentes que tiene esa sentencia y se sienta por «Amor a
agrandar el Amor», que: «Sólo el trabajo productivo regenera y da derecho al
consumo».
Y bien; terminamos esta segunda parte, en la que hemos demostrado la mayor
grandeza que encierra el amor ciudadano y ha surgido por natural progreso «El Amor a
agrandar el Amor» que nos da base y entrada al tercer amor regional.
Hemos tenido que tocar puntos que ya pertenecen a los tres amores restantes de
examinar y aclarar, porque a causa de haber llegado a nuestras manos documentos
que delatan a los causantes de las luchas de los hombres y les tuvimos que dar cabida
en el segundo amor, porque es en él donde los hombres se muestran lo que fueron en
el primer amor y lo que son en los otros amores más elevados.
En el primero, fueron la afrenta del hogar; en el segundo, los antagonistas del
progreso; en los restantes son la polilla y la traba del progreso y los verdugos de la
humanidad, los causantes de la hecatombe final al destruirse sus mañas y marañas; por
lo cual el pueblo los saca de sus trincheras, donde se avallaban para herir a mansalva.
La ciudad, en manos de esos desgraciados, fué foco de infección, claustro oscuro,
cosa de servidumbre. En manos del hombre libre, se convirtió en Ateneo, en centro
urbano poblado de jardines, en una exposición del talento y la cultura, en un hogar
grande, afeado únicamente por esos degenerados, que continuamente acechan la
inocencia para corromperla y con sus mañas y marañas deshonran hogares y denigran
a la sociedad, que ya no quiere tolerarlos y mantenerlos; por lo que han descubierto su
rabia en muchas ocasiones y ahora lo confiesan en ese famoso y original juramento,
justo epitafio de su tumba y la ciudad será desde que serán expulsados, el gran hogar
placentero y el templo de la moral, que se sumará a la de todas las ciudades de una
región etnográfica, que compondrá el tercer amor.
113
PARTE TERCERA
EL AMOR REGIONAL ES MÁS PERFECTO QUE EL CIUDADANO
CAPÍTULO PRIMERO
EL AMOR REGIONAL Y QUÉ ES UNA REGIÓN
El amor regional nacido de la necesidad de agrandar el amor ciudadano, es por esto
más extenso y menos intenso que el amor ciudadano, y por lo mismo, basados en los
argumentos que hemos expuesto para explicar la mayor perfección del amor ciudadano
sobre el amor de familia, es más perfecto el amor regional.
Lo más perfecto, es mejor; por lo tanto, el amor regional, es mejor que el amor
ciudadano.
Entremos por el lado económico, a probar nuestra tesis.
La expansión es otra de nuestras virtudes innatas y lo probamos en nosotros mismos,
propendiendo siempre al ensanche de nuestros horizontes, en todo lo que
emprendemos o simplemente pensamos.
Si fuésemos capaces de fundar una ciudad en un punto donde se produjera cuanto
nuestra vida lo más placentera que podamos imaginar estuviera satisfecha, dotada de
todo el confort más coqueto y refinado, de todos los atractivos, diversiones, academias,
universidades, teatros, bandas filarmónicas y regalías de nuestros cinco sentidos,
¿creéis que nuestro espíritu estuviera satisfecho si no tuviera más que eso?
Precisamente si no tuviera otra causa ésa lo sería para desear busca a otros que no
tuvieran lo mismo y llevarles parte de aquello. Consideraría a esa ciudad con todos sus
encantos una horrible prisión, lo mismo que le es imposible a las huéspedes de un
harem, su mágico palacio, tivante de todo lujo, comodidades, servicios, perfumes y
fantasías. No son libres de volar y es un horror de su vida, que la cambiarían sin mirar
nada, por la de la fámula más agobiada de obligaciones, pero que tiene un minuto de
libertad para volar y tratar con sus semejantes.
No es una pasión de la deseada expansión que vive en nosotros: es una virtud que
hace de rueda que nos conduce por railes engrasados, a otros confines, a otros aires,
hacia otros seres que sienten la misma virtud, palpitar, y que a caballo en la misma
rueda, emprenden camino hacia nuestros confines, hacia nuestros aires, hacia
nosotros, que sentimos lo que ellos sienten: nuestra existencia.
Pero esa ciudad Jauja, que hemos ideado, no es posible en una sola población y la
necesitamos para satisfacernos y la fundamos por la unión de ciudades que entre todas
se complementan, porque todas se son necesarias para la vida de progreso y con todos
los poblados de un predio natural, forman la región etnográfica, que con facilidad
funden su idiosincrasia y forman un sólo etnicismo.
114
Nos ofrece la historia muchos ejemplos de esta verdad que nos llevó a las grandezas
nacionales.
Acaso no hay ninguna más potente que la página Española, para apreciar en todo su
valor la fuerza de este capítulo; pero corresponde al cuarto y quinto amor en su
conjunto y lo tocaremos cuantas veces nos sea necesario.
Aquí sólo debemos anotar lo que es la región y el grado más perfecto del amor
regional.
La región la compone, primeramente, una sola ciudad, tratándose de etnicismo; que si
se trata de topografía, región será lo que se encierra en ciertos límites naturales y
especiales, que no le es dado cambiar al capricho del hombre.
Pero he aquí que, a la par que nosotros, por ejemplo, hemos fundado una ciudad en
el conjunto de tributos o familias, en el punto A de una región topográfica natural y
especial, al mismo tiempo salimos en exploración, encontrando el punto B, donde se
nos ofrece un artículo que no tenemos en A, o que se agotó, o que nos será mucho mas
fácil obtenerlo por cualquier causa que sea.
Hemos vuelto a la ciudad A, y reunido los elementos necesarios de hombres y
enseres, nos vamos a B, donde por necesidad levantamos nueva vivienda y poblamos,
naciendo la ciudad B.
Aquí nos va a suceder lo mismo que en A y emigran a C, de C a D y así siempre
hasta que no encontramos más conveniencias dentro de los límites de la región.
En el curso de los siglos y por causa de no haber tenido escritura (ni archivo, por lo
tanto), se ha perdido el principio histórico y cada ciudad que señaló sus límites propios,
se cree sola y aun ignora su procedencia y raíz.
Pero resulta que se han ido creando necesidades nuevas en todas las ciudades, y el
hombre, cuyo espíritu está en grado de desarrollo necesario, se hizo aventurero y se
alejó, no perdido, sino empujado y guiado por alguien; y mientras encontró tierra,
caminó retirándose de su ciudad.
Un día ha encontrado a un semejante y se sorprenden los dos de su propia presencia
y de que hablan el mismo idioma, jerga, o sólo aullido y guturaciones, pero se
entienden, se comunican. Uno vuelve pasos atrás y lo sigue el otro, arribando a la
ciudad, poblado o tribu, donde da conocimiento de que en tal punto y a tantos días de
camino, él tiene su ciudad.
Acaso le agrada y forma allí el extranjero su hogar; tal vez el recelo de sus visitados le
quitó la vida; quizá en su ciudad dejara un amor y se vuelve para hacerle partícipe de su
hallazgo; pero de todos modos, unos ya saben que no existen ellos solos y... ¿Qué
tendrán que les puedan dar o quitar? ¿Serán sus mujeres más bellas? ¿Tendrán más
riquezas que ellos? ¿Vivirán mejor?... La curiosidad entraña y al fin, una misión irá en
115
busca de sus ignorados semejantes y el camino que rastrearon será su primera vía de
comunicación.
Los visitantes responden y trillan nuevamente el rastreo, y ya los regalos, la cruza de
uniones, sellan un pacto tácito de intercambio, por lo cual se refunden nuevamente las
mismas almas, viviendo en dos ciudades con el mismo amor, para cada una, lo cual es
agrandar el amor, perfeccionar el amor, el tipo y el etnicismo, que se confunde en
seguida.
Esta verdad despierta en las dos ciudades a otros aventureros. Si por el Norte
encontró el primero una ciudad, ¿no habrá por el Sur, por el Este y el Oeste otras? Y
allá van los aventureros rastreando sus valles y escalando las colinas para agrandar su
horizonte, queriendo descubrir y descubrirán otras familias. ¿Creéis que no ha sucedido
así? Yo he pasado por caminos, ya hechos barrancos tan viejos, que alcanzan a treinta
siglos (que se recuerdan), entre las Dehesas y bosques y montes escabrosos de esas
expediciones de las raras ciudades de la Primitiva España. Y la deducción, puede con
razones fundarlo en página histórica.
Pues bien, fundado este principio y asegurado que es así por más recientes
tradiciones de los pueblos que unen esos caminos seculares, sobre todo en la
Vasconia, Navarra y Aragón en España, encontráis muy pequeña y casi nula diferencia
en su etnicismo, a pesar de que sus dialectos difieren mucho.
Desde luego que encontraron barreras naturales y especiales, como el Pirineo y el
Ebro, entonces el uno miles de veces más abrupto e impenetrable y el otro mil veces
más caudaloso que hoy; y para entonces eran insalvables esas barreras y hubieron de
contentarse con apurar los medios que la región les ofrecía. ¿Pero creéis que esto era
sin acuerdo de la Ley de la Creación? No tal; el suelo aquel, todo él, tiene semejante
humus, símiles productos y, cruzándose igualmente los de una con otra población, se
crearía un sólo tipo, una sola idiosincrasia, un sólo sentir y un sólo amor, que
constituyera una sola familia. Y en cuanto toquemos de lleno el cuarto y quinto amor, se
verá en toda su grandeza este secreto de la Ley Suprema, que es la que fuerza al
hombre a esas idas y venidas, a esas subidas y bajadas, a esos zig-zag, que componen
la historia y la vida.
Lo mismo constituye a las otras regiones; todas pasaron por el mismo espeso tamiz y
cada una tomaba su etnicismo característico que, aunque en otra evolución se fundirán
todos en un solo etnicismo, conservarán sus diferentes características, convenientes a
la variedad, para que la monotonía no tenga lugar en la gran armonía constituida por
tan inmensa variedad.
Las regiones, pues, son topográficas primero, para luego ser etnográficas, hasta que
la estrechez, otro deseo de mayor expansión, salva las barreras que por siglos les
cerraban el paso a los regionalistas, y pudieron ensancharse unas dentro de otras
regiones, que por necesidad se convertían en regiones políticas, que hoy llamamos
provincias, que fueron pequeños reinos y señoríos, bajo los cuales se regían por una
116
Ley Común a las regiones federadas por común acuerdo, o por acción de conquista,
que aquí no hace al caso estudiar ni exponer.
El amor regional topográfico, es más extenso y por lo tanto más perfecto, porque es
menos egoísta que el ciudadano.
El amor regional Etnográfico, es más extenso y por lo tanto más perfecto que el
Topográfico.
Y el amor regional Etnográfico-Político, es más perfecto que el Etnográfico, y es la
región Etnográfico-Política, la Patria Chica, que llamamos provincia, con caracteres
gubernamentales, bajo un mismo régimen, aunque pueda tener cada ciudad una Ley
diferente con arreglo a su Etnicismo, peculiaridad e idiosincrasia propias; lo que, lejos
de desarmonizar, hace el gran conjunto de la variedad, componiendo un solo cuadro.
¿Para qué esforzamos más en probar lo que se prueba por sí solo?
El esfuerzo y poder de una ciudad, es uno. El de dos, es dos. El de una región, es
tantas veces mayor, cuantas ciudades componen la gran región o provincia.
Hablé del país Vasco-Navarro, porque en tiempos prehistóricos, ya era una región
vasta y potente. ¿Queréis que os demuestre sus ventajas?
La hoy provincia de Navarra, antiguo reino y señor de Vasconia, canta en el himno a
sus fueros: «Navarra tiene 9 ciudades. Noventa villas, 1.000 pueblos más».
(Hasta el año 1850 eran 9 ciudades, 99 villas y 999 pueblos; y sigue teniendo más
ciudades, porque las villas, creciendo, pasaron a la categoría de ciudades y los pueblos
fueron condecorados villas).
Pues bien; su red de carreteras de Macadán es una tela de araña admirable, que no
deja un solo pueblo insignificante sin enlazarlo en esa red; por lo cual, todos disfrutan
de vía de comunicación con su capital regional y con su hoy capital Nacional, Madrid.
Si el pueblo en donde yo nací, por ejemplo, habría de tener que hacer las cuatro
carreteras que lo cruzan, además de los caminos auxiliares como atajos a diferentes
pueblos y ciudades, material y económicamente, no habría podido.
Pero como no era para provecho suyo solamente, sino para otros y todos los pueblos
y paso o enlace con otras regiones o provincias, todos pusieron su caudal de deseos,
de conveniencia, de amor regional, y hechas están para únicamente justificar que, el
amor regional, es más perfecto que el amor ciudadano.
En esta capital de Buenos Aires, donde cifra su grandeza toda la región Argentina, no
podría por sí sola la ciudad (aunque puede mucho) costear los puertos, los edificios
nacionales, ni sostener las Cámaras, etc., etc.; pero el amor regional, hace que cada
117
provincia dé su mano y su grano de arena y se ha hecho, y es testigo mudo del amor de
las regiones, que supera al amor ciudadano.
Como en todo donde pongáis vuestra vista encontraréis la confirmación de que el
amor regional es más perfecto que el amor ciudadano, no necesitáis más ejemplos,
después de haberos iniciado en esta tesis y doctrina.
118
CAPÍTULO SEGUNDO
EL AMOR EXPANSIVO, SUS CAUSAS
No sólo es causa del amor a la expansión del amor, las necesidades de la materia.
Estas, aunque son causa, son efecto de otra causa mayor y primera: el espíritu.
La expansión abarca el esparcimiento, el espandimiento y la expatriación voluntaria,
que llamamos emigración.
Pero todos estos títulos, no son causa, sino efecto de la causa dicha: el espíritu, que
tiene mandado vivir en todas partes y afinizarse por la materia, con todas las almas de
sus hermanos los espíritus.
Aquí tendríamos que exponer grandes estudios Físico-Químico-Eléctricos y
Metafísicos. Pero como cada uno de estos conocimientos está demasiado trillado por
sus profesionales (aunque muy someramente, porque sólo han podido analizar un algo
de la materia), y nosotros, ante la necesidad de dar camino a esas ciencias, lo hemos
estudiado en muchos libros, como «El Método Supremo», «El Primer Rayo de Luz», «El
Espiritismo en su asiento» y la «Filosofía Austera Racional», ya impresos; pero
culminantemente en los aun inéditos: «Buscando a Dios», «Los extremos se tocan»,
«Profilaxis de la vida», «Conócete a ti mismo» o «Fixiología, Fixiognosia y Etnología del
Universo» y «Filosofía enciclopédica», que serán no menos de 20 volúmenes, pero
recopilado todo y hecho Ley para siempre en el «Código de Amor Universal»; lo que
nos releva ya de tener que hacerlo aquí y se lo daremos al hombre, cuando el hombre
quiera, cuando se desprenda de su mayor amor al dinero que a la expansión del amor,
por la sabiduría.
En esta acusación al hombre, ha surgido natural la causa de la traba del progreso y
causa igualmente de cerrar con barreras de fronteras las regiones y las naciones.
Sí; el dinero, valiendo más que el hombre y más que la ciencia y hasta más que la
sabiduría y aun más que Dios, es la causa material de tantos desaguisados en todos los
órdenes de la vida, que avergüenzan la historia del mundo y las Naciones, que se han
esclavizado hasta el máximo extremo en cifrar todo su ser en el Dinero, son causa de
todas las hecatombes; pero caen ahora envueltas en los escombros de ese falso
edificio social metalizado, al que le retiramos los ETEROIDES y cada átomo irá a
buscar su afín, anulando la moneda y dejando al hombre como única moneda de valor.
Que esto es la causa que se opone a la expansión del amor universal, nos lo prueba
hoy mismo el mundo monetizador en los telegramas que recortamos y extractamos:
119
MEDIDAS CONTRA LOS EXTRANJEROS
París, enero 11 (United). -Varios diputados presentaron en la Cámara una moción
que invita al gobierno a que decrete, en ocasión del censo que se levantará el 6 de
marzo próximo, la expulsión inmediata de los extranjeros que no puedan justificar sus
medios de existencia por rentas personales, o por el ejercicio de un oficio, debidamente
comprobado, y que proponga al Parlamento la creación de un fuerte impuesto a los
extranjeros que vivan en Francia de sus rentas y no se dediquen a ningún trabajo
regular.
__________
SALIDA DE ESPAÑOLES. - EFECTO DE LA BAJA DE SALARIOS
Nueva York, enero 11 (United ). -El consulado de España en esta ciudad está
recargado de trabajo a causa de los innumerables españoles que hacen visar sus
pasaportes, porque quieren volver a su patria en vista de la baja de los salarios en los
Estados Unidos.
Es casi nula la llegada de inmigrantes españoles.
No queremos agregar otros despachos bursátiles y de miserias y trampas que
denotan hasta qué punto peligroso e inmoral, llegan los vividores serviles y creadores
del Dios Dinero; pero preguntamos: ¿Si el hombre fuera la moneda única, se llegaría a
estos casos extremos y vergonzosos? Seguramente no. Como seguramente la
conducta de todos los hombres sería desinteresada y el hambre y las pasiones no
tendrían lugar y por lo tanto la paz sería inalterable.
Se dice que si faltara el dinero, faltaría la iniciativa y que el hombre caería en la
molicie.
Falsa comprensión del ser hombre es esto; confesión franca del hombre duro,
egoísta, pequeño, sin sentimiento, metalizado, religioso, es ese teorema, que se
deshace por sí sólo con esta pregunta: ¿Tiene el dinero el poder para evitar la muerte
del adinerado? Que conteste P. Morgan y tantos archimillonarios.
Luego el poder del dinero es mucho más reducido que el del hombre; y tan reducido
es, que no alcanza nunca a cubrir las necesidades del progreso.
Hay en la actualidad muchos y grandes proyectos en todas las naciones, que son una
necesidad irreductible, y no se hacen, porque el dinero no alcanza; entre estos
proyectos hay uno del ingeniero español Antón, del Ferrocarril Madrid-Algeciras-Dakar,
que con otro sur americano, Buenos Aires-Pernambuco, bastarían tres días de travesía
en vapor, Dakar-Pernambuco; y si no sería muy económico financieramente, aminoraría
un 80% los peligros del mar, que tantos miles y millones de vidas y mercaderías se
traga. Cuando el señor Antón trazó este proyecto, yo tracé el del paso del estrecho de
120
Gibraltar, con un puente, hecho con todas las cruces que existen en el mundo, y esto
las dignificaría y lavaría de su infame representación.
¿Porqué no se ha hecho este proyecto, necesario a unir tres continentes y a salvar las
vidas de los hombres? Porque el dinero no alcanza: como no se a hecho aquí un
proyecto que en mayo de 1914 entregué en la Cámara de Diputados Nacionales, para
la transformación en fuerza eléctrica, la singular y única masa de agua del Iguazú, que
traería como consecuencia, la verdadera libertad económica de la Nación; pero el
dinero no alcanza. ¿Qué vale, pues, el dinero? Lo que vale la religión: nada de moral ni
de bienestar.
La muerte de ese impotente Dios, la hemos decretado y nada levantará esa
sentencia: pero es que también lo hemos condenado a servir a esta nuestra gran causa
y quiera y no quiera, para castigo suyo, ha de servir; lo mismo que nos sirven las
religiones con sus inmoralidades y odios, para establecer la moral austera y el amor que
traemos. Lo mismo también que nos sirven los reyes y gobiernos con sus Autocracias y
despilfarros, para asentar la democracia y la soberanía del pueblo y la economía
verdadera de fuerza y productos, que traerán la Paz, la libertad, la fraternidad, la justicia
y el amor, que hemos traído y hecho ley en nuestro «Código de Amor Universal», bajo
el cual el hombre hará todo sin dinero y sin estorbos, y en todo el mundo a la vez,
puesto que todo él habrá construido el 4° y 5.° Amores. No habrá fronteras: nadie será
extranjero en ninguna parte y en todas partes el hombre tendrá el mismo derecho y la
misma obligación del trabajo y del usufructo: será el hermano.
¿Hemos probado bastante las causas que se oponen al amor expansivo? Creemos
que sí, aun para los metalizados y religiosos; y sino que nos opongan razones que
desvirtúen o anulen nuestra doctrina.
Voy a describir aquí un secreto, que tal vez haga temblar a muchos; pero será a los
culpables de nuestra tesis.
Era el día 9 de enero de 1921 cuando he encabezado este capítulo y en la aclaración
del segundo punto sobre lo que encierra la palabra expansión, incluía con justicia, la
expatriación voluntaria, que llamamos emigración.
Yo, en mi pensamiento, recorrí las naciones donde inmigraciones son más numerosas
y confirmé una vez más, que no son más que la expansión que el espíritu tiene en su
Ley, por lo cual había de llegar a ser de todas partes y dejar fendos en todos los
continentes.
Pero en este desdoblamiento consciente, vi también la oposición del Dios dinero, por
sus sacerdotes los capitalistas, y sorprendí muchos manejos de esos menguados
hermanos, influyendo en sus servidores los gobiernos, para encontrar pretextos de
obligar a los inmigrantes a que se marchen a otra parte.
Pues bien; en ese punto dejé de escribir y me puse en influencia sobre esos
gobiernos, y dos días más tarde, podía leer los telegramas que he transcripto,
121
obligándolos así, desde muy lejos, a que confirmaran que son los enemigos del amor
expansivo y de la expansión de la virtudes que la fraternidad humana lleva aparejadas y
lo han probado. Si alguien se atreve a negar la Psiquis, que desvirtúe este hecho y
miles más que puedo exponer que se han producido y seguirán produciéndose, aun
contra el querer de los que se oponen al amor expansivo y a la expansión de la
solidaridad humana.
Las causas de esta inevitable expansión son dos: física y material la primera,
espiritual e irrevocable la segunda: y ambas son una misma y única causa, regidas de
las leyes de afinidad y justicia, brazos ejecutores de la Ley madre y cabeza dirigente de
toda la Ley de Amor, y nada de esto abstracto.
Antes de conocer las leyes de electricidad, había muchas cosas abstractas; surgidas
éstas, no hay abstracto nada, ni aun el Espíritu, ni su Padre Creador.
Con las leyes de la electricidad, se han roto todos los misterios de las ciencias; como
con el espiritismo Luz y Verdad se han roto todos los secretos de la sabiduría y de la
Creación, llegando a conocer la vida eterna y continuada.
Pues bien, la causa primera, física y material, de la expansión, está científicamente
basada en las leyes del magnetismo, en la atracción de los afines. ¿Podréis encontrar
un hombre en toda la tierra, que no tenga los mismos componentes en su cuerpo y
alma, las moléculas de igual valor y que procedan de otro diferente depósito de la vida,
el ÉTER, única substancia o pantógeno, como la llamara William Krokes? Los hombres,
pues se atraen en virtud de la afinidad de sus materias, sus discordias no son de los
más: son el producto de sus vicios, de su esclavitud al sacerdote, de su ignorancia que
significa desorden. Pero no rompe la Ley.
La causa segunda es la misma, pero en grado superlativo. Todos los espíritus son
afines por naturaleza y procedencia. Pueden extraviarse por la influencia de su alma
cargada de pasiones, mostrarse antagónicos unos a otros tros espíritus, pero en el
tiempo siempre presente, porque no pasa, lo mismo que la que la vida no acaba, el
alma se purificará y caerán las pasiones que cubren de espesa niebla al espíritu y este
aparecerá y amará a su hermano.
Mas aun en el tiempo (que puede medirse en millones de siglos) que dura el odio de
unos a otros, por causas mil, sobre todo de tendencias religiosas contrarias, nacidas por
causa de unos y otros instintos, aun en este tiempo, digo, que se odian, ¿creéis que no
se aman? ¿creéis que han podido romper la afinidad de espíritus, ni borrar la paternidad
igual de cada uno? ¿quién será capaz de afirmar que el odio no envuelve un resto de
amor?
La afinidad material sí puede terminar para alguno o para muchos en el mundo; pero
la afinidad espiritual, jamás puede terminar, porque la Patria del espíritu es el mismo
Universo y donde quiera, es hermano de todos los espíritus.
122
«La afinidad material si puede terminar para alguno o para muchos en el mundo», he
dicho; y esto no puede quedar sin explicación, porque ese término implicaría el fin de la
expansión de esos seres, y ésta, la expansión, es también eterna, continuada o infinita.
Me veo precisado a entrar en un punto de los secretos de la Ley de amor, secretos
que lo son para la ignorancia de los hombres que no quieren entender la vida y su
causa; pero no es secreto para nadie si quiere entrar en su estudio.
Pues bien; obedeciendo a esos secretos de la ley de amor, cuando un mundo se
encuentra ya en los días de su juicio de liquidación, como se sabe quiénes y cuántos
espíritus son aberrados, por cuya aberración cortaron ellos mismos sus afinidades con
su conducta, la ley hace salir de ese mundo a los espíritus que, siendo hombres o
mujeres, les dieron, en otras ocasiones, vida a esos aberrados.
Entonces se da la orden de justicia de encarnar en ese mundo todos los que son
deudores a la Creación, en vidas, al progreso y a los espíritus sus hermanos, de otra
deudas, de amor, por ayuda, etc., etc., siempre que los que han de encarnar, tengan
alguien que los quiera engendrar y haya una madre que los quiera recibir por afinidad,
por amor, o por justicia; pero sabiendo que será la última prueba que se les concede,
puesto que la mayoría trabaja en el progreso y no quiere tener quien la obstaculice y la
retrase o la haga luchar con perjuicio, como lo hemos visto hasta esta hecatombe.
Los que no encuentren ese padre que los engendre como hombres y esa matriz que
los quiera recibir, serán expulsados de esta sociedad, en la que no caben por su culpa,
y son llevados a mundos donde su afinidad de pasiones reina sin escándalo.
El padre no los desecha, no los deshereda; los lleva al colegio correspondiente donde
puedan satisfacerse, saciarse, sin estorbar el progreso de sus hermanos progresados,
con los que por su aberración rompieron y acabaron su afinidad material, porque siendo
la ley obediente a las mayorías (como lo es inflexible para los destinos), atendió el
pedido de justicia de la mayoría progresada y llamó a la afinidades de los aberrados,
ordenándoles pasar a diferentes mundos, en misión de aprendizaje, o como descanso
de sus luchas en su titánica labor de dar vida por amor a sus propios verdugos y
aberrados, opositores del progreso.
De este modo queda cortada la afinidad material en un mundo; y sin esta afinidad,
nadie encarna más que en el tiempo de tregua y de prueba, pero no puede ser cuando
ya empiezan los autos del proceso de la liquidación o juicio final que han llamado.
En nuestra Filosofía y libros citados en este capítulo, quedan los puntos concretos de
ese proceso, con sus autos y sentencia.
Todo lo cual confirma que la expansión es una Ley innata y tan inflexible como todas
las leyes naturales y universales; y es injusta toda la ley inhumana que imponga
obstáculos a la libre expansión del hombre, ya que no puede hacer leyes contra la
expansión del espíritu; pero que sí hicieron las religiones, cánones y dogmas, con más
cielos, infiernos y purgatorios, que son trabas al amor, a la expansión innata e inflexible
123
en cada espíritu, comunicada forzosamente al hombre, por su propio espíritu, cuando
ya hace conciencia de su ser y destino.
124
CAPÍTULO TERCERO
EL AMOR COMUNICATIVO ES INNATO
«Comunícame tus penas,
Yo te diré mi dolor,
Que penas comunicadas,
Penas con alivio son»
Oí cantar muchas veces en mi niñez, a los jóvenes rondantes de sus novias
encerradas; y ya veis qué moral y sabiduría encierra esa copla, que puesta aquí, pasará
a la historia infinita, con los laureles de hacerse universal en todos los mundos.
Si los que han hecho tratados de Sociología y Psicología la hubieran sabido, ni uno
solo la dejará sin tomar para la ley del contagio y otras leyes y reglas filosóficas.
Entre las mujeres se nota más el amor comunicativo (por charlatanas, han dicho
algunos chocantes). No. Es que la mujer siente más y tiene más cosas que comunicar
que el hombre, por razón de su mayor sensibilidad y más clara percepción de la vida,
de las cosas de la vida y por su suerte de ser madre.
«Charlatanas», dicen los sin conciencia. Pero quitadle a la mujer ese gran don
comunicativo y ya veréis qué aburrida y pesada es la vida del hombre.
Quitad también del hombre esa inclinación irresistible y natural y veréis que la amistad
no cabe y que el mundo sería un caos terrible y la vida imposible. ¿Quién desea la
amistad de un misántropo? Todos huyen de él, aun más que los cuerdos, del
Chicharrero charlatán, o mercader hablador.
¡Cómo descansamos cuando nos quejamos de nuestro dolor, aun sabiendo que
hacemos sufrir! Siempre encontramos una palabra de consuelo cuando comunicamos
nuestra pena y azares de nuestra vida
Vemos la generalidad de los enamorados, pasar largas horas todos los días y siempre
tienen algo nuevo que comunicarse; es que todas sus células se abren para hacer
sentir a las similares del ser amado, todos sus recónditos sentidos de gozo y
sufrimiento, sintiendo tanta necesidad de comunicarse, como el estómago de llenar de
alimento el saco vació, sin cuyo combustible no puede funcionar su maquina
económica.
Se achacarán muchas máximas de muchos egoístas, como: «No digas todo lo que
piensas», «En boca cerrada no entran moscas», etc., etc. ¿Pero acaso no decimos
nosotros que de misántropos y charlatanes huyen los cuerdos? En todo aconsejamos
nosotros como prudencia el «Per diametum» de Ignacio de Loyola.
Yo apelo a todos los hombres y mujeres de la tierra, a que me nieguen que no han
deseado muchas veces desahogarse y descansar, comunicando sus pesares y alegrías
125
a sus parientes y amigos y aun a personas que se le cruzaron en su camino: y el 90%
de los seres humanos, contestarán afirmativamente que así es y que descansaron.
¿Y qué es y significa, en primer término, ese examen de conciencia recomendado por
todos los moralistas y biólogos y puesto en práctica y regla obligatoria en todas las
comunidades religiosas, que exigen muy a menudo dar cuenta a su superior? Es verdad
que el reverso de esa medalla es injusto, por que tiene por objeto conocer en cada
instante al sentir, querer y pensar de sus cofrades, con fin de dominación en cualquier
forma, siempre atentando contra la libertad del individuo.
Pero no dirá ninguno de esos esclavos y esclavas que no quedaron descansados,
una vez que comunicaron los secretos de su conciencia al llamado Padre Espiritual,
Padre de almas y otros nombres.
Es atentatorio a la libertad, constituye un crimen de lesa humanidad, por haberlo
obligado por sus reglas y constituciones; pero eso no quita nada al innatismo de la
comunicación.
Muchas veces también recibimos daño por comunicarnos con alguien que no es
noble, ni moral de sentimientos; pero esto tampoco es culpa de nuestro innato amor a
comunicarnos, sino que aun lo confirma de lleno; en este caso, hemos sido
precipitados; obramos con imprudencia, pues nuestro amor a la comunicación debe ser,
en primer término, a quien le interesan nuestras penas y alegrías, porque vive al
unísono con nosotros.
En cuestiones científicas, hay la misma razón: buscamos aquel y aquellos que les
interesa y buscamos siempre ayuda y una conformidad o una negativa a nuestro
pensamiento, idea u obra.
De todos modos, y después de adoptar la prudencia necesaria, es conveniente la
comunicación, porque, o nos ayuda la crítica y el consejo alentándonos, o nos detiene,
porque habremos descubierto que andábamos equivocados.
El libro, el periódico, la revista y la carta, ¿qué son sino medios que nuestra misma
necesidad comunicativa ha ideado, para satisfacer su innatismo, hasta con nuestros
anónimos afines o ausentes de nuestro lado? ¿Y el telégrafo y el teléfono, el biógrafo y
gramófono, no son otros medios vivos de comunicarnos con todo el mundo? Mas todo
esto es físico y material y tiene su base y principio espiritual, en la transmisión del
pensamiento y los desdoblamientos medianímicos y magnéticos, o sonambúlicos, que
son únicamente facultades de nuestros espíritus y se sirven por la necesaria ley de
solidaridad de unos a otros, bajo la afinidad; y todo ello se resume en la infinita palabra
Espiritismo, raíz de la matemática pura y positiva.
Los hombres raquíticos que sientan máximas desvirtuando el amor comunicativo, no
han entrañado nada en la metafísica del innatismo, y aun teniendo hoy todos esos
medios de comunicación que no pudieron ser hasta que no han sido reveladas las leyes
de la electricidad, que comprenden las del magnetismo, el calor, la luz y el movimiento,
126
encerrados en la dinámica, siguen obstaculizando y siendo vocingleros contrarios a esa
expansión que da el amor comunicativo, innato, de los seres. Pero ¿qué hacen ellos,
sino comunicarnos lo suyo, su sentir y su atraso, para lo cual se convierten en
charlatanes, habladores y chicharras, que callan sólo cuando revientan? Pues hasta
esos tienen sus méritos, que no queremos ser injustos en negárselos: sí, tienen el
merito de confirmar que el innatismo comunicativo existe y es una realidad, o ellos son
unos híbridos antinaturales: elijan.
El padre Kempis, en su libro «Imitación de Cristo» (que ha causado gravísimos
males), asienta como dicho por Cristo: «Cada vez que hablé con los hombres, salí
menos hombre». Cuando lo miramos por el lado místico, vemos su fin de llamar a los
incautos al claustro sombrío y a los ya frailes, a guardar el secreto de su inconfesable
vida y dogma y lo ha conseguido. Pero mirado humanamente, socialmente,
científicamente y moralmente, se descubre la escandalosa patraña, con la maña y la
maraña del mal intencionado y enemigo del progreso y fraternidad humanos, que es lo
que encierra la Religión Cristiano-Católica por excelencia; pero que, por concomitancia
y concordancia, lo tienen eso, todas las demás religiones.
El Padre Tomas Kempis, que nació para ser irracionalmente asceta, se equivocó al
nacer, porque debió nacer mudo (como todos ellos) para no tener que tratar a la
naturaleza de injusta, al dotarlos de la lengua, ya que no la debían usar; y habría sido
un gran bien para los demás.
Por otra parte, esa sentencia es una Falacia (engaño, fraude y mentira), pues él no
puede probar la existencia de Cristo como persona humana y ni siquiera animal
irracional; y por lo tanto, no pudo hablar. Hablo Kempis por Cristo, como Pablo vivió por
Cristo, al que no vio, ni conoció; pero que los apóstoles de Jesús lo conminaron y
desautorizaron su Iglesia (fundada en Antioquia) bajo el nombre de Cristo,
atribuyéndolo a Jesús; y no se podrá oponer prueba racional en contra de ese hecho,
ya que el archivo romano nos legó datos de la muerte de Pablo, junto con Pedro, en
Pompeya, bajo Nerón, cuya página revela la verdad que sostenemos.
Hemos historiado nosotros la Piedra-Cristo-Dios de Aitekes, y nuestra página está
refrendada por el historiador inglés Mr. River Canard, bajo el título de: «El trono de
Winmister» u «Odisea de una piedra». Lo que prueba la falacia de Kempis al hacer
hablar a Cristo.
Tiene también esa sentencia de «Cada vez que hablé con los hombres, salí menos
hombre» un veneno muy sutil para el progreso y fraternidad humanos: por que ¿cómo
se podrían comunicar la ideas, ni comunizar los hechos sin hablarse? Además hace a
los hombres algo despreciable y peligroso, puesto que hace de menos el hombre, al
hombre que le habla y le comunica. ¿A qué seguir más? Basta decir que Kempis había
renegado de ser hombre: era asceta.
No recomendamos hablar mucho y sin sentido; pero sí ser francos en comunicarse los
hombres sus penas y alegrías al amigo y al afín; y sus ideas de progreso y sus obras
ejemplares, a todos.
127
Hay ciertos seres (ya van siendo pocos) muy sufridos, que no se quejan de sus
dolores y penas, por no hacer sufrir a otros; y esto lo han tenido por virtud. ¿Queréis ver
que son suicidas? Pensad así. Tenemos como primer deber, la conversación de la vida:
luego todo lo que afecte a acortar o poner en peligro la vida, es contrario al mandato de
conservar la vida. El dolor sufrido sin comunicarlo, es un peligro de la vida, porque no
ponemos remedios al no comunicarlo a alguien a alguien que puede ayudarnos a
encontrar remedio. Luego, el no comunicarlo, es atentar contra nuestra vida; y el que
atenta contra su vida es, bajo todos conceptos, un presunto suicida por lo menos.
Deshaga el padre Kempis este silogismo con las leyes naturales.
Otros no se quejan de sus sufrimientos morales o materiales «Por que no se alegren
de mi mal» dicen. No es ese el secreto. El secreto es que son malos los que así hacen,
pudiendo asegurar que son unos perfectos egoístas: no están dispuestos a oír, ni
remediar los dolores y sufrimientos de sus semejantes. Y como nadie puede pensar de
otro más que por lo que es él mismo, tenéis el vivo retrato del que no comunica sus
sufrimientos morales y materiales, «Porque no se alegren de sus males». Es un
perfecto egoísta.
Que el hombre franco y noble, se expone a la risa del egoísta e imbécil, es cierto.
Pero aún comprendiéndolo así, como cree buenos a todos, como el malo cree a todos
malos, el noble, el bueno, expone sus penas, sus alegrías, sus hechos y aun sus
pensamientos. Y si de ello recibe mal, no es culpa de su amor a la comunicación, sino
de la maldad de los egoístas y sin conciencia, híbridos del mal y del bien.
Yo soy una víctima de esos. Relataré aquí los hechos y haría un juicio terrible a los
hombres causantes; pero no es aquí lugar y solo sustanciaré‚ para probar que, de la
comunicación de nuestras cuitas a nuestros semejantes, aunque sean nuestros
enemigos, se recibe beneficio moral y material; porque si es uno de esos híbridos
egoístas al que le comunicamos, o igualmente un imbécil, éste, por su egoísmo y falta
de amor, lo publica creyendo asestarnos un más terrible golpe; pero en la publicación
de nuestra comunicación, llega indudablemente a alguien que le interesa el hecho, el
dolor, o vuestro nombre y latirá su corazón y llegará a vuestro auxilio y consuelo o a
compartir con vosotros de las ideas que hicieron reír al híbrido o imbécil. Voy a
demostrarlo.
En el año 1909, yo poseía talleres de mi profesión más una patente que prometía
mucho y mucho ha dado a la industria y al confort. Se trata de la transformación de la
corriente eléctrica en calefacción, por la estufa y la cocina.
Una envidia, una aberración de un astuto, prepara mi caída en tal forma, que ni la
justicia me amparó haciendo perderse el expediente de mi defensa. Hay autos de
justicia que prueban esta triste verdad. Triste, para los jueces y gobiernos que lo
consienten.
Pues bien: después de terribles sufrimientos morales y materiales, conducido por
alguien, voy a buscar consuelo, comunicando todo a un hombre que por su
128
representación de presidente de una vieja sociedad, simulacro de estudios
Psicológicos, Espiritistas, ese hombre digo, por tal, debía comprenderme y consolarme
con su consejo.
Si el prejuicio fuera una atenuante, la tendría: pero el prejuicio es una agravante y en
él más que en los ignorantes: y os aseguro, que ha sufrido y sufre en espíritu sus
consecuencias.
Me oyó y muy atento: yo no tengo, ni conocí la doblez (por mi desgracia de hombre)
necesaria para vivir en la sociedad corrompida e hipócrita.
Le interesaba todo: pero el prejuicio suyo, me atribuyó a mí la culpa. ¿Cómo la
justicia, es decir los jueces muy Cristianos no hacen justicia? Y además, que algunos de
ellos y aun miembros del gobierno aquel, unos eran eminentemente católicos y los otros
pertenecían a sociedades llamadas Psicológicas y aun Espiritistas, pero que luego he
comprobado yo (y no me desmienten esas mismas sociedades) que son Espiritualistas.
Yo entonces no era nada: casi ni hombre por mi estado y posición moral y material.
A pesar de todo y no creerme y volver contra mí todo lo que era un crimen de la
injusticia de los hombres, era necesario ser de piedra, para no sentir algo de su propio
espíritu, o de otro que pudiera influenciarlo y lo sintió y me ofreció, lo que no le costaba
nada y lo menos que me podía ofrecer. «Asista el domingo a la sesión publica», me
dijo.
Asistí como un desahuciado; pero yo, que nunca había visto nada de eso, sin
conocerme, ni haberme visto siquiera la médium, la conferencia (acaso la única de valor
que tendrá registrada en sus más de cuarenta años esa sociedad) toda, desde el
saludo a la despedida, fue para mí: terminando con estas palabras: «Muy grande, pero
muy dura es tu misión y triunfarás; pero... No te vengues, ni te suicides». No me afrenta
este apóstrofe, dicho como si yo solo lo oyera, habiendo más de 100 personas en el
salón. Comprendí que no estaba desahuciado. Mas aquellas palabras oídas por aquel
hombre a quien yo me confiara, encendieron (sin duda) más sus egoísmos y la
calumnia y la difamación de él y de... otros como él, arreció y aun duran sus huellas.
Pero, en hora oportuna y rehabilitado a la vida por aquella conferencia (y por migajas
materiales que llegaban de seres nobles, que acaso como yo sufrieron y se
comunicaron). Rehabilitado a la vida digo, y teniendo ya mi obra toda escrita y firmada
(la que he enunciado en el capítulo segundo de esta parte), es entonces que, con mi
alma fuerte por el terrible y largo sufrimiento y mi conciencia limpia, provoqué‚ a la
justicia: hice revolver todos los archivos de los tribunales y no fue habido el documento
extraviado y, entonces lo redacté de nuevo y lo hice correr su proceso, hasta sentencia,
que se produjo el 19 de julio de 1915, justificándome el juez, declarándome inculpable.
¿Para qué os diré más de las ventajas de la comunicación de nuestras cuitas, dolores
y alegrías? Pocos casos más graves y dolorosos que el mío ocurren y mi elegido puedo
decir que en espíritu, anda cerca de ser mi más grande enemigo: hasta os diré que, en
los principios del siglo 16, aquél, era hombre al servicio de la Justicia del Vaticano y mi
129
espíritu, también era hombre y militar, para luchar y derrotar los ejércitos papales. Pero
en aquel entonces, aquel servidor del Vaticano, condujo preso a aquel militar cogido en
una emboscada: que se le escapó, pero pocos años mas tarde, lo consiguieron colgar
de una cuerda en Sinigalia.
Sin embargo, ahora (porque nadie venció a la Justicia Divina) tuvo que ofrecerme
como a un desahuciado, lo menos que podía y lo que nada le costaba y fue el todo que
necesitaba. Es que entonces torció, cortó mi camino: y ahora, aún contra su voluntad,
tuvo que señalarme el camino que él por su desgracia equivocó.
He aquí otra de las grandes causas de que el amor comunicativo sea innato en los
seres y es así Ley de Justicia Suprema,
«Que penas comunicadas.
Penas con alivio son.»
Nota: Refiero casos propios, para que no se dude; y sabéis que podría referirme a
todos los hombres: pero lo propio se sabe mejor porque se ha sentido.
130
CAPÍTULO CUARTO
EL AMOR A LA BELLEZA IMPONE EL CRUCE DEL ETNICISMO
El amor a la belleza es también innato: y es una causa eficiente, para conducirnos al
amor regional y siguientes amores, nacional y universal.
Presentimos de continuo mayores bellezas que las que palpamos en nuestro
ambiente y tratamos siempre aun acaso inconscientemente de elevar nuestra belleza y
adquirir el tipo ideal.
El ideal se asienta en nuestro pensamiento, con fuerza de una necesidad prepotente.
Sabemos empero que, el pensamiento no se convierte en realidad, sino por una
acción de voluntad y evocamos esta acción por medio de un deseo que se hace carne
en nosotros y nos conduce a realizar la obra haciendo pruebas y al fin, nos gozamos en
la obra emanada, de la idea, del pensamiento y de nuestra voluntad: pero esos dotes
no son de la materia: ésta, solo tiene instintos absolutamente conservadores que por su
Ley, no están dispuestos a su propio sacrificio: sin embargo se someten y consienten
en su transmutación, a causa de un raciocinio que les demuestra a los instintos que
ganarán trasmutándose, porque sin dejar de ser, serán más bellos.
Como el raciocinio es solo del espíritu, es éste únicamente la causa de la voluntad y
por lo tanto, el autor de la belleza.
Estos puntos simplemente científicos, son emanación ínfima de la sabiduría Suprema
que está en él y maneja el espíritu en la eterna y continuada Creación.
Si ya no lo hubiéramos hecho, tendríamos que escribir aquí los grandes volúmenes
enunciados en el capitulo segundo.
Sí: el hombre, siendo en verdad de verdad el Macrocosmo y microcosmo, encierra en
sí mismo todas las ideas y bellezas de la Creación. No puede desarrollar sin embargo
más que aquel grado de belleza que su progreso haya alcanzado en sus luchas de la
vida; en sus experimentos y pruebas de cada existencia; y quien más haya trabajado,
más experiencia tiene y más belleza ve y hace en todas sus obras y aun en sus mismos
cuerpos; resumen de todas las bellezas de la materia.
La madre Naturaleza, tan sabia y previsora (aunque muda según nuestro lenguaje),
es la maestra iniciadora de su mejor producto, el hombre, al que conduce sin que él se
dé cuenta, adonde ha hecho una prueba, para que el hombre la encuentre, la vea, la
copie y le sirva de principio.
La naturaleza, no es insensible ni obra tampoco al azar y capricho y está sometida y
gobernada por un espíritu maestro, jefe de los espíritus naturales, que a su orden,
ejecutan todo lo que la belleza de la creación exige, conforme a las depuraciones
graduales sufridas.
131
Nada le es difícil obrar al espíritu Maestro, dentro de la ley en la Naturaleza, ni aun
renovar la faz de la tierra hundiendo un continente desgastado o corrompido y
levantando otro del fondo de las aguas: y es ese espíritu el que fomenta los volcanes y
mueve la tierra en un baile tarántula enloquecida, para avisarle al hombre que «Nada
puede contra el Creador y su Ley».
Todo eso, como romperle los chiches al soberbio hombre niño, con puñados de
confites granizados, hinchar los ríos y etc., etc., le cuesta muy poco trabajo al espíritu
jefe de la naturaleza, porque cada molécula que la compone, es un espíritu natural, que
cumple rigurosamente la Ley y obedece ciegamente a esa Ley.
Pero en el hombre sí, encuentra tan terrible resistencia, que millones de veces se ve
precisado a repetir las pruebas de la belleza y también a corregir duramente al hombre,
único animal díscolo y desobediente, por causa de que el hombre está compuesto en su
alma y cuerpo de todos los instintos de todos los animales: y es una jaula tan revuelta,
que el no enloquecerse el espíritu que se encierra en el hombre, es bastante mérito,
para que su hermano mayor, Maestro de la Naturaleza, le repita ciertas pruebas de la
belleza, muchas veces, mientras a él se lo permite la Ley.
El espíritu encerrado en el hombre está preso, opacado y aun obscurecido
completamente, según la opacidad y pesantez de su alma y cuerpo: pero le queda el
oído y la percepción más o menos lúcidos, para seguir por el eco, al llamado de su guía.
El espíritu Maestro, quiere mostrar al hombre cómo conseguirá recoger toda la belleza
de los tipos en un solo tipo y todos los frutos de una especie, en una planta de su
misma familia; lo que quiere decir sencillamente «Fundir los Etnicismos».
Pues bien: en el bosque, dos frutales silvestres, (no casual sino inclinados a voluntad
del Maestro Espíritu) se cruzan en sus troncos y se encastran uno en otro, uno en otro,
dando frutos deliciosos, en vez de agrios o ásperos de sus especies.
El hombre, que ha sido atraído por la fruta más bella que la de sus vecinos, ha
aprendido el injerto, con lo que puede transformar un monte improvechoso, en un
manantial de satisfacciones.
Ha visto que un animal de diferente especie, se ha cruzado con la hembra de otra
especie y obtuvo el secreto de producir un híbrido, todo belleza y fortaleza.
El mismo hombre, encuentra una hembra de facciones y color diferentes, con la que
se cruza obedeciendo a sus instintos especiales y ve nacer un intermedio de los dos,
pero más fuerte e inteligente y que además no le asusta, ni una ni otra raza: y van así
mestizando, ascendiendo en perfección y cada vez procurando mayor belleza.
No traigamos aquí a colación las mil peripecias del prejuicio y de la inexperiencia
ocurridas, porque eso queda a cargo de los naturalistas, geólogos y sociólogos; pero
que, algo dejamos dicho en nuestro «Buscando a Dios» y «Conócete a Ti Mismo» y
más explícitamente en nuestro «Código de Amor Universal» en la Ley del cruce de las
132
razas para constituir una sola Raza: pero es sólo a título de guía, para su estudio más
vasto y perfecto, que debe hacerse en la Comuna.
Ahora, ya esbozado cómo la naturaleza nos enseña el modo de propender a la
belleza ideal, debemos comprender que, si nada hubiera en el hombre más que lo
material, no sería posible llegar a comprender esas sublimes lecciones y no llegaríamos
a crearnos los tipos ya casi perfectos que hemos alcanzado en la especie humana.
Pero hay un secreto grandísimo que descubrir aquí, que a unos causará risa y a otros
decepción: y es que, sin pensar, la coqueta y deslumbrante rubia de cabellos de oro y
ojos azules como el firmamento y carnes delicadas como el Éter y formas esculturales,
se envuelve con el negro de mota como el carbón y labios de sangre y gruesos y los
junta besándose con frenesí con los suyos suaves, aromáticos y delicados como los
pétalos de rosa: y sin embargo, ve a una hombre apetecible y de su gusto.
Pero lo mismo le pasa a ese enamorado que se funde en aquellos encantos de su
amada, que bajo aquellas dulzuras y delicadezas, encubre las monstruosas formas de
la hembra desgreñada, de pechos largos que se los cargaba al hombro, de mirada
esquiva y fiera y de formas descomunales y feas, antiestéticas y descuidadas.
Sí: esos tipos, ya bellos, pasaron por esas edades retrógradas y fueron el indio, el
esquimal, el cazador fortuito, el salvaje y el antropófago, que aunque no lo veamos hoy
en nuestra casi perfecta estructura, están esas figuras en nosotros, porque lo hemos
sido y no podemos dejar de haberlo sido.
Si no estuvieran en nosotros esas imágenes latentes y reales, no tendríamos tampoco
innato el deseo de belleza y aquellas fealdades (que tuvimos porque como aprendices
no sabíamos hacernos mejor) aquellas fealdades, repito, nos sirven de estímulo a la
mayor belleza y de parangón con la que cada nueva existencia alcanzamos.
Aquí estriba también el secreto, del dominio de los instintos por el espíritu, como el
poder presentarse materializado en tantas corporeidades, cuantas existencias ha
tenido, pudiendo decir que, cada existencia, es una página de su archivo, en la que
como identidad, es infaltable su fotografía inédita.
Cuando se presenta por ejemplo Jesús, en su existencia de Isaac o de Antulio, puede
prescindir de la de Jesús y prescinde, para así solo recordar página de Isaac y de
Antulio.
Esto sirve en el estudio del espiritismo, para poder hacer una verdadera historia del
espíritu en sus continuadas existencias. Pero debe advertirse que, sólo cuando el
espíritu ha llegado a un conveniente progreso y lucidez, por haber dominado la mayoría
de los instintos, no hacen alusión a existencias de poco nombre o que los hacen sufrir.
En ese espejo tiene que mirarse totalmente el espíritu y de aquí colegir si tendrá
empeño el espíritu en adquirir belleza, para reírse el mismo de sus primitivas fealdades,
133
por dos causas primordiales: la primera, por la rusticidad de materia poco depurada; y la
segunda, porque era aprendiz de la arquitectura de sus cuerpos.
Ya podréis comprender que, aprendiz y con malos materiales, no se podía exigir obra
perfecta.
La ley también tiene aquí una poderosa arma para dominar a ciertos orgullosos tipos,
por una errada educación y conviene advertir que, ciertos sueños, (que son visiones) de
hombres feos y desaliñados son nuestras mismas figuras de otras existencias: como
también luchas, hecatombes, persecuciones, etc., etc., son reminiscencias de nuestros
actos, que nuestro espíritu va registrando mientras reposa su cuerpo y le trasmite
algunos hechos por medio de su alma, o periespíritu, con un buen fin.
Ahora, referente al cruce para crear un único tipo: una única raza, ya hemos llegado a
suficiente altura de progreso para realizarlo científicamente; pero como lo hemos
legislado en nuestro «Código de Amor Universal», acudid allí para sus prácticas y en
tres generaciones, se habrán promiscuido todas las razas y será una sola raza, que
absorberá todas y no habrá muerto ninguna; pero se habrán armonizado en un solo
tipo, con todas las variedades necesarias a la belleza complementaria.
Nadie puede dudar que en el cruce ha de dominar forzosamente el tipo más perfecto
y el más fuerte; y si juntáramos por ejemplo, una mujer rubia pero no instruida, con un
hombre de color negro y fuerte, estad seguros que dominará el tipo negro. Pero si la
mujer rubia es fuerte y además educada lo conveniente en los secretos de su misión, la
unís con un negro débil y sin maldad y veréis que dominará la hembra y sus hijos serán
el tipo medio; o sea trigueños y de pelo castaño. Esto es en regla general que tendrá
excepciones; pero que no quebrarán la ley.
Lo que no podemos consentir, es en la unión para la procreación entre parientes
consanguíneos, salvo que sean de continente completamente opuesto y un así, se
podría consentir solamente en casos excepcionalísimos de misión, que por los
conocimiento que nos da el Espiritismo, podemos asegurar; pero que por ningún
concepto se consentiría la unión de sus hijos de matrimonios que ya era
consanguíneos; porque por fuerza serían cretinos o imbéciles, aunque pudieran ser
bellos tipos; cosa también rara, pero que lo hemos visto.
La Ley Suprema, que infunde en cada espíritu el deseo a la belleza, se aventaja a la
ciencia para el cruce de razas y a cuyo efecto infunde también el deseo y «Amor a la
expansión del Amor» por lo cual se promueven las emigraciones e inmigraciones; y no
hay más que parangonar el tipo indio que aún queda alguna muestra en algunas
comarcas de esta América, con el tipo porteño que hoy, cruzado del indio y el español y
más tarde con el italiano y con otras nacionalidades.
Comparemos el tipo de la andaluza; el de las moras de Marruecos y las Turcas y
Caucásicas; cruzados incesantemente con razas diferentes y no podréis menos de
apreciar la urgente necesidad de empezar pronto el cruce científico; apoyado por las
134
inmigraciones que ya todos los países reciben, por que impera la Ley del «Amor a la
expansión del Amor».
Hoy la raza Hispana, absorbe por completo la raza Adámica y lleva en sí todos los
progresos de todas las evoluciones y civilizaciones y las vertió donde la Ley le marcó:
en «Aquellas islas apartadas» que JEHOVÁ señala por Isaías, llamando a Jacob que se
levante y lo llama en Occidente: son las Américas aquellas islas, en las que aún no
había escrito ninguna Ley, de la que es madre, la ley Sánscrita de Shet.
Dispónganse, pues, los conscientes hombres y mujeres al sacrificio de sus gustos
agradables, por los resultados útiles, que el premio será grande, en unidad de una sola
raza que forzosamente sentará la deseada Paz.
135
CAPÍTULO QUINTO
EL AMOR A LA NATURALEZA: SU APROVECHAMIENTO
Este es otro amor innato: pero que obliga más que todos los amores, a amar la
naturaleza.
Sí, obliga más la naturaleza que el mismo Creador, si pudiera ser divisible el Creador
de la naturaleza, o ésta fuera ajena y sin dominio del Creador.
Y es que el Creador, autor de la naturaleza, le entregó a ésta todo su rigor y justicia y
los dones, gracias, virtudes y frutos, por lo cual ella es la madre de todo lo material,
pero hija igual del Creador que el espíritu, administrador de la Naturaleza.
He aquí cómo sola surge la verdadera Trinidad, que anula a la Trinidad irracional del
Dogma Cristiano-Católico. Sí, Creador, Naturaleza y Espíritu, es la Trinidad del
Macrocosmo, que engendra la segunda Trinidad del Microcosmo o del hombre: Espíritu,
Alma y Cuerpo.
Estos breves puntos son suficientes ya a demostrar la causas y razón del Amor a la
naturaleza, que el hombre tiene por la necesidad de sus frutos.
La naturaleza tiene órdenes tan severas que, sin ser el hombre digno, no le entrega ni
el más mínimo secreto de sus leyes.
Pero sí, tiene orden terminante de darle al hombre en su infancia todos los alimentos
y medios de progreso, hasta que adquiera la experiencia necesaria por el trabajo, de
promiscuar unos elementos con otros para su mayor regalía; y nada le ha negado la
naturaleza al hombre, mientras fue infante; es decir, en tanto no adquirió suficiente
conciencia; pero en el momento en que derramó el hombre la primera sangre en lucha
fratricida, la naturaleza hizo sus demostraciones de disgusto y sujetó al hombre a
luchas mas duras, teniendo que emigrar del punto de su crimen. Pero el lamento de la
sangre lo persiguió y no lo dejara de oír, hasta que por fin no se derrame mas una gota
de esa esencia de la naturaleza, en lucha fraticida, de lo que afortunadamente estamos
muy cerca y entonces veréis que frutos óptimos y nuevos nos da esta buena madre del
hombre, hija del creador, como su administrador, Espíritu.
Frutos óptimos y nuevos he dicho. Sí, la tierra está preñada de gérmenes nuevos, de
plantas de ricos frutos, en arbustos, tubérculos, gramíneas y hortalizas, sin que falte
nuevas flores que nos embalsamen nuestro nuevo ambiente, al entrar en un nuevo
plano: pero al que no puede ascender, mientras se derrame sangre, porque aquel plano
ya es de regenerados.
Aquí tenemos una comparación de la ascensión de los Hombres. El amor de familia
es raquítico, porque se circunscribe solo al hogar y hace explosiones porque no cabe en
esa estrechez, de cuyas explosiones se fundan las ciudades y sin la multiplicación y
federación de estas, no se puede fundar la región, que será tanto mejor, cuanto más se
136
amen todos los regionales, por un único querer y sentir, porque entonces tienen el amor
puro relativamente, pero aspiran siempre a más.
Igualmente sucede en la naturaleza que siente y palpa el amor, progreso y querer, de
sus moradores.
Mientras estos quieren ser solamente Egoístas, Materialistas y Fraticidas, la tierra se
envuelve en una bruma espesa, que no permite que de ella salga ese magnetismo
corrompido, ni se vean los charcos de sangre de sus fieros hijos, hasta que una
mayoría se decide a dar la final batalla de principios y entonces los ayuda,
entregándoles a los liberales secreto tras secreto; y cuando los ve estudiando, rasga
por un lado su atmósfera para que entren los médicos, los hermanos mayores de otros
mundos y juzguen la obra, para un cambio y ensanche de la casa vieja y mal oliente y
se dan los secretos necesarios al saneamiento y tirar las escorias pesadas para que el
planeta flote y ascienda a plano mas puro, lo que no puede ser tampoco, más que
cuando todo el mundo está en el cuarto amor, que coincidirá inflexiblemente con la
anulación de las fronteras, para de seguida, anular la propiedad.
Este ejemplo está bien patente en la naturaleza. En todos los órdenes y cosas que la
examinemos, no encontramos una sola cosa que singularice para un individuo.
Es inútil que los hombres hagan divisiones parcelarías, porque a los lados de la
división, nacen y se desarrollan las especies igualmente; y si los hombres no dividen la
tierra, la tierra no se divide sola, ni nacen los árboles con el nombre del que se apropio
el predio; ni el ternero, ni el cordero, ni otra cosa cualquiera nacen con el nombre de
propiedad de ningún individuo. Y si la naturaleza no especializa nada a favor de nadie,
toda apropiación es antinatural y es un robo al común de los hombres.
Si la tierra, en la forma en que hoy está dividida por naciones en las que los otros son
extranjeros y subdivididas éstas en partículas con marcas de propiedad, aun sin las
luchas fraticidas, causaría temblor su vista a nuestros hermanos los mundos. Pero si a
ésto se agregara la lucha rabiosa por conservar esas minuciosidades, que son patente
de usurpación de derechos y que además, por muy rico que aparezca, no se basta así
mismo: si en esta forma repito, la tierra ascendiera al nuevo plano para ponerse a la
vista de los otros mundos, ninguno de aquellos seres dejaría de dar un triste sollozo,
temiendo que pudieran ellos caer en tan ridícula y fratricida situación y hasta nosotros
queríamos no existir, para no sufrir una vergüenza aplastadora.
No: nuestros espíritus saben esos desastrosos efectos: la naturaleza no quiere
mostrarse tan maltrecha, porque sería una acusación al hombre su hijo y ella... Madre al
fin y por lo tanto toda amor para su hijo prodigo, el hombre, se somete a una terrible
operación depurativa, aunque sea por todas las catástrofes que presenciamos y aun por
la amputación de una de sus protuberancias, donde el maestro espíritu ha ido
depositando todas las escorias del hombre desde su aparición en la tierra, las que
lanzadas al espacio a su hora justa, por justicia, las hará servir de reflector de las
vibraciones solares, para iluminar las noches del hombre en la Comuna, siendo así una
página con la firma de la ascensión de la tierra, a causa de haber tirado ese lastre.
137
¿Qué os parece de ese aprovechamiento de lo ya inútil para el hombre, por haberle
exprimido sus esencias y gérmenes de vida? Y si tal ejemplo de economía, justicia y
amor nos demuestra la Madre Naturaleza ¿cómo deberemos aprovechar las esencias
que nos ofrece? ¿Y comprendéis que es lícito apropiarnos individualmente nada, puesto
que la Madre no hace distinción para ninguno, ni ella creó los títulos, ni los disfraces
carnavalescos, con que se distinguen los plutócratas? ¡Oh!... espanta el remordimiento
que atormenta la conciencia del espíritu, al hacerse luz y poder razonar, pero no debe
detener al hombre ese espanto, por que al fin, la luz a de resquebrajar la cáscara del
alma: y cuanto mas tarde sea, es peor.
Mas al examinar como los hombres emplean los frutos y dones de la naturaleza, en
elementos de tortura, de destrucción y muerte, en vez de bienestar y alegría, Paz y
fraternidad, no podemos menos de compenetrarnos que la Madre Naturaleza (que no
es insensible) ha de sufrir los horrores que sufriría nuestra madre natural, viendo que
uno de sus hijos tortura, roba, deshonra y mata a su propio hermano carnal.
No puede evitar el martirio del uno y no puede acusar y entregar al castigo al otro
degenerado, por sí misma; y si la justicia castiga al fratricida, la madre se cree
deshonrada y decidme, si podrá haber dolor que iguale su dolor.
Mas calle la madre: trate por todo el tiempo que pueda de ocultar la defección y
delitos de los hijos: ha de llegar forzosamente el momento en que el público que es Ley,
echará en falta el defecto porque faltara en el número de la sociedad y entonces el
juicio se impone.
De la misma manera, pero infinitamente más exacto, sucede en la Creación: y cuando
llega el fiel de la balanza a su máximo, topa con la justicia y todo queda al descubierto,
haciendo el juicio inapelable e inexorable, siendo entonces «el rechinar de dientes», y la
maldad es descubierta y sujeta a su impotencia.
El que usó bien los dones y frutos de la naturaleza, los seguirá disfrutando sin
estorbos; el que mal los usó, es desterrado de la sociedad y nadie puede alegar
injusticia.
¿Un rey podrá culpar a su corona? ¿Un pontífice podrá culpar su tiara y cetro?
¿Valdrán de nada los títulos y relumbrones? Sólo valdrán de fieles acusadores de
malversores. Con esos trastos ficticios, se acusan ellos mismos y la Ley, cobrará...
Sacad de aquí la moral necesaria, para aprovechar en bien común los dones y frutos
que la naturaleza nos ofrece en cada región, sabiendo que de aquello necesitan las
otras regiones, y no neguéis su intercambio, porque del mismo punto central del Planeta
proceden todas las regiones, confundiéndose todas en un punto indivisible del corazón
del mundo.
Nuestro amor a la naturaleza no será, sin embargo, más que la reciprocidad que
enaltece al hombre de sentimiento y moral, porque para cuando el hombre le devuelva
siquiera sea un buen pensamiento o una mirada magnética de buena intención, la
138
naturaleza le ha dado todo su ser en su cuerpo y alma: el amor mismo de su familia, el
ciudadano y el regional, con el que lo embellece y lo regala tan desinteresadamente y
aun lo incita a otro mayor amor porque, en otras regiones, puede ofrecerle mayores
atractivos y más grandes bellezas y variedades de regalías.
Nos ofrece por sus aguas, pepitas y sales necesarias a nuestro progreso y salud,
incitándonos a que rasguemos sus entrañas, para que recojamos los tesoros que
anhelamos y allá va el minero rasgando los tejido de su Madre sin dolerle, pero no sin
sentirlo, porque luego ve que aquel hijo obediente y amoroso que entra en sus extrañas
con peligro de su vida, no aprovecha de ese amor de la Madre, ni de su sacrificio y
sudor, porque otros muchos hijos, los holgazanes, los roban, los denigran y los matan,
con lo mismo que ella se deja arrancar para el bienestar de todos. ¿Y cómo podría
pasar esto sin justicia?
Ahora bien: la causa eficiente material o científica del amor a la naturaleza es, que el
hombre tiene en sí todas las cosas de la naturaleza en su cuerpo y alma.
Es decir, que el alma del hombre está compuesta de un instinto del alma animal de
todo los seres irracionales: y su cuerpo de un instinto de todos los cuerpos, de todos
irracionales y de todos los minerales y vegetales, causa por la que está en afinidad con
todo y el hombre obra y repercute toda vibración de cada uno de esos instintos de esos
tres reinos y por lo cual puede dominarlo todo, porque de todo tiene una molécula de su
ser, a fin de cada otra molécula de la naturaleza. Es en verdad de verdad el hombre la
verdadera arca de Noé. ¿Y para que queréis más diluvio, que las pasiones que se han
de mover forzosamente en el hombre, por el antagonismo de uno y otros instintos?
En el «Conócete a ti mismo» y demás libros premencionados atrás queda atomizada
esta gran cuestión: por lo que cierro este capitulo, diciéndoles a los hombres que tanto
se han preocupado en averiguar «¿Dónde se engendran las pasiones?» En el
antagonismo de los instintos. Ahí ahondar.
139
CAPÍTULO SEXTO
EL AMOR AL PROGRESO SE IMPONE SOLO
La necesidad bendita, nos obliga al trabajo; y el trabajo nos lleva al progreso, porque
el cansancio nos obliga a buscar la economía de fuerzas, esfuerzos y tiempo; lo que a
la vez nos mete de lleno en el conocimiento de la Creación y nos instiga a saber el por
qué.
Aquí tenéis encadenada la vida del progreso, desde el primer esfuerzo muscular del
hombre primitivo casi irracional, hasta la más alta ecuación Científico-Metafísico-
Espiritual.
Así se comprende también que sólo el trabajador puede ser sabio y moral: pero
también confirma nuestra terrible sentencia de que «Sólo el trabajo productivo regenera
y da derecho al consumo».
Hace reír cuando oímos, aun a muchos trabajadores medio ricos, o medio burgueses,
que dicen «Sin dinero no existiría el progreso». ¿Cuál será el aliciente del hombre?
¡Qué pobres son esos ricos! Da lástima su esclavitud servil. ¿Conocéis a Santa
NECESIDAD? ¿No os habéis enamorado nunca de la Santísima Curiosidad?
Perdonadme, hombres serios, la ironía: vosotros que podéis y tenéis razón, sabéis
cuanto quiero decir con esos Santa Necesidad y Santísima Curiosidad.
Si: el hombre reniega de la necesidad y a la curiosidad la condenan los mal curiosos;
y yo que tengo innato el contra de todo lo equivocado y más si el equívoco es causa de
errores criminales como son todos los de las religiones, Santifico a la necesidad y a la
curiosidad.
¿Qué vale el dinero ante la necesidad? Si la necesidad es menos que el valor dado al
dinero, éste sirve, vale; pero si la necesidad es mayor que el valor del dinero, el dinero
nada vale. Mienten criminalmente los que dicen que el dinero lo es todo.
Las excepciones no rompen la ley general y son bien pocas las excepciones que se
ponen a que todos los grandes inventores y aun los pequeños, como todos los hombres
de las ciencias por vocación que son éstos y no las excepciones de los que traen y
elevan el progreso, no han contado con el poder del dinero, sino con el poder de su
amor al trabajo, con el caudal de su fósforo: y contadme cuántos han dejado fortunas,
de los tenidos por tales, por los valorizadores del dinero.
Soy rigurosamente justo y no he de negar que el dinero ha sido un acicate de los
hombres. ¿Pero no han visto los hombres, que cuando uno quiere superar a su émulo,
es para ser más que él? Pues si el hombre lucha por el acicate del dinero ya que le
dieron más valor que al hombre. ¿Quién duda que esa lucha es para dominar al dinero?
¿Y el dominarlo no es ser más que él? ¿Qué lleva el hombre a esa lucha? Pues
sencillamente la necesidad de dignificarse, haciéndose más potente que el dinero.
140
He tomado el punto más escabroso y en pocas líneas se ha comprobado la
sublimidad de la necesidad que obliga al hombre a su dignidad; y su dignidad es el más
alto progreso moral: la ética en grado superlativo.
Aún refunfuña alguien y dice saliéndose por la tangente «Eso mismo prueba que
cuando no hay dinero, no hay incentivo de lucha».
No sé si es ceguera o imbecilidad, o las dos cosas juntas. Pero contestadme:
¿Cuando el estomago pide su combustible se lo dais en dinero? El pan, cualquier cosa,
hasta raíces de caña, hasta astillas secas rumiadas las recibe y las digiere y se las
asimila. Dadle oro en bruto u otro metal, o papel moneda y ya veréis qué bien marcha.
Oíd esta efeméride. Por mi suerte, he acompañado una vez a un Obispo y su séquito
por una provincia pobre, donde en algunas aldeas servía de reloj el canto del gallo
donde lo había.
En largas jornadas no hay poblados; y en los poblados no hay fondas, ni almacenes
de víveres; y el campo solo os ofrece rastrojos o barbechos. Dinero llevábamos en
abundancia; acaso yo llevaba más que lo que podía valer el poblado y su tierra; pues el
buen Obispo (hoy es cardenal) se hubo de pasar 48 y más horas sin probar bocado,
salvo alguno que otro biscocho que por casualidad salieron en las alforjas.
Yo sí encontré en una hondonada un poco verde y eran Chirivías, muy raquíticas y
duras, pero me dí un banquete. ¿Cuánto valían más aquellas pobres zanahorias que los
miles de pesetas que llevaba?.
Tiene el hombre moral mayores acicates que el dinero para amar el progreso. ¿No
son buen acicate sus deseos de gloria, grandeza de su nombre y el de sus hijos? ¿Es
poco acicate la sonrisa y el dolor de sus infantes? ¿Es despreciable acicate el innato y
natural querer ser más en un arte, oficio, carrera y ciencia? ¿No merece el nombre de
acicate la necesidad de comer abundante, bueno y provechoso? Pues todo esto sabe el
hombre moral que sólo trabajando, que sólo con mayor progreso cada día lo puede
conseguir y el hombre moral, no se excusa y trabaja y progresa.
Y sabe más: sabe que, por el escaso valor del dinero, se ha visto obligado a muchas
inmoralidades, bajezas, esclavitudes y vicisitudes mil, sin poder cubrir sus necesidades
con moralidad y decencia y maldice y anula el dinero, que para nada vale al hombre
honrado.
Sí: mienten con maldad los que dicen «Sin dinero el hombre no tendría amor al
progreso y caería en la molicie». Esos no pueden ser más que los servidores de los
dioses que venden sus gracias y perdones por dinero y ponen a precio el cielo; pero
reniegan del trabajo productivo y de la familia y se separan la sociedad, por aquello que
«Cada vez que hablé con los hombres, salí menos hombre» del Padre Kempis; y
decidme: ¿El que reniega de su familia y se sale de la sociedad de los hombres, puede
reclamar el «amor» ni siquiera la menor consideración de la sociedad, a la que denigran
con su zanganería y la holganza perpetua, amén de enseñarle todas las inmoralidades
141
recopiladas en la no producción de nada útil? ¿No os parece justa la voluntad popular
universal de organizar la nueva sociedad, en la que el individuo sea el soberano dueño
de todo sin que nada pueda ser su propiedad? ¿No es justo que se saquen de la
sociedad los que a todo trance quieren tener propiedad, para lo cual dan más valor al
dinero que al hombre?
Mal hijo se llama a aquel que reniega, desconoce y abandona a sus padres. ¿Y cómo
podrá ser un buen hermano? ¿Y los hombres trabajadores en su alta cuanto rústica
moral y por rústica es austera, han sellado su fraternidad y por justicia sacan de su
sociedad a los que son malos hijos, porque son peores hermanos. ¿Se atreve alguno a
calificar de injusta la justicia que hacen las abejas? Pues aquéllas, por su instinto
natural, matan a los zánganos, para que no les coman su panal que con tanto trabajo
elaboran: pero todas las obreras de ese enjambre trabajan cada una y produce cuanto
puede y sin tasa, consumen cuanto necesitan. Esta es la política justa en la que
encuadra la verdadera igualdad y la hace ley, la comuna de amor, en la que no caben
los zánganos.
El pensamiento del bienestar, innato en todos los trabajadores, es bastante acicate
para elevar cada día el progreso y la curiosidad de saber cada momento más, mete al
hombre de lleno en el camino del progreso y apelo a los geólogos, o a los químicos, a
los inventores, a los ingenieros, a los astrónomos de vocación, a los filósofos, a los
moralistas, a los geómetras, y a los artistas, a que me digan si no fue en todos los
casos la curiosidad la que los metió en el camino de sus descubrimientos. ¿Soñasteis
queridos colegas o pensasteis primero en vuestros estudios, en el dinero que produciría
vuestra curiosidad? Lo primero que tuvisteis presente fue la satisfacción de vuestro
deseo, de vuestra curiosidad. Sentíais (como yo lo he sentido) una necesidad
inexplicable de sacar una consecuencia que os explicase lo que bullía en vosotros y no
os dejaba descansar y, hasta dormidos hablabais y concebíais argumentos, hipótesis y
teorías y no os disteis reposo hasta formar vuestras tesis, que se convertían en leyes.
Durante ese tiempo de gestación, os absorbíais; y ¿recordáis qué contrariedad terrible
tuvisteis cuando en vuestras abstracción os importunaba un majadero? ¿Os acordabais
de comer? Os cansabais y os transíais; pero no acertabais a dejar los hilos mentales
que teníais agarrados, temiendo perderlos.
Una sola cosa os podía llegar sin estorbaros ni romper vuestra hilaza. La dulce voz de
vuestro hijo tierno, llegando a pedir «un beso papá» echado por su amante madre, que
vela entre rendijas a su adorado esposo y quiere llegar a él y abrazarlo para ayudarlo,
para animarlo y, aun no se atreve, porque no se le escape un hilo de su enmarañada
madeja.
Pero el amor le avisa a la mujer y le dice: tu esposo se cansa, tu esposo se agobia, tu
esposo necesita alimento; y la madre alecciona al infante y éste sí: éste puede llegar
con su candidez y sonrisa y al poner sus labios puros a la espera del beso de su padre,
éste se inclina y un beso resuena, que llena de armonía el universo y al levantarse con
la dulce carga, se encuentra con unos amorosos brazos femeninos que abrazan las dos
cabezas, y los tres, o más confundidos en uno solo, conducen al trabajador a la mesa,
142
sobria siempre, pues el trabajador no vive para comer, come para vivir y vive para
producir.
El holgazán hace todo lo contrario; y no quiero malgastar papel para describirlo; no lo
merece; quitémoslo; las abejas hacen justicia.
Acaso es duro mi juicio; pero es juicio filosófico, juicio ético, juicio tomado fielmente de
la Madre Naturaleza, en su libro de los amores culminantes y de progreso, y yo no
puedo, ni quiero ser traidor a mis convicciones sacadas de aquellas inflexibles leyes de
nuestra propia madre y no he de ser acusado de débil, ni de falaz. Pero estoy seguro de
que, más tarde, cuando por mis juicios duros, austeros, sin apelación posible, serán
entendidos, hasta mis más grandes enemigos lo agradecerán; y quisiera que fuese
pronto, no por mi reivindicación, porque yo ya sé que sólo una corona de espinas me
había de ceñir, al tener valor de decir las verdades sin miramiento a nada, ni a nadie,
sino porque, cuanto antes mis enemigos se hagan conciencia, antes se vislumbrará la
Paz de la especie humana, que no puede ser hasta que toda la tierra se considere y
sea éticamente una sola Raza, porque entonces, sólo habrá hermanos.
Ensayen los hombres todos los métodos que quieran y crean según su bajo o
pequeño criterio idealista o político y háganlo cuanto antes; pues así antes se
desengañarán de que no son capaces de organizar la sociedad común, en la que el
hombre es el individuo soberano, sin que nadie pueda eludir sus obligaciones para
tener derecho soberano y habrá hecho suyo nuestro axioma «¿Quieres tener derechos?
Créate primero obligaciones» Y será la más alta moral social, a la que queremos
conducir a los hombres. ¿Será ése poco acicate, para que los hombres tengan amor al
progreso, ya que es innato hasta en los enemigos de la justicia?
Sí; hasta en éstos es innato el amor al progreso, y lo demuestra cuando, después de
rebatirlo, lo acaparan, robándolo a sus autores. ¿Que cometen un delito? Es verdad;
pero eso mismo demuestra que tienen amor al progreso; lo que les hace ser
delincuentes en su odio, por miedo al trabajo y sacrificio que el progreso impone. Y la
causa de ese miedo es, porque temen que serán sometidos a un trabajo de bestias y
trato de esclavos, como ellos impusieron al trabajador, para lo cual le negaron instruirse
en las letras y las ciencias.
No, no temáis, verdugos ebrios de sangre. El hombre de trabajo tiene por
característica la nobleza y ha abolido la pena del talión; pero os la aplicará si ahora os
oponéis a su resuelta y omnímoda voluntad de implantar la justicia, tantos siglos
deshonrada por vuestras pasiones: pero ya sabéis, no se admiten disfrazados en la
nueva sociedad.
¿Seréis razonables? Mucho me temo que sigáis en vuestra ceguera y consintáis que
haya lucha, en la que, estad seguros que perderéis todo, hasta la vida; y no será
responsable el pueblo, puesto que os pide que os pleguéis a la ley del trabajo igual y al
usufructo en común.
143
En este mismo instante se ha puesto de manifiesto que el plutócrata quiere caer
deshonrado y aplastado por los escombros de su propio castillo.
Hace 20 días, el gobierno de España, dirigido por el siniestro Dato, el que obedece
ciegamente al imprudente y tambaleante Rey Alfonso XIII, el dominado, el esclavo de la
Religión Católica, hace 20 días, digo, lanzaba a todo el mundo las alegrías de un
ruidoso triunfo electoral, triunfo debido a dos causas de descomposición irremediable de
la política falaz: primera, las mañas y marañas; y segunda, indiferencia del pueblo, que
significa, no descuido de sus deberes y derechos, sino desprecio de los gobiernos y
reyes falaces y fatales.
Pues bien: a los 20 días, la voz del pueblo, que es ley, recrudece en sus terrores y en
toda España, todos los empleados del Ministerio de Hacienda, se rebelan y abandonan
sus puestos y el gobierno se ve ante la disyuntiva de ceder o abandonar el poder.
En cualquiera de los dos casos, la autoridad está desconocida. ¿Cede? El pueblo
manda. ¿Dimite el gobierno? Significa el derrumbe de la política, de las instrucciones,
del Rey, de la monarquía y de todo lo que la sostenía.
Es que, hasta en esos empleados de historia servil, ha renacido el innato amor del
progreso. Y el progreso, que es un terrible rodillo, con fuerza insuperable y ya puesto en
marcha triunfal por el querer del pueblo productor, no mira, ni entiende de jerarquías, ni
dignidades, sino de hombres. Y el hombre que no sabe o no quiere subir en su carro, lo
aplasta; y la rueda sigue impertérrita, insensible y cantando... Volveré.
144
CAPÍTULO SÉPTIMO
EL AMOR A LA LIBERTAD ES INNATO
En el capítulo anterior «El amor al progreso» tiene su base indestructible, el amor a la
libertad.
La importancia de la libertad podemos sentarla en esta ley matemática: La Libertad es
a los pueblos, lo que el progreso a la civilización. Esto en cuanto a lo físico, político y
moral; pero en cuanto a lo metafísico y espiritual, se sienta así: La libertad es para el
hombre, lo que su espíritu para la Creación: el todo.
Un hombre sin libertad, no es tal hombre.
Como un pueblo esclavo, es una familia de miserables, sin valor.
Si un hombre lucha por su libertad, aunque no lo quieran reconocer, es un beligerante
de respeto ante toda conciencia honrada.
Y es hombre de conciencia todo aquel que examina las leyes y las protesta en sus
puntos vulnerables; y son vulnerables, todos aquellos puntos que el pueblo no aprueba;
y si por la fuerza se le obliga a cumplirlos, se mata la libertad que el hombre tiene
innata, cometiéndose un crimen de lesa humanidad y otro de lesa Deidad.
Las protestas de un pueblo indican que no hay libertad; y el poder representante, ha
perdido la representación del pueblo, en cuanto éste protesta de las leyes; y por alta
moral, esos gobiernos deben de entregar a una constituyente el gobierno, sea de una
ciudad, de una región, como de una Nación.
Si el pueblo se levanta en armas para derrocar a un poder partidista, por otro de la
misma norma, es un crimen cívico, del que deben responder los provocadores.
Si el pueblo en común se levanta para cambiar de régimen, es un acto de conciencia
y de amor a su dignidad y libertad y estará de su parte toda la conciencia honrada de
todas las naciones.
Se reprimen, sin embargo, los levantamientos y se echa mano del falso estribillo de:
«La Patria está en peligro, la Patria lo exige», «Todo ante la Patria», etc., etc., y cabe
preguntar: ¿Es más patriota el que arruina a la Patria, consumiendo sin producir y
apoyando a todos los otros parásitos y al burgués barrigón, o al avaro y especulador,
todos los cuales dirigen la guerra contra el verdadero patriota que la honra y
engrandece con su trabajo productor?
Convengamos en que deberá haber quienes representen al pueblo, pero nombrados
por el mismo pueblo, para que administre justicia y la riqueza pública y común; pero no
podemos admitir que a la sombra de gobierno que no ha nombrado el pueblo, se
cobijen los parásitos, los explotadores, los vampiros religiosos y tantos otros inmorales,
145
vergüenza de los pueblos, porque consagran un cínico e inicuo libertinaje, por libertad,
con leyes de embudo.
Patria llaman todos esos a su barriga y a su cartera. El trabajador concibe otra Patria
y es la verdadera. La Tierra toda, con todos sus productos de enseres y hombres.
¿Cuál es más verdad? Para defender a ésta, todos los hombres honrados están
dispuestos; pero no se concibe la honradez, sin un trabajo productivo.
Cuando al pueblo se le sometía a la ignorancia, no tenía más que decir: Muf...
cualquier arrastrado y zarrapastroso curilla, más ignorante que el más cretino, y todo el
pueblo hacía Muf, sin mirar si era propio de bueyes o de hombres: bastaba la sotana
por razón suprema.
Yo he oído predicar contra las mujeres que sabían o aprendían a leer. «Porque es
peligroso e inmoral que la mujer se meta en las letras, que las envenenan los liberales»,
decía el famoso cura. Y las mujeres quemaron los libros que no fueran de misa y demás
blasfemias religiosas. ¿No es esto matar la libertad? Pero ¡Oh horror! El mismo cura
predica y obliga a esas mujeres a ir descalzas al viacrucis y a no salir de casa hasta
celebrar la misa de purificación por el enorme pecado de santificarse siendo madre. Y
es el caso, que ese cura tenía madre y vivía siendo su sirvienta, y más que eso, su
esclava. ¿Es esto moral?
Después de 8 años de ausencia de aquel pueblo, viendo mundo y aprendiendo
progreso, vuelvo y sabiendo los puntos de reunión, voy a encontrarme a los antiguos
camaradas rebeldes como yo, hasta llamarnos las beatas «Cuadrilla del Culebrón»,
pero que jamás la justicia pudo pisarnos, ni reprendernos, ni madre alguna tuvo que
quejarse de nuestra conducta para con sus hijas, causa por la que nos llevábamos a
nuestro lado todo el pueblo; reunido a mis camaradas, capitaneados por un gran viejo,
tan liberal en todo, como profundo, rústico y frescote, con sus 75 años entonces, me
recibió con tan efusivo abrazo, que hizo crujir mis articulaciones, diciendo entre tanto:
¿Veis que no me equivoqué? Y repitió lo que me dijo al separarme 8 años antes:
«Quisiera tener 30 años menos para verte en tu apogeo; y ya lo veréis, éste sacará la
verdad al descubierto; pero como todos los que tienen valor de decir la verdad, sufrirá
mucho». «No, no sufrirá tanto ya (dijeron algunos), porque el que anda, aprende cada
vez más y ya el liberalismo se impone». Era esto el 7 de septiembre de 1896.
Una atrevida y casi unánime pregunta salió de todos. «¿Vienes al recuerdo de la
Virgen de la Paz?». Sí; al recuerdo de la Madre, no de la Virgen. -- «¡Oh!... Explícate,
por Dios, o reviento» dijo el viejo director de la cuadrilla del Culebrón. «¿Cómo puedes
probar que la Virgen no es tal Virgen y entonces, mi pensamiento es cierto y no ofendo
a esa... Madre?» (Para explicaros este respeto y amor a esa Madre, leed mi relato en
mi «Método Supremo», página 58 y siguientes).
Cuando la llamamos Madre, Viejo querido, ella está alegre con nosotros; cuando la
llamamos Virgen, se avergüenza, porque la llamamos adúltera. -- Pero... Santo Dios.
¿Dónde te metes, querido nuestro? -- Sólo en las leyes humanas, que no pueden
menos de ser una copia muy burda si queréis, pero copia, o reflejo siquiera de las
146
naturales y Supremas. -- A ver, a ver, habla tú, porque hasta ahí no alcanzamos
nosotros.
Oíd, pues: grandes sabios en la ciencia y la química, han apurado ya todos las
substancias que en la Naturaleza hay y la han conducido con un vehículo símil al líquido
masculino, al sexo femenino, en circunstancias eficaces, y nada ha podido producir una
concepción.
En las crónicas de las facultades de medicina se han asentado algunos raros casos
de mujeres en cinta sin contacto de varón; pero se comprobó evidentemente, que fué
con semilla de varón; una la recogió en una bañadera, en la que momentos antes se
bañara al placer un hombre. La ciencia explica perfectamente ese caso.
Son por miles las Vírgenes que se han encerrado en el Pueblo de Israel, esperando
que se produzca la tal encarnación de su redentor, y nada se ha producido, sino alguna
escapatoria de la cansada Virgen, con un hombre que pronto le hizo el milagro, que
Dios no pudo, ni supo hacer. -- ¡Ayyy! ¡Jaja!... ¡Viva el hombre! ¡Vivan las madres! -- Sí,
viva el hombre, vivan las madres, bien dicho está.
Sí, es bastante prueba científica y racional lo dicho, dijo el viejo. Pero aquello de que
la llamamos adúltera al llamarla Virgen? -- Exigentes sois; pero mis amigos lo merecen
y lo voy a explicar jurídicamente. -- ¿Eh? ¿Jurídicamente dices? -- Sí, por doctrina de la
Jurisprudencia. -- A los fuegos tocan; vámonos, dicen algunos de los jóvenes. --
¿Fuegos? dice el viejo; aquí hay fuego sublime, que nunca nos calentó; que nos traigan
refrescos para regalarnos y celebrar a nuestro amigo. -- Es verdad, dijo el más calavera.
-- Oigamos y mañana sabremos más que de don Ramón (era éste un abogado del
pueblo). -- El viejo dijo: saber más que don Ramón, es poca cosa: saber más que el
vicario y poder mañana armarle un jaramillo después del sermón en que tantas mentiras
va a decir, eso es más; y cuando lo hayamos hecho, me puedo morir contento y... viviré,
aunque sea para maldecirme; y maldecirán también a éste, que nos abrasó con el fuego
de la verdad.
¿De modo que me aguáis la fiesta? Yo que me hice la ilusión de descansar... --
Acuérdate que se descansa cumpliendo el deber. -- Punto en boca, pues; y mientras
tomo este refresco, acabaré el juicio y aun llegaremos a bailar Jota. Oíd, porque
vosotros sentenciaréis.
Si mi madre tiene un hijo que no es de mi padre, ante la Ley, ¿qué es mi madre? Me
diréis... No sigas, ya has dicho bastante. Sí, quiero seguir, porque en mi juicio también
he de probar que Dios no hace todo cuanto quiere, sino todo cuanto debe. -- Eso es el
colmo. -- Esto es la medida exacta.
Pues bien: probado por toda la ciencia y admitido por la razón, ser imposible la
concepción de un semejante sin obra de varón; toda mujer que pare, será por obra de
varón, aun en los casos registrados y debidamente estudiados de algunas mujeres que
fueron madres, sin haber tenido contacto con el padre de su hijo, pero que por medios
147
posibles, aunque raros, llegó a su matriz el microhombre expelido por el varón; y tanto
es así, que dos de esos nacidos, llevaron el apellido de sus padres.
Todas las leyes de todas las Naciones del mundo, declaran adúltera a la mujer
casada que tiene hijos que no son de su esposo. Y si María ha tenido a Jesús sin obra
de su esposo José, ante toda Ley, María está bajo la ley, que declara adúlteras a las
mujeres, por tener hijos fuera de su esposo.
¿Qué le parece a nuestro viejo Maestro? -- Que nada más exacto que tu juicio, y que
siendo como nos han enseñado en la religión, me duele dar mi sentencia: «María es
adúltera».
Cálmese, mi amigo; ni usted, ni yo, ni nadie ha calumniado a esa gran Madre de
Jesús y de otros hijos más, ni difamado a su fuerte esposo, que según la religión, habría
tenido que soportar dos grandes aspas sobre su cabeza.
No. No los hemos difamado, pero han sufrido horriblemente sus espíritus por tales
blasfemias, pero ha llegado la hora de su reivindicación.
Ahora me falta probar que Dios hace todo lo que debe y no todo lo que quiere.
¿Comprende usted que podría exigir el Creador el cumplimiento de sus leyes, si él
fuera el que quebrara una sola de sus leyes Universales, cuya inmutabilidad es
precisamente lo que nos induce a creerlo Dios? -- Esto mismo aseguran precisamente
en la religión. -- Sí, lo aseguran en una parte que les conviene; pero cuando han hecho
el misterio de la encarnación del hijo de Dios, para cubrir su falacia, han tenido que
proferir la blasfemia de que «Siendo Todopoderoso hace todo cuanto quiere». ¿Y
habría de querer que su hijo se hiciera hombre por obra y gracia del Espíritu Santo,
para que luego el hombre lo matara, consintiendo él para cargarles un delito del cual él
solo sería culpable, ya que dicen que necesitaba su sangre, para lavar las manchas de
los hombres, y no vemos que la sangre limpie, sino que mancha, y por añadidura, ahí
anda el pueblo Judío dispersado y pagando su crimen, según nos enseña la religión
Católica?
Dedúcese de todo esto, que no ha podido ser que la encarnación de Jesús haya
podido ser más que por la ley general, engendrado por otro hombre.
Y como sabemos que José es Patriarca, y Patriarca en la Ley Hebrea, sólo era aquel
que tenía 12 hijos o más, José no era padre putativo de Jesús, sino padre en ley de la
carne, como era de otros once más y... basta, amigos, vámonos a bailar la Jota; que no
quita el estudio el derecho a la diversión. -- Sí, vámonos, jóvenes, y hasta yo, con mis
setenta y cinco años, bailaré hoy y será la señal de que mañana encerraremos al cura
vicario en un tremendo dilema cuando diré: «¡Viva María de la Paz, Madre de muchos
hijos!».
En efecto: al siguiente día, al salir la imagen a la calle para la procesión, después de
haber oído mil blasfemias en el sermón pronunciado por el Padre Minguella, que luego
148
ha sido obispo y ha muerto ahora hace unos pocos meses, (el tío Evaristo) dio el viva
que había prometido; hubo un revuelo entre la gente, pero era el viejo, y ¿quién del
ayuntamiento, que todos eran sus amigos y... discípulos, lo reprendería? Pero el
impulsivo vicario, revestido de dorada capa pluvial, y el padre Minguella, con su
alboroquete, se pusieron lívidos y no pudieron entonar el «Ave Maris Stella» y un
murmullo de las beatas fué como el anuncio de una tempestad.
Dos horas más tarde importunaban nuestra merienda el Vicario, el P. Miguella y tres
curas más, a reprender al viejo; y éste, sin dejar el bocado de su tenedor, dice
(dirigiéndose a Miguella): Sabéis que nunca me amigué con los mentirosos, ni les doy
explicaciones. Ese joven, hijo del pueblo, os contestará.
Yo los invité a refrescar y no accedieron; les hice los mismos juicios, sin consentirles
sentencias del Dogma, y por la razón y la justicia, nada pudieron rebatirme; pero
asustados dijeron: ¿Y son muchos los que te han oído esto? -- Todo el pueblo, señores;
porque mis amigos lo comunicarán, y algún día, yo lo diré a todo el mundo. -- La
maldición de la Iglesia te seguirá, dijeron. -- Peor para ella, contesté; pues antes, por su
provocación, sabrá el mundo que María no fue adúltera, sino digna esposa y proficua
madre, y... basta, señores, si quieren paz y no mancharse más que lo que están.
La ciencia, señores, desmiente a la religión; y la ciencia encuentra a su juez en la
razón y sus tesis en la naturaleza y en las leyes inflexibles.
Al fin, el padre Miguella, más sabio que sus colegas, optó por admitir su refresco y
apagó las iras de los otros fanáticos. Mi amor a la libertad, había roto las estrecheces
religiosas, de la mentira. Dad valor a vuestro innato amor a la libertad y siempre
triunfaréis.
Entonces veréis que entre la ciudad y la región, está el germen de una mayor libertad,
que se ensanchará a una Nación grande, ante la cual todas las cadenas de opresión se
rompen, porque la comunidad se va ensanchando.
En el momento en que el hombre rompe los atavismos y juzga por su razón, se libera;
y la conjunción de hombres libres, imponen la libertad de las ideas; éstas encarnan en
los demás hombres y la esclavitud muere y nace la conciencia.
Cuando se sigue esta escala ascencional, no puede imperar el libertinaje que es lo
que han tenido los patrioteros y los fanáticos.
149
CAPÍTULO OCTAVO
EL AMOR DESTRUYE ATAVISMOS
Por cuanto hemos razonado en la filosofía sobre los vicios atávicos, resulta que son
antiprogresistas: y al amor le está encomendado destruirlos.
Hay Naciones en las que el atavismo es proverbial y domina en tal forma, que los
hijos se casan con quienes sus padres quieren y disponen.
De esto es Italia la más alta expresión; y por lo mismo también, en donde la mujer es
más esclava y el marido un tirano, un déspota, y muy a menudo por eso se ven
desobedecidos y abandonados los padres.
No hemos de negar que hay muchas y muy buenas excepciones; pero hasta hoy no
han podido esas excepciones cambiar la generalidad.
En mi trato con todo el mundo, lo tengo también con familias italianas, y puedo decir
que entre ellas hay muchas desgracias, porque sus padres impusieron el atavismo.
Puedo referir muchísimos casos: pero están alrededor de mí y no debo sonrojarlos de
lo que ellos no son culpables, aunque sí responsables. Pero no dejaré de relatar
alguno, que servirá de corolario, y en el cual callaré los nombres, substituyéndolos por
letras.
Nos trasladamos a Sicilia. Hay dos familias: en una hay una hija, M. y en la otra un
hijo, C. M y C. se aman. Pero los padres de M la han prometido a otro. M no lo ama y
antes consiente fugarse y ser de C, creyendo que dando ese paso, tendrán que ceder
sus padres, pero no sucede así. Es costumbre que no se divida un pequeño predio y no
se dividirá: se casará M, heredará la mitad del predio con el heredero de la otra parte.
C, en vista de que a pesar de consumado el acto de tránsfuga, no quieren conceder
permiso a la fugada M, emigra a América, donde vendrá M y unirán su existencia.
M, dado el paso anterior y en odio a sus tiranos atávicos, se emancipa a su riesgo y
cae en los brazos de otro, acaso premeditando tener medios a cualquier costo, para
correr cerca del emigrado C, lo que no consigue en tiempo breve. C está en Buenos
Aires, donde han venido sus padres con toda la familia, y por azares de la vida, se ha
casado con otra mujer, siendo un matrimonio desgraciado, aunque tienen dos hijitos.
Ha marchado a Sicilia uno de mis conocidos y casado allí por el mismo atavismo,
teniendo que emigrar, abandonando a su esposa, y donde se hospeda F, sirve M, y
conciertan su venida a América, donde encuentra a C padre de familia. Pero M respeta
a F, y C respeta a F. Ha muerto F y C abandona su hogar, para correr tras de M. El
drama está desarrollándose y quisiera ignorar el terrible epílogo que presiento; pues mis
consejos a M son piedras tiradas al vacío; el objeto amado se impone, sin que valga el
hogar formado fortuitamente y por imposición del atavismo de los padres de M.
150
Las leyes sociales, los códigos civiles y penales, son un mito ante los destinos
implacables: pueden penar, extorsionar y cohibir a dos seres; pero no harán más que
retrasar un cumplimiento que sus espíritus saben y no pueden tener en cuenta esas
conveniencias irracionales de las leyes sociales, tornillo despiadado de la plutocracia,
que no quiere cejar a sus atávicas costumbres.
Ese drama es uno de los frutos del atavismo y lo podríamos enumerar por millones de
millones.
Pero hay muchos valientes que rompen el atavismo y son la semilla redentora, que
dará pronto frutos óptimos.
En mi “Código de Amor Universal”, en la primera parte, estudiando los matrimonios
por la imposición y la conveniencia, hemos relatado casos de valor de mujeres de alta
alcurnia por sus títulos, bajando la heredera opulenta de riquezas y títulos, a la
categoría de las obreras; yendo con más gusto y plenamente satisfecha a llevar la
comida en una cesta, al albañil, su marido, elegido y tomado por ella, que a los saraos y
fiestas diarias que organizaban sus padres; encontró su amor, soñado entre los encajes
de sus almohadas, en un honrado obrero albañil y entre sus manos callosas se
posaban las suyas nacaradas; y aunque las otras mujeres le pedían que se dejase
servir, que ya que ellas iban a la obra, le llevarían la comida, ella contestaba: ¿Y creéis,
amigas de mi alma, que a mi marido, ni a mí, nos aprovecharía la comida? No, yo con
vosotras, voy orgullosa; y la mujer, sirviéndole el plato a su querido esposo, le da
ánimos y bríos para el trabajo; y allá va la valiente, con las mujeres del pueblo, y se
sienta en el suelo a servir y a comer. En su camino encontró más de cuatro veces a las
remilgadas visitas de su casa de Marquesa, y no es la valiente rompedora de atavismos
la que se avergüenza: son las otras... Muñecas las que se sonrojan y bajan o vuelven
las cabezas de biscuit.
Mencionado ese hecho, voy a referir otro, de no tanto valor, por ser el protagonista
hombre, aunque Marqués y abogado; pero lo mismo ejemplar: los personales los
conozco tanto, que hube de ayudarles, lo que pude personalmente, aquí en Buenos
Aires, por el año 1906.
Hijo de Marqueses y abogado (lo llamaremos F), traba relaciones con la hija de un
honrado obrero, lo que no quita para que fuese una gran belleza y de porte
aristocrático; llamémosla L. En un principio, acaso predominó el amor estético; pero por
unidad de sentimientos, dominó en F. el amor verdadero.
En España no es el hombre mayor de edad hasta los 25 años, ni la mujer hasta los
22, y F y L se veían contradichos, por causas opuestas: el uno por los atavismos de
familia y sociedad; la otra por temor de sus padres de que aquello sólo fuera un
devaneo, un amor de verano, un amor por la belleza y las formas.
No fue así empero, para la desesperación de los aristócratas y satisfacción más tarde
de los obreros padres de L.
151
El abogado vendió su bufete y con su importe cargó con su amada, y en pobre
estado, arribaron a estas playas.
Una mujer que sirviera en otro tiempo a los marqueses como lavandera y
planchadora, les dio la primera ayuda; me fueron presentados en ocasión de
enfermarse L, a la que F, Marqués y abogado, cuidaba, sirviéndole de enfermero, de
cocinero, de lavandero y de todo, contento y ejemplarmente, solicitando socorro donde
podía.
El abogado no podía ejercer sin reválida y no lo podía hacer sin recursos; le
ofrecieron una colocación de administrador de una oficina de mensajeros y la
desempeñó; luego consiguió entrar de corrector de un diario; más tarde, de vendedor
en una gran casa de fonógrafos, y así corrió desenvolviéndose y viviendo en una pobre
pieza con su amada L, la que no vaciló del amor de F., y en cuanto pudo, entró de
vendedora en una casa de las grandes fantasías y retoques femeninos, levantándose
poco a poco, con el noble propósito de traerse a su lado a sus padres obreros L, hasta
que lo consiguieron, constituyendo una alegre familia, donde el antiguo Marqués y
abogado, hecho un obrero, no tiene nostalgia de las comodidades, caballos de silla y
servidumbre de librea del palacio de sus padres en Madrid, renunciando a títulos y
herencia, porque tiene bastante con amar y ser amado.
¿Veis cómo el amor destruye los atavismos? Estos casos son una semilla que arraiga
fácil y hoy hay muchísimos que demuestran a la vetusta Aristocracia su inconsistencia,
a pesar del esfuerzo de la religión Católica y de todas las religiones, por conservar esas
falacias. ¿Quién será capaz de detener la marcha del progreso?
Si F no se hubiera revelado a las costumbres atávicas, habría sido el señor, que haría
esclavos a muchos semejantes y corrompido a muchas hijas del pueblo y sería el
hombre de los gacetilleros ruines y serviles, no importando sus crímenes e
inmoralidades. ¡Era el señor marqués!...
Como abogado, habría condenado a muchos por la influencia de la casta; y su remota
conciencia y miles de seres lo maldecirían; pero estaría en el boato y candelero
fantástico.
Todo esto se lo evitó el amor y su valentía de seguir sus impulsos honrados, y como
obrero, vive ignorado con las mismas penurias que todos los obreros; pero satisfecho
con su amor.
¿Lo han maldecido sus padres? Doloroso es. ¿Pero que importa? El hijo, ante
ninguna ley natural, ni social, ni civil, ni divina, no los ha deshonrado, porque su hijo no
cometió ningún delito penado por la conciencia y la moral, y está probado en que, aun a
pesar de que sus padres hicieran contra el hijo todo lo que pudieron y lo llamara la
policía para reconvenirlo, pudo más la razón y la honradez que las intrigas, y F no fue
molestado más.
152
Ahora bien, ¿El atavismo en un vicio, o una virtud? Seguramente es un vicio que llega
a constituir una pasión, que llamamos conservadora; que lucha siempre como titán para
detener el progreso, pero que siempre es vencida por el mismo progreso, engendrado
por el amor innato y por la afinización de las almas en su continuada fusión y
metamorfosis con las otras almas, consiguiéndolo únicamente por la promiscuidad de
los sexos.
Si no fuera por la fuerza e influencia del amor, los atavismos serían los que triunfarían
siempre, especialmente en lo que respecta a las castas y razas, y el mundo no podría
progresar en la unidad de ideas, y por tanto la fraternidad humana sería un sueño, y la
paz jamás podría asentarse.
¡Pero la ley dominadora es tan sabia, que aun de esos mismo atavismos se sirve para
la fusión de las naciones y por ende de las razas, aunque conservarán las castas y las
clases, pero abordeneadas, cuyos frutos no darán semillas germinativas, y pronto
desaparecerá la casta y la clase, que se quiere conservar a través de la fusión de las
naciones y razas!
Nos referimos, en este punto, al empeño atávico de que los hijos de una familia real
se hayan de casar también con miembros de una familia real, y aquí sabe imponerse la
ley dominadora, del modo más sencillo y culminante.
Esos matrimonios son generalmente impuestos por las leyes de sucesión y aun las
sálicas, excluyendo a las hembras y sus descendientes; por lo cual se ha procurado
unirlas a otros príncipes herederos, para conservar, por lo menos, la casta y la clase.
Pero como no es general que haya en la misma familia una princesa conveniente para
hacerla Reina consorte, acuden a buscarla a reino extraño, y quieran que no, tratando
de conservar los atavismos plutócratas, funden dos razas en aquella unión.
Si tal es el arraigo de la ley de una Nación, que se obligue al príncipe a casarse con
una de su misma familia y sangre, ésta, que no recibe la savia de un nuevo injerto, da
hijos famélicos, débiles o cretinos, y acaba la familia por consunción.
Lo mismo sucede cuando por los atavismos hereditarios, se aferran en casar a
descendientes de la misma sangre, que a la tercera generación ya no son hombres los
que nacen sino en la figura, pero degenerados.
Por todo lo expuesto, que los fisiólogos y biólogos no han podido menos que estudiar
y dar reglas para evitar la degeneración de la especie humana, son concordes en
recomendar el matrimonio fuera de lazos consanguíneos; y por lo tanto, se requiere que
será el amor el que unirá a dos seres que no llevan la misma masa en su sangre.
Unidos dos seres de diferente sangre y diferentes atavismos por consiguiente, el fruto
que darán no puede ser que herede de uno solo de sus progenitores, y por lo tanto,
habrá metamorfoseado los atavismos de los dos y no puede ser (en general) que sea
con retroceso.
153
Ya el mismo amor de los cónyuges deja de lado las costumbres atávicas de ambas
familias, porque el esposo no debe imponer los suyos a los de su esposa, salvo en el
caso difícil e improbable, que coincidan en los mismo atavismos.
Si esto ocurre, no busquéis en aquel hogar puntos para el progreso, desde que son
incorregibles conservadores, aunque tengan y sean de ideas liberales, que si lo son de
éstos últimos, más bien serán exaltados y temerarios; y sólo siendo muy morales y
sabios, podrá ser provechosa su labor a la sociedad.
A menudo oiréis decir a esos conservadores: “Sigo las costumbres de mis padres”;
“Así lo manda la religión”; o “Así lo quieren las costumbres sociales”. Son tangentes
acomodaticias que revelan el miedo al progreso: no tienen disposición a incomodarse
por nada, ni por nadie; son egoístas interesados, pero se creen con derecho al progreso
que otros que mataron los atavismos traen.
Les retrucáis a éstos que: tu padre no anduvo en tren, ni en tranvía, ni en automóvil,
ni usó la luz eléctrica. ¿Por qué la usa usted si no las usaron las que V. no quiere
aventajar? --¡Oh!... eso es cosa del progreso del tiempo, de la evolución de los hombres
y de la sociedad a la que pertenezco. --Sí, es de la evolución de los hombres; pero V.
no ha evolucionado en las ideas y el progreso es a causa de la evolución de las ideas.
V. debe cabalgar en carreta, como sus padres; vestir a su usanza burda y privarse de la
celeridad de la locomoción y de la comodidad de la fuerza y luz eléctrica; esperar un
año a recibir las noticias de otro continente; no puede usar el telégrafo y el teléfono, ni
operar en los Bancos, guardando sus pesos en sus arcones, que lo obligarían, como a
sus padres, a darles curso en obras y labores, y en fin, V. no puede participar de la
higiene y confort de la ciudad y la casa, con baño, aguas corrientes, ascensor, etc., etc.,
porque todo eso es solamente hecho por los que han matado los atavismos, contra los
que V. predica, porque han roto el patrón estrecho de sus padres... --Tengo derecho,
porque lo pago, os contestará el conservador. Y ahí tenéis reducida toda su moral y
sentimientos; el dinero le da derecho a consumir lo que no produjo y obstaculizó,
descubierta o tácitamente; pero no le ocurre pensar que si no se hubieran sacrificado
otros venciendo sus atavismos por su descubierta razón de progreso, no podría
comprar con todo su dinero la comodidad que no existiría. Lo que prueba que el dinero
no crea; compra lo creado; y como por la demanda se encarecen los artículos, resulta
en juicio lógico, no una compra, sino un robo, aunque sea legal por leyes antipopulares,
y por lo tanto injustas, ya que el autor de esos progresos, el productor de todas las
cosas es el pueblo y el pueblo trabajador no las puede tener y disfrutar creándolas.
¿Quién opondrá un juicio racional a este juicio Ético?
Mas a pesar de todos esos miles de inconvenientes de los conservadores, he ahí al
amor ciudadano ensanchándose en la región, federando ciudades y aunando sus
esfuerzos; metamorfoseando su idiosincrasia y olvidando los atavismos de cada familia
y ciudad, para formar una idiosincrasia y etnicismo regional, bajo un gobierno que no
puede tener en cuenta los atavismos de cada individuo, sino una sola mira: el bienestar
general; lo cual hace al amor regional más perfecto que al ciudadano y, a la vez, esto
prueba hasta la evidencia que: “El Amor destruye los atavismos”.
154
CAPÍTULO NUEVE
EL AMOR A LA IGUALDAD LLEVA A LA FRATERNIDAD
Libertad, Igualdad, Fraternidad. He aquí la antesala de la Paz; que regidos esos
atributos del hombre y del espíritu por la Ley Madre, el Amor, componen la carta
orgánica político-social de la Comuna legal, a la que arribamos ya.
En la Filosofía hemos argumentado lo necesario para encarrilar al hombre por esas
vías que han de alfombrarse de flores; pero hoy, por causa del libertinaje y el egoísmo
individual, con el odio de las clases, castas y razas, están esas vías sembradas de
abrojos y espinas entre chinarros de pedernal que nos destrozan al caminar por ellas; y
no podemos menos de arrostrar tal sufrimiento y sacrificio, si hemos de conquistar el
plácido valle que al final hay, donde podamos fraternizarnos, igualándonos en la
obligación y el derecho.
El Amor a la igualdad, es lo mismo innato en el hombre: y salvo rarísimas
excepciones de avaros muy singulares, todos, más o menos, tienden a la igualdad de
satisfacciones, ya que sin que nadie pueda eludirse, todos sentimos las mismas
necesidades por la existencia.
Esto se ve claro en la urbanización de las ciudades y la unión por vías de
comunicación y redes telegráficas de ciudad a ciudad, para estar en contacto y
comunicarse cualquier novedad que atañe, no sólo a la vida común, sino a las cosas
individuales.
Esto, que al parecer es sólo egoísmo de las empresas, no es más que la fuerza y
sabiduría de la Ley Máxima, que el Espíritu en Luz y progresado sabe utilizar para sacar
bien del mal y tomar del mal el menos.
Es así efectivamente que se constituyen esas empresas explotadoras de un capital no
ganado ni producido por ellas; pero que en su deseo de amontonar más dinero, no
vacilan en entregarlo al trabajo, que ellos, ni saben, ni pueden desempeñar.
Los ingenieros y los administradores podrían arruinar en un momento a las empresas;
y sin embargo, muestran éstos más interés en acrecentar los rendimientos del capital,
aun sabiendo que son pagados, como cualquier obrero, salvo la consideración de clase
y responsabilidad.
Pues bien. Tanto el capital, como sus ganancias, producto del trabajo manual y
científico, por cualquier lado donde se le mire, fuera de la intrínseca materialidad,
veremos que hay un principio y un fin de amor a la igualdad de disfrute en los beneficios
morales y aun en los materiales y económicos, porque de sus resultados productivos,
disfrutará por fuerza de la necesidad de mantener la explotación todo el país, región o
nación a quien la explotación sirva.
155
Se trata, por ejemplo, de una línea férrea y vemos que se unen los pueblos y se crean
pueblos, por el goce de la comodidad y rapidez con que se transportan hombres y
productos, ideas y costumbres.
Sea otra empresa de tranvías urbanos y tocamos en seguida el beneficio de
trasladarnos con descanso y rapidez de nuestra casa al trabajo, o a casa del amigo y de
la familia, estando unidos, aunque vivamos de un extremo a otro de la ciudad.
La necesidad de una mayor higiene, nos sugiere la necesidad de una red sanitaria,
donde se desaguan las aguas servidas, que con las aguas corrientes cada uno abra un
grifo y toma el agua que ha de menester. Pero como es en estos dos servicios, con la
limpieza y el alumbrado de la ciudad, se ha creído (y así es de conveniente) que éstos,
aunque se exploten por empresas, son municipales; es decir, que han de estar sujetas y
supeditadas a las disposiciones que convengan a la Comuna, y son declarados bien
común.
¿Quién dirá que en todo esto no se ve patente en cada uno de los individuos, el
innato amor a la igualdad? ¿Y acaso la igualdad no es patrimonio de la fraternidad de
los hombres, en la familia del hogar, agrandada luego a la ciudad y a la región por
intereses comunes creados por la común necesidad?
No le importa a la ley suprema de los reversos que los hombres hagan de la medalla
sociedad, ni del progreso; eso es de los hombres consentirlo o no, o tolerarlo por un
tiempo. Lo que le importa a la ley es que, por empresas explotadoras, por
colectividades fraternizadas, o por Comunas ciudadanas o regionales, se hagan las
obras que las evoluciones marcan para cada grado de progreso. Lo demás, es cuestión
del arbitrio de los hombres en dejarse o no explotar o esclavizar por más o menos
tiempo; porque también sabe la ley, que más tarde o más temprano, los trabajadores
conocerán su yerro de no estudiar los derechos iguales y su pecado original de haberse
dejado dominar por la falacia religiosa, creadora única de las diferencias de castas y
clases, con mayores derechos y menos obligaciones los unos, que los otros.
Pues bien; el conocimiento de sus yerros, los trabajadores de todo el mundo lo han
visto y ya no quieren ser explotados y, ahí lo tenéis al trabajador universal
juramentándose para abolir las clases y los privilegios, reconquistando sus derechos a
cualquier precio y del modo que les obligue el parasitismo, que se agarra como pulpo a
su piedra, prefiriendo que le corten los tentáculos antes de soltar su presa; pero que no
ignoran que se ha impuesto el trabajador de las mañas y marañas de los pulpos y están
en vela sobre ellos: y en cuanto aflojan un poco, es apresado y restituida su presa al
depósito común.
Hagamos memoria de un poco de historia, para ver por la lógica lo despacio que
evoluciona el hombre cuando ha caído esclavo de la religión cuyos prejuicios gravitan
sobre él como losa sepulcral.
Quedamos probado en nuestra Filosofía lo que es religión, o sea, Relegación de
derechos.
156
Hemos expuesto la doctrina suprema del reformador Shet, donde declarando «Todos
los hombres de toda la tierra hermanos son», entraña la Comuna, y ésta no podría ser
con diferencias entre los hombres.
Saltemos desde Shet (siglo primero de Adán) al gran siglo 15 en su última década y
las dos primeras del 16, dejando más de 52 siglos en medio, en los que Noé, Jacob,
Abrahán, Moisés y Jesús nos hablan de fraternidad y nos indican el gobierno Comunal.
Se ha hecho la imprenta para comunizar el pensamiento y las ideas. Cayó
Constantinopla, juntándose los sabios de Oriente y Occidente. Se ha descubierto un
nuevo mundo, donde se verterán todas esas ideas y se haría un homogéneo humano,
de todas las razas heterogéneas; y todo ello, no es sino que el amor a la igualdad es
innato en el hombre y los empuja inconscientes a la obra de fraternización.
Dicen (y lo dicen hasta españoles que pasan por grandes hombres y lo he oído yo,
repugnándome el oírlo de boca de José Francos Rodríguez, hace pocos días en el
salón de la Sociedad Patriótica Española) dicen, digo, que España trajo a estas tierras
todo: sus ideas, su progreso, su civilización, su idiosincrasia, su idioma y su religión; y
yo protesto de lo último aunque lo diga Franco Rodríguez y todos no Francos ni
Rodríguez incluso santos si los hay para alguien, porque España, bajo una religión que
no fue, ni es, ni será suya la religión Católica ni Cristiana, puesto que por letras de
Pontífices podemos ver, que «España es Pagana», y aunque Isabel jure catolicismo,
Carlos V. castigó al Papa Romano, poniéndolo preso y basta este juicio.
La religión católica en España, estaba como antes dije: pegada como el pulpo; y
desde luego los españoles, no tenían que vivir siempre en guerra, o aguantarla por la
imposición de muchas otras naciones.
Pues bien: Descubierta América, para fundir todas las razas en una sola raza y con un
solo idioma, traían también los españoles aquellos la idea Comunista, nacida y
declarada en las comunidades de Castilla y fortalecida por la sangre de sus
sostenedores, Padilla, Bravo y Maldonado, decapitados por consejo religioso. Mas la
semilla de las ideas no muere; y menos pueden morir las ideas innatas del amor a la
igualdad fraternal, radicadas en el comunismo y vamos a ver que han germinado y ya
dan frutos óptimos.
Francia, es el alma de la Religión Católica (la Francia oficial) y contagió al pueblo en
las inmoralidades de sus reyes y magnates bendecidos, consagrados y sostenidos por
la religión y sus Pontífices, ocasionando el gran hecho de la Bastilla y cantan a la
Comuna; pero su germen, su raíz, está en las cabezas sagradas de los Comuneros de
Castilla, dos siglos antes.
Ya el pulpo aprieta demasiado y Francia se dejó ahogar por él y la revolución no dio
frutos dignos, acaso porque no había mayoría de dispuestos a la fraternidad; y ni aun
los compañeros de Robespierre tenían el conocimiento exacto del comunismo social y
ninguno, del Comunismo de Amor y legal: pero castigaron (y era el pueblo el que
castigaba) a sus verdugos, hijos y esclavos de la Religión.
157
No es Francia la que ha de dar al mundo los grandes ejemplos, ni la moral social
necesaria para la implantación de la Comuna. Francia fue y sigue siendo la
prevaricadora del Apocalipsis: es la hija predilecta de la Iglesia Católica y aun lo
confiesa ella misma sin sonrojarse, en estos mismos días y con letras de molde en sus
periódicos y conferencias.
Por el año 1830, el Gaditano y fuerte banquero, don Juan de Dios Álvarez Méndez
(luego transformado en Mendizábal, que la historia con justicia lo bautiza «Don Juan y
medio») Mendizábal digo, por esos años está en Francia y presta grandes cantidades
como banquero.
De Francia sale Carlos a disputar la corona a la joven Isabel II ¿Qué ha visto
Mendizábal para que como español, vuelva a su patria, se gane la voluntad de la corte y
sea nombrado Ministro Regente? Lo que vio y oyó, no pasa a la historia; queda en las
confidencias políticas; pero se deduce de los hechos que Mendizábal obró, derrotando
al Carlismo y castigando como nadie lo ha hecho a la Religión Católica y lo hace con
carácter verdaderamente Comunista.
Sus luchas han sido tremendas y su glorioso epílogo está en sus famosos decretos,
que al comentarlos el gran Pérez Galdós dice que «su frialdad es pasmosa y su
entereza aterradora». Copiémoslos.
Luego del incuestionable preámbulo, despiadado, frío, cruel, el Art. 1° dice con
aterrador laconismo: «Quedan suprimidos todos los conventos, monasterios, colegios,
congregaciones y demás casas de comunidad o de institutos religiosos de varones,
incluso las de clérigos regulares y las de las cuatro órdenes militares existentes en la
península, Islas adyacentes y posesiones de España en África».
En otro decreto simultáneo, más pavoroso que el anterior (lo da, dice Pérez Galdós),
con tanta naturalidad «Como quien no rompe un plato», y dice: Art. 1° Quedan
declarados en venta desde ahora, todos los bienes raíces de cualquier clase que sean
que hubiesen pertenecido a las comunidades y corporaciones religiosas extinguidas y
demás que hayan sido adjudicadas a la Nación por cualquier título o motivo y también
los que en adelante lo fueren desde el acto de su adjudicación».
«Y quedóse Mendizábal como embelesado, mirando al espacio y a España limpia de
sanguijuelas a las que arrancaba de un plumazo la soberbia suma de Siete mil millones
que le habían robado al progreso del pueblo». Episodios Nacionales.
Que ahora hágase lo que se haga en el mundo ¿En dónde tiene su raíz? Y
entendedlo bien y para ejemplo sirva. Hasta que España, o sus hijos, no dirá al mundo
«La Comuna de Amor y Ley» es el régimen Universal, no será. Pero como ya lo han
anunciado los hombres, aun sin poseer el secreto del «Código de Amor Universal», ya
se lanza a la conquista, aún a costa de sus vidas.
Y es porque aún hay mucho que depurar en el mismo pueblo y es necesario que se
depuren los hombres, que apaguen sus odios, se desfoguen y hagan familiar al nombre
158
único de hermano; y lo van haciendo, por el amor innato a la igualdad de derechos y
obligaciones, que supone la verdadera fraternidad.
159
CAPÍTULO DIEZ
EL AMOR A LAS GRANDEZAS: EN QUÉ CONSISTE
Sin grandezas de alma, no puede haber grandeza de corazón y sin ésta, todas las
demás grandezas que pueda el individuo tener, son cosas ficticias, tacañería y pobreza,
aun en medio de las más grandes riquezas.
He aquí planeado el estudio de este capítulo final del tercer Amor o regional, que
hemos de procurar que sea digno cierre del rico cofre de enseñanzas éticas que han
sido expuestas, para provecho de la humanidad Fraternizada.
Es innecesario aquí repetir las virtudes del altruismo que distingue al hombre de alma
grande, como resultado de la bondad que atesora.
El hombre de alma grande, no se apoca nunca en las vicisitudes de la vida y espera
siempre el momento de remediar los males ajenos antes que los suyos: no tiene en
cuenta los bienes propios, porque considera que todo, es de todos; no le afligen los
sucesos inevitables, porque concibe que, siendo hecho de las leyes inflexibles, no es el
hombre ni nadie arriba de él, que los puede eludir ni estorbar y es en todo eso, el
consejero acertado.
No dudaréis sin embargo, que la existencia del hombre de grandeza de alma, se
desliza en medio de reptiles que lo hieren continuamente; pero se sobrepone a esas
insignificancias y al fin, triunfa sobre todos los pequeños de alma ruin, porque el hombre
de grandeza de alma, siempre encuentra soluciones a todo, aunque sean casos como
el en que España se encontraba, cuando el gran Mendizábal la salvó, con la más
grande devoción y como si no importaran un comino, congregaciones e instituciones
falaces causa del desastre, las abolió entregando al tesoro público, lo que aquellas le
habían sustraído.
¿Qué luchas de conciencia debió sostener? No pueden ser fácilmente narradas. Pero
cuando un hombre tan liberal y grande como Don Benito Pérez Galdós, al estudiar
aquel hecho historiándolo en sus «Episodios», los califica de «Pasmosa frialdad y
aterrador laconismo» recopila en esas tres palabras la horrorosa tempestad que debió
capear el Alma grande de Juan y medio.
Semejanza de alma a la de este hombre, yo no la encuentro más que el en gran
Giordano Bruno, metiéndose a fraile entre los mismos que venía a combatir y deshacer
sus sofismas y falacias; pero hoy puedo asegurar que el alma de Mendizábal, es la
misma de Giordano, para terminar su obra poniendo en práctica el alma imaginada del
inmortal Quijote y dejando rumbos jaloneados para luego, porque los hombres,
templándose en sus almas en aquellas almas, continuarían su trazado plano; y, he aquí
la gran comparación matemática que nos ofrece el estudio, para valorar la grandeza de
alma de Mendizábal. Es decir, que habiendo abolido Mendizábal por sí solo las
congregaciones religiosas e instituciones parasitarias, implantadas de nuevo por culpa y
por la ayuda de otras naciones y de nuevo el pueblo español persigue su abolición y le
160
cuesta tanto; lo que significa, que la grandeza de alma de Mendizábal es un punto
mayor que todas las de los que luchan por el mismo efecto. Cuando lo conseguirán
habrán alcanzado entre todos, el grado igual a aquél. Pero por si acaso no lo pueden
conseguir, Mendizábal ha vuelto a encarnar y lo conseguirá de nuevo para anularlas, y
que jamás puedan resucitar.
No he sentado esas reencarnaciones, por solo hacer un punto de justicia al
condenado Mendizábal; que según los castigados religiosos, está su alma sufriendo
horribles penas en el infierno. No, esas fantasías no existen. Está sufriendo, si, el
infierno de la infancia de una materia nueva, que imposibilita a su luminoso espíritu
obrar lo que quisiera ahora, pero que lo obrará cuando sea persona mayor, si entre
todos los que luchan no consiguen imponer de nuevo sus decretos derogados. ¿Creeís
que es poco infierno para un alma tan grande, encerrarse en la pequeñez e impotencia
de un infante? Pero es la Ley mayor la que se cumple y esa, es como un ser sin
entrañas ni sentimientos, no tiene en cuenta más que el cumplimiento de su deber y no
le ablandan los suspiros ni lamentos; ni la ufanan, ni la detienen los cantos y las
alabanzas: es la Ley y nada más.
Pues bien; la grandeza de alma, lleva consigo todas las demás grandezas de los
hombres.
Pero esa grandeza solo se alcanza con las continuadas reencarnaciones; lo que el
espíritu del gran Mendizábal ha hecho muy a menudo, conociéndolo ya en la
antigüedad, en Demócrito.
Ahí lo vimos de discípulo de Sócrates y seguramente os ocurrirá pensar, si Sócrates
era más sabio y por lo tanto de mayor grandeza de alma que su discípulo. No lo dudéis.
Colegirlo de que Sócrates habló y predicó para toda la humanidad, de estos secretos
precisamente: del espíritu que es la Vida, de la inmortalidad del alma y de los derechos
fraternales, con la obligación del trabajo. Luego Sócrates había vivido más que su
discípulo, el que sólo ha hecho llevar a la práctica, lo que de su Maestro aprendió.
Y no penséis que ese progreso alcanzado por el espíritu, libre a su alma de torturas y
sufrimientos; al contrario: cuánto más progresado sea, más sufrirá, porque tiene más
conciencia y no puede por su amor ver impasible el mal y pequeñez de otros de sus
hermanos, que creen que siempre tendrán tiempo y se entretienen en pequeñeces y
nimiedades agrandando apenas su alma, en cada forzada existencia de orden de la Ley
de justicia: en tanto que el espíritu consciente, pide pronto nueva reencarnación para
continuar, agrandar o perfeccionar su obra u obras ejecutadas, o desempeñar nuevas
misiones de progreso, o ayudar a otros de sus afines y aprender un nuevo punto y
agrandar otro punto o grado, de su alma.
Si cada vez que reencarna un espíritu, la Ley lo autoriza a tomar una parte del alma
universal que agrega a la ya alma propia: y como por ley, sus progenitores han de darle
cada uno una parte de la suya; y él tiene derecho a extraer las esencias de las almas
animales y vegetales por los alimentos, resulta que, en cada nueva existencia, agranda
161
su alma, lo que es capaz de asimilarse. Y no penséis que hay límite. El límite está en su
progreso el que le permitirá tomar, más o menos parte del alma universal, que será el
regulador del alma animal que podrá extraer en el mundo.
Ya veis en qué consiste la grandeza de alma y por ello colegí cuánto le cuesta al
espíritu crearse ese su traje que llaman Periespíritu y Cuerpo Astral y otros nombres,
que los ininteligibles Teosofistas han creado, pero que no han sabido buscar ni su
composición, ni su ser, ni sus funciones, fuera de su sensibilidad y aun la han hecho el
todo del hombre, escandalizándose ahora, cuando nosotros espiritistas, del Espiritismo
Luz y Verdad, probamos no sólo que el alma no es todo, sino que no tiene Ley.
No. No tiene el alma ley en el concierto o compuesto del hombre. Si la tuviera, no
serviría indistintamente al que la puede dominar; y vemos que la domina el cuerpo
arrastrándola a las más bajas pasiones, o la domina el espíritu llevándola a los más
sublimes sentimientos.
Ella, el alma, no arrastra ni al cuerpo, ni al espíritu Es dominada por uno o por el otro
y a ambos sirve de ligazón. ¿Dónde está, pues, su Ley? Luego no es polo positivo, ni
negativo. Pero es un regulador, un neutral, por el cual puede el espíritu encarnarse en
un cuerpo. El alma es, pues, como la escafandra que permite al buzo internarse y
trabajar en el fondo de las aguas. Por el alma, en la que se envuelve el espíritu, puede
éste encerrarse en el cuerpo del hombre, para hacerlo hombre; y sin el espíritu, no hay
hombre.
Es el alma una resistencia, un regulador que aísla la luz y fuerza positiva del espíritu,
que no podría en ninguna forma ni modo, unirse con el polo negativo cuerpo, sin ese
regulador que neutraliza las fuerzas del más y del menos, pudiendo por su intermedio,
producir la luz: ni más ni menos que lo que sucede en el filamento de la lámpara
eléctrica que recibe por una borna la corriente positiva y por la otra la negativa; y el
filamento construido matemáticamente para resistir tal voltaje, con tal amperaje,
produce la luz: pero no le apliquéis dos polos positivos, porque estallará; y si le aplicáis
dos polos negativos, no demostrará efecto, porque no le aplicáis causa. ¡Cuántos
secretos habían de dejar ser tales, con el descubrimiento de las leyes de la
electricidad!... Ahí en la electricidad que es madre de todo lo creado y fuerza
omnipotente, estudiad las leyes todas de la naturaleza y del espíritu y empezaréis a ver
que el alma no tiene ley; la sujetan todas las leyes y se convierte en instrumento
ordenado por esas mismas leyes, para demostrar el efecto de su causa.
¿Os quedará duda todavía después de este razonamiento Electro-Científico, que es lo
mismo que deciros razonamiento Espiritual?
Si aun os queda duda, la culpa es vuestra predisposición; vuestro egoísmo cuando no
sea vuestra malicia e ignorancia, por un deseo desmedido de supremacía, que no
habéis conquistado en la sabiduría.
No podemos culpar a los hombres, por ciertos errores en las leyes fundamentales de
antes del descubrimiento de las leyes trascendentales de la electricidad, porque, no
162
habiendo visto ni experimentado los efectos, no podrían deducir, ni siquiera presumir las
causas. Pero una vez descubiertas esas trascendentales leyes de la Vida porque la
electricidad es la vida, los hombres ya son culpables de su desconocimiento, y
desconociéndolas, ¿cómo se atreven a sostener los atavismos arcaicos y erróneos de
tantos trastornos?
Sí, hay tal pedantería en los más de los que hoy se llaman ellos mismos intelectuales,
que pasma su frescura, o su imbecilidad. Le enseñó un hombre de renombre: estudió
en los clásicos, ha sido diplomado en un instituto o facultad, porque aprendió de
memoria los textos. ¿Cómo iban a estar equivocados aquellos hombres severos y
eminencias reconocidas?
Pero no les ha ocurrido pensar a esos... intelectuales... fonógrafos o loros, que el
progreso no tiene límites y puede en cada momento mostrar una verdad que no se tenía
y anular mil errores que se habían consagrado en verdades.
No les ha ocurrido comparar el sistema de Ptolomeo, con las demostraciones del
telescopio, que desmiente aquel error.
No han querido ver el error travieso y denigrante del universo, sostenido por la falaz
religión Católica y desmentido por España, al descubrir nuevas tierras.
Todo esto no es para los... intelectuales... como no es el estudio del espiritismo,
porque no alcanzan tal grado de progreso; y claro, está, no entendiéndolo ellos, no
debe entenderlo nadie; y el que lo entienda es un loco, porque avergüenza a los
imbéciles.
¿Cómo se puede tener grandeza de alma, teniendo un archivo pequeño, raquítico y
equivocado, capaz de tenerlo un loro?
Si Mendizábal era grande de alma, es porque Giordano Bruno quería tener por
cuadros de su celda los astros, en los que veía humanidades hermanas que sabía que
le contestaban y ayudaban; y si Giordano Bruno, sabía y quería esos astros por cuadros
presentes, era porque Demócrito, en su atomismo, había confirmado que lo uno está
constituido por lo múltiple y entre éstos tres, siendo el mismo YO inteligente, constituyen
el todo de las ciencias morales, sociales, naturales y espirituales, aunque sea en su
primer grado de sabiduría, causa da la grandeza de alma de Mendizábal.
Pudimos tomar como ejemplo a Jesús, Juan o Elías, Moisés, Sócrates, Confucio, o
Shet; pero, quizás no habrían tenido aquí el suficiente valor, por demasiado valor de su
misión Universal y hemos preferido a este hombre público declarándolo en tres de sus
existencias preponderantes de estudio y afirmaciones, de protestas y martirios y de
prácticas de justicia y amor regional propendiendo al gran cuarto amor o nacional,
mereciendo de la historia el título que otro hombre no ostenta: Don Juan y medio que
revela la convicción de sus contemporáneos, de la grandeza del alma de Mendizábal.
163
¿Qué diré más de las causas de la grandeza de alma de los hombres? Puede ser que
aún quede duda en, los llamados intelectuales; pero esto no me importa a mí, ni le
importa a la verdad de los hechos, ni a la sabiduría de la ley, porque se que cada
hombre es un grado del progreso; y el que está en el grado 10, está imposibilitado de
comprender el grado 11, hasta que ha consumido hasta el último residuo infinitesimal
del grado 10 que cursa. De ahí ascenderá por la necesidad al umbral del grado 11 y
será una nueva etapa de su estudio y su progreso.
¿Dudaréis que sabrá más el del grado 11 que el del grado 10? Pues lo mismo no
cabe duda de que el amor regional, es mayor y más perfecto que el amor ciudadano:
pero que sin ser perfecto el amor ciudadano, no podréis ascender al amor regional;
como sin ser un buen hijo y de perfecto amor filial, no podrá nadie ser un buen
ciudadano.
Todo en la vida se corresponde y se sirve mutuamente, lo cual está representado en
el hombre, en su Microcosmo de los instintos, moléculas y células, que ninguna puede
prescindir de la ayuda y acción de la otra pero que toda esa magna y mágica función, el
Espiritismo Luz y Verdad, la ve y la comprende en el hombre en su Macrocosmo que
denomina Espíritu, Alma y Cuerpo, Trinidad verídica, científica y tangible, elevada al
infinito en el gran C.G.S. que da fundamento a los números.
¡Qué grandezas se han revelado en este capítulo capital del tercer amor o regional! Y
no hemos salido del hombre y su acción. ¿Qué sería si nos hubiéramos metido en los
secretos de la Creación?
Pero vengamos para terminar, a concretar la grandeza de alma en sus principales
efectos fisiológicos, biológicos, éticos y étnicos, sin que podamos prescindir de los
psicológicos que serán los primeros que sentiremos.
Al hombre de grandeza de alma, no le estorba nada de lo que le rodea; porque,
psicológicamente se sobrepone con tanta naturalidad, como la institutriz al niño que le
entregan desde el destete, que aun no ha visto maliciosas intenciones y le es muy fácil
convencerlo en sus equívocos caprichos.
Así al grande de alma le es fácil, por la Psiquis, imponerse a las Fisiologías Psíquicas
del pueblo, al que debe llevar a una buena ética y perfecto etnicismo, para crear una
mejor Psicología que unirá en uno, todos los quereres individuales.
El hombre de alma grande sufrirá los dolores, pero no se inmutará de los
desaguisados de los hombres niños y será pronto y acertado en la corrección de los
males y aplicación de los remedios, aunque tenga que amputar en algunos casos,
algunos miembros gangrenados y sin curación posible, por beneficio de la masa
general.
Miles de ejemplos nos ofrecen las historias de las naciones, de sobreponerse un solo
hombre a toda la Nación que se hundía en las pasiones, pudiéndose citar como tales a
164
nuestro historiado Mendizábal, que yo no dudo que sus hechos produjeron al Canciller
de hierro en Alemania y al canciller de oro en España: Bismarck y Cánovas del Castillo.
Pero observad que estos hombres de alma tan grande, hablaron mucho menos que lo
que obraron: lo que equivale decir, que tenían perfecto conocimiento del estado que
representaban y perfecta visión del resultado de sus misiones; lo que sólo se puede
palpar, después de consumadas sus obras.
Mas no se debe perder de vista, que al pueblo redimido sólo se le deben dar los
principios necesarios a su buena marcha y no los secretos usados para su redención,
hasta que el mismo pueblo los conquista por propia experiencia de sus propias obras.
Bismarck entregó sus secretos al pueblo Alemán y corrió a las alturas mayores del
progreso, que pueblo ninguno alcanzó en tan pocos años. Pero como no tenía bien
cimentada la Ética, que debe ser rancia, para tener verdadero valor y virtud, Alemania
se ensoberbeció en sus grandezas materiales, que no pudo resistir su alma y Alemania
cayó por su propia culpa: fue menos Psicológica, que orgullosa de su potencia material.
Era su cuerpo más grande que su alma, y el cuerpo arrastrando al alma, sometió a una
lucha sin precedentes al espíritu alemán y no hay otra causa, sino el haberle
descubierto a sus hombres principiantes, los secretos de un curso o grado superior al
que cursaban.
España estaba desecha y en bancarrota cuando Mendizábal, por la primer guerra
Carlista. Pero Mendizábal obró y no dio al pueblo más que los efectos de una causa: es
decir, los tesoros de los Conventos, que es lo que los hombres necesitaban para
moverse; y el pueblo español trabajó y se engrandeció sin ensoberbecerse. Pero como
la religión jamás perdona, 30 años más tarde, sale otro Carlos VII y del mismo lugar del
anterior, de Francia; y en 7 años de guerra civil (de la que soy testigo visual de algunos
hechos de ella) España se vuelve a ver en bancarrota, hasta decir algún flemático
Inglés: «España es un cadáver» ¡Pobre Inglés! No conoce el espíritu español, aunque
conozca el símbolo del Phénix.
Se pone al frente Cánovas del Castillo y al primer consejo de ministros, requiere de
ellos que cada uno le diga lo que haría para salvar a España; y cada Ministro expuso lo
que creía posible; pero Cánovas, por no declarar sus secretos, les dijo: «Laudables son
vuestros propósitos, pero dadme dinero, que lo que se ha de hacer, ya lo sé yo». Vd.
ministro tal, hará esto; Vd. ministro cual, hará esto; y Vd. y Vd. y Vd. hará lo que le
corresponde que yo les aseguro que salvaremos a España, y España se salvó y los
españoles no supieron el secreto de que Mendizábal ni Cánovas se sirvieron; pero sí
palparon los efectos, casi mágicos de la resurrección de España, hasta que el pueblo
los ha sacado por lógica consecuencia; lo que quiere decir, que cada español los hizo
suyos y lo ha mostrado en su trabajo y enriquecimiento, mientras Alemania peleaba, en
vez de seguir trabajando.
Y no es el Káiser el culpable, sino el pueblo Alemán, que con más cuerpo que alma,
se lanzó al río con la fuerza bruta, como no es Alfonso, la causa de que España no
haya ido a la guerra y sigue trabajando con más alma que cuerpo, sino el pueblo, que
165
sometida su alma a su espíritu, condujeron al cuerpo al cumplimiento de la Ley del
progreso: y es porque sus almas grandes guardaron sus secretos, entregándole al
pueblo lo que comprende: los efectos que es lo que se palpa, de los cuales debe el
pueblo, por sí mismo, elevarse a la causa.
Hoy se eleva el pueblo Español al conocimiento de aquellas causas a las que
Mendizábal y Cánovas se sobrepusieron y que eran las que originaban las hecatombes.
¿Sabéis cuáles son? Pues la religión y los reyes. Mendizábal hace su obra anulando la
prerrogativa real, y Cánovas eleva al pueblo imponiendo al rey la Constitución. Todo lo
cual confirma nuestra doctrina de que al pueblo se ha hecho dueño de esos secretos y
ya no quiere soportar ni rey ni religión.
Aquellas grandes almas triunfaron, uniendo los pueblos en grandes regiones, porque
el amor expansivo es más fuerte que el amor comprimido de una ciudad y de una
familia; y el pueblo triunfa de los reyes haciéndose soberano, región por región, sin ser
una crisis de la Nacionalidad, que luego será la nación sin diferencias de ninguna
especie.
Si llega este caso llamado de separatismo, es porque las regiones no sellaron por
fraternidad la federación de regiones, sino que fueron impuestas por gatuperios
religiosos y conveniencias de reyezuelos, regidos por las religiones.
Dejamos aquí materia para el cuarto amor y cerramos este capítulo, corona del amor
regional.
166
PARTE CUARTA
EL AMOR NACIONAL ES MAS PERFECTO QUE EL REGIONAL
CAPITULO PRIMERO
EL AMOR AL ESTADO: PERO EL ESTADO ES EL PUEBLO
El Estado no es el gobierno de un pueblo, de una región o de una Nación o Imperio.
El Estado es todo lo que constituye un territorio, un predio, o un hogar en una familia,
con sus individuos y enseres.
El Orden de una familia requiere la representación paterna como autoridad de justicia;
pero aun en ésta, no es absoluta la potestad, por en cuanto son inalienables los
derechos de los otros individuos: esposa e hijos. Lo que es incuestionable, ya que hasta
las leyes civiles reconocen esta doctrina y la han consagrado en miles de sentencias
quitando la Patria Potestad, dándola muchas veces a un hijo, tutelado por la justicia. Lo
que equivale a decir por el pueblo, porque la justicia es hecha Ley Plebiscitaria y
Universal. Esto nos revela claramente que, más que el gobierno, es la justicia el
verdadero estado: y se comprueba y se hace axioma, en que la política y los gobiernos,
son sometidos a la acción de la justicia, aun no habiendo adquirido ésta toda su
augusta potencia y majestad, no porque no la ostenta en sí misma, sino porque la
maldad religiosa instituyó diferencias, declarando intangibles a ciertas personas, lo que
constituye la más grande e inicua inmoralidad. Y salvo en casos rarísimos en que ha
habido hombres valientes y de perfecta moral, en derecho, se ha impuesto la justicia en
toda su augusta magnificencia, como en el caso relatado en nuestra Filosofía, de aquel
verdadero Juez de Granada, obligando a descubrirse al terrible Felipe II y multándolo.
En los demás casos, ha sido necesario el levantamiento revolucionario de los pueblos,
como en María Antonieta y tantos otros; lo que nos confirma, que el pueblo es el estado
y no un rey, ni un gobierno.
Estos, no son ni están en el poder más que por la elección popular, o por el
consentimiento, o tolerancia del pueblo.
Cuando es el pueblo el que elige verdaderamente a sus gobiernos (como sucede hoy
únicamente en Suiza), los gobiernos son buenos y representan en verdad al pueblo; y
el pueblo, goza del bienestar de que su progreso es capaz.
Los demás gobiernos, regidos por reyes, no son la representación popular,
demostrado en que, cada día, una parte del pueblo protesta de arbitrariedades,
injusticias y privilegios.
Hay otros gobiernos que se llaman republicanos y democráticos, de lo que sólo tienen
el nombre, por sarcasmo; pero que se prueba a todas luces que son gobiernos
autócratas y plutócratas, que se hacen elegir por la trampa o por la fuerza bruta, o por
167
las dos cosas juntas, con el mayor crimen de no darles derecho a los más valiosos
elementos que componen sus pueblos y que son mayoría numérica y en trabajo,
riqueza e inteligencia. ¿Es esto democracia? Por donde quiera mirarse, es plutocracia;
pero encontraréis de seguida que esos gobiernos son feudos de una u otra religión; por
lo cual, tampoco se administra justicia.
La ignorancia, la miseria, el descontento y la revolución, son el distintivo de estos
pueblos: aun no son estos pueblos, estados porque no existe la razón de Estado sino la
tiranía, bajo las leyes opresoras que amenazan siempre a los que quieren crear el
verdadero Estado Consciente.
No es verdad la existencia de la anarquía como idea. La anarquía es creada por los
plutócratas, creadores de leyes que repugnan la conciencia. Dejar la ley que ha de regir
al pueblo, a cargo del plebiscito y veréis que la anarquía no cabe.
¿Por qué he de tener yo obligación de cumplir una Ley que está reñida con mi
libertad, con mis ideas humanas, con mi amor universal, con mi desireligiosidad, si yo
no presté ni mi concurso, ni mi voto a la tal forma plutócrata y tirana que quieren
llamarla Ley? ¿Se me obliga? Pues se coarta mi libertad: se me impone una tiranía que
mi conciencia y mi progreso repudian y tengo el deber de abatir esa ley y a los tiranos
que la imponen.
Que esto es verdad, que esto es un axioma, no podrán ni los mismos plutócratas
desconocerlo, aunque sean de muy roma inteligencia; aunque sean tan ciegos como los
topos y aunque su odio sea tan grande a la humanidad, que consientan en que la tierra
toda se encharque en sangre y el hambre haga estragos hasta hacer perder a los
hombres los instintos racionales convirtiéndose en antropófagos de sus propios hijos;
estado al que han llevado a los hombres, porque aun los pueblos no han podido
componer el Estado.
Y pasma, la sangre fría con que los gobiernos autócratas y plutócratas, ven los
horrores que han traído por sus tiranías seculares; es que no son hombres; son embrión
de hombres, que dominan en ellos sólo los instintos animales.
Pero ya lo ven: el pueblo trabajador, anarquizado por esa tiranía, ha jurado no
tolerarlos más y los barre de la faz de la tierra, por honor y dignidad humana y para
disfrutar de paz y bienestar, bajo leyes que se dará él mismo, en franco y abierto
plebiscito, como verdaderos hermanos.
El pueblo ha visto su error de no ilustrarse en sus derechos y ataca y destruye a sus
verdugos si no entran en la Ley del trabajo productivo. ¿Por qué el plutócrata causante
de tantos males, no ve su crimen y su error de jugar con fuego?... Pues, porque sus
pasiones, su religión y su Dios, son ciegos; y no pueden ser hombres, porque no tienen
sentimientos humanos, sino de fieras.
168
El amor al estado tiene también sus grados, por necesidad del desarrollo humano;
pero no se pueden dividir ni separar esos grados del Estado Universal. Y el haber
separado esos grados de amor al estado verdadero, del amor universal, ha traído la
formación de patrias, a las que los hombres son extranjeros y es obra exclusiva de las
religiones y sus Dioses los Sacerdotes.
De este modo, el hogar es un estado, en vez de ser un vivero complementario del
Estado.
La ciudad es un estado diferente de la otra ciudad, aunque sea parte de la misma
región o provincia y aunque compone parte de la Nación pero acaso sólo en la religión y
el militarismo, lo cual es el más grande desconcierto de la economía; del conocimiento y
valor del estado y hasta crea diferentes atavismos y etnicismos, pareciendo y siendo en
realidad, frutas diferentes en el mismo árbol, acusando en cada instante por sus
revueltas y disputas, de imperfecta la constitución del estado; y con tal imperfección, no
existe el estado, sino de nombre.
Pero he aquí que a pesar de tan gravísimas divergencias, atavismos y disensiones,
todos tienen amor al estado: es decir a la Nación. ¿Cuál es la causa? El amor
expansivo, el amor a agrandar el amor, el amor a la fraternidad, empujados por su
propio espíritu en cada hombre progresado, bajo esta razón incuestionable.
La sociedad humana, fraternizada, se agranda del hogar, a la tribu; de la tribu, a la
ciudad; de la ciudad, a la región; y de la región, a la Nación, en la que cada individuo es
tan grande y rico, como lo sea la Nación.
Y como esto lo palpa el hombre, acrecienta el amor al estado, a la Nación, tanto más,
cuanto se hace conciencia de hombre de tanto valor, cuanto valor tenga la Nación de
que forma parte integrante.
Si la moral que se le diera en patrimonio al infante, estuviera exenta de religión, de
diferencia de clases, de partidos que dividen a los hombres, enseñándoles el desinterés
y el amor a cada hombre como a su propio hermano, ese niño no entendería más que el
amor por Ley y el amor sería su todo.
Desgraciadamente se le enseña todo lo contrario: y no es raro en las escuelas de esta
tierra, enseñar el odio de Naciones; sino que hemos comprobado que se ha sembrado
con el mayor escándalo el desprecio del hijo argentino, a su propio padre italiano o
español, habiendo yo mismo presenciado escenas infames, llamando el imberbe
educado religiosamente por la maestrita indigna, Gringo si era italiano; y Gallego, si era
español, con odio revelado a las razas o Naciones, de las que en su sangre lleva la vida
y que, por toda Ley, debe Amor y respeto a su progenitor.
¡Y pensar que esa degenerada maestrilla, salida de un convento de monjas
anestesiadas, con una moral vergonzosa, sin sentimientos humanos porque es
religiosa, ha cursado sus siniestros estudios, pagados por el trabajo del gringo y el
gallego!... es una Vergüenza, pero es una verdad.
169
Tiene prohibido por la constitución enseñar religión, pero no enseña más que eso y
verdades, como ésta, que ha salido al público hasta en periódicos, «Valladolid está en
Portugal», «Rivadavia se condenó y está en el infierno; y se duda de que se salvará
San Martín». No temáis que a esas corruptoras de los infantes les falte plaza (si no
tienen dos) pero sí veréis que a las que no son corrompidas como ellas, no tendrán
colocación y serán objeto de persecuciones por las intrigantes, nulidades en literatura y
moral.
Pero, tratara de la Patria, en la que entiende la religión y ahí las oiréis y las veréis, con
qué fanatismo peligroso echan por tierra todo principio moral y humano y al final, ¿qué
saben ellas lo que es, ni qué compone, ni cómo se formó la Patria? Lo que sí saben es,
ser buenas serviles y malas sirvientas del Estado Pueblo, al que deshonran y...
cobran...
Pero afortunadamente, ya esa moneda pasará poco tiempo, porque, con ejemplos
como el de la gran colecta para salvar a la Patria, se acaban las Patrias, los patrioteros
y... las maestritas religiosas.
Pero el despreciado gringo y el vituperado gallego, seguirá como siguió enseñando la
moral del trabajo, con el ejemplo y el respeto mutuos, con su respeto a todos. ¿Cuáles
son los mejores maestros? ¿Quién tiene más en fruición el gran Cuarto amor, o
Nacional?
No es necesario denigrar a nadie, para enseñar las grandezas de una Nación, o
Estado.
Cuanto más amor se enseñe a un estado, a un pueblo, más grande se nace el pueblo
y más respeto adquiere ese estado; porque de todos será querido y deseado. Esta es
nuestra pedagogía didáctica y dialéctica, de la que ni un punto entienden esas
maestritas serviles y malas sirvientas.
No era mi ánimo esa justa reprimenda en este Capítulo: pero yo soy un pescador, que
no dejo escapar lo que entra en mi remanga; y ese pez era demasiado gordo para no
escamarlo y ahí queda dispuesto a la pericia culinaria de los cocineros del estado.
El amor al estado se muestra por cada individuo, en el amor que tiene a su semejante y
sus cosas; porque el estado es el pueblo.
Pero mientras el hombre quiere tener su parcela propia, no puede formar estado,
porque no es del estado su parcela. Pero sí se forman las naciones, con tantos estados
como propietarios haya, por lo que no puede haber, ni ha habido armonía Nacional: y
me remito a la historia política, civil y jurídica, que me dará la razón.
¿Puede concebirse la familia sin armonía? Pues tampoco se concibe el estado, ni aun
la Nación, con propiedades parciales.
170
Una prueba abrumadora es que, en todas las naciones monárquicas y republicanas,
el más rico ha desterrado del poder a otro menos rico, aunque fuera más moral.
¿Y cómo puede ser Estado, el gobierno surgido por tales amaños e inmoralidades?
Podrá si queréis ese gobierno, ser el gobierno de los ricos, para los ricos; de los
inmorales, para los inmorales; de los propietarios, para los propietarios; pero no es, ni
puede ser Estado, ni representante del pueblo, que es el verdadero y soberano Estado,
productor de todo lo que tiene el Estado, aun de esas parcelas y riquezas, robadas en
cualquier forma con mañas y marañas siempre religiosas, de esos que derrotan a otro
menos rico, aunque sea más moral.
Pero ahora va de veras el pueblo a formar el Estado y nombrará gobiernos
representantes del Estado, dignos de su grandeza; y estad seguros que no será el más
rico, pero sí será el más capaz, el más sabio, el más moral, que es lo que debe
componer la mayor riqueza.
¿Quiere decir esto, que van a descuidar la riqueza material? Figuraos si pensará
descuidarla, que planean para cada familia un palacio, con un confort que no tienen los
de los llamados ricos de hoy, y no para volverse parásitos, sino para descansar
dignamente después de su trabajo digno y diario.
Allí el niño se criará robusto y satisfecho y su alegría hará la felicidad de la sociedad,
llegando fuerte y ya maestro en su arte, oficio, o carrera, a la edad en que la Ley lo
llama al trabajo, a la vida activa.
Ese es el tópico que tiene por fin la lucha de hoy, y el hombre en el trabajo, tendrá a la
vista dos hermosos cuadros: el de sus hijos alegres y satisfechos, esperando su hora
de hombres; y el de sus ancianos padres, frescos aun y sin carecer de nada en el seno
de la familia; y el hombre, viendo lo que le espera para su ancianidad, trabaja lo que
debe, sin ocultar nada de sus aptitudes, y el amor que engendró todos esos amores, se
acrecentará, purificándose de las manchas que lleva, por la inmoralidad de hasta hoy.
Educado el hombre en el amor al hermano y sabiendo que cada hombre es su
hermano, romperá las fronteras, elevándose al sublime y quinto amor.
No habrá muerto a unas patrias pequeñas y raquíticas; pero habrá hecho su patria
todo el mundo y ya no habrá extranjeros.
Pero como ahí no caben las religiones y por consiguiente no cabe la inmoralidad, la
zanganería parásita, ni la ignorancia, por esto se oponen a esta obra que el obrero
universal ha empezado a erigir y se denuncian ellos mismos, porque ni siquiera saben
colocarse en un grado de prudencia que pudiera darles derecho a su admisión en tan
gran concierto del amor, al estado pueblo.
Y es que: como el fraile piensa que todos son fraudes, y el ladrón opina que todos lo
son, creen que el obrero hará con ellos lo que ellos han hecho con el obrero. No, estáis
equivocados; pero provocáis con vuestra oposición al obrero y os tiene que castigar,
171
porque no permitirá más vuestra tiranía, vuestra imposición, vuestra falacia de estado,
ni vuestra supremacía y parasitismo: y no lo consentirá, por amor al estado.
Pero ya sabéis que no es el gobierno el Estado, sino que el Estado es la confederación
de los hombres de un territorio que, bajo una constitución, conviven con todos los
emolumentos y enseres que existen en la confederación. El gobierno es sólo un
apoderado, que es substituído por voluntad plebiscitaria, en la más alta moral cívica.
172
CAPÍTULO SEGUNDO
EL AMOR AL PODER DEL ESTADO –SOBERANÍA
Es indudable que, si el pueblo, por su soberanía, ha nombrado su Poder Ejecutivo,
gobierno representante para ante otras Naciones, pero sobre todo ante todos los
ciudadanos, lo represente y hable a cada uno en nombre de todos, el pueblo, el estado,
lo amará.
Si un gobierno, o Poder Ejecutivo de una Nación, es protestado por la mayoría, no es
ése un gobierno constituido, aunque hubiera sido electo por un plebiscito; pues el
pueblo es y tiene siempre la soberanía y pone y quita reyes y gobiernos, según
conviene a sus intereses colectivos y comunes.
El pueblo no está obligado a reconocer a un gobierno sugerido o impuesto por un
poder extraño, ni tampoco a reconocer deudas y contratos hechos a su espalda y sin su
aprobación soberana.
Yo sé que bajo esta doctrina, bajo ese principio, se dirá: No hay ninguna Nación en
estado solvente. Triste es decirlo, pero así es en verdad y así lo entienden los pueblos;
que están implantando contra viento y marea, el régimen Comunista.
No sería lógico que yo, que he nombrado un administrador para que administre y
gobierne mis bienes; que por cualquier causa gravara mis bienes con préstamos e
hipotecas, sin decirme a mí nada, y luego que me viniera un acreedor pidiéndome lo
que yo no sé que debo. Yo acusaré que hacer deudas, no es administrar, sino gravar,
destruir mis bienes y por lo tanto, ha de ser mi administrador quien, legal y
justicieramente, sea el deudor y responsable del acto para el que no lo autoricé.
En el mismo caso y doctrina se encuentran los gobiernos que han empeñado a las
naciones hasta desequilibrar su vida y no han contado con la voluntad del pueblo, que,
seguramente, no los hubiera autorizado a tales empréstitos y mucho menos, guerras.
Pero he aquí el caso bien singular, que revela toda la inmoralidad y la plutocracia de
los gobiernos todos del mundo. Tomemos como ejemplo y a azar, Poincaré y
Clemenceau, Presidente y primer ministro Franceses durante la guerra Europea; y lo
que resulte a éstos, será a todos igualmente.
Ahora no vamos a analizar si estos u otros son los culpables de esa guerra, aunque
bastará decir que sí, porque mantenían pactos secretos que el pueblo no sabía y ni aun
sabe, después de la catástrofe; lo cual, ante todo argumento de estado (considerando
el estado en el pueblo, porque así es), esos tratados y compromisos, no son autorizado
por el estado pueblo y no está obligado a cumplirlos, y sí son responsables colectiva y
personalmente, los autócratas que los contratan, abusando de autoridad y con engaño
del pueblo.
173
No rememoremos tampoco los terribles agobios y penurias del pueblo y millón y
medio de vidas y otras tantas inutilizadas; fijémonos solamente en la tremenda deuda
que le queda al pueblo Francés, calculada en números redondos en 10 mil millones de
francos oro, que con la depreciación consecuente, hoy se eleva a 30 mil millones.
La población de Francia es de 40 millones de habitantes, y por lo tanto, cada Francés,
hombre y mujer, pobre o rico, viejo o joven; sano o enfermo, debe a diferentes países,
casi mil millones; lo que no lo puede pagar, porque no lo puede producir, y por lo tanto,
tiene que valerse de la trampa, lo mismo que las otras naciones que se encuentran con
la misma deuda.
Sin embargo, Poincaré y Clemenceau, se han marchado a su casa con tanta frescura
y tranquilidad, como si hubieran hecho una obra de meritorio valor, diciéndole al pueblo:
¡Ahí queda ese fardo!... Págalo, Juan...
La generación actual, que se ha divertido quemando en pólvora y metralla la riqueza
del estado pueblo, engañado, no puede ser que la pague. ¿Con qué justicia le han de
legar esa carga a la generación venidera, condenándola a sufrir lo que no ha gozado?
Si esa generación se hace consciente y desconoce esa carga que ella no se creó,
¿quién podría, justicieramente obligarla?
Cualquiera que le reclame será tan autócrata como sus causantes Poincaré y
Clemenceau, a los cuales debió obligar el pueblo, si era consciente de que él era el
verdadero estado.
¿El pueblo no los acusó dejándolos marchar? Entonces el pueblo no era consciente
de que él es el estado: no es culpable de los desastres que toleró, pero sí es
responsable de sus ignorancias y de sus odios.
Como responsable, tiene derecho a la atenuante de engañado. Pero los culpables
gobernantes, no menos falaces que aquel su antiguo rey que, desconociendo la
soberanía del pueblo Francés, osó decir « El estado soy yo», no tienen atenuante y los
Franceses menos porque se titularon el «Cerebro de la humanidad ».
Mas esa atenuante, que significa la cancelación de la deuda, hecha sin conocimiento
del pueblo, es decir, sin orden expresa del pueblo, no puede reclamarla la generación
presente, porque ella consintió en que se hiciera esa deuda y acaso concibiendo su
disfrute bajo esta teoría más que probable: «Venga dinero donde quiera: si somos
derrotados, quedaremos deshechos y no podremos pagarla; si triunfamos, los vencidos
pagarán nuestro crimen».
No creáis que pongo esta teoría porque sí nada más: de los hechos se desprende
que; en el conjunto de... la luz: estaba latente esa Teoría, que ahora la han convertido
en Ley, en la reunión de ministros aliados allá, en el país de los escándalos y dicen que,
al salir de decretar «la muerte de Alemania», que no otra cosa significa la final reunión
de locos rabiosos o desalmados Ministros aliados, al salir; digo, de esa reunión, dicen
los telegramas que los ministros «Salían satisfechos y risueños». También «el criminal
174
habituado se siente satisfecho y goza ensañándose en su víctima» dicen los
criminalistas.
La prueba de todo esto está en el telegrama siguiente, recortado del periódico «La
Prensa» de hoy:
La notificación a Alemania
CARTA DE BRIAND A BERGMANN
París, enero 31 (United). -El presidente del Consejo, M. Briand, contestó a una carta
que le dirigió el señor Bergmann, jefe de la delegación Alemana, haciendo resaltar
varios puntos del acuerdo interaliado:
«Los gobiernos aliados, dice M. Briand, han consentido hoy formalmente en dar a
Alemania un nuevo plazo para el desarme según el tratado de Versalles. Tienen la firme
esperanza de que Alemania no colocará a los aliados, los que confirman sus anteriores
resoluciones, en la necesidad de encarar la grave situación que surgiría si Alemania
persiste en dejar de cumplir sus obligaciones».
«Agrega luego que el protocolo firmado por los aliados contiene una cláusula que
prohíbe a Alemania hacer operaciones de crédito fuera de su territorio sin el
consentimiento de la comisión de reparaciones. Esto se aplica al gobierno del «Reich»,
lo mismo que a los gobiernos de los Estados, a las autoridades provinciales y
municipales y a las compañías que están bajo el control del gobierno».
«Las anualidades se pagarán semestralmente, empezando el 1° de mayo de 1921, y
el derecho sobre la exportación dos meses después de terminar cada semestre.
Alemania dará a la comisión de representaciones, todas las facilidades necesarias para
fiscalizar los derechos.
«Alemania podría hacer en cualquier momento pagos adelantados, los que se
emplearán para reducir las anualidades; y los adelantos gozarán de un interés de ocho
por ciento hasta el mes de mayo de 1922, de seis por ciento hasta 1925 y luego de
cinco por ciento».
«Los productos de las aduanas Alemanas constituirán una garantía especial para la
ejecución del acuerdo. En el caso de que Alemania dejara de efectuar algún pago, se
designarán las aduanas cuya administración podría asumir la comisión de reparaciones,
y ésta invitará al gobierno Alemán a aumentarlas. Si la advertencia no produjera el
resultado deseado, la comisión lo notificará a los gobiernos Aliados y asociados, los que
adoptarán las medidas que juzgaran indicadas.»
«En cuanto al desarme, el protocolo llama la atención sobre el hecho de haberse
llevado a término los licenciamientos ordenados por el acuerdo de Boulogne. Se invita
al gobierno alemán a que complete las leyes militares de acuerdo con el tratado de paz.
Debe suprimir el servicio obligatorio en el «Reich» y en los Estados antes del 15 de
175
marzo, reducir el excedente del ejército permanente antes del 15 de abril, entregar los
materiales de guerra, inclusive los de los civiles, y desmantelar las fortalezas antes del
28 de febrero de 1921. Debe también transformar las fábricas de materiales de guerra
en otras de instrumentos de paz. Los cuerpos militares no autorizados, deben ser
disueltos antes del 30 de junio y todas las armas entregadas antes del 31 de marzo. Se
confirma la resolución adoptada en Boulogne sobre la policía de seguridad».
«El desarme de los buques de guerra de reserva debe efectuarse antes del 30 de
abril y la destrucción de todos los buques de guerra antes del 31 de julio. Deben ser
destruidos en seguida, todos los submarinos y sus partes componentes y Alemania no
deberá construir nuevos submarinos. Finalmente, debe de entregar incondicionalmente
los equipos de los cruceros y destroyers».
«De acuerdo con lo acordado en Bouglogne, Alemania no podrá fabricar ni importar
materiales para aeroplanos, hasta tres años después de que los aliados se hayan
declarado satisfechos del desarme. Alemania no empleará aeroplanos para el servicio
de policía ».
«Los aliados ejercerán una constante vigilancia para asegurar el cumplimiento de
estas condiciones ».
______
Ya lo veis. ¡Y no se sonrojaron al hablar de paz, teniendo la bomba cargada, que
cualquier chispa puede hacerla estallar! ¿Y quién será capaz de pensar lo que sucederá
a un nuevo estallido? ¿Cómo y de dónde pagará Alemania 25 mil millones, si ha de
desarmarse hasta no poder emplear el aeroplano como policía, ni podrá moverse sin
permiso de los aliados?
Pero esperemos breves días a ver qué contestará, no Alemania, sino el pueblo
Alemán, que no es lo mismo. Pero quedamos justificado lo que dijimos el día del
armisticio: «Dijeron Paz y no habrá paz » hasta el imperio de la Comuna de Amor y Ley.
Hasta aquí, no hemos visto al pueblo tener conciencia de que el pueblo es en verdad
de verdad el Estado; y por ello el pueblo adquiere los agobios que su responsabilidad
de ignorante le trae.
Pero esos agobios han tenido la virtud de hacer despertar al pueblo en su soberanía,
que no la pide, sino que la toma; y todos esos papeles de las conferencias aliadas,
serán la acusación eficiente del derecho usurpado al pueblo por esa camarilla de
supremáticos secundarios; pues los primarios son el sindicato de príncipes y reyes,
capitaneados por el Pontífice Cristiano-Católico.
Sí; hay un sindicato temible de plutócratas; pero que si hasta hoy fue oculto y trabajó
a sus anchas, no podrá hacer lo mismo hoy, que lo hemos descubierto, y caerán las
pocas coronas que aun se sostienen en medio de un furibundo bamboleo que ya les
imprime los empujes violentos del pueblo, desesperado por la miseria y la vergüenza.
176
Cuando habrán rodado en tiempo (quizás en pocos meses) la terrible corona de la
magia negra y roja, o tiara pontificia, caerá impotente al río que rodea su castillo y será
la obra del amor al Estado, o soberanía del pueblo, la que lo habrá hecho.
Sí: el Estado pueblo, que establece como ley el trabajo productivo, estará en su
reinado dictando sus leyes plebiscitarias a la luz del sol y no habrá secretos, porque
tampoco habrá naciones, ni razas, ni castas, ni clases privilegiadas, y el odio no cabe
donde no hay diferencias ni conciliábulos.
No se nos oculta que hay que educar mucho al pueblo. ¿Pero acaso no hemos
empezado ya? ¿No hemos hecho para él la «Filosofía Austera Racional» y estos
«Cinco Amores», bastante para iniciar al pueblo en su soberanía de Estado consciente?
Está el pueblo enceguecido, es verdad; pero ya hemos declarado que es sólo
responsable y tiene derecho a todas las atenuantes; mas cuando se le quitarán los
escandalosos que lo inmoralizan y lo soliviantan ¿quién duda que el hombre en el
trabajo se dignifica y se engrandece? Si es dueño de lo que produce y tiene paz y pan
en suficiencia, ¿quién duda que por su propio orgullo de hombre, por el amor a sus
hijos, por amor a sus mismos semejantes, por no perder sus conquistas, se ilustrará,
máxime que no se descuidará su amplia enseñanza hasta los 20 Y 35 años, según
trabajo, oficio o carrera a que se dedicará, conforme a su vocación y facultades?
Hoy en su escarmiento, los obreros, las federaciones obreras, no admiten en sus filas
nada religioso y ésta es la gran esperanza. Y aunque por esa disposición rechacen a
los espiritistas también, esta Escuela no se inmuta por ello; sabemos que ese extremo
no tiene otro fundamento que librarse el pueblo de embusteros, de falaces, de traidores,
de religiosos, y con ello nos ayudan a nosotros a desmentir esas mismas plagas, con
nuestro Espiritismo Luz y Verdad, que él solo se impondrá como moral y sabiduría de la
Comuna.
Los menos inconscientes, nos dirán entonces: ¿Por qué no nos ilustrasteis antes? Y
nosotros les contestaremos: Porque tú mismo nos rechazabas equivocado: estabas
ciego de odios y nosotros no podemos estar con los que odian. Pero te habíamos dado
un alerta y un consejo: leíste nuestros manifiestos y no quisiste venir a nosotros; te
creías muy hombre, diciéndote materialista y no sabes lo que es la materia; negabas al
Espiritismo y no puedes tú ser hombre, sin el espíritu; en fin, estabas equivocado en
todos los puntos, menos en uno: en el de tu deber de trabajador y tu derecho a cubrir
tus necesidades y era bastante para esperar que te harías conciencia de que, sin una
moral y sentimiento eficiente, no podrías conquistar esos derechos soberanos: te has
hecho esa conciencia, has llamado y henos aquí, con la ley racional que a todos los
iguala y eleva y hasta la materia queda espiritualizada; lo que tú, llamándote
materialista, no supisteis hacer.
Acata, pues, el código: sigue tu trabajo: ama a todos como hermanos que somos y
déjate regir hasta que puedas ser tu propio Maestro y nada temas.
177
Sí, nada temas; pero no descuides tu deber: vigila, pide consejo siempre: no quieras
ser más que tu hermano en derechos; no quieras imponer una supremacía a otra
supremacía, que no sería mejor que la que ahora abatimos, y llama a todos al trabajo,
sin mirar que los que lleguen vistan o hayan vestido hábito, hayan sido tus tiranos, o
jueces parciales y verdugos, porque estaban ciegos, como lo estabas tú; en algún
punto, por el que nos rechazabas.
El lema con que todo lo dominarás es Amor. La espada que blandirás en el máximo
rigor, es ésta: Solo el trabajo productivo regenera y da derecho al consumo. Este
apotegma no tiene tangente. El que habéis adoptado hasta hoy «El que no trabaja no
come» tiene todas las tangentes que un círculo puede tener y no podrás negar que el
fraile trabaja, aunque sea, en reventarte, en deshonrar al hombre y corromper a la
mujer; el explotador trabaja en saber cómo robarte más: el abogado, trabaja en envolver
al litigante y hacer litigios de cualquier forma; el diputado: trabaja, en fraguar leyes de
extorsión contra el trabajador productor; la dama remilgada, trabaja para quitar algo del
salario a su servidumbre y todos trabajan en algo en la sociedad que, en el lema de «El
que no trabaja no come» te puede pleitear y te ganará. Pero no es así en el nuestro,
que envuelve toda la más alta moral y sabiduría y a cada hombre le pide productos para
la vida: no tiene tangente; es la perfección de la Ley fundamental y social de la
Comuna, que trae esta Escuela.
¿Ves como en tu primer artículo, hermano trabajador, estás equivocado? Pues en los
demás de las doctrinas que sustentas, hay un equívoco en cada artículo y en el todo, es
toda una equivocación, porque te quiere enseñar que puedes ser hombre sin espíritu, y
eso es irracional.
¿Mas crees tú que nosotros tenemos interés en que confieses el espiritismo? No
tenemos ningún interés: el Espiritismo se impondrá solo, como moral y sentimiento: lo
que nos importa es, que sepas lo que es Comunismo y te lo enseñaremos: y en el
Comunismo verás, que no puedes separarlo de su tronco y tú te encargarás de
descubrir por el estudio, cuál es ese tronco del que procede el comunismo. El
Comunismo, no te atreverás a afirmar que es causa sino Efecto. ¿Cuál será la causa?
Ya la encontrarás: pero entretanto y por prudencia, no niegues lo que ignoras; porque
negando como niegas el Espiritismo, lo confirmas; si no existiera, no podrías negarlo.
Pero niega o afirma; no podrás hacer que el Comunismo no proceda del Espiritismo Luz
y Verdad, que todo lo estudia; hasta lo más material y él es causa de todo, del Creador
abajo.
Esta es la causa de que te hagas conciencia y del Amor al Estado y el Estado es el
pueblo.
178
CAPÍTULO TERCERO
EL AMOR AL PODER DADO (GOBIERNO)
Porque el pueblo en mayoría y en ningún caso plebiscitariamente no dio su poder y su
confianza al gobierno en ninguna Nación, no es amado ningún poder o gobierno.
La prueba más terminante la tenemos hoy en todo el mundo, donde las protestas y las
revueltas y los atentados, superan a los días.
Pasad por vuestra vista toda la prensa de todo el mundo y decidme, si queda una sola
nación o provincia, donde no haya protestas, actos de terror, huelgas y revoluciones. Lo
que significa que en ningún pueblo ama al poder gobernante; y es, porque el pueblo no
lo eligió y no le ha dado su representación y poder.
Y si esto pasa en los países republicanos donde por períodos se cambian los
presidentes ¿qué me diréis de los países monárquicos, donde malo, bueno o mediano
ha de aceptar por la constitución arcaica sostenida por la fuerza bruta, a cualquiera que
sea el heredero de la Corona?
Ahí tenéis a Italia, con un rey de lo mejor que puede ser una testa coronada, que no
dudéis que no siendo rey, habría sido un excelente ciudadano; pero como rey, es rey y
basta. El pueblo lo protesta y se rebela y nadie dirá que el rey reina, ni tampoco reina el
pueblo; Italia está anarquizada, sufriendo consecuencias de las que el pueblo no es
culpable y lo quieren hacer responsable y el pueblo italiano no se doblega: no quiere
cargas que él no creó; no quiere ya zánganos en su Colmena y se declara Comunista.
Ahí tenéis al país de los flemáticos. Inglaterra la plutócrata, que en tanto duró el brillo
de sus libras sacadas como todo el mundo sabe por sus intrigas, azuzando unas a otras
naciones, para luego meterse de arbitrio y cobrar el barato con sonrisa sardónica,
mientras duró digo, el brillo y tintineo de sus libras, los obreros laborantes ingleses, no
se dieron cuenta de su falsa situación.
Pero tan pronto como no ha podido el gobierno inglés hacer tintinear sus libras entre
los obreros, éstos, por millones se levantaron e imponen su voluntad al gobierno, o deja
el mango de la sartén; para que el obrero la maneje con más justicia.
De los desaciertos de sus reyes y de sus avaricias, son testigos el Transvaal laborioso
y dueño de minas de oro por su desgracia: y digo por su desgracia, porque éstas serían
su sepultura, desde que Inglaterra las quiso poseer no importando los medios y las
formas; los cañones y los destierros lo justificaron todo. ¿Pueden amar los
transvaalenses a un rey y un gobierno, impuesto so pena de muerte?
Ahí está la moribunda Irlanda, copiando al vivo el ejemplo de Numancia. ¡Y qué de
crímenes horrendos se registran en esa Isla!... Pero no importa: el obrero inglés abrió
los ojos y prepara a su rey y a sus gobiernos el epitafio merecido.
179
La India, la Mesopotamia: el Egipto, Armenia, y hasta aquí, tenemos que protestar de
la dominación inglesa y de sus mentiras y calumnias, como por ejemplo: quiere matar a
Kropotkine y lo mata de hambre, por calumniar a los rusos, y hoy, 3 de febrero de 1921,
después de tres días de telegramas de Londres, diciéndonos que «Kropotkine murió de
hambre», resulta que goza de la salud de que puede gozar un ochentón.
Los soviets rusos han estado deshechos desde su nacimiento; y sin embargo
destruyeron cuantos ejércitos se les opusieron aunque fuese Wrangel, que sus
perseguidas hordas están en estos momentos siendo un peligro para la humanidad, por
las epidemias contagiosas que sus miserias les trae; y otro peligro para la civilización
porque hasta se les han escapado telegramas, diciendo que «Había que temer actos de
Canibalismo»... Los soviets rusos le levantan a Inglaterra en armas la India y todos los
dominios ingleses con el boicot, hasta a sus virreyes: y sin embargo, los soviets no
tienen ni vida, ni acción, ni fuerza moral.
Pero Voltaire ha dicho: «Calumnia que algo queda» y parece que esa sea la política
de todos los gobiernos aliados, pero en especial del inglés.
Mas si los hechos dan las deducciones, los hechos que observamos de Inglaterra y
sus aliados, nos llevan a una deducción lógica de quién y en qué forma dirige ese
cotarro agrio y por demás peligroso: aclaremos.
Inglaterra es Anglicana Protestante; Francia Republicana, tenida por liberal y que no
sabemos por qué causa y con qué fin, rompió sus relaciones con el Vaticano y les
confiscó los bienes a los frailes, e Italia, que parece tener preso al Pontífice Católico
Cristiano, lo deja libremente atentar contra todos los liberales y resulta que el preso no
es el Pontífice, sino el rey y el gobierno italianos. Y tanto es así, que ha ido Wilson a
Roma, presidente de N. A. protestante y es más ruidosa y oficial su visita al Papa, que
al rey y al gobierno.
Al terminar la guerra, el Papa les regala a los franceses a Santa Juana de Arco y van
con suma devoción 120 diputados y 170 mil ciudadanos franceses republicanos y
liberales, (según la Constitución Francesa), cuya santa de hoy fue quemada en persona
por hereje, bruja, y otras menudencias, con lo que Francia viene a reanudar sus
relaciones con el Vaticano; Inglaterra y Norte América Protestantes, nombran un
representante ante el Vaticano, cuyo Pontífice se titula y se confiesa Rey de reyes y
Señor de Señores, confirmado en el juramento de «Los Caballeros de Colón», cuando
confiesan que «El Papa, puede poner, quitar y destruir reyes y gobiernos, sin prejuicio
alguno».
De aquí deducimos lógicamente que es cierta la existencia del Sindicato de príncipes
y reyes y que por lo expuesto, el Pontífice Romano, es el jefe, hasta de su carcelero el
Rey de Italia.
Todo esto y lo que tengo a la vista, me da una confirmación de que todo cuanto se
miente sobre derrotas, deshechos y desinteligencias entre los obreros conscientes de la
internacional de Moscú, sobre los Soviets rusos, turcos, persas, hindúes y tantos más
180
que no pueden ser malos, por la sencilla razón de que son antirreligiosos: es decir, que
no relegan sus derechos a ninguna falacia; todos esos adelantos de muerte al régimen
proletario, digo, son manifestaciones de trabajos ocultos, llamados Magia.
No os estupefactéis, si a estas alturas del estudio del Amor, me veo obligado a sondar
este infinito pozo, en el que viven reptiles y palomas.
Estoy obligado a apurar todo lo que concierne al propósito de este capítulo El amor al
poder dado, y por consiguiente, el poder impuesto en cualquier forma, ha de despertar
el odio y la ira, si se ignoran las causas secretas que lo originan.
La Magia. ¿Existe o no existe?... Sin nombrar muchas sociedades, incluso Científicas
y la Masonería, con los Teósofos y los Budistas, los Sacerdotes de Isis y los hechos de
Moisés, Zoroastro y Jesús, con miles de millones que en la antigüedad y el presente la
practican, sin tener en cuenta digo, todos esos que lo confirman, nos basta para afirmar
su existencia que la Iglesia Católica la condena y excomulga a los que sabe que la
practican. Luego existe. ¿Por qué la condena? La razón es sencilla: porque ella, la usa
como su arma oculta, terrible y criminal y con ella, ha hecho lo que ha querido, hasta
constituirse el Pontífice en Rey de los Reyes y Señor de Señores.
¿Qué es la Magia? Extensamente la veis y no la comprendéis: todos los cultos,
ceremonias, untos, aguas benditas, velas y sacramentos, no son otra cosa que las
exteriorizaciones de esa potencia y ciencia oculta, explotada por la Iglesia Católica,
hasta más allá de lo imaginable. Entonces diréis ¿la Magia es mala? Nada hay malo, ni
bueno en la Creación: sólo hay cosas y leyes necesarias: que se hagan malas o
buenas, eso es cuenta de los hombres.
Pero la Magia, como la hubieron de usar Shet, Confucio, Zoroastro, Moisés, Jesús,
los profetas y aun Cipriano y Paracelso, era buena y la representación de todo lo
trinitario y divino y se necesitaba ser limpio de corazón, de conciencia y sublimemente
sabio.
Comprendieron que el reverso de esas fuerzas, puestas en manos de los ambiciosos
y criminales, sería desastroso para los hombres; y redujeron sus secretos y sus
fórmulas, a figuras, símbolos y números cabalísticos, que sin una sólida preparación y
prueba eficiente de virtud y amor a la humanidad, no podrían penetrar en sus
significados.
Pero como para el espiritismo no puede haber nada oculto (del Creador abajo) a éste
acudieron los sacerdotes para sus fines ruines de la dominación y los espíritus del mal,
les descubrieron lo que fueron capaces, ya que los grandes secretos no alcanzaban,
porque es preciso ser de luz clara para penetrarlos.
Con esos descubrimientos y siguiendo los ritos de todas las religiones, la Católica,
estuvo en posesión de los medios de dominio y dominaron todo, hasta hacer del mundo
o de la humanidad, una manada de esclavos tan inconscientes y fanáticos, que no
181
tenían los Pontífices más que ordenarles morir y morían hasta contentos para resucitar
en el cielo... Quimérico...
Si preguntáis a un sacerdote si existe la Magia, no hará más que condenarla y
poneros un temblor espeluznante. No la negará, puesto que tiene mandado condenarla
y he aquí lo estupendo. La condena y todo cuanto él hace, no es más que Magia roja y
negra que, en sus manos, la llaman «Magia Divina» e «Infernal», si es ejercida por
otros; pero que no hay magia Divina ni Infernal, sino Magia, que será de los resultados
que se persigan, según la intención, elementos y fuerzas que se empleen.
La Iglesia Católica, solo ha empleado fuerzas, medios y elementos de predominio; y si
lo quiere negar, tendrá que explicarnos qué significan sus vestiduras en el culto, sus
herramientas, cruz, candelabros, incensario, hisopo, sacra, cáliz, etc., etc.; lo mismo
que sus sacramentos, misa del gallo, bendición de la Candelaria, de ramos y su trágica
Semana Santa y etc., etc., etc., igualmente que la tiara de tres coronas: sus pentaclos,
reliquias, pentagramas y talismanes, de que ha envuelto el mundo.
En cambio, tenemos a la vista todo su ritual, sus exorcismos, sus invocaciones sus
excomuniones, eschiridiones y sus bulas a los reyes; siendo muy célebre entre todas, la
del Papa León III a Carlos Magno, cuyo breve termina así: «En tanto que la alta Magia,
encerrada toda en el libro que os envío sea profanada por la maldad de los hombres, la
Iglesia no tendrá otro remedio que proscribirla. Pero la Religión, amiga de la tradición y
guardiana de los tesoros de la antigüedad, no deberá rechazar en el fuero interno de su
dogma, una doctrina anterior a la Biblia y al apocalipsis de San Juan, y que concuerda y
armoniza por manera admirable los respetos tradicionales del pasado, con las
esperanzas más vivas del progreso, del porvenir». LEON IIl. P. M.
En la carta particular que acompaña al breve y el libro, se lee en uno de sus párrafos:
«Si creéis firmemente que cada día que recitéis las oraciones que acompañan a mi
carta personal y al Breve con que os la remito, y particularmente la primera, con la
devoción debida y la lleváis sobre vuestro pecho con respeto, sea en la guerra, sea en
el mar, o dondequiera que os halléis, ninguno de vuestros enemigos os vencerá. Seréis
pues, invencibles y os veréis siempre libre de toda suerte de adversidades», etc., etc.,
etc.
No se nos dirá que inventamos, copiamos.
Por sabiduría, los grandes Magos o profetas y legisladores, ya hemos dicho que
llevaron sus secretos al símbolo y la figura y no han podido los falsos Magos
Sacerdotes, aunque sean los Pontífices, penetrar en el mayor secreto, ni sorprender el
símbolo supremo.
Esto se reservaba para un tiempo y para quien lo había ideado con el cual anularía
todos los demás y no surtirían más efecto.
182
El Espiritismo Luz y Verdad, hace todos los milagros que dicen hicieron los grandes
Magos y al repetirlos, desmiente el milagro, afirmando científicamente, que el milagro y
lo sobrenatural, no existe; sino que todo es efecto natural, de la causa natural también,
aunque pertenezcan a los más grandes secretos de la Magia Suprema, encerrados en
el mayor signo que no pudieron penetrar ni sorprender los falsos profetas, Pontífices y
Sacerdotes; porque ese signo evoca al Supremo Creador, que no puede conocer
ninguna Religión.
La prueba es evidente: basta ver, que las religiones todas están en la agonía y ya no
obran los hechos que llamaron para el vulgo ignorante milagros sobre naturales.
Que la religión Católica obró siempre con la Magia negra y roja, lo prueba el celibato,
las hogueras de la Inquisición, las guerras religiosas, las excomuniones y
persecuciones en nombre de un Dios vengativo y de iras, que hoy vale y puede menos
que un hotentote y un cretino.
En cambio el Espiritismo Luz y Verdad, significado en el supremo signo, va irradiando
su luz, mostrándose en el progreso, en la libertad de los hombres y en la protesta
universal de las injusticias y haciendo y sellando el trabajador universal la fraternidad,
para romper las fronteras y crear una sola familia de hermanos con los mismos
derechos y la misma obligación, bajo el régimen de la Comuna de Amor y Ley.
Al hombre de trabajo, ya no le basta el cuarto amor o Nacional y a toda costa persigue
el quinto amor o universal, porque se le ha mostrado en el gran signo Mágico supremo
que encierra en su viril intangible e inmaculado, esa unidad, en lo múltiple, formando la
armonía en la variedad del todo.
He aquí el gran «Quid pro quod», que se reservaba para este momento y el cual se
aclara por el Espiritismo Luz y Verdad que todo lo domina, porque todo lo estudia,
desde el corpúsculo, hasta el Creador, Padre Común.
La mayor parte de sus secretos, la religión, los tomó del libro de San Cipriano, el que
trabajó mucho, sin embargo, por el bien de los hombres, en una buena intención; pero
que catalogó demasiados elementos y recetas que, en manos criminales, producían los
efectos desastrosos que debieron ignorarse.
Estos secretos, divulgados aunque incompletos por la misma iglesia Católica, han
creado una plaga de falsos magos, adivinas, agoreros, curanderos y mistificadores y los
sin conciencia supercheros, titulándolos de Espiritistas, con una preconsabida maldad,
para ser mancha y afrenta del Espiritismo Luz y Verdad, cuando se descubriría: porque
sabía la religión que llegaría ese momento y que sería su fatal juez, que la acusaría de
prevaricato y falsedad y así ha sido y en la forma que Jesús lo anunció diciendo que
«llegaría cuando no lo esperaran y como ladrón de sorpresa» que hace temblar a todos
por su maldad, puesto que el espiritismo, es la Ley descubierta en toda su fuerza y
omnipotencia, a la que no pueden resistir las tinieblas.
183
Esto sería motivo de confusión y se descubriría la gran Babilonia; y ya lo veis
evidentemente, que en el mundo, nadie se entiende.
Los llamados sabios, hoy se ven perplejos ante lo que habían aprendido que prueban
ellos mismos su inconsistencia y sin razón: y los creyentes en los dioses, se ven
huérfanos, porque hoy reciben de esos ídolos, solo la verdad de su impotencia; y todos
se preguntan ¿a dónde vamos? ¿Qué pasa? Y solo la. revolución contesta con frase
muda: Al caos que preparasteis. Y al caos va, todo lo sostenido por la Religión.
Mas de entre ese caos refluyen las fuerzas vivificadas por el espíritu que no puede
morir y los heridos de siempre, los eternamente castigados, «Los súbditos», como llama
al pueblo León III en sus instrucciones de Magia a CarIo Magno, curados, de sus
heridas esos súbditos, los trabajadores, han visto que a su rebelión, nada pueden ya
esos antiguos dominadores que los dividían y hacen la unidad de la familia humana
bajo el nuevo signo descubierto, no por nuevo, sino por descubierto nuevamente y el
espíritu individual se unió bajo el signo supremo de la balanza y la justicia triunfa
definitivamente, cuando creían las religiones que habían llegado al predominio. No:
habían llegado al fin de sus fuerzas; al fin del poder de sus signos, símbolos y maldades
Mágicas; y el llegar al fin, quiere decir transmutarse, significado en el número 13
Cabalístico.
Por esto caen las religiones heridas por sí mismas en su ignorancia.
Mas por desgracia, son muy pocos los que aun se han cobijado bajo el signo supremo
y la casi totalidad de los hombres están heridos por los signos inferiores, debido al odio,
ira y maldad de los sacerdotes de todas las religiones, y es un trabajo ímprobo, para el
Espiritismo Luz y Verdad, salvar a los dañados, porque no se puede quebrar la Ley y no
es fácil hacerle comprender al dañado esta verdad, y que tampoco hay más que una
Ley.
Si queréis deshacer un tejido, no tendréis más remedio que empezar por el último hilo
y por el último punto; pero os costará más deshacer el tejido que tejerlo.
En todo este estudio no nos hemos separado en un solo punto del epígrafe del
capítulo «El amor al poder dado» (Gobierno).
Gobierno moral se ha llamado la religión. Pero está probado que ha sido el gobierno
todo político, social y religioso, por lo cual y no habiéndolo creado el pueblo y dádole su
poder, no lo ama. ¿Qué digo? Lo odia con furor hasta destruirlo para no avergonzarse
de su candidez y baja posición en que se dejó colocar por la quimera Dios.
Se oye en todas las prédicas de hoy a los religiosos, acusar de culpable del caos que
reina en todo, al descreimiento y falta de Fe en la religión.
Es la prueba eficiente de que la religión creó y sostuvo a los gobiernos a su imagen y
semejanza. Los gobiernos son malos, porque mala es la religión. Los gobiernos no son
amados, porque son impuestos y puestos por la religión y no por los pueblos.
184
Cuando habrá desaparecido la religión, durarán muy poco los prejuiciados
inconscientes religiosos y entonces nacerá un gobierno Universal y verdaderamente
plebiscitario y tendrá (después de organizar el régimen) muy poco trabajo; pero mucho
que hacer, como todos los comunistas, para adquirir el total del progreso, que por un
tiempo debe ser el galardón de sus victorias hasta que esta morada que llamamos
tierra, no tenga más secretos que revelarnos.
La conclusión científica de toda esta argumentación, es ésta: El gobierno que quiera
ser respetado y amado, déjese nombrar por el plebiscito. El pueblo que quiera
representarse por un gobierno, elíjaselo en plebiscito; pero cada hombre y mujer
habitante de un territorio, región o nación, es un voto electoral y elegible. Pero no
confundáis los gobiernos con los consejos, porque éstos son los custodios del gran
signo supremo y no pueden daros de un solo golpe y punto, la Luz, fuerza, potencia,
sabiduría y amor, que él encierra, sino por grados, para el bien y armonía de todos.
185
CAPÍTULO CUARTO
EL AMOR MUTUO EN LAS LEYES
El Rey, es la ley que habla; la Ley, es el rey mundo.
Por esto los reyes fallan y la Ley no falta.
Cuando hemos contemplado al hombre caminar furtivamente más allá de sus
acostumbrados paseos y se encontró con otros semejantes, se vieron como una rara
visión y se miraron estupefactados. ¿Cómo pensarían antes de encontrarse que existía
el otro?
Cuando en nuestros estudios encontramos un principio nuevo que nos descubre una
Ley, nos quedamos atónitos, estupefactos o atolondrados. ¿Cómo no habíamos
encontrado antes aquella Ley? La razón es la misma: estábamos un escalón más abajo
y no alcanzábamos a ver lo que había un peldaño más arriba.
Descubierta una ley, ¿la aprovecha sólo el que la descubre? Ni aun siquiera es
consumible; y si por un imposible egoísmo la volviera a ocultar, no se habría
descubierto ni sería Ley. Ley será una vez que los hombres la hayan comprendido y la
apliquen al progreso; y si se oculta, por cualquier razón, será un robo que se hace al
pueblo, porque cada hombre no vive por sí sólo, sino del producto común de todos; y
más los que suelen descubrir las leyes científicas y los que han de legislar la sociedad
civil, la justicia y las cosas de los hombres, porque esos consumen todo lo de todos y
aun requieren utensilios, máquinas, aparatos, drogas, minerales, edificios, libros, etc.,
etc., por lo cual están obligados al estudio de esas leyes, reglamentos e ilustración al
pueblo, para el mejor aprovechamiento y mayor producción.
Si esos legisladores se hacen parias de un tirano, o sirven a una clase con perjuicio
de otra, son prevaricadores y usurpan lo que consumen y defraudan a la voluntad
popular y comenten el delito de latrocinio al progreso.
Ninguna Ley nacida de unas Cámaras Legislativas partidistas, estará exenta de amor
propio; y como hemos visto hasta la saciedad, que valga el voto de la mayoría partidista
sin tener en cuenta la moralidad de los votantes, resultará una Ley por lo menos
imparcial, que favorecerá al partido sin que le importe de los otros. Estas leyes son
como flor de un día, que nace a la salida del sol y muere cuando el sol se pone: y esa
Ley durará en vigencia lo que durará en el poder el partido que la impone.
Son éstas las leyes seguramente más rastreras y son las leyes nuestras, leyes sin
espíritu, leyes de letra, que matan el espíritu del progreso, o lo retrasan, porque matarlo
no pueden.
Esta forma de legislar nos ha llevado a un caos negro y repugnante, porque nada se
ve ya claro, leal, ni humano, y la justicia se aleja cada vez más de los tribunales de los
186
hombres, que, si han de servir a la Ley, tienen que renunciar a su conciencia y ser
sordos a su propio espíritu (si saben que lo tienen) y no parar mientes ni aun al sentido
común.
¿Que no es verdad esto? Vamos a verlo. Senté en la «Filosofía» el caso de una mujer
madre que toma un trapo para vestir a su hijo, en casa de su patrona, lo que significa
que no lo había sacado de casa, sIno que se sirvió de él en la casa donde trabajaba
contratada con su hijo.
Pues a pesar de todo esto, el juez, sirviendo los artículos de la Ley, condena a esa
madre a dos años de penitenciaría. ¿Dónde estaba aquí la conciencia y ciencia del
juez? Pero es el caso que, algunos que nos dimos cuenta de la monstruosidad, hemos
recurrido a la protesta y la sentencia es anulada; y aquí se pone de manifiesto que la ley
es injusta y no es ley, o el que indultó es más que la ley y arbitrario.
En este caso no fué arbitrario el que indultó: manifestó solamente que la Ley no era
ley, sino un grillete del plutócrata, de la venganza partidista; y mejor aun, un instrumento
de odio de todos los parásitos contra el pueblo. Esto no puede ser una ley, porque no
tiene fuerza de evitar el mal.
En otros casos, un juez falla según unos artículos de la Ley de la materia del pleito: el
fallido eleva apelación y otro juez encuentra otros artículos que anulan el fallo del juez
anterior y el que primero tenía razón, ahora la pierde; y puede ser que sea el
perjudicado y dañado, el por él absuelto. ¿Son leyes esas leyes que en cada artículo se
contradicen?
Oíd este otro caso: Hay un comerciante, al que se le presenta otro comerciante y le
quiere vender una indicada mercadería, de la que presenta un documento de
embarque. Se cierra el trato bajo la condición de entrega de una cantidad; que el
comprador, bajo recibo, entrega al vendedor.
El comerciante comprador tiene socios industriales que pueden comprar y vender,
pero el aludido comprador, aquí, es el capitalista.
Ha resultado que el vagón cuyo número y peso anotaba el conocimiento de
embarque, no había estado en la estación señalada, ni había cargado, por
consiguiente, tal mercadería: lo que quiere decir que era una estafa.
Se ha disuelto la sociedad por pérdidas totales, debido a la mala fe de los industriales,
que se probó estar entendidos con el estafador. Pues bien: el arruinado capitalista
promueve un juicio, presentando toda clase de documentos, pero hay un secretario
amigo del estafador y un diputado del mismo apellido. Y ¿sabéis lo que resultó? Pues
que primero se le amenazó al demandante estafado, diciéndole que «Tuviera mucho
cuidado otra vez de acusar a personas tan honradas». A pesar de la amenaza, se
siguió el juicio; hubo informe in voce ante la Cámara de apelación; pero ni se produjo
sentencia, ni detención del estafador, y se han quedado (por culpa de quien sea) los
documentos en el tribunal y el dinero (500 pesos) en el bolsillo del estafador.
187
¿Quiénes diablos podrán haber dictado las tales leyes, sino unos grandes maestros
de la trampa y la delincuencia, elevados (por gracia de la trampa también) a la categoría
de legisladores?
Comparar entre este juicio y aquel de la sirvienta condenada a dos años de
penitenciaría por un trapo valuado en 20 centavos, y colegir qué leyes se imponen
como moral del pueblo.
Tuvo razón aquel baturro que cantó:
Al pobre que roba un pan,
Le llaman el gran ladrón.
Y al que roba un capital,
Le llaman el gran señor.
¿Cómo no se ha de anarquizar el mundo, estando domeñada la humanidad con leyes
tan parciales y onerosas, vergüenza de la historia?
Cuando hemos hablado de las constituciones o cartas orgánicas de las naciones,
hemos reconocido la Constitución Argentina como la más liberal ; pero también hemos
probado que ya no rige, puesto que se han dictado más de (10.000 ) diez mil leyes
sobre la Constitución: llegando por esto a deducir que, si la carta orgánica llamada
Constitución, es la que debe dar fe de la existencia de la Nación, ésta no existe, desde
que la tal Constitución está desmentida por leyes irracionales que muestran al pueblo,
parte degenerado, al que defienden; y la otra parte, honrada y trabajadora, sin
derechos, sin defensa, amenazada y perseguida.
Estas leyes no tienen el amor mutuo y no pueden subsistir por la dignidad de los
pueblos; y los pueblos, castigados, amenazados, perseguidos y sin derechos, se ha
encargado de quemarlas, único medio de justificación. .
Estos son los resultados de la moral Cristiana y Católica, al dominar con la Magia
negra y roja a los pueblos, por medio de los reyes serviles y malos sirvientes de sus
pueblos, por juramentos prestados al jefe de la camarilla, o Rey de los Reyes y Señor
de los Señores, el Pontífice. Y que me desmienta la llamada « Santa Alianza» moderna
y la antigua de las religiones, donde Manuel I, Papa, dijo al Concilio: «Una religión que
no tiene en sus manos el poder y la riqueza no tiene vida, cuando no existen los
apóstoles que la mantienen con su fe: y la religión Cristiana (aun no era Católica), sin
esos medios, muere de consunción. Si no hacemos los esfuerzos de obtener esos
poderes y esos medios, tenemos que declarar que somos unos holgazanes. Si tenéis
confianza en mí, nombradme Pontífice (aun no lo había) y después de esto, yo me sé lo
que me haré».
¿Sabéis lo que se hizo (Superior al Emperador Constantino, que estaba presente y
juró allí defender la religión: y una vez que hubo jurado, el ya Pontífice toma una, cruz y
le dice: «In hoc signum, Vincis». Con este signo vencerás y ve y toma a Jerusalem,
desterrando al pueblo judío. Lo cual quiere decir en más breves palabras: Crucifica a
188
todo el mundo que no esté con nosotros; y al pueblo que esté con nosotros,
crucifiquémoslo también, porque teniéndolo crucificado, haremos de él un rebaño.
¿Ha sido o no un rebaño el pueblo? Que lo diga el mismo pueblo, que está
quitándose la lana de borrego, para empezar a ser cualquier cosa y todo, menos
borrego y esclavo.
Si las leyes estuvieran basadas en el amor mutuo, no tendría la humanidad que
avergonzarse ante la historia Judicial y Civil y no veríamos tantas calamidades en todo
el mundo. No habría Hospitales de limosna denigrante, ni cárceles, ni manicomios, ni
cuarteles militares, ni prostíbulos, ni corrupción, ni inmoralidad: y a esto tiende el pueblo
hoy, en su idea (aunque un tanto equivocado) de una Comuna sin gobierno y sin Ley,
que no puede ser y no será. Pero el pueblo anarquizado, una vez que habrá destruído
todo lo que fué motivo de esclavitud y latrocinio, no reusará, la pedirá con amor, nuestra
Comuna de Amor y Ley.
Entonces toda ley será el alma del amor nuestro y el signo supremo se habrá
asentado en el corazón de todos y la paz no podrá ser interrumpida, porque en todo
estará la justicia Augusta presidiendo los actos de los hombres.
Las faltas cometidas por los hombres deberían de ser un gran ejemplo de corrección,
si la moral popular fuera eficiente y las leyes estuvieran fundadas sobre el amor mutuo y
se cumpliría el gran secreto de la Sabiduría, de «Sacar bien del mal, y tomar del mal el
menos», principio nuestro y que nuestra Escuela lo hace Ley filosófica.
Mas cuando las faltas de los hombres se juzgan según el valor metálico o personal y
posición del individuo, no puede ejercer la justicia su acción, y menos cuando los
hombres encargados de administrarla son tan parciales como vemos en todo el mundo.
No es extraño, ni raro, que un jugador haga un proyecto de Ley del juego, y no porque
el proyectante haya dejado de ser jugador, sino porque él sabrá burlar los artículos
propuestos y otros caerán en la red que les tiende. ¿Qué moral puede inyectar a esa ley
el que la hace para ser más libre él? Y no creáis que esto sea un pensamiento mío; no,
es una realidad y la probaréis averiguando la vida de los legisladores, votantes de esa
ley.
La ley internacional de la «Trata de blancas» si averiguáis la vida y milagros de sus
iniciadores y sostenedores, si no tenéis un estómago de bronce, es seguro que os
causará náuseas.
No os sorprenda que entre sus más fervientes comisionados de velar por esa ley,
encontrareis muchos dueños de casas alquiladas para prostíbulos y aun explotadas por
ellos mismos, sin que esto quite que todos los domingos confiese y comulgue el
encumbrado rufián y corruptor.
¿Sabéis por qué tangente escapan esos degenerados, si les hacéis cargo de esa
inmoralidad?
189
«Me repugna ese comercio; pero me sacrifico en mi sentimiento, porque con ello
ayudo a las mujeres castas; puesto que teniendo los hombres esos sitios donde saciar
su pasión, no asaltan a las castas; y me ciño a lo sostenido por el Angélico Doctor
Santo Tomás, que sentó sobre este particular que, «Si no existieran los prostíbulos, la
Santa Madre Iglesia tendría que ponerlos para evitar los escándalos» ¿Qué os parece
esa tangente religiosa? Sin embargo, es cierto que, mientras el mundo esté dominado
por la inmoralidad religiosa, son necesarios esos establecimientos de prostitución, que
no existirán en cuanto, la religión sea sepultada.
Resulta, pues, que la prostitución es alimentada, sostenida y defendida por la religión
y sus cánones, y lo mismo sucede con los juegos, cuyos productos se llevan a las
instituciones religiosas, bajo el mixtificado nombre de Beneficencia.
¿Para qué estudiar más sobre esto? Está suficientemente demostrado, que en las
actuales leyes, no existe el amor mutuo, puesto que si algo le llega al pueblo, le llega
como una limosna que lo denigra.
Quitaremos la causa y desaparecerá el efecto; porque, a grandes males, radicales
remedios.
La ley que se basará en el amor mutuo, no puede hacer acepción ni jerarquías de
hombre a hombre, ni puede hacer a nadie intangible ni inmune. Y si ha de establecer
algún mayor rigor en algún artículo, será para penar a los legisladores y encargados de
aplicar la Ley, que hoy los inmuniza.
El grado de pena está valuado en el grado de progreso, de instrucción, cultura y
sabiduría; cuanto más sabio sea el delincuente, tanto mayor es su responsabilidad,
porque delinque a sabiendas y con conocimiento de causa.
Por esto, en el régimen Comunal que establece esta Escuela, en el que todos los
hombres han de recibir la misma instrucción, educación y moral, son igualmente
responsables en cada categoría profesional, sin que pueda caber la más mínima
injusticia, ya que la única moneda de valor, es el hombre.
190
CAPÍTULO QUINTO
EL AMOR MAYOR, DEBE ESTAR EN LA JUSTICIA
Como la justicia es efecto tangible de la Ley Madre, Amor, no puede menos que ser la
justicia, el mayor Amor.
La justicia no es castigo; es una corrección.
La corrección, es noble; el castigo, es una ruindad.
La corrección es amor; el castigo es odio.
Odio ha sido hasta hoy la aplicación de la justicia.
En nuestro estudio de la justicia, en la Filosofía, está trazada la escala que ha seguido
la justicia, según han ido elevándose en sentimiento los hombres y hemos llegado a ver,
que «La justicia Divina en su mayor rigor, es Amor».
La justicia no puede estar representada en la espada que es el signo de castigo y
dominación por el temor. La justicia se representa en una balanza fina, que debe
servirle de armadura una ancla, cuyo significado es seguridad, fuerza y salvación.
Así está representada en el gran signo Supremo del que forma parte.
El modo falso y religioso, como se ha entendido la justicia, ha levantado los presidios,
que serán para siempre en la historia, una afrenta de las religiones, que inmoralizaron la
tierra.
No es fácil definir qué es peor; si la prisión de un hombre arrancado de su hogar y de
la sociedad, o la pena de muerte, por la que se le arranca la vida; y esta consideración
debería bastar a abolir las dos, porque ambas son un desacato a las leyes de la vida.
No se concibe vida sin libertad; y tampoco se concibe justicia, cuando atenta a la
libertad de vivir y se confina a un hombre a un encierro y otras penas corporales
aflictivas, o a la pena capital, arrancándole la vida, sobre la cual sólo la ley de su
destino y por tanto el Creador, tiene acción.
La ley de justicia Divina, tiene la corrección más severa y más amorosa a la vez.
«Si odias tendrás que amar» dice: y «Si matas, con tus besos resucitarás al muerto».
Los jueces y las leyes a las que sirven y los legisladores criminólogos que no saben y
entienden esa suprema Ley, no pueden sentenciar a nadie justamente y se hacen reos
de lesa humanidad y deidad y pagarán quieran que no, las vidas que cortaron, lo mismo
191
que el criminal sentenciado, a perder su vida, la vida que arrancó la pagará con otra
vida.
Si yo hubiera tenido la desgracia de ser juez de lo criminal y no hubiera sabido estas
leyes inflexibles del Creador, me horrorizaría ahora de mis crímenes cometidos bajo
una Ley humana, injusta y criminal.
La ignorancia es demasiado atrevida y solapada y hay jueces que sentencian a
muerte y las firman, como se dice en mi tierra: «Como sobre un barbecho».
Lástima da su posición de hombres: arrastran tan tremendo delito, que han de
necesitar de todo el rigor de la Justicia Divina y la ayuda de la Ley de Amor, para pagar
sus deudas a la ley de la vida.
Y es el caso, que aunque ignoren los secretos de la justicia Divina, no pueden
excusarse, porque un Maestro moralista, Jesús de Nazareth, lo dijo de modo
incontrovertible: «Con la vara que midieres serás medido»; y en ocasión que los
fariseos le presentan a una mujer adúltera para que la sentencie, pero advirtiéndole que
según la ley debía ser apedreada. Jesús les contestó: «Según la letra de la ley, tenéis
razón: ¿Pero habrá de ser el reo más limpio que el Juez? Pues el que de vosotros esté
limpio de culpa, que tire la primera piedra». Y ninguno se atrevió a levantar su brazo.
¿En qué situación se verían todos los jueces, si entramos a examinar su vida y
hechos y que, sin embargo, imponen penas a otros hombres, no más manchados de
culpa que sus sentenciadores?
El «ojo por ojo y diente por diente» de la pena del Talión, tiene otro sentido que el que
le dan; y jamás, Moisés quiso decir Vida por Vida que le habría sido más fácil de
escribir.
Si tuviera ese sentido, no podrán negar los jueces, que el pueblo tendría el mismo
derecho al uso de esa ley.
Hemos probado suficientemente, que los pueblos no aman a los gobiernos, porque él
no los ha elegido y por tanto, no les dio su poder y es una minoría astuta y falaz, la que,
usando del fraude, engaño y mentira, se vale del terror y la fuerza bruta para
imponerse, hasta que el pueblo se juramentó para destruir las causas de sus males, y
ya va en triunfo, sin que nada lo pueda evitar.
Hay un principio Lógico-Moral, que define con fuerza, de Ley, que la Ley es el querer
de las mayorías. Pues bien; siendo ya mayoría el pueblo trabajador, que ha jurado
vindicar y reivindicar sus derechos y su soberanía, si esa mayoría abrumadora, bajo el
ejemplo recibido de la supremacía religiosa y civil, tomara por base de justicia el vida
por vida ¿habrá bastantes Papas, Cardenales, Arzobispos, Obispos, Curas y curillas,
frailes de Misa y legos, para pagar con sus vidas, los millones de vidas que arrancaron
en las mazmorras y tormentos de la inquisición y sus hogueras, en las cruzadas,
guerras religiosas y otras cafrerías? ¿Habría bastantes reyes, presidentes, ministros,
192
jueces y diputados, para pagar las penas de muerte, las vidas arrancadas por las
guerras civiles e internacionales, las prisiones y expatriaciones? No habrían bastantes,
ni podrían acusar de injusticia al pueblo, que obraría por la Ley del Talión.
Pero nosotros le decimos al pueblo, que no puede tener en cuenta las ofensas que le
han hecho, porque él mismo las toleró y que no valen sus falaces verdugos y tiranos la
pena de cargarse con una deuda de vidas, que la Ley cobraría en todo rigor y habría
que pagar bueno por malo.
Y el pueblo, con alta cordura, protesta a los gobiernos, pidiendo leyes de equitativa
justicia, en las que se establezca la obligación y el derecho al trabajo y al consumo igual
para todos. Pero los gobiernos contestan con leyes y actos de represión y el pueblo usa
entonces su derecho inalienable de defensa y paraliza el trabajo y destruye y mata y no
es responsable por que es provocado por los opresores falaces que son gobiernos por
el fraude, el engaño y la mentira.
¿No demuestra con esto el pueblo que su mayor «amor» lo tiene para la justicia?
Pero es que todos los gobiernos son religiosos y feudos de unas u otras religiones y
bajo tales prejuicios, votos y juramentos, no pueden tener conciencia del ser hombre; y
sin esto, no pueden entrar en la razón de justicia. ¿De qué se quejarán si el pueblo los
somete por una justicia, no justa, pero si más próxima a la verdadera justicia que la que
han aplicado al pueblo, productor de todo lo que contiene el mundo? ¿Acaso la religión,
el parasitismo, ni el capital Dinero, ha hecho las ciencias, las artes, las industrias, los
elementos de producción, ni aun los palacios que ocupan, ni el pan que comen, ni nada
de lo que disfrutan y de lo cual carece el que lo produce? ¿Por qué Ley racional pueden
atribuirse un mejor y primer derecho?
En cambio, por todas las leyes racionales, naturales y Divinas Universales, puede
reclamar su primer derecho el productor que los falaces, con engaño, fraude y mentira,
le han negado todos los derechos, hasta los de vida, usurpándoles todos sus productos
y lo que es más, hasta el derecho de instruirse.
Pero esto último es lo que no han podido evitar, porque el escarmiento, es un tan
sabio y contundente Maestro, que del dolor, el escarmentado saca consecuencias; y de
experiencia en experiencia se ha sobrepuesto a las ciencias teóricas, con las ciencias
prácticas y ha hecho de su razón un invencible doctor, que triunfa contra todo, sacando
bien del mal y tomando del mal el menos.
¿No es esto un buen principio, para demostrar el pueblo que tiene su mayor amor en
la justicia?
Queremos no pasar por apasionados y vamos a poner algunos ejemplos, no para
convencer a los deudores del pueblo, porque ni tenemos interés en ello, ni nadie
convence a nadie, sino que se debe convencer cada uno a sí mismo: y lo hará, cuando
haya despertado su razón.
193
Se requiere una Ley de trabajo y se abroga el Congreso el derecho de hacer esa ley,
de lo que no entiende ni el nombre.
Queremos concederles que tengan a su mano hombres teórico-técnicos, por unos
papeles que les confirieron en la universidad, otros teórico-técnicos, que tampoco saben
lo agrio-amargo del sudor del trabajo.
Pueden hasta valorar en kilogramos el esfuerzo muscular del hombre; pero les es
imposible saber la fatiga que ocasiona en el hombre la contracción de sus músculos y el
dolor de la distensión de éstos, ni el abatimiento que el cansancio muscular trae al
hombre, que es bien diferente entre éste y el gasto de fuerzas en los ejercicios físicos.
Si desconocen todo esto, ¿cómo será posible que legislen lo que no han sentido?
Sin embargo quieren imponer esa ley, que puede ser muy buena para dicha pero no
para cumplida: y los patrones la aceptan, pero los obreros la protestan y se origina por
cada ley, un conflicto: no puede haber en esa ley amor a la justicia, desconocida del
legislador.
Entremos en unos artículos de la ley civil.
Esta considera a unos hombres, hijos legítimos, otros ilegítimos o naturales y otros
adulterinos.
Los primeros adquieren todos los derechos; los segundos, la cuarta parte de los
derechos; y los terceros, ningún derecho. ¿Y son capaces los legisladores de saber,
cuál de los tres es de mayor afinidad con su progenitor, o de mayor justicia?
Cuando hemos tratado esta trascendental materia en el «Código de Amor Universal»
en la «Filosofía Austera Racional» y «Conócete a ti mismo», hemos registrado todos los
motivos para justificar el igual derecho absolutamente, de todos los nacidos porque
«Ninguno entra al mundo por puerta falsa». Pero hemos llegado a probar ante los
hechos, que el llamado hijo natural y el sin padre conocido, son más valientes y hasta
héroes, porque «no se les esconde el Sambenito que les pondrán» y el calvario que
habrán de recorrer por culpa de esas leyes irracionales y egoístas.
Antes de existir el matrimonio legal ¿cuáles eran los hijos legítimos? Pues las leyes
naturales y universales eran entonces, lo que hoy son. ¿Qué esto lo trae la civilización?
Concedo. Pero, para que no nazcan hijos fuera del matrimonio, es preciso primero, que
la civilización haya llegado. Por prohibir tener hijos fuera del matrimonio, no está hecha
la civilización; cuando la civilización estará hecha, no hará falta esa ley que hoy se
impone pero que no es capaz de estorbar que nazcan hijos fuera del matrimonio, y
nacen hasta del mismo juez y del mismo Pontífice.
Cuando la civilización será, se habrán pagado todos los hombres las deudas de vida
que tienen y no nacerán más hijos fuera del hogar, que también serán constituídos
entre dos afines. No hará falta esa ley que prohíbe y no evita.
194
Mas mientras los hombres se sean deudores de vidas, porque las cortaron seguirán
naciendo hijos extra Ley, a pesar de la Ley y tendrá hijos naturales, todo aquel que
haya cortado vidas y no se haya unido en matrimonio, con el otro co-deudor.
Es que la ley suprema se impone y por ese medio prueba, lo absurdo e ignorancia de
la ley y del legislador.
Hacen falta menos leyes, pero más moral austera y más amor a la justicia, lo que os
enseñará el Espiritismo Luz y Verdad, del que huís porque estáis manchados y para
justificaros ante otros injustos y tontos, lo negáis y os reís como imbéciles de los que
tienen el valor de seguir el amor a la justicia, bajo la Luz y sabiduría del Espiritismo.
Este es el camino.
195
CAPÍTULO SEXTO
EL AMOR CONSCIENTE EN LA EDUCACIÓN NACIONAL
Los escarmientos de la ignorancia, trajeron como lógica consecuencia, matar la
ignorancia.
Cuando el pueblo ha visto que la ignorancia lo hacía bruto y esclavo de los falaces,
quiso ilustrarse, educarse y bastarse a sí mismo, en el conocimiento de las cosas de la
vida.
En este conocimiento, el pueblo requiere que los que han de dirigir las cosas públicas,
sean sabios doctores pues ha comprendido el pueblo, que no es posible, como dice el
refrán, «tocar las campanas y estar en la procesión». Es decir, que sabe el pueblo, que
no puede estar en el trabajo manual agrícola, industrial o comercial y dedicarse al
estudio de la técnica y economía de cada uno de los oficios, artes y ciencias y
entonces, tácitamente, pero impuesto por la ley dominadora, el productor trabaja en la
producción para alimentar y darle cuantos medios y emolumentos, el hombre de ciencia
y el de gobierno necesitan.
Que existe este convenio tácito para las materias o cuerpos - hombre, es sabido y
descubierto por sus propios espíritus porque cada uno se lo ha escrito en su destino y
nadie lo puede negar, ni aun dudar, si se atiene a las organizaciones conscientes,
existentes en cada pueblo, aun sin leyes escritas.
Entonces, cualquiera que rompa o desequilibre esa armonía: ese contrario tácito, se
opone, o por lo menos causa trastornos en la marcha y economía del orden de las
cosas y es culpable de usurpación y defraudación al común del progreso y afectará más
directamente al oficio, arte, industria o carrera, que esté afectada por la acción de una
ley.
Las carreras, como los oficios y las artes, no serán bien servidas ni provechosas al
común de la sociedad, si los profesionales no las eligieron por vocación y sí por un
modo de vivir.
Cuando la carrera, arte u oficio, se ha tomado por medio de vida, sin tener primero el
interés del amor al arte o carrera, ésta nada progresará por ese profesional y corre
peligro de estancar esa ciencia.
Esto, sin embargo, ha sido lo corriente y ha sido la culpa de las universidades, que
dan títulos y aun exigen un juramento profesional, prohibiendo, además, el ejercicio de
un conocimiento, a quien no haya cursado allí; lo cual es, dogmatizar la ciencia y
sujetarla a que camine con paso de tortuga, si no es posible de cangrejo: parece que
tuvieran miedo de que la ciencia se acabe.
No queremos decir, que al elegir la carrera, no se tenga en cuenta que es de ella que
ha de cubrir el hombre sus necesidades, lo mismo que el agricultor de los frutos del
196
campo; pero sí decimos: que no ha de ser primero el pensamiento explotador de la
ciencia, sino la vocación a la ciencia y profesión; que las necesidades de la vida, sabe
la ciencia misma, que tiene que alimentar de pan a sus sacerdotes; que tal debe ser el
hombre en cada ciencia, arte y profesión.
Cuando un profesional, en cualquiera de los oficios y ocupaciones de la vida, lo es por
vocación, ya veréis en él el sacrificado, al consciente, al que quiere, al que ama la
profesión y la ensalza y la embellece, no le preocupa el producto pecuniario, ni los
aplausos del mundo inconsciente.
Cuando un profesional, en cualquiera de los oficios y ocupaciones de la vida lo es por
conveniencia, por amor explotativo del título, lo veréis orgulloso y hasta supremático y
desvergonzado y vende hasta el saludo; a éste le importa el aplauso de los
inconscientes y no admite la crítica de los conscientes, a los que apostrofa con patadas,
o retándolos a duelo. Este se hace respetar, el otro es respetado.
El que tomó carrera por vocación, fue a la universidad para aprender la mecánica de
la ciencia; pero la ciencia, la saca de sí mismo: de la naturaleza.
El que tomó carrera por amor a la explotación, hace de la mecánica la ciencia y roba a
hurtadillas a los estoicos que descubren y no se apropian; y éste, lo hace suyo, hasta
patentándolo.
No es raro ver a verdaderos mártires abnegados, en cuchitriles y destartalados
consultorios; en tanto que el explotador abre su mentido centro científico, en palacios y
con boato provocador de la misma ciencia. Que no vaya el pobre allí a procurar lo que
necesite; allí se llama con lo único que puede hacerle oír: con dinero. El sentimiento, no
tiene allí asiento. Es ese profesional, un verdadero inconsciente.
Están ya retratados los dos hombres: el consciente y el inconsciente, o el que toma la
profesión por vocación y el que la toma por modus vivendi. El juicio, corresponde al
pueblo en su crítica muda o acaso mordaz; pero sobre todos, la misma ciencia juzgará
inflexiblemente, entregando sus secretos sagrados al humilde y estoico de vocación.
Pero el amor consciente a la educación nacional, lo demuestra el pueblo, imponiendo
al fin su querer a los fantasiosos y obligando a los que mantiene, a elevar la educación;
unas veces formando el vacío al mistificador o traidor y otras aplaudiendo al que más lo
educa.
Hay también casos muy injustos en el pueblo, sosteniendo en el candelero
verdaderas nulidades y abatiendo los números de valor; pero son casos psicológicos
ocasionales que hay que buscar sus causas, en reconditeces que aun no había
penetrado el pueblo y ni acaso el estoico abnegado de la ciencia por vocación.
Nosotros nos hemos esforzado en buscar las causas de esos estados psicológicos
ocasionales de los pueblos y lo dejamos expuesto en nuestra filosofía y muchos otros
libros ya citados; pero recordaremos que sólo los prejuicios de religión y atavismos
197
sociales, son la causa, y dicho en una sola causa, de esos estados de verdadera
inconsciencia.
La plaga de vagos y holgazanes, dedicados exclusivamente al culto irracional de los
Dioses, no ha podido por menos para sostenerse, que amparar a otra no menor
cantidad de improductores; y como han tenido en su mano las religiones, todos los
medios y fuerzas de la Magia o ciencias ocultas, forman (aunque no lo parezca) en
muchas ocasiones un solo cuerpo, la religión y los hombres de la ciencia; pero jamás
pudieron conseguir promiscuar la ciencia y la religión.
En nuestro «Primer rayo de Luz» hemos sido todo lo extensos que merece el asunto
ciencia y religión en su incompatibilidad y allí os remitimos para este punto
trascendental.
Si: la psicología ocasional del pueblo, nos la ha retratado de una sola vez el
calumniado y no comprendido Pilatos, cuando aseguró a María, Madre de Jesús:
«Estoy al corriente de las prédicas de Jesús, con cuya doctrina estoy conforme: os
aseguro que no ha faltado a las leyes del imperio: y si me llega a mí, no le sentenciaré:
Pero todo lo temo del pueblo, porque éste es del último que le habla».
Y bien: no necesita comentario ese aserto; probado está en miles de casos históricos
esa gran verdad de Pilatos. Hemos visto a menudo a un pueblo, detestar a un hombre
aclamado ayer. Si eso fuera a causa de haber visto el pueblo, equívoco, lo tendríamos
que ponderar como caso de conciencia. ¿Pero acaso no hemos visto vituperar a un
hombre verdaderamente sabio y tenerlo en el ostracismo más criminal, por su estado o
condición humilde y llevar al poder o mantenerlo siendo un inútil y más que inútil, al
traidor y verdugo del mismo pueblo?
He referido la historia del grande e invencible Antulio, que como el austero Sócrates,
sucumben al odio de los fatuos llamados sabios. Conocéis el caso de Galileo y millones
más en la historia, en que el pueblo consiente con su silencio, o lo pide
inconscientemente y sugerido por los falaces, la anulación, el destierro y la muerte de
los que le dan luz y ciencia; pero que su austeridad sublevó a los encastillados
supremáticos, civiles y religiosos, a los de carrera sin vocación, a los detractores de la
ciencia y éstos, le hablaron y sugestionaron al pueblo con los nombres de Dios y Patria
y las costumbres de sus antepasados, destruidas por el pensador racional.
Sabéis cuánto pesa el prejuicio entre la ignorancia y cómo dominan los atavismos; y
todo esto es explotado por la falacia, para sublevar al pueblo y volverlo en contra del
que antes aplaudía, pero inconsciente también, porque no le había llegado la baba
venenosa de su propio enemigo, dominador por el fraude, el engaño y la mentira, en la
que habían educado al trabajador.
Hasta que esos sacrificados han logrado despertar en el pueblo una semiconciencia
saludable, para que pueda pensar en su condición, de esclavo sin valor, han sucedido
por miles los casos especiales de esa Psicología ocasional, que ha causado desastres
inconmensurables en todas las naciones; pero que también han sido saludables
198
lecciones que el espíritu copia y cada vez más iluminado en su experiencia, lo inspira a
sus cuerpos, hasta llegar a formar atmósfera regeneradora de la dignidad humana,
haciéndose consciente de su propia educación Nacional, en la que luego verá una
barrera que le estorba, porque necesita más expansión.
No cupo el amor del hombre y su acción en el pequeño círculo del hogar y necesitó la
ciudad: la ciudad le pareció más tarde una cárcel penosa y buscó la federación de la
otra ciudad, hasta formar la región o patria chica.
Su deseo no pudo satisfacerse en la región y formó la Nación, en la que puso toda su
conciencia para educarse en todo cuanto encierra el ya vasto horizonte, pero que tiene
barreras y al hombre le estorban y las quita.
Pero hete aquí otro caso especial de Psicología Magnética que nos prueba «El amor
consciente a la educación Nacional»: es lo más antipatriótico que pensar se puede, y
sin embargo, inconscientemente, se nos impone ese antipatriotismo por los mismos
patriotas, y sobre todo, por las mismas ciencias.
Expliquemos este hecho transcendental, que bien lo merece un punto Ético-
Comunista, al que somos arrastrados inconscientemente por nuestro estado consciente
de educación Nacional.
Sí, se nos impone la educación Nacional, exigiéndonos que sustentemos el amor a
todas las cosas de la Nación; y esto sucede en unas y otras Naciones, como sucedió en
unas y otras regiones, por cuyo amor expansivo hemos formado la Nación Ética e
Idiosincrática.
La causa es metafísica y espiritual; pero que aquí nos basta para explicar este caso la
simplicidad de las ciencias, matemáticamente hablando.
En efecto; las ciencias son en todas las Naciones las mismas y hasta se da el caso
superabundante de Comunismo en que el Ruso e Indú, el Chino y el Japonés, el
Europeo y el Africano, el Asiático como el Americano, pueden hablar y tener diferentes
idiomas y caracteres caligráficos; pero en tocando a los números, no pueden tener más
que los mismos números, en valor y estructura.
Esto, que ha debido poner en cuidado a las religiones y sus Dioses, no han podido,
sin embargo, crear otros números, ni cambiar sus valores. ¿Por qué es así? Pues
porque los números son el resultado múltiple de la sabiduría procedente de la unidad.
Por esto todo lo dominan los números, ya que sus ecuaciones son inflexibles y dicen la
misma cosa en Francés, en Italiano, en Español, en Chino, en Ruso, en Inglés, como en
toda la jerga de idiomas, que al fin también son reducidos a un solo idioma como todos
los números son hijos y parte integral del UNO.
La fuerza Magnética de los números sólo algunos viejos Magos la llegaron a
comprender, pero no a dominar, aunque usaran de su fuerza; pero quedando ellos
mismos sujetos y dependientes de los mismos números y su magnetismo.
199
Acaso y sin acaso, sólo el autor y fundador de la Cábala Mayor: el aun no
comprendido Moisés, se acercó un tanto al conocimiento de los números. Los demás
hombres, aunque parezcan consumados matemáticos, sólo llegan a la concepción del
valor de los efectos o ecuaciones de los números; pero de los números nada saben.
Para probar el punto Ético-Comunista que nos ocupa, necesitamos estudiar los
números; y como sería tarea infinita, vamos a tomar por ejemplo el número 3
representado en el mágico triángulo; pero lo haremos muy someramente, como
estímulo al estudio de los números.
Moisés, aquel gran ignorante, según los grandes sabios de «hogaño», vulgo
Materialistas, concibió (para su Cábala Mayor, en la que encerró sus más grandes
secretos) el número 3 en el triángulo en esta forma geométrica, que nos revela su...
¡ignorancia!... y se explica así:
KETHER. BINACH. CHAMAH. Palabras Sánscritas.
Kether. Razón Suprema. Poder equilibrador.
Binach. La inteligencia que se agita e impele hacia adelante.
Chamah. La sabiduría que resiste, pero cede a la inteligencia, lo que gana por su
fuerza.
Así resulta que de esta lucha se origina el movimiento, única razón de la vida.
En efecto, Kether, el poder supremo, el ser incomprensible, indefinible, porque no está
en la ciencia positiva, que sólo es un efecto, pero que por ser la ciencia un efecto refleja
en nuestra conciencia, y la ignorancia lo ha llamado Dios, en 72 nombres diferentes,
que forman confusión; pero que si los desnudamos de su materialidad y maldad
religiosas, bajo esos nombres ya el hombre conoce al Creador su Padre, que tiene un
nombre Universal en todo el infinito, que lo llama ELOI. Esto es, KETHER.
200
Binach. -Es la inteligencia, la libertad bien fundada sobre el orden Supremo de las
cosas y es por esto la fuerza que todo lo mueve, causando, por consiguiente, toda
iniciativa.
Chamah. -Empero es la sabiduría, el ideal de la soberana Razón. Por lo que el ideal
es la matemática pura de ese ser incomprensible, pero cuyo ideal sólo puede ser un
miraje en el hombre de dos mundos; es decir, DÚO: de cuerpo y alma, hasta que,
habiendo vencido la resistencia de la inteligencia obtusa, se descubre en la vida como
iniciador de ella en el movimiento. Es decir, que el movimiento es por necesidad, para la
demostración de la vida misma en formas y es la misma vida, ocasionada por una lucha
continua entre la actividad de la inteligencia y la resistencia matemática de la sabiduría,
equilibradas esas contracciones que llamamos Flujo y Reflujo, por la suprema razón de
las fuerzas, representado todo en el triángulo, que en lo divino es, Creador, Verbo, Luz:
y en lo humano es Espíritu, alma y cuerpo. He aquí la verdadera Trinidad del Padre y la
de su imagen e hijo, el hombre.
La primera, en la ignorancia, por llamarla Divina, la creen abstracta. La segunda,
tangible y visible, es humana.
Para llegar a su trinidad el hombre, debe pasar por el número 1, Kether, y luchar con
Binach, que lo impelía, por lo que era su antagónico, puesto que en él estaba Chamah,
la sabiduría, embrionaria, sí, pero sabiduría al fin, que se resiste, por ser inmutable o lo
abstracto; y sólo cuando de su razón sale la inteligencia en forma matemática, que se
cuenta, que se mide y que se pesa, forma al tríplice, el triángulo, del que jamás puede
separarse por ley también natural, convictiva e inmutable.
Eso es el ternario; lo invariable, lo fatal, en lo divino, moral y material, como en lo
humano, físico y magnético. Esta es la Clave inequívoca de la Cábala Suprema,
desconocida, porque Ley de la Cábala Mayor, porque aun los hombres no habían
ascendido al descubrimiento del Espíritu, Creador único de las formas: y en ese misterio
se fundaban las doctrinas y filosofías y ciencias ocultas: por lo que, ya descubierto el
Espiritismo Luz y Verdad, el ocultismo dejó de ser.
Esto es, pues, lo ternario y las leyes de la Naturaleza.
Aun nos vamos a extender un momento más en este asunto de importancia suma, ya
que por primera vez tocamos esta materia, que reúne en sí todas las causas, cuyos
efectos son las ciencias matemáticas positivas, que absorben a los hombres,
demasiado quizá por no saber la causa de los números, ni su valor real llegando
equivocadamente a creer que los números sean una invención de los hombres de la
tierra.
Hemos explicado el 3, en su forma y constitución o nacimiento; pero quedaría un tanto
confuso, sin saber cómo se ha producido, y tenemos que, para el caso, explicar el 1 y el
2 y luego agregaremos las leyes de la analogía.
201
UNO. -Encierra en sí todo el universo, porque éste es sólo UNO; UNO es el Creador,
Padre Común de todos los Espíritus y del Universo; UNO, el mayor y primero en cada
forma, cosa y especie; y UNO el Centro Vibratorio de donde toda vida procede.
En el UNO el Cabalista verá el principio y fundamento de todas las cosas y en el UNO
ha de reunir todos los elementos de cada cosa que examina; y mientras no consigue
hacer de toda la variedad una sola entidad, no aparecerá el necesario equilibrio en el
movimiento.
DOS. - No es más que la adición de un uno a otro uno, por lo que, DOS, es el
antagonismo: el principio de la lucha en que, un instante imperceptible, pero que hay
ese instante, se produce la quietud; de donde justamente, nace en seguida el
movimiento, vencida la resistencia sabiduría, impelida por una razón de Justicia.
DOS es, por lo tanto, imprescindible en toda acción, por cuanto precisamente él es la
acción combinada de dos unidades vivas, que por la igualdad se repelen; y de ese
antagonismo, nace el movimiento, creando el magnetismo, que ya los enlaza como
imán omnipotente: de ese antagonismo, pues, nace una existencia, que es ese
movimiento que traza su línea atrayente y repelente, pero que ya no puede ser cortada.
Ese movimiento, pues, ha creado el péndulo, con el cual buscamos el equilibrio, que a
donde quiera que gire, produce el movimiento equilibrador: y es hijo del antagonismo,
de la lucha, originando la vida de las cosas.
TRES. -Es esa línea formada por el movimiento del péndulo y que necesariamente
une las dos líneas formadas por los dos unos, nacidos del mismo punto Kether, cuya
línea del movimiento cierra el triángulo.
TRES, pues, es producido del movimiento de los dos unos y aparece en nuestra
inteligencia, la plenitud de la Trinidad del Creador, siendo UNO; pero la comprendemos
en Vida, Verbo y Luz: o Poder, Fuerza y Expansión.
Decimos que el hijo es el Verbo; pero entendamos ya, que es la forma hombre, con el
Espíritu Luz: y así está concluido en la Ley de Shet, cuando dice: «En él estaba la vida
y la vida es la Luz de los hombres».
La Luz no es la substancia ni la inteligencia, sino el resultado de esa unión; y no es un
compuesto de las dos, sino mitad substancia y mitad inteligencia; y es así, porque del
trabajo de esa unión, el producto es Luz, que como entidad, es simple en sí misma: no
hay metamorfosis, porque lo era ya antes de mostrarse como resultado de esa unión
antagónica, que la misma luz dominó, porque, por las inmutables leyes de la vida, es
indivisible; como indivisible es su representante 3.
Hablando de esto, Shet, en su primera legislación Sánscrita, dice de la luz: «Cuando
él preparaba los cielos, yo estaba allí; cuando daba leyes a los mundos y los seres y
una ley y un límite a las aguas, yo estaba presente; cuando distribuía el Firmamento y
cuando colocaba los fundamentos de este mundo, yo estaba con El, gozándome ante
202
El, gozando el Universo, y mis delicias no pueden ser otras que estar siempre con los
hijos de los hombres.
Así, pues, Tres es el movimiento que eternamente no parará, y es la luz, que es vida
de los hombres y de todo lo que existe.
*
* *
No podemos menos, a estas alturas de la Ética Comunista y Suprema, de hablar algo
de las leyes de Analogía, para mejor comprensión de la página que hemos adelantado
por amor a la educación Nacional, que es ya el estado del amor Universal.
Espanta la responsabilidad de los hombres de ciencia, que juegan con los números
sin conciencia de su significado, y no acertamos a pensar cómo se han aberrado en
forma tan escandalosa, para usar sólo para el mal, lo que no contiene el mal, salvo que
entendamos que es un mal la vida y el vivirla. Y sólo nos podemos dar cuenta exacta de
esa aberración en la multiplicidad de religiones, creando tantos Dioses irracionales,
causa por la que, los grandes magos y su Jefe Moisés especialmente, encerraron en
inmaculado e intransparente viril, bajo la Cábala de los números, toda la grandeza de la
Creación con la causa de la vida, para que no la mancharan los hombres dúos; pero
prometiéndose de antemano, descubrirlo por ellos mismos, pasado un tiempo
matemático, en el que, la mayoría de los hombres, descubrirían la causa de su razón y
de su vida, que es su propio espíritu.
En efecto: Abrahán escribe en su testamento-alianza: «Y contaréis los tiempos por
siglos de 100 años: y los siglos serán 36 desde que escribiré mi ley hasta que la tierra la
sabrá: y de este siglo, mis: hijos serán de luz, porque verán la luz de su Padre, que les
darán mis espíritus», lo que se ha cumplido y por lo que se les puede adelantar a los
hombres esta lección.
LAS LEYES DE ANALOGÍA
De las innumerables leyes del ternario o de la Naturaleza, se desprenden por justicia
las leyes de la analogía: como de la carta orgánica o Constitución de una Nación de un
estado Civil, se derivan las leyes parciales que organizan y reglamentan a cada
individuo.
En los tres reinos de la Naturaleza, hay las mismas leyes y todos los seres las
observan fatalmente: y aunque al parecer sean cosas diferentes por la disposición
diferencial del ser que las cumple, en su principio y su fin, son las mismas.
Pero entre el hombre, el irracional y la planta, ha de verse la diferencia de perfección
y constitución y componentes y el grado siempre diferente en cada cosa.
203
Las plantas, todas tienen la ley de preparar al hombre medios de vida: y no sólo al
hombre, sino a todo ser animado, porque éstos, por su grado natural de vida, no
pueden consumir las substancias en estado de mineral, que es más grosero que la
complexión del organismo animal.
Así, pues, las plantas toman las sales y esencias minerales en sus estados del 2° al
4° grados y se lo asimilan y lo purifican y lo dan al hombre y al animal, en frutos: y es
porque el mecanismo de sus órganos está destinado a elevar esas substancia inferiores
a un grado más puro, para que los consuman los organismos animales y animados.
En ese reino vegetal hay tantos grados también como especies; y unas plantas dan
sólo productos para seres irracionales, en tanto que el hombre elige el fruto adecuado a
su organismo más delicado que el del irracional, cuyo fruto, por lo tanto, será de plantas
y seres más análogos y complementa su nutrición con los productos de los animados
mansos; es decir, de los que ya no oponen resistencia a la inteligencia del hombre, y en
todo se ve la ley de lo ternario, vencida y sometida al KETHER: a la suprema razón del
equilibrio.
El hombre crece por su propio esfuerzo, que es la ley fatal para él más que para todos
los seres; pero ese esfuerzo repetido, es para ceder a la Naturaleza nuevos poderes
orgánicos, que darán incesantemente nuevas formas por mayor belleza; porque las
formas, intrínsecamente, estarán sin variación, como la ley que las procreara la primera
vez..
Esto que es en el hombre, es igual en los seres que le sirven, y al hombre lo sirve
todo; pero todo tiene la misma ley de ascensión hasta llegar en pureza a poder
transmitir su alma al alma humana.
Este es su punto culminante y de perfección en las cosas del hombre abajo. Pero
seguirá ya cada cosa ascendiendo y sin traspasar las límites de su rol: porque el animal
irracional, en sus formas y funciones, como el vegetal y el mineral, lo serán siempre;
pero sus productos, su esencia de pureza, belleza y civilización de los tres reinos, los
asume y se los asimila el Espíritu, agregándolos a su alma, por las funciones
fisiológicas animales de sus cuerpos.
De esta forma y manera infalible, la materia de los tres reinos (que son los tres
mundos de los Sepphirotas) se espiritualiza; y por el espíritu del hombre llega todo en
esa forma y con el tiempo, a su procedencia única, y no a confundirse en ella, porque
esto sería dejar de ser, sino a vivir libre en la unidad y siempre operando el movimiento
del ternario, pero en el cuaternario, en el cubo, en la razón suprema de lo divino, para
de ahí comprender , entonces en su alta y vasta realidad del Quinario, que es el hombre
dominando a la materia.
En ese estado el hombre nos parece otro hombre que cuando jugaba con los
números, sólo entendiéndolos en la materia. Pero observad por analogía sus obras y
conocimientos y veréis la misma y única ley que el hombre obscuro o aberrado
204
materialista, o fanático religioso, lo mismo también que en el animal irracional, en la
planta y en el mineral.
Si la Cábala de los números entiende bien esto, todo lo puede resolver el Cabalista y
se acabó el misterio de la Magia y el ocultismo para él y luego acabará para todos los
hombres, porque la sabiduría es lo más contagioso que existe en la Creación: es más
contagiosa la sabiduría que el amor carnal, al que nadie puede substraerse ni resistirlo:
y con esto digo todo lo que se puede decir de lo imponderable del contagio de la
sabiduría.
De todo esto resulta que todo se funde, por unirse en la naturaleza y todo se lo
apropia y asimila el hombre en su alma, para fundirse en ella todo su valor y potencia y
así espiritualizarse.
Por esta espiritualización estad seguros en decir que las almas de los irracionales
alumbran más que un sol; pero es porque, en el alma humana, forman el traje del
espíritu: y como el espíritu es luz, todo lo que a él se adapte para su forma visible y
tangible, siendo divino por naturaleza y procedencia, todo, repito, se ilumina a su
contacto, cuando el hombre se ha convertido en triángulo humano, fiel reflejo del
triángulo divino: y lo que antes era antagónico, ahora dejó de serlo, por el triunfo del
Espíritu, cuya analogía es la razón Suprema,
KETHER. - Con su inteligencia provocó el flujo de la razón e hizo nacer la conciencia,
con la que la resistencia de la sabiduría cedió, porque ya el hombre no vio lo abstracto,
desde que comprendió la razón de la vida.
En este momento, muy terrible por cierto, quedan unidos (sólidamente) el cuerpo y el
alma al espíritu, formando el gran pendant del doble triángulo o estrella de Jacob
(usada por Salomón como sello), cuyo significado mágico y cabalístico dice:
exactamente: «Lo que hay arriba hay abajo»; o «Lo que hay abajo, es reflejo fiel de lo
que hay arriba»; todo lo cual lo encierra en sí mismo el número 6, que es perfecto en sí
mismo.
Es así el hombre, el eslabón más potente y elevado en la cadena sin fin de la vida
Eterna y continuada, en el infinito Universo: y es así también el hombre el único eslabón
de la cadena Superior o divina, en la que, cada hombre, es un pequeño anillo, pero
necesario a la constitución del Universo.
Que la Cábala (hasta ahora) nos haya mostrado a las almas salvas o condenadas, no
es más que la resistencia de la sabiduría, hasta tener el hombre que ver que el alma ni
es abstracta y ni aun, tiene Ley, sino que es un punto neutro, una resistencia de la
sabiduría; de lo que se afirma que, el alma, ni es culpable ni responsable de los actos
del cuerpo, pero sufre o goza con él por su maridaje, sirviendo de unión y resistencia al
cuerpo y al espíritu, al que sirve de forma y traje para la visibilidad y tangibilidad del
Espíritu en las formas que demuestran la vida.
205
Lo que la Cábala condena en verdadera ley a las almas es a habitar nuevos cuerpos,
para por ellos llegar de grado en grado a la purificación, pasando por el dolor siempre y
en algunas excepciones por la degeneración aparente; y éste es el caso donde se
precisa en rigor el estudio de las leyes de la analogía; pero hoy ya al mundo le queda
descubierta la verdadera Cábala sin misterios: Cábala universal y única, para la que no
hay secretos hasta el Creador, en su ser sin ser; pero hasta del cual descubre los
secretos de sus santos e infalibles decretos, y ese omnipotente es el Espiritismo Luz y
Verdad, del que nadie puede salirse, porque el espíritu no puede dejar de ser y penetra
esos arcanos cuando grado por grado llegó hasta su procedencia y su Padre lo
confirmó Maestro de la Creación.
En ese momento (tan bello como tremendo) se refleja en él y ve KETHER, reflejado
en la belleza y esa es la verdad.
CHAMAH. -- Porque es la sabiduría, refleja en la libertad, la que impele al progreso
hacia adelante, por ley de analogía; pero la sabiduría es reflejada en el amor, que
fatalmente se convierte en UN ÚNICO DIOS sin ser ídolo, pues el amor todo lo iguala,
reflejándose ahora intenso BINACH (que es libertad) en GEBURACH, que es el rigor,
en antagonismo con el amor, GEDULAH (Dios Amor), y así se ve que es la libertad
misma, la que pone el rigor y éste es la justicia.
El rigor o justicia, al reflejarse de la verdad y del Amor, se convierte en NETZAH
(Victoria), que, al disfrutarla, eleva el progreso y la civilización, de la que nace por reflejo
HOD (el orden eterno), que regulariza a la libertad, utilizándolo todo en su principio,
medio y fin, para el bien, matando (permitidme la frase) el antagonismo, que es el
libertinaje.
Ya de este grado, partimos para remontarnos hasta MALCHUT, que es el Universo,
reflejo y espejo del Único Creador, que absorbe el valor completo de todos los números,
en el que cada hombre es número necesario al mágico cómputo.
Estos son los principales secretos encerrados en los misterios de la Cábala y la Magia,
por el gran ignorante Moisés, según lo tratan los materialistas, que aun no son más que
embrión de hombres y calumnian al que no comprenden ni comprenderán en algunos
millones de siglos y en miles de existencias que tendrán que apurar, hasta que
descubran su propio espíritu, y entonces sufrirán una terrible contracción que los hará
sufrir, lo que ellos han hecho sufrir a los grandes ignorantes como Moisés y sus
misioneros, Maestros de la Creación y autores del progreso que malgastan esos
científicos, que aun no son hombres, es decir, que aun no son trinos.
¡Y pretenden educar al pueblo! ¡Y rigen los destinos de las Naciones! ¡Y son
sacerdotes de una moral inmoral que se llama religión! Diremos como el viejo de mi
pueblo: ¿Quién arregla aquello? -- Tello. -- Así irá ello. Tello era un desarreglado.
Con lo expuesto y con los conocimientos del Espiritismo Luz y Verdad, que absorbe
en sí todas las Cábalas, Cábulas y Magias, todos pueden ser modernamente Magos y
206
Cabalistas, con muchísimo menos trabajo que los que con gran sabiduría y espíritu de
profecía tuvieron que hacer los misterios, por la maldad de los hombres.
* * *
Aun falta un punto capital a este exordio de los números y le damos cabida aquí para
que no se quejen los que todo lo quieren saber sin estudiar, con sólo el trabajo de leerlo
y acaso pretendiendo que también les regalen el libro, ya que ellos necesitan su dinero
para su civilización de las carreras y figurar en los clubs de los muy hombres que tratan
a Moisés de gran ignorante.
Si tengo que ser acerbo, vuestra es la culpa; pero esto no quita para que os ponga los
puntos verdad, sin importarme que, los leáis o no, que los estudiéis o los calumniéis; es
mi deber ahora, porque no pasará un lustro desde esta fecha, en que la tacañería de
los materialistas haya sufrido una escardadura tan grande que apenas los que
sobrevivan se atreverán a mostrarse de corridos y... deshechos por la Madre
Naturaleza. He aquí el punto que falta:
SIGNIFICADO, RAÍZ Y VALOR DE LOS NÚMEROS
El ideal es una y única matemática pura y ésta es del espíritu y no admite quebrado ni
decimal; pero el ideal, igual que lo físico, tiene número, medida y tiempo; por lo que,
infaliblemente, domina a todo el Universo, el C.G.S. que en el ideal es perfecto, hasta
que el hombre pueda cuadrar el círculo; y podrá cuando se encuentre en posesión del
cubo, de lo cuaternario; pero entonces será porque la sabiduría le dio libertad y unió los
tres mundos en un solo mundo; y como el mundo Espiritual es el KETHER de nuestra
Tríada, nacida de la Mónada, unidad y principio activo, y del Diada o Multiplicidad,
reflejo todo ello del otro sistema Kether, Binach y Chamah, se ve que siempre es la vida
la lucha entre el principio activo y el pasivo, del que resulta el movimiento, único
manantial de la vida.
Antes de empezar el progreso que hoy llamamos ciencias, los más antiguos Magos y
Astrólogos, ya habían descubierto que los números contenían los elementos de todas
las cosas y de todas las ciencias, como hoy lo probamos con las matemáticas.
Es evidente que el gran sistema de nuestro mundo, como de todos los infinitos del
Universo, descansa sobre la base sólida de los números ideales, que no admiten
quebrados ni decimales; y estos números son la armonía de cada mundo, y el conjunto
la armonía Universal: y el que conoce su valor, no puede ignorar las leyes por las que el
Universo se rige y existe.
Comparando, pues, los efectos de un número, se llega infaliblemente a descubrir la
causa y así se profetiza y aun se producen hechos que la ignorancia llama fenómenos y
207
milagros, que es la muletilla de los facciosos religiosos, pero que, en la ignorancia,
todos lo hemos sido.
En todas las cosas existe un doble carácter: el positivo y el negativo; lo visible y lo
invisible; el cuerpo y el número; y hoy lo representamos en el progreso en la
Electricidad, con sus dos polos, donde vemos los efectos, pero no vemos la causa,
aunque la sentimos, si la ignorancia nos hace poner las manos en el conductor de la
fuerza, o en el generador de ella.
Mas el misterio está sólo en creer al Uno, Uno; y no ver que, ese uno positivo, no es
un uno sino en la forma ignorante con que lo entendemos. Pero el Cabalista y
Metafísico, de ese uno, ve y comprende infinitos unos, reducidos a una armonía, por la
libertad y la justicia, reflejo del rigor de la verdad, que, una vez vencido el antagonismo
y empezado el movimiento equilibrador, reune las cosas por afinidad; es decir, por el
Magnetismo, Amor de la Ley: llegando por este axioma Electro-Científico a comprender
que, todo trabajo, todo esfuerzo, toda lucha, todo sacrificio, es originado por la
necesidad de la existencia; y el que no lo sabe, se estrella al buscar las causas fuera
del efecto, que es lo visible. El UNO.
Los números de un mundo son infinitos: pero su marcha es sencilla, porque son
correlativos, y ascendentes y reposan sobre los números fundamentales del 1 al 10.
Pero su infinidad reposa, sobre los seres, infinitos en sí, en los cuales hay que estudiar
sus cualidades.
En los números de fondo, en la substancia de los seres, tenemos que comprender
que reflejan también a un pasado, como a un porvenir, para así igualar todo su trabajo;
y todo esto son estaciones de su progreso; y son rayos de Luz Divina, para representar
siempre su propia imagen y para llevarse siempre presente en un solo golpe de vista de
retroceso, de las vidas viejas, una vida nueva, con medida matemática, escrita en su
juicio-destino de cada vida corporal o existencia del hombre.
De los números de fondo nacen los números reunidos hasta formar la unidad de la
forma, como hemos dicho atrás del UNO; por lo que tenemos números centrales y de
circunferencia, del mismo modo que hallamos números falsos y números impuros; pero
en esto solo se ha de ver el grado de ese número y en la razón se descontará su
imperfección.
Ahora bien: si aplicamos esta educación al pueblo de una Nación, ¿comprendéis que
pudiera ningún hombre conformarse, con tener una frontera que lo hace extranjero al
otro lado, sabiendo que el hombre de la otra Nación es lo mismo, número necesario en
la Creación, sin que sea posible tener diferente Ley?
Contestaros ahora vosotros mismos y vez con cuánta justicia hemos escrito la nueva
palabra «Ético-Comunista».
208
Nosotros, en este largo capítulo, dejamos latente la causa de todo, y por consiguiente,
también la causa del «Amor Consciente a la educación Nacional», estrado de la
educación Universal o «Ético-Comunista».
CAPÍTULO SÉPTIMO
EL AMOR TRAE LA EMULACIÓN DE LAS REGIONES
Ya hemos hablado atrás de la nulidad del dinero como acicate o émulo del progreso,
en el hombre progresado. Aquí sólo tomaremos a estudio los efectos del amor Nacional,
como estímulo de las regiones que componen la Nación.
Aun cuando tenemos que condenar la palabra denigrante Extranjero, debemos, sin
embargo, cantar un himno al amor Nacional, porque es un escalón de la escala de los
amores grandes, y el Amor Nacional es nada menos que el Cuarto Amor expansivo por
el que todas las Naciones propenden, sin que se den cuenta, a romper las fronteras por
la fuerza (tan imponderable como secreta) de la Ética-Comunista que hemos
descubierto como grado máximo de la moral Nacional, a la cual no podremos
substraernos, porque es producto de la fraternidad humana.
Registramos en las tendencias individuales, a cada hombre y nos parece un perfecto
egoísta, desde que, en todo, mira primero su bien personal y sin embargo coopera a la
grandeza de la ciudad y de la Nación por consiguiente.
Necesitamos estudiar mi subrayado «Un perfecto egoísta», señalado como vicio en
todos los tratados de moral y hasta penado en las religiones, siendo éstas
verdaderamente egoístas hasta el escándalo.
El egoísmo aparente en el individuo, es un resultado de su necesidad: si no atiende
sus necesidades, tampoco podrá desempeñar su papel de hombre, ni atender las
obligaciones del ciudadano y a poco más, se hará inútil, convirtiéndose en una carga de
la sociedad.
Entonces, ese egoísmo es una necesidad de la existencia: y atender las necesidades
de la vida y de la salud, que hace la vida deseable, es una noble virtud.
En el orden Cooperativo y Moral-Comunista, es también el egoísmo una
recomendable virtud, y más cuando se pone a la mano de todos, los mismos medios de
satisfacción de las necesidades de la vida.
Se comprenderá perfectamente la virtud del egoísmo de que hablamos, comparando
la ayuda que puede prestar un enfermo, o un triste, con la de un sano y un alegre.
209
El enfermo y triste agobia y depresiona el espíritu de su círculo. ¿Cómo puede ayudar
al que necesita ayuda?
El sano y alegre, demostrando su satisfacción, anima y levanta el espíritu de su
círculo. ¿Cómo no será más provechoso y ayudará a los demás?
Y entended que estamos dilucidando al egoísta que se cuida en sus necesidades,
primero que a los demás, y al que con capa de virtud, se priva de cubrir sus
necesidades, por atender a otros.
A esto, la religión Cristiana, lo llama gran virtud, y hasta lo corona con la santidad,
siendo ante la ley de la vida y ante la razón, el más grande egoísmo y además un
suicidio: trayendo como consecuencia una defraudación al producto común y un
ejemplo disolvente de la especie, porque la denigra.
Nadie habrá visto que los ganaderos busquen para sementales los machos raquíticos,
ni hijos de malas madres, ni enfermos: y en la especie humana, no hay otra ley.
Esos dos números fundamentales, uno se ha convertido en número falso: el otro
podrá ser impuro, pero es positivo, tiene su valor relativo y podrá purificarse
componiendo número de circunferencia, porque central ya lo es.
Desde luego, que no aceptamos el egoísmo de absorber lo que otro ha de menester.
Nuestra moral en este punto es que, cada uno consuma lo que necesita, cuando todos
pueden hacer lo mismo: que cuando los productos escasean, la ley de Amor aconseja
el reparto equitativo, proveyendo primero a la infancia, ancianos y desvalidos; moral que
no se necesita aconsejar, porque es innata en los padres, por Amor.
Hemos dicho que eso que llama la religión Cristiana gran virtud y hasta la corona con
la santidad, es ante la ley de la vida y ante la razón el más grande egoísmo, y vamos a
probarlo, al mismo tiempo que veremos que es un suicidio.
Es la primera obligación de los padres, durante la infancia desvalida, procurar por
todos los medios la salud y la vida de sus hijos: esto es del mandato de la Ley Divina,
Natural y humana, estando penado en los códigos, civil y penal, no sólo la comisión del
delito de atentado, sino hasta la negligencia o despreocupación.
Entonces se deduce lógicamente que, el destruir los frutos alcanzados por esas leyes,
hasta que el hombre es mayor, es un grave delito contra la sociedad y el progreso, el
descuido personal; y más aun la maceración con ayunos, abstinencias y otras prácticas
que aminoran las fuerzas físicas e intelectuales que hacen al hombre inútil, pudiendo
por esto afirmar que la tal virtud, es un suicidio.
El hombre no ha de alimentarse escaso, ni de más. La templanza, sí, es su virtud.
210
Y lo mismo comete el suicidio el glotón, que el que ayuna por virtud religiosa, bajo la
esperanza de un premio mentido, en un cielo que no existe más que en el magín y
falacia de los enemigos de la humanidad: las religiones falaces.
Si el mal se redujera sólo al suicidio de esos delincuentes, sería poca cosa y no
merecería la pena de estudiarlos ni tenerlos en cuenta. Pero es que ocasionan otros
gravísimos males de degeneración, porque ni el glotón, ni el debilitado, pueden
engendrar seres sanos, expertos, ni inteligentes; y calcular cuántos millones de infantes
degenerados nos rodean hoy, que a no estar en estos momentos a las puertas de un
terrible hecho que ha de barrer todo lo inútil, renovando la faz de la tierra, tendríamos
que confesar que la generación próxima sería la más desgraciada que la tierra sustentó.
Es por esto que nos apresuramos a enseñar a los hombres su verdadera profilaxis
moral, material y espiritual, a fin de que los que sobrevivirán sean el plantel provechoso
para una raza progresista y bella, con todas las ventajas de esas dos grandes
cualidades: progreso y belleza.
Como hemos descubierto que el progreso y la belleza no pueden ser mientras el
hombre relega sus derechos al querer de los dogmas, es por esto que condenamos a
toda religión que hace al hombre inútil y esclavo, sin razón, degenerado y suicida.
El espanto es grande entre los inconscientes religiosos, porque no saben cómo
podrán vivir sin religión. Y no es menos espantoso para los materialistas esa misma
anulación religiosa, aunque su espanto difiere del de los religiosos de los dioses; pero
que los materialistas no son menos religiosos y sí más fanáticos y sistemáticos que
aquellos a quienes ellos motejan de sin razón.
Nosotros hemos probado que, sin un sentimiento, no pueden los hombres vivir: pero
hemos probado también que el sentimiento no es el sentimentalismo; y sentimentalismo
es lo que confunden, religiosos y materialistas.
El sentimentalismo, cuando no está fuera de la razón, está al margen de la razón y
jamás dentro de la razón.
Entonces se prueba eficientemente que Religiosos y Materialistas tienen
sentimentalismo y no sentimiento, porque obran fuera y contra de la razón.
La razón es producto del raciocinio que el hombre puede hacer. Los animales (fuera
del hombre) no razonan. Luego, siendo el hombre diferente de los otros animales, por
una tercera entidad que llamamos espíritu, la razón es sólo cualidad del espíritu: lo que
prueba que, si sólo por el espíritu puede razonar el hombre, la razón ha de formar su
sentimiento moral, que no puede ser religión; porque la religión exige que el hombre
relegue sus derechos, sometiéndose al dogma, que equivale a la anulación de la razón;
y la, razón, por lo tanto, anula la religión.
Llegamos, pues, a esta conclusión: sin razonar, no se puede progresar, ni tener
sentimiento del progreso: si razonamos, sentimos y apreciamos el progreso. Luego,
211
siendo la razón por causa de nuestro propio Espíritu, el Espíritu es el sentimiento; el
que al hombre le basta para vivir felizmente en el seno de la sociedad, con alta moral,
por el sentimiento de cumplir sus deberes y no relegar sus derechos. ¿Para qué quiere
el hombre más religión? Pues esto es en verdad de verdad, el Espiritismo Luz y Verdad,
que le damos al hombre como suprema moral de sentimiento, siendo por lo mismo
absolutamente antirreligioso.
¿Que qué tiene todo esto que ver con «El amor trae la emulación de las regiones»
que encabeza este capítulo?... Todo por entero; y sin el sentimiento que exponemos
como moral, ¿podríais pensar en la emulación?
Sabéis que a la Nación la componen sus regiones, sus ciudades, sus hombres y sus
medios. Pues al Espiritismo lo componen todos los Espíritus del Universo y son sus
individuos y las ciencias y el progreso, sus emolumentos de riqueza; y cada mundo es
una región de la infinita Nación, cuyo presidente eterno es el Creador; su carta
orgánica, el Amor, fuente del sentimiento de sus hijos los espíritus; por lo que, el
nombre político y social en todo el Universo es el Espiritismo, que será la moral del gran
quinto Amor.
La emulación, por consiguiente, de las regiones, es el amor expansivo que en cada
individuo está innato y latente.
Este amor, que se agrandó desde la estrechez del hogar hasta la unidad Nacional,
recibe las emulaciones de su grandeza Nacional, en la que, siendo el individuo
soberano, es tan grande, como grande sea la Nación de la que es número
complementario y necesario.
La grandeza de la Nación será tanto mayor cuanto sea su grado moral de sentimiento
fraternal, que debe ser toda su religión.
Es entonces cuando cada región se ve estimulada por la región vecina y tratan de
aventajarse en un afán común de cooperar a su propio bienestar, en el bienestar de la
Nación.
Pero no olvidéis que, por derecho primario e ineludible, la región disfrutará primero de
su propio progreso, y no se puede tener esto por egoísmo, puesto que es una
consecuencia lógica y natural que cada cual disfrute antes que los demás, de sus
propias obras.
Ese disfrute natural emula al vecino a buscar otra cosa igualmente necesaria y
satisfactoria, para merecer atraer las miradas de sus connacionales y de todo el mundo
si es posible, y lo es, si el tal adelanto es de aquello que todos los hombres lo han de
menester por cualquier causa de la vida.
Basados en esta necesaria emulación, hemos enseñado regiones Étnicas en nuestro
«Código de Amor Universal» que ha de regir a todo el mundo en una sola Nación y
familia, bajo una sola ley orgánica, el Amor, que todo lo iguala y santifica; pero que, por
212
lo mismo, no puede menos de reconocer que no puede ser el mismo etnicismo, porque
contribuyen a su diferencia muchos factores, no siendo pequeños el idioma de las
diferentes partes del Globo, su. clima, sus aguas y su alimentación, lo que dejamos
estudiado en el Código citado.
Pero aun con esas diferencias naturales, no hay obstáculo a que se tenga el mismo
sentimiento y entonces se confirma la posibilidad de una sola Ley que rompa y anule
todo privilegio y propenda a la unidad, como si todos los habitantes del Planeta no
fuesen más que un solo hombre, a lo que se llegará por la afinidad de todos los
espíritus y por la única moral de sentimiento, que anula todos los dioses e ídolos y
adora a un solo ser, que es el Creador, nuestro Padre Común; por lo que, la fraternidad
humana es un axioma que no han podido desmentirlo entre religiosos y materialistas, ni
han podido evitar la ascensión humana, de la familia de la caverna a la tribu, y de la
tribu a la ciudad, de la ciudad a la región y de la región a la Nación, y hoy no pueden
oponerse a la Comunización de todo el mundo, para lo cual ha llegado el Espiritismo
Luz y Verdad, para ser el Credo Común, sin ser religión, porque es la sabiduría, la
fuerza, la potencia y el Amor.
213
CAPÍTULO OCTAVO
EL AMOR DE RAZA AGUZA LA INTELIGENCIA
Cuando hemos dicho: «Un solo idioma hará una sola raza» y «La Paz del mundo no
será estable sino en la unidad de una raza» hemos cifrado en los dos apotegmas
innúmeros volúmenes de Psicología y Fisiología y el Régimen de la Comuna de Amor y
Ley.
No podemos ocultar aquí que nuestro amor de Raza aguzó nuestra inteligencia para
fundamentar nuestra Filosofía y sea ésta la prueba más culminante de que «El Amor de
Raza aguza la inteligencia».
No hemos de negar tampoco que todas las razas aguzan su ingenio e inteligencia
para hacer triunfar la suya; pero aquí se va a confirmar otro de nuestros sostenidos en
nuestro «Método Supremo», «Lecciones de Magnetismo», donde matemáticamente
sostenemos que «El más domina al menos». Es la ley de las fuerzas, que al hombre le
es imposible quebrar.
Aquí, con nuestros apotegmas, se nos viene encima un pleito con todas las otras
razas, es decir, entre la Raza Hispana o Adámica y las mestizas de Adámica y
primitivas. Pero aunque parece complicada su resolución, es por demás sencillo el
pleito y se ha de resolver por sí solo.
Como hemos abundado en pruebas de esto en la «Filosofía Austera Racional», no
hemos de repetir aquí todo aquello y sólo haremos un juicio que pruebe evidentemente
que el amor a la raza aguza la inteligencia; pero que, infaliblemente, el más domina al
menos.
Si creyerais que con esto queremos decir que la raza Hispana es la más, caeríais en
un error muy grave; pero sí queremos sentar que la raza Hispana es la más pura o
purificada de las absorbidas por la Raza Adámica, debido a la inmigración de Jafet a los
valles de la hoy Navarra, con las otras provincias Vascongadas, lo que hemos probado
Filológicamente en la citada Filosofía.
Hay otra razón Psicológica, que podríamos utilizar en favor de que España, la raza
Hispana, es el más de las razas: y esa pureza Psicológica es la calumnia de muchas
otra Naciones contra la España del «no importa»; y sabéis que no es nunca el mayor el
que calumnia, porque esa arma es de los pequeños, de los cobardes y de los
impotentes. Siempre se calumnia a los grandes, a los austeros, a los que cumplen su
deber, porque obligan con su ejemplo a los haraganes y a los inmorales.
Pero la razón mayor pertenece a la Suprema Ley de los destinos, y es el ensanche
del mundo (o universo Religioso) desmentido por España, descubriendo la otra mitad
del mundo, haciéndolo, redondo, para que caminara, puesto que siendo plano o
cuadrado, no podía rodar.
214
No podemos dudar de que la Suprema Ley ha de encargar de la ejecución de sus
decretos al que en la ley de los destinos le corresponde.
No podréis probar tampoco que hay otro hecho espiritual y material en la historia que
el realizado por España.
Y no podéis dejar de admirar la precisión de los hechos de esa ley de que, habiendo
de llegar ese descubrimiento, naciera un Cervantes que, de la gran jerga de dialectos,
hiciera los fundamentos de un idioma fértil, fuerte y fácil, para que las carabelas lo
llevaran, como semilla inmortal y fecunda, a unos dominios mayores que la media
carrera del Astro Sol, lo que nadie, ni el más sistemático, podrá achacar a la casualidad.
En efecto: sabemos que la raza Adámica tiene la misión terrible de transformar a toda
la familia humana, absorbiendo todas las razas en una sola Raza. Y ¿cuál queréis que
sea esa Raza, sino la que por su Etnicismo se encuentra en todas partes sin creerse
extranjera en ninguna parte?
Y si ha de haber una sola Raza, no podrá ser con dos o más idiomas, y no puede ser
más que con el idioma que no tenga dificultad, y nadie tiene dificultad de aprender y
hablar el Español, que se habla como se escribe y su pronunciación es natural, lo que
no tiene ningún otro idioma en la tierra.
Ahora mismo hay la gran fuerza de la prueba de la Ley de los destinos, de que el
idioma Español es el idioma Universal, estudiándolo todas las Naciones del mundo en
sus escuelas y Universidades. «Porque comprendemos -dicen ellos mismos- que lo
necesitamos para nuestras relaciones y desenvolvimiento en los países Hispano-
Americanos». Así lo entienden esas Naciones. Pero nosotros podemos adelantarles
que la causa no es ésa; eso es un efecto de la solidez del idioma Español. La causa
radica en que en los países Hispano-Americanos se funden todas la razas en la raza
Hispana, como fundió España todas las razas indias de la América en la raza Hispana.
¿Habrá alguien que piense, en la posibilidad de arrancar el idioma donde España lo
sembró? Que conteste Norte América y nos diga si consigue, implantar el inglés en
Filipinas y ni siquiera en la pequeña isla de Puerto Rico.
Que contesten todas las Naciones de América, que, al emanciparse, ninguna trató ni
siquiera pensó en cambiar de idioma y a pesar de la inmigración envolvente de italianos
y de la influencia Inglesa y Francesa, que al final tienen que someterse al idioma
Español.
Y entendamos bien que, el territorio donde está sembrado el Español, es más de la
mitad del Planeta; pudiendo decirse que el sol lo alumbra continuamente, importando
poco que sean pocos millones los que lo pueblan, pero que se llenarán un día,
pudiendo dar cabida y alimento a dos mil millones de hombres o seres humanos.
Cantidad máxima que la tierra toda habrá podido tener.
215
Yo, que si no fuera Español, querría ser Español, quisiera en este momento no ser
Español, por si esto influyera en más valor de mi estudio de esta cuestión
transcendental, más que otra alguna de tantas que hoy agobian a la humanidad. Pero
estad seguros que bajo mi amor universal, desaparece mi nacionalidad; y si fuera
Francés, Ruso, Chino o Africano, ante las razones expuestas, aun cantaría más alto y
más claro el himno a la Raza e idioma Español, y siempre estaría dentro de la justicia.
Ved con esto si el amor de Raza aguza la inteligencia; pero, necesariamente, triunfa
la Raza Adámica.
Cultivemos con fe de progreso la raza que más influjo tenga en la consecución del
tipo ideal y del sentimiento que mata el sentimentalismo, que ha dividido la hegemonía
humana en naciones, en irracionales diferencias que se hicieron antagónicas, para
resistirse a la absorción de la raza Adámica, pero que no han conseguido más que
retardar el hecho un momento más, momento que equivale a decenas de siglos, por
causa del Nacimiento o creación del Dios-Cristo-peligro, por el impotente derrotado
Aitekes.
Queremos abundar en esas razones, para probar que la raza Hispana es puramente
Adámica y la causa del por qué fuera ella la elegida de descubrir y sembrar su semilla
en las Vírgenes de América; y estas razones han de ser de todos los órdenes.
1.° --Es histórico, que Jafet, hijo de Noé, emigró y hoy ya es innegable que se albergó
en los valles de las vertientes Pirenaicas, al Occidente. Prescindamos de la cuestión del
símbolo del Arca de Noé y del diluvio, que en la Filosofía y libros citados allí, hemos
explicado.
El nombre dado a este hijo tercero de Noé, nosotros sabemos que es profético (crean
los hombres lo que quieran) y significa en Sánscrito (ya comprendido por los dialectos
Asiáticos), significa Jafet, Engrandecimiento; y es el caso que algunos analistas de la
Biblia han seguido un hilo directo de los hechos y comprueban que «el
engrandecimiento de Jafet, por sus siete hijos, desde su sede Pirenaica a Grecia, Norte
de Asia, gran parte de Europa y de sus posteridades, nació Roma; confirmándose en
los tiempos modernos el total ensanche y engrandecimiento de Jafet, en la América y
Australia». --Diccionario de la Biblia, pág. 313.
2.° --Noé, histórico, es el 11 patriarca en orden descendiente de Adán; y es en el siglo
11 de la era de Adán, histórico también. Por lo cual, Jafet, lleva en sí pura la raza
Adámica, que planta su raíz en el país Vasco, del que al fin, toda España tiene su
Etnicismo.
3.° --Que estando probado que el Vascuence puro de Navarra y Guipúzcoa es el
mismo Sánscrito, prueba evidentemente que alguien llevó aquel idioma y fué Jafet.
4.° -Los Vascos se establecen en cualquier parte del mundo, y sin cambiar en nada
su carácter, etnicismo e idiosincrasia, acaban siempre por dominar sin imponer y no se
216
creen extranjeros y se aclimatan en todos los grados del globo. Lo que quiere decir, que
todos lo etnicismos y cualidades de todas las razas, las tienen en sí mismos los vascos.
5.° --El comercio con España de todos los pueblos de África, Asia, Grecia y Caucasia
en la antigüedad, prueba la verdad de que la raza de Jafet, estaba extendida por esas
tierras, desde que la ley de afinidad nos demuestra la fuerza de atracción.
6.° --Que España, Iberia o Celtiberia, lo mismo que Goda y Visigoda, nunca dejó de
ser un País indomable; y por sus propias energías, cantando su grandeza, aun entre los
suspiros de sus angustias, siempre se rehace y cura las heridas inferidas a traición, y
nadie, cara a cara, se atrevió a desafiar al sereno y viejo León, que cuando reyes
mentecatos y traidores pusieron en peligro al Españolismo, bastó el gesto sin igual de
un Alcalde de aldea para deshacer las huestes de Napoleón.
7.° --El pueblo Español es tan amante de la justicia en cuanto a la libertad, que da
notas como la del dos de Mayo en Madrid y el 25 de Mayo en América, y arrolla a reyes
y los depone, o los somete a su querer, porque sabe decirle al rey, que cada español es
tanto como el rey y todos juntos más que el rey.
Nadie puede dudar, que los sublevados en América eran Españoles venidos de
España o nacidos en el suelo Español de América; y no fué aquel acto para renegar de
la Madre, sino para castigar a los malos hermanos, como ahora está demostrado.
Podríamos señalar muchos puntos más, pero son bastantes para probar que la raza
hispana es pura la raza Adámica, y que por la ley de los destinos, es la que ha de hacer
de todas las razas, una sola raza.
Aun hay una prueba filológica de máximo valor sobre el idioma Español, y es que el
Sánscrito se traduce al Español casi literalmente, como lo ha puesto de manifiesto en
1912 el Profesor D. José Alemany, traduciendo en los archivos de Alderabat (India) las
leyes de Manú, y lo hace observar cuidadosamente, señalando en notas las erratas de
las traducciones Inglesas y Francesas, por falta de significado en esos idiomas, lo que
nosotros decimos falta de afinidad.
Si tomamos las pruebas por los antiguos profetas, encontramos en Isaías, que Jehová
llama a Jacob en Occidente mandándole: «Levántate, levántate y ve aquellas Islas
apartadas que aun no oyeron de mí». Y nosotros sabemos (por quien no puede
equivocarse, porque está en los secretos de los destinos de este mundo y muchos
millones de mundos) que «aquellas Islas apartadas» son las Américas, en las que aun
no se había escrito ninguna vez la Ley máxima.
A nosotros nos bastaría decir las cosas a secas. Pero sabemos lo arraigado que está
el prejuicio sembrado por las religiones y las historias mixtificadas y adulteradas por
esas mismas religiones con estudiada maldad; y por esto, aunque sea mortificándonos,
preferimos acudir a las pruebas lógicas, filológicas y étnicas, para que, por medio de las
ciencias, los hombres comprueben por si mismos la verdad.
217
Y tal es nuestro afán y nuestro desinterés, que ostigamos a los hombres prominentes
de todas las razas, a que prueben su mejor derecho sobre el derecho adquirido (por
destino) por España, a absorber todas las razas en su raza.
Debemos prevenir una gran advertencia. En la Caucasia (parte de la antigua Spania),
a la emigración de Jafet, éste llevó el nombre por cualquier razón; pero allí quedó la
raza Adámica con sus hermanos y nietos de Noé, viviendo (diremos) en la beatitud,
puesto que en muchísimos siglos no se vieron hostilizados por nadie, llegando a una
gran perfección en el tipo, cuyas mujeres son bellezas y todo bondad y cariño, sin
malicia.
No era en vano esa misión muda; en siglos, fueron cruzando su raza con la Moscovia:
acendraban su amor de hermanos y en su bondad no se daban cuenta de que por el
Norte les llegaba el dominador fiero, egoísta, religioso, que los ha tratado como a
perros; y ellos, en su bondad, por sus destinos Vedas, creyendo que el Jefe había de
ser un cuidadoso Patriarca, lo llamaron Padre, aunque el látigo fuese sus caricias.
Ha llegado el momento del cumplimiento de la ley del destino: los prevaricadores de
siempre: las razas primitivas, menos mezcladas con la Adámica, ya no pueden
extenderse, sino es a costa de los Países donde la raza Adámica domina, y esto no
podría ser, sin vencer a la ley Suprema.
La gran Rusia está ya transformada en la raza Adámica y debía estar neutral en la
contienda de la gran Babilonia; pero el Jefe, el Padrecito, procede de la raza
prevaricadora y se plega con sus afines, lanzando a su pueblo a una guerra, en la que
no tiene ninguna afinidad, ni finalidad.
El otro punto, que ya abarca más de medio Globo y la ha cubierto la descendencia de
Jafet, ha fundido a todas. las razas, en su raza: en la raza Adámica igual a la de los
azotados Rusos; todos esos pueblos hispanos pudieron oír la inspiración a pesar del
peso de la corona y los muros clericales que la rodean; pero recibió por escrito el
consejo-orden de mantenerse neutral y todos los Países Hispano-Americanos fueron y
son neutrales.
Bajo esta neutralidad, han podido los espíritus de la raza Adámica, inspirar y
fortalecer a sus hermanos más dispuestos del País Ruso; y en una hora terrible para los
supremáticos prevaricadores, hacen crujir los cimientos del trono plutócrata de los
Zares y el mundo todo tembló al estruendo de aquella mole, derribada por los azotados.
Una mujer Española estaba al lado del que metió la palanca y derribó a los Zares. La
ley lo previene todo: el oso blanco y el león viejo, padre e hijo de la Raza Adámica, en la
hora justa del fatal destino, juntan su empuje, su fuerza y su genio, y todo, a su rugido,
tiembla y cae hecho añicos.
Rusia, la veis con qué facilidad se entiende con Turquía, Armenia, Persia,
Mesopotamia y los Países Hindúes; son todos de raza Adámica, manchada por
218
mercenarios cambalacheros, que pronto serán barridos, y mil doscientos millones de
hermanos se abrazarán.
España se revoluciona: la España Adámica e ideal rompe con los advenedizos
prevaricadores; y en ese maremágnum de revueltas sociales, se suceden los gobiernos,
con los períodos lunares y, sin embargo, se estrechan la relaciones con sus hijas
Vírgenes de América, porque en ellas viven los Españoles de cepa, los que saben su
deber y... no lo dudéis, las naciones de América son una misma casa que la España
ideal, que, al decir Comuna, todos entenderán «hermanos». ¿Será preciso aislar a los
hidrófobos?
La ley de higiene lo exige y la raza Adámica, fuerte, experta y sabia, dictará las
medidas profilácticas; digo: ya dió las primeras recetas; en Madrid se escribió sobre las
naciones Hjspano-Americanas: «Como si fuera una sola Nación»; y en Ginebra gritó:
«O todos, o ninguno». Son las primeras nociones de profilaxis de la raza en su triunfo.
A la unión Hispano-Americana, por consanguinidad propia, se agregará la Ibero-
Americana, con Portugal y Brasil, y quedará salpicado todo el mundo de fracciones
territoriales del mismo amor y sentir, con sus posesiones de África y de la India.
Por la fuerza del idioma, el archipiélago Filipino será un centro de transformación de
razas, en la raza Adámica, por la raíz inmortal allí plantada por España, en medio de la
Oceanía.
¿Hablaremos de la unión Latino-Americana? Esta no cabe, aunque cupieran Italia y
Francia. El verbo Latino murió, porque lo adoptó la Iglesia Católica, que no es Estado, ni
cosa.
Italia, la esclavizada, pero siempre rebelde a sus tiranos Pontífices y emperadores,
correrá a nosotros y le abriremos los brazos a ese pueblo luchador por la libertad, y ya
se adelantó adhiriéndose a esta Escuela, la gran Cooperativa Comunista, de
trabajadores del mar Garibaldi. ¿Esperaremos a Francia?... Sí. Pero... cuando la tiara
habrá caído, contestará.
De los demás Países, la Ley sacará lo que debe salvarse de la hecatombe y América
les dará asiento y fraternidad.
Tal es en conjunto el destino de la raza Adámica, que vació su todo en España, para
repartirlo al mundo entero.
Que esto es verdad, nos lo prueba hoy mismo unas declaraciones de un personaje de
la política de este País, las que transcribimos junto con la crítica de los pequeños, de
los estrechos, de los que aun pertenecen a la raza primitiva egoísta. (Copiamos de «La
Prensa»):
219
«UN CONCEPTO DE PATRIA>>
«En el banquete ofrecido al Dr. Pueyrredón, en la residencia del gobierno del vecino
País, del Uruguay, el funcionario argentino, al contestar el discurso del Dr. Brum,
expuso el concepto de Patria que, «acaso distinto a la generalidad de muchos
hombres», sostiene individualmente y en sus actos de gobierno, el representante de
nuestro Ejecutivo. Las palabras del ministro, que por la forma en que fueron dichas,
aparecen como inspiradas y autorizadas por el Presidente señor Irigoyen, son una
revelación en materia nacionalista, que han de haber sido recibidas con sorpresa por el
auditorio que las escuchó.
«Refiriéndose al primer magistrado, dijo el Dr. Pueyrredón:>>
«He sido su colaborador y su testigo, y puedo, señor, subscribir que, efectivamente, el
Presidente argentino, del que me honro en ser, a la vez que su ministro, su admirador y
su amigo, tiene un concepto de patria acaso distinto a la generalidad de muchos
hombres. Entiende que es tanto más grande el patriotismo, cuanto más amplias son las
fronteras y los horizontes en que se encauzan; considera que no debe limitarse ese
sentir al amor estrecho y apretado del terruño, sino que, por el contrario, los pueblos,
como los hombres, son tanto más fuertes cuanto más grande es el número de sus
amigos y cuanto más generoso es el vínculo que los une a los demás pueblos, o a los
demás hombres.
«Sorprende en verdad semejante concepto, cuyo sentido, si bien no se precisa con
claridad por los términos ambiguos en que está concebido, deja adivinar el espíritu que
predomina en la Casa Rosada, acerca de los problemas del Nacionalismo, como de las
premisas que le sirven de base para encararlos. Bien mirada esta definición, «que no se
limita al amor estrecho y apretado del terruño», está enteramente de acuerdo con la
política presidencial, a la que le merece mayores atenciones el arraigo de su
personalidad en los pueblos extranjeros, que los intereses morales y materiales del
propio pueblo que gobierna.
«La actuación nacionalista del Ejecutivo falla, en efecto, por esa su base angular: se
separa de toda idea aceptada, de todo procedimiento aconsejado por la prudencia y por
la experiencia, para aceptar la verdad dogmática de que la Patria es un sinónimo de
partidismo y que termina en el último afiliado a sus idealidades políticas. El amor
estrecho y apretado del terruño, sentimiento egoísta si se quiere, pero primario de
nacionalidad, que consolida la conciencia de los deberes individuales frente al progreso
público, que fomenta el espíritu de cohesión social y contribuye en forma fundamental a
la grandeza de las naciones, no le interesa, pero le interesa, en cambio, estrechar
vínculos y aumentar el círculo amistoso en el extranjero.
«El criterio que informa semejante concepción no puede ser más falso ni erróneo. Eso
no es patria en ninguna parte. La esencia egoísta que encierra el concepto de patria, no
puede ser la declamación sobre la armonía y la solidaridad internacionales, que
constituye un sentimiento secundario, en el orden de los que se armonizan en el espíritu
humano, donde el de la nacionalidad, el del lugar donde se nace, el de los afectos que
220
crea la comunidad de vida, en una obra familiar y política y grande de esfuerzos
definidamente propios, lo ocupa por entero y no sucumbe jamás ante otro alguno.
«Una vez consolidado el sentimiento nacionalista en términos definitivos, aparece el
de la solidaridad internacional en el espíritu, cuando de aquel ya no puede esperarse
una traición alevosa. Y en honor a la verdad, debe decirse que ésta no es la situación
actual del espíritu nacionalista argentino, sacudido por tendencias extrañas, que
reclaman del gobierno procedimientos enérgicos, distintos a los que viene siguiendo en
su política.
«Antes que los sentimientos esbozados por el señor Ministro en el banquete de la
casa de gobierno de Montevideo y por sobre todo otro, están los deberes nacionales, a
los que se debe por entero el Ejecutivo, para marchar a la consecución de nuestro
destino histórico, por el cauce de un patriotismo bien entendido, sin las asperezas ni
diferencias a que conduce la ofuscación partidista y los sectarismos ideológicos.
«Obreros de la misma causa común, al calor del estímulo oficial, las naciones se
engrandecen, se cohesionan y se vigorizan en el patriotismo, en el amor estrecho y
apretado del terruño.
«Después de esto, se comprende que los hombres que se inspiran en el bien
nacional, estén de acuerdo en que el Ejecutivo «tiene un concepto de patria distinto al
de la generalidad de muchos hombres».
Como los conceptos vertidos por el Dr. Pueyrredón son los que sustentamos en toda
nuestra doctrina y confirman, además, cuanto estamos sosteniendo en estos «Cinco
Amores», decimos en su honor: muy bien dicho; pero le pedimos que lo lleve a la
práctica, sin hacer caso a los críticos estrechos y encarcelados en su zurrón.
Pasamos a otro punto. Hemos sostenido que, el País Vasco, es la cuna del
Españolismo y de las naciones creadas por España y que el congreso de estudios
Vascos había desentrañado que, el Griego y sus letras, son hijos del Vascuence.
Sabemos ya, que la afinidad atrae por su propia fuerza, y he aquí que mientras yo
evoco todos estos recuerdos históricos en los destinos, me han oído sin duda en mi
evocación y una comisión de esa sociedad de estudios Vascos se dispone a venir a
Buenos Aires a estrechar aún más la Espiritualidad e interés de la raza. Copiamos. (Del
«Diario Español»):
IMPORTANTE MISIÓN VASCA A LA ARGENTINA
«San Sebastián, 15. - Se venía asegurando estos días en San Sebastián, que la
sociedad de Estudios Vascos se propone organizar una misión a la República Argentina
de gran importancia industrial.
«Interrogado al respecto el presidente de la citada entidad, D. Julián de Elorza, ex
Alcalde de esta Capital, manifestó que el viaje de dicha misión tendrá por objeto
principalmente, estrechar los lazos espirituales entre los Vascos de la Península y los
221
residentes de los países del Plata, y asimismo las relaciones de confraternidad con la
Argentina.
«El programa de la misión no está todavía puntualizado del todo, pues la sociedad de
Estudios Vascos se halla acerca de esto en relación con las sociedades vascongadas
de la Argentina.
«La entidad que preside el señor Elorza se halla también estudiando un plan relativo a
ese viaje, que será sometido a la próxima asamblea general que celebren las
Diputaciones provinciales de Vizcaya, Alava, Guipúzcoa y Navarra».
«Se espera que estas corporaciones aceptarán la idea y entonces se convendrá que
la expedición se verifique coincidiendo con las fiestas que realizarán los vascos
residentes en la Argentina, para conmemorar el cuarto centenario del viaje de
circunnavegación de Sebastián Elcano.
«La idea ha despertado gran entusiasmo en todo el País Vasco, y la misión estará
formada por las personalidades más salientes de Vizcaya, Alava, Guipúzcoa y
Navarra».
UN ELOGIO A LOS VASCOS
ARTICULO DE GRANDMONTAGNE
«Madrid, febrero 21 (Especial). -El diario «El Sol» publica en folletín un artículo de
Grandmontagne, titulado: «El tiburón de las pampas», en el que describe
vigorosamente cuánto representa la fuerte raza vascongada en el progreso creciente de
la ganadería Sudamericana.
«El vasco, de carácter duro y sereno, de gran valor y energía, y de una actividad a
toda prueba, llegó, pastoreando, más allá de los confines de la civilización, adonde
nadie llegó. Es un tipo de leyenda, que se afanó y contribuyó más que otro alguno al
valor progresivo de los campos argentinos.
«Todo el mundo les ofrece capitales para asociarse a sus empresas, pues nadie tiene
mejores aptitudes que ellos para la formación de grandes Estancias».
Termina diciendo el articulista que el vasco, se ha conquistado la simpatía sincera de
todos los argentinos, que lo consideran como el rey de las Pampas.
_______
Ya lo veis, quieren venir aquí a celebrar el centenario de la primera hazaña de haber
redondeado el mundo un vasco, Sebastián Elcano, con naves Españolas, y fué en
seguida de haber tomado España estas «Islas», como las llama Isaías.
222
De modo que no fué sólo el descubrimiento de medio mundo, sino que redondeó el
mundo.
He dicho también: «Confirmándose en los tiempos modernos el engrandecimiento de
Jafet, en la América y la Australia».
La Australia es Inglesa y, sin embargo, los analistas de la Biblia señalan a la Australia
como perteneciente al ensanche y engrandecimiento de Jafet.
Cuando he copiado esas palabras del diccionario de la Biblia, me he quedado un
tanto pensativo. El ensanche de Jafet no puede ser más que por la población de
Hispanos o por su idioma; y en Australia, aunque haya algunos Hispanos, no forman ni
siquiera colonia y el idioma es Inglés.
Pues bien: un día más tarde podemos recortar y copiar lo siguiente, del periódico El
«Diario Español»:
CÁTEDRA DE IDIOMA ESPAÑOL EN LA UNIVERSIDAD DE MELBOURNE
(15 de febrero).
«En el ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, se ha recibido una comunicación
del consulado general de la República de Melbourne (Australia) en la que da cuenta de
la creación de una cátedra de idioma Español en la universidad de esa ciudad, la que
comenzará a dictarse en el año escolar que se iniciará el mes de marzo próximo».
Ya lo veis: es Australia del ensanche de Jafet; y como sabéis que hoy en todas las
naciones se estudia el Español y éste se impone por su fuerza y belleza propias, no
pasará un lustro sin que todo el mundo, hablando Español, se fundirá en una sola raza
y será la raza Adámica, nombrada Raza Hispana por el idioma, porque no se concibe
raza, sin idioma; ni puede haber idioma, sin la vida de una raza. Por esto cabe
preguntar: ¿Existe la raza Latina?... El Latín murió asfixiado en los claustros de una
religión vergüenza: la raza Latina ha muerto, pues. Sólo quedan sus despojos, que el
viento del olvido borrará. Las demás razas vivirán transformadas; porque transformarse
no es morir, sino progresar.
223
CAPÍTULO NOVENO
EL AMOR IMPONE LOS DEBERES INDIVIDUALES (SACRIFICIO)
En la primera parte hemos hecho el artículo: «El. Amor es sacrificio», y todo lo en él
expuesto tiene relación directa con éste. Pero aquí debemos seguir caminos más
amplios: tanto más, cuanto hemos progresado en el estudio de los amores, que aquí ya
estamos a las puertas del gran quinto amor o Universal.
Cuando consideramos el amor de familia, sólo nos podemos circunscribir al hogar y
es por esto un solo deber que el hombre tiene.
En el amor ciudadano, el hombre tiene deberes con cada ciudadano.
En el amor regional, adquiere deberes mayores, porque disfruta del mismo sacrificio
de los otros corregionales.
Y en el amor Nacional, acrecienta sus deberes hasta casi desconocerse la
individualidad, porque han formado un poder Ejecutivo: un gobierno representante, en
el que cada individuo es el todo, sin poder decir yo soy, para no romper la Armonía.
Como se ve, el amor lo ha obligado a deberes mayores; pero están equiparados a los
derechos conquistados, comparables en la pequeñez de una patria potestad del hogar y
la alta investidura de presidente del poder ejecutivo de un nación constituida.
En el caso de jefe de familia, su autoridad se reduce al hogar. En el caso de jefe de la
Nación, su autoridad llega a todos los hogares de la Nación.
Para obtener ese derecho, igual a todos los derechos, es necesario igualmente haber
cumplido todos los deberes, porque «La Ley es una», hemos sentado en nuestra
proclama, y nada puede oponerse a ese principio riguroso. Y como aviso moral, hemos
sentado la máxima: «¿Quieres tener derechos? Créate primero obligaciones.»
Hemos dado también los medios de sabiduría para llegar con gusto a esos sacrificios,
y con la más alta moral filosófica hemos aconsejado: «Sé señor de ti mismo y esclavo
de tu deber».
¿Quién sin conocerse a sí mismo puede conocer a otro? ¿Y quién conociéndose a sí
mismo no amará su semejante?
Se nos va a decir que todo eso es la perfección en el gobierno individual y nacional.
Nada más verdad y a ello se encamina la humanidad, ascendiendo la escala de los
amores.
Verdad es también, y triste verdad, que aun no ha sido posible que se establezca un
gobierno en ninguna parte del mundo dentro de esta perfección; pero las causas son
todas las apuntadas en este libro sobre privilegios que se abrogaron los que no podían
224
tener ningún derecho, puesto que no admitieron ni se hicieron obligaciones. Esto, con
más las tendencias naturales de raza, resistiéndose cada una a ser absorbida por otra,
había de traer como efecto, lo que tenía la causa. La imposición de unos a otros
individuos, de unas a otras razas, de unas a otras naciones, que, según se verían
acorraladas, los restos supremáticos de razas primitivas y los Jefes de las que se
privilegiaron ellas mismas por las falacias y la fuerza bruta, al verse acorralados, digo,
por la absorción de la mayoría de las razas, en la raza Adámica, venida a la tierra con
esa altísima y terrible misión mandada por la ley de los destinos, esos restos tratarían
de cumplir su juramento, contenido en el símbolo de Caín y Abel; y, como es
consiguiente, se originó esta última y terrible hecatombe sangrienta y de miserias.
No creáis que todos los que han participado en esa terrible página final de la,
supremacía sean los abatidos espíritus de las razas primitivas. No. La casi totalidad de
los espíritus primitivos pertenecientes a la tierra se plegaron a la misión Adámica en sus
múltiples reencarnaciones; y esa es precisamente la causa de la hecatombe, porque
una minoría de falaces, desterrados ya por supremáticos de otro mundo, antes de la
venida de la misión Adámica, usando de sus viejas mañas y marañas, esclavizó a los
primitivos, lo que obligó a la Justicia y la ley de los destinos a mandar esa misión de
sabios abnegados, compuesta de sólo 29 seres, que su amor no vaciló en los
tremendos sacrificios que había de soportar.
Cuando han sumado a su raza Adámica una gran mayoría, pidieron la acción de la
justicia; la que, al anunciarse, puso en movimiento sus medios y las religiones todas
vieron el liberalismo surgir y comprendieron que ese era el ángel exterminador y se
dispusieron a la venganza jurada por Lamel, de vengar a Caín Septies, 70 veces 7, que
quiere decir siempre: lo cual es entendido por el juez que el Padre mandó con la raza
misionera, de que sería inútil esperar la corrección ya en este mundo y se dispuso y
decretó su expulsión, como habían sido expulsados de otro mundo. Esta segunda
expulsión es la que los Teosofistas han llamado «Segunda muerte».
En nuestra Filosofía hemos hecho una cuenta, que ratificamos aquí, sobre el número
que ha correspondido ganar a cada uno de los 29 misioneros, y que toca a cada uno de
esos bravos abnegados, 70 mil millones de espíritus que los habían de agregar a su
raza, por la carne. Es decir, siendo hombres; y en escasos 57 siglos lo han conseguido.
Si queréis reconstruir mentalmente el estado salvaje de la tierra toda en aquellas
fechas, para apreciar el trabajo de la raza Adámica, hasta llegar a las alturas del
progreso que hoy podemos cantar, os daré un punto de partida, que es el descripto en
la Filosofía Austera, referente a la consagración bárbara que hacía la religión que
encontraron en la india y que consistía: Para cada consagración, le presentaban al
sacerdote, al pie del Altar, una joven Virgen, a la que estupraba, siendo sacrificada al
instante, con cuya sangre se daba la comunión a los presentes.
De esa costumbre ritual, descended hasta el fondo social y colegid. ¡Qué de
transformaciones ha habido que operar!
225
Suponed también, qué luchas habrá sido necesario sostener con los caníbales
sacerdotes y castas homogéneas, al verse privados de ese privilegio feroz de
concupiscencia, al ser suprimido por Shet, que era, el juez investigador, substituyendo
ese crimen por las especies de unos bollos de cereales y manteca, con zumo de frutas,
en vez de sangre humana.
El instinto fiero del hombre-bestia, había de rebelarse a esa moral y justicia y
surgieron las primeras matanzas de los Adámicos, figurados por Moisés (que su espíritu
es el mismo de Shet) en el símbolo de Caín y Abel.
Cuando ya han sembrado la semilla de la raza en aquellas tierras, las más pobladas y
progresadas entonces, pero que sucumbían casi tantos como nacían blancos (que es el
color de la nueva y fuerte raza), debieron buscar otro ambiente, donde la nueva lucha
fuese más dulce, y por medio de la reencarnación, nace Adán, siendo Noé, y la mayor
parte de su familia en Armenia, y siendo Jafet el mismo Shet; por lo cual hemos dicho
en el capítulo anterior, que los Vascos son la raza Adámica pura.
Desde la generación de Noé, ya ha sido más proficua la procreación Adámica, por
razón de ambientes más morigerados de las razas en que convivían y, especialmente,
porque habían pocos habitantes y se impusieron el deber de una abundante
procreación propia, permitiendo para eso la poligamia, para la multiplicación de la raza.
La poligamia de los antiguos Patriarcas no ofrecía los graves peligros de
degeneración que hoy produciría, por la razón (entre muchas otras) de que, a lo sumo,
el cruce sería una segunda vez en la misma sangre, que, si perdía en fuerza bruta, lo
ganaba en afinidad y belleza, punto esencial y necesario a la estabilidad de la raza.
Desde luego que, lejos de ser (como hoy se considera la poligamia) un vicio o pasión,
era un gran sacrificio, porque cada padre se veía pronto con un número de 12 a 20 hijos
e hijas; y los que somos padres, sabemos cuántos azares y sinsabores cuestan.
Todos estos hechos, con los tantos que la historia nos ofrece del sacrificio de tantos
hombres y mujeres por su amor a una causa, tenemos bastante para afirmar que el
amor es un sacrificio; pero que también es justicia. Lo que no se debe nunca olvidar.
Lo mismo queda probado en esos ejemplos que el amor impone los deberes
individuales, de los que yo creo, con fundamento, que no necesitamos argumentar más.
Sólo queremos mentar que el deber individual cumplido da derecho a todos los
derechos; y que el deber individual cumplido como miembro componente nacional, es
tanto más meritorio que en los anteriores amores de región, ciudad y familia, cuantas
familias componen la nación.
El mérito consiste en que, no conociendo a todas las regiones, ciudades y familias,
cooperamos al bien de todos ellos como para nosotros mismos, en el progreso común
de la Nación. Lo que entraña ya el principio del amor Universal; porque, si por la Nación
(de la cual no conocemos a todos sus individuos) estamos dispuestos siempre al
226
sacrificio, de nuestra personalidad, ¿qué nos importaría para el mismo sacrificio; que
nuestra Nación fuera todo el mundo?
He aquí cómo se va infiltrando en cada hombre la idea de la fraternidad humana, por
la cual se rompen las fronteras.
227
CAPÍTULO DIEZ
EL AMOR NO TIENE FRONTERAS
Vamos a continuar con la raza Adámica en un caso histórico y corresponde al
Patriarca Jacob.
Prescindiendo en cuanto se puede del texto Bíblico-Católico y de cualquiera religión
(aun de la Israelita, que no debe existir, porque sólo puede ser Judía y no Israelita, ni
Mosaica), hemos de anotar ese caso en los anales de Egipto y en los escritos
guardados por el mismo Moisés en la Cábala fundada por él al retirarse del pueblo que
libertara, al que abandonó por causa de los Levitas.
Sí es cierto que José, hijo primero de Raquel, fué vendido por sus hermanos a unos
arrieros comerciantes, los que luego lo revendieron en Egipto, y por modos raros (pero
por eso mismo obrados por la ley de los destinos) llegó a ser el Ministro de Hacienda
del gran Rey o Faraón del gran Egipto, que porque esclavizó, ha sido esclavizado. No
hay deuda, que la terrible ley de la justicia no cobre.
El hecho es que el amor de José a su encontrado Padre, que tanto llorara por su
desaparición, y el amor nacido en Faraón hacia su extranjero ministro, abren su frontera
a los necesitados de la Mesopotamia. Pero hemos de advertir la diferencia de esos dos
amores: el de Faraón es un amor manchado de egoísmo y el de José ennoblecido por
el cumplimiento de un deber.
Pero a pesar de la mancha de egoísmo en el amor de Faraón, recibe igualmente
premio, porque el amor, o la obra del amor, no puede recibir mancha, aunque el autor
sea todo lo ruin y malvado que pueda ser.
Por esto, cuando un hombre, en medio del mayor libertinaje, liviandades y crímenes,
ejecuta un solo acto de amor, es lo bastante para su regeneración, que empezará en
seguida.
Pero aparte de que hemos traído este pasaje para decir que el amor borra o no
reconoce fronteras, hemos tenido el objeto de demostrar a la vez que la Ética-
Comunista la tienen siempre latente para todos sus actos, los espíritus sabios,
dirigentes y autores de todo el progreso, que en la tierra corresponde por entero a los
29 misioneros, de los que Jacob era el jefe, porque era el mismo Shet; y José el
vendido, su hijo, otro de ellos.
Podrían ignorarlo sus materias, sus cuerpos; pero sus espíritus preclaros, estad
seguros que lo sabían y obraban domeñando a sus cuerpos, por la Ética-Comunista
que se habían trazado y jurado.
La Ley del Espíritu es tan sabia (porque es la ley de amor) que cuando ya vive de su
sabiduría y en la Luz del Padre nuestro Creador, previene las cosas en forma que a
228
nuestros cuerpos les sería imposible acatar, si concibieran de una sola vez los
sufrimientos de una dura misión.
Por esto, el espíritu, en esas condiciones, toma una materia adecuada y capaz de
resistir desastre tras desastre, bajo una esperanza que preconcibe que ha de terminar
algún día su aflicción; y es porque el espíritu que desde dentro obra todas esas cosas
por su herramienta cuerpo, da energías y esperanzas, que nunca son vanas, aunque
aparentemente no triunfe, por causa de que muchas veces los cuerpos sucumbieron en
la lucha por la oposición de los detractores, que, saben igualmente que los misioneros
los van a desalojar.
Se dirá que eso es vencer a la ley de justicia: nada más equivocado. Figuraos que
todos los 29 misioneros han caído asesinados muchas veces, como Antulio, Sócrates,
Juan, Jesús, Giordano o Francisco Ferrer. Pero dieron su principio Ético-Comunista y
triunfan. Y no los creáis alejados de sus luchas. Cae Antulio, que había sido Isaac, y
repite siendo Jesús. El austero Elías, que tanto sufriera, reincide siendo Juan, que cae
su luminosa cabeza al tajo de una feroz cuchilla. Cae Sócrates, que fuera Moisés,
Jacob, Jafet y Shet, y reincide siendo el heredero de su hermano Jesús, y repite en
Juanucho para capear a los Papas, mientras España extiende la raza de Jafet en un
nuevo mundo. Demócrito, que se ríe de las tontunas y locuras de los hombres y
descubre los átomos, deshaciendo la unidad en millones de unidades para dar camino
a las ciencias, reincide en Giordano Bruno, para proclamar hasta dentro del claustro, la
unidad en la multiplicidad, y a pesar del hábito del fraile descubre al mundo, lo que
condenan los frailes, o sea la existencia de infinitos mundos, y cae quemado por sus
mismos compañeros, verdaderos frailes. Pero reincide luego y es el tremendo
Mendizábal, cuyos decretos hemos copiado atrás. ¿Y Francisco Ferrer quién fué? Pues
otro de los que sienten amor y quieren borrar las fronteras y se borran.
¿Os dais cuenta de la Ética-Comunista de los Espíritus de Luz y Progreso? Pues todo
esto encierra la misión de la raza Adámica: es decir, borrar las fronteras y las parcelas
de propiedad en todo el mundo.
Que se ha dado principio a ello, nadie lo negará ya; pero aunque se opongan con
toda su fuerza bruta los que siempre persiguieron a los misioneros y sus liberados, sólo
conseguirán suicidarse ellos mismos; porque los que ya tienen en fruición la
Ética-Comunista de la raza Adámica, son 7/8 partes de los espíritus y de los hombres.
La Ética-Comunista de los misioneros Adámicos, de uno que la traía, se ha extendido
con la absorción de todas las razas por su raza y no ha importado que se haya
circunscripto a colectividades por grandes o pequeñas naciones, territorios y ciudades;
era necesario que cada uno se convenciera de que le es imprescindible la ayuda de
todos, y hoy, que por las emigraciones, a causa de las mutuas necesidades y los
naturales anhelos de expansión, se han convencido todos de que todos se son
necesarios y que todos tienen más o menos desarrollada la Ética-Comunista; y los
hombres se federan y juramentan para conquistar su aspiración de igualdad, libertad y
fraternidad, matando el extranjerismo.
229
Cada hombre que se radica en una nación que no es la suya, es un José como el hijo
de Jacob, que pone bases de unión entre la Nación de que procede, con la que adopta.
Ha habido un momento de terrible confusión: La voz de las 7/8 partes de la
humanidad, pedía la expulsión de la ínfima minoría plutócrata, que por la falacia y sus
mañas y marañas, quería seguir como siempre, esclavizando a la mayoría, que en
espíritu proclamaba el régimen Comunista de Amor y Ley; pero en sus materias, muy
prejuiciadas por la moral inmoral, inculcada por las religiones, aun veían en su hermano
de diferente Nación, al extranjero odiado, por causa del egoísmo patrio, suplente del
egoísmo religioso, perdido por su razón de hombre.
La plutocracia explotó ese último sentimentalismo de patria; y a pesar de las
organizaciones obreras internacionales, se lanzaron los hombres unos contra otros,
siendo los dos bandos de luchadores los mismos hijos del trabajo.
La plutocracia, enceguecida, creyó haber triunfado; pero si oyó el rugir del viento, no
supo de dónde venía, y el viento abatió sus castillos, fundando sobre sus escombros la
gran internacional, con un solo principio: El trabajo común y obligatorio y el derecho
igual en el usufructo.
El desengaño de los más, que lucharon en los dos bandos de la hecatombe que
señala la evolución Comunista, les hizo luz en sus doloridas conciencias y se
abroquelan en Moscú, para barrer desde allí hacia el Oriente y el Occidente, con
escobas duras formadas por bayonetas y ametralladoras, que son las que el enemigo
común usó para sostener su plutocracia. «Con la vara que mides serás medido»,
escribe Shet en su ley de justicia, y lo repitieron Moisés y Jesús.
Es duro para el obrero convertirse en dictador, puesto que aborrece la dictadura; pero
las circunstancias son omnipotentes y obligan al hombre de paz a hacer la guerra, para
matar a la guerra, para luego no tener ya que temer la interrupción de la paz, puesto
que la guerra habrá sido enterrada.
El drama ha durado 57 siglos, sucumbiendo miles de veces los misioneros y los
liberados por ellos por la enseñanza de la libertad de los hombres, en cuyos últimos 20
siglos, la efusión de sangre ha sido lo no pensado ni previsto por los espíritus de amor.
En efecto, luego del asesinato de Juan y Jesús, cuyas doctrinas fueron llevadas a
todas partes del mundo conocido entonces, con las que los hombres empezaban a
llamarse hermanos, nace, para vergüenza de la humanidad, la religión Católica o
Romana, engañando a 7 religiones, que son las siete cabezas de la bestia 666 del
Apocalipsis, decretando ya la destrucción del Pueblo de Israel o Judío, del que se
quedan, sin embargo, con el baluarte Jesús, asesinado por los sacerdotes. No es fácil
pesar la sangre, ni contar las vidas segadas a ese pueblo disperso, que, para de
demostrar la ley de los destinos que es invencible y probar la impotencia de los
plutócratas, ese pueblo, asesinado por millones en todas partes y aun sin poder formar
Nación, se multiplica, siendo ahora en números redondos 12 millones, diseminados en
230
todo el mundo. Es que nada puede esa falsa Iglesia y religión contra la ley del Creador,
que no es su Dios.
Un poco más tarde se organizan por la misma religión Católica, las guerras llamadas
Cruzadas, cuyos soldados feroces iban como a caza de perros, sin instinto de hombres.
En el siglo XI, alimentadas por los Papas, hay guerras terribles, sucumbiendo Enrique
IV de Alemania, y todas las naciones que tienen contacto con el Papado, se encharcan
de sangre,
Francia sostiene 8 guerras religiosas; y ascendemos al siglo XV, con las hogueras y
mazmorras de la inquisición, siendo España la más castigada.
En Turquía, en el Asia, India y China, alcanza la ira de los Papas y es continuo el
derramamiento de sangre.
Se ha firmado la llamada Santa Alianza y las revoluciones y guerras civiles no tienen
precedente. Solo España cuenta, en el siglo XIX, 90 años de guerra en la Península y
sus posesiones, sumando millones, los caídos y los inutilizados.
Hemos arribado al siglo XX, al siglo de la Comuna, al siglo en el que se cumplen en 5
de abril de 1912, los 36 siglos marcados en el testamento secreto de Abrahán, en cuyo
día y previos juicios, se dió sentencia definitiva al proceso de la tierra, declarando el
régimen Comunal en el reinado del espíritu, expulsando de esta sociedad a los
malversores, detractores de siempre, anulando las religiones y sus dioses y aboliendo
todo título que no sea el de hermano y sin ninguna prerrogativa ni privilegio, sino es la
mayor sabiduría.
Declarada a los cuatro vientos la sentencia, los espíritus pronto se dieron cuenta de
su desalojo y quieren vengarse por última vez, y promueven esta guerra mundial,
prefiriendo su suicidio antes de ceder los derechos iguales que la ley y la sentencia
proclaman.
La raza Adámica ha triunfado: los restos de la familia primitiva y los supremáticos
recibidos en la tierra en calidad de desterrados, han visto producirse el efecto contrario
al que prepararon.
Querían encender aun más el odio entre los pueblos y los hombres, y los hombres se
aprietan en compacto haz; se abroquelan y se abrazan como si fueran todos uno solo y
detrás de su victoria (ya descontada) la paz de la Comuna, sin fronteras, sin parcelas y
sin dinero, será su galardón.
¿Quién conocerá la tierra un siglo más tarde del régimen Comunal?
El epílogo del drama no podía ser sino el conjunto del episodio sangriento.
231
Mas el apoteosis del triunfo de la raza Adámica es deslumbrante de magnificencias de
luz, de belleza, de sabiduría, de amor universal en una mansión sin fronteras.
232
QUINTA PARTE
EL AMOR UNIVERSAL DEL MUNDO ES LA PERFECCIÓN RELATIVA
CAPITULO PRIMERO
EL AMOR ROMPE TODAS LAS VALLAS
Vallas son todo aquello que nos opone un obstáculo a nuestra libre marcha; pero el
amor las rompe todas.
Vallas han tenido en todas las cosas los misioneros del progreso para exponer sus
ideales, y las luchas vallas son.
Vallas tremendas eran las diferentes razas a las que tenían que absorber y por el
amor las absorbieron, por lo que podemos llegar al gran quinto amor: rompiendo todas
las fronteras; porque, no habiendo ya más que una raza, no hacen falta Naciones;
aunque sí debe haber regiones, por la variedad de los climas, que forzosamente difieren
en el etnicismo; pero eso no impide ser una sola raza, que puede vivir bajo una sola ley
y régimen Común.
Podrá variar una región de otra, en temple, aficiones peculiares, según su propio
etnicismo; pero no pueden variar en sus necesidades de hombres, que en todas partes
se reasumen en la conservación de la existencia. Pero como la educación ha de ser
completamente igual en grados y materias, el sentimiento será del mismo índole,
aunque pueda diferenciarse en grado de perfección de un individuo a otro.
Educada toda la sociedad humana bajo el amor de hermanos; regida esa educación,
por un solo consejo y un solo código moral, y no habiendo más moneda que el hombre,
ya no encontrará nadie más vallas que le obstruyan su camino del Amor Universal.
Desde luego que sería una utopía pensar en borrar definitivamente las fronteras, sin
iniciar primero esta educación y moral, en las que aun consideramos Naciones, porque
sería aún más costoso durante los años de esa educación, en la que se han de ir
amortiguando las pasiones creadas por los patriotismos mal entendidos con principios
autocráticos; sería aún más costoso, repito, hermanar, por ejemplo, al Alemán con el
Francés; al Austriaco con el Italiano; al Mexicano con el Norte Americano, y aun sería
imposible borrar los odios religiosos del Cristiano con el Mahometano, o el Budista con
el Mongol.
No. No caemos en esta ignorancia; y por esto, mientras los hombres se desean
abrazar; mientras se desfogan de sus odios; en tanto pasan las generaciones
manchadas de Patria y religión, educamos a cada uno en el Amor de hermano a los de
la otra Nación: y esa educación se da igual al Ruso, al Chino al Americano, al Español y
al Africano, como a todas las hoy Naciones, mientras que estudian y toman un solo
idioma que todos empezaron a querer.
233
Nosotros, que estamos en el secreto de la Ley de los destinos, hemos obedecido y
preparado esa obra Comunista, esa ética suprema para toda la familia humana, sin
importarnos del laurel, que sería muy pequeño, si los hombres nos lo habían de dar.
Hemos visto cómo desde que empezamos nuestra obra en diciembre de 1909,
corriendo una gran etapa hasta el 5 de abril de 1912, sin descanso, preparando un
Código Nuevo, hemos visto, digo, como todo se movía y todo lo animábamos y
esperábamos ver saltar la primera chispa, donde precisamente nadie podía pensar: en
el País más esclavo, pero que es la raza Adámica pura y purificada y que por eso
estaban también entre ellos y a su alrededor, los más grandes supremáticos y
enemigos de la humanidad, y ahí está demostrado en la contienda Rusa.
Ya en estas horas, la voz de alerta, la palabra de esperanza, y un ¡Adelante,
humanidad regenerada! ha sido dado por esta escuela y ha sido oído y recogido de un
confín a otro confín de la tierra y nuestra «Filosofía Austera Racional» lleva un principio
igual para todos los hombres en lo material y científico, como en lo moral y espiritual, y
todos los hombres pensarán de igual manera en la misma cosa, diferenciándose sólo
en el grado de comprensión, porque esto obedece a la inteligencia que cada uno pueda
desarrollar.
No creáis que no hayamos tenido entre nosotros enemigos y perjuros, cobardes y
detractores; pues bastaría que no admitiéramos el error, el milagro, ni la religión, para
que todas esas calamidades se entraran en nuestra escuela.
Y ya que estamos en este tren de exposiciones y acusaciones, voy a demostrar esta
verdad con un impreso que me llega por correo, el cual, ayer día 17 de febrero, lo ha
publicado en son de pifia el periódico La Montaña, cuyo recorte iba a transcribir. Pero
como parece que el autor quiera decirnos: «No sólo vosotros sabéis, yo sé más y me
adelanto», por lo cual, bajo sobre, nos remite tres, ejemplares, de los que dos, con el
sobre para dar fe, guardaremos en archivo, para denunciar a este falso profeta en su
día, porque estamos seguros que es uno de los tantos prevaricadores de nuestra
causa.
Sí; como se ha de ver en nuestra obra, con fechas muy anteriores a la en que nos
llega esta hoja, se ha dicho y al público en, las conferencias de esta Escuela. Pero
jamás hemos hablado de «El Diluvio», aunque hayamos, hablado de «Un Cataclismo»,
que ya empezó en 2 de agosto de 1914 y no acabará, como guerra hasta que la guerra
sea muerta por la guerra; y que la naturaleza ha de tomar parte, que no lo dude nadie.
Y para quien lo dude, que indague de dónde procede el satélite que hoy tenemos y
entonces comprenderá como podremos tener otro que necesitamos para no tener más
noche. Del cual, también hemos dicho que no tiene habitantes, ni los tendrá, tratándose
de hombres. Pero esto no es decir que, sea muerto, porque hemos confirmado que
nada hay muerto.
234
He aquí ese documento:
«EL DILUVIO SE ACERCA ! ! !
«Los grandes y desastrosos sacudimientos de tierra, que se vienen sucediendo, en
mayoría, son formidables explosiones subterráneas, que se producen por la
intervención de gases líquidos, de naturaleza diversa, en las galerías producidas por la
continua explotación de Fluidos y Líquidos, de otra naturaleza, que las ocupan (1).
«El hecho presente se comprueba por la presencia de líquidos que instantáneamente
brotan de las grietas abiertas en la tierra por las violentas sacudidas.
«¿Qué acontece en las vísceras de la tierra?».
«La invasión de las aguas en las grandes galería flúideas, cuya irrupción violentísima
provoca las terribles explosiones, y por lo consiguiente, los desastrosos sacudimientos.
«Esto quiere decir: que la tierra viene siendo invadida por las aguas, generalmente,
en ausencia de los flúidos y otros líquidos explotados.
«Vamos a un ejemplo: Cuando a un globo le falta el gas suficiente para mantenerlo a
flote, en la inmensidad del espacio, ¿qué hace? Precipítase desde la altura hasta el
fondo. ¿Comprenden los Señores?
«Cuando al Globo Terrestre le faltará los flúidos necesarios para seguir
manteniéndose a flote de las aguas, el globo se precipitará en el abismo de las mismas,
arrastrando tras sí, todo el grosero progreso del materialismo, profano a las Leyes de la
Naturaleza y al poder soberano que la gobierna.
«Entonces aparecerá en el Espacio y por encima de las aguas, «El Arco Iris», en toda
la majestad de su esplendor, cuyos primeros albores vienen deslumbrándose desde
Oriente a Occidente (2), para recoger, en la Nave Salvadora, a las almas inocentes,
predestinadas por el Ser Supremo, a poblar nuevas tierras, nuevos mundos, que desde
el fondo de las mismas aguas surgirán.
«Las lluvias diluviosas han empezado.
«Eso será, si la impavidez fría y temeraria del Materialista llegara a vencer los terribles
desastres atmosféricos, que sucesivamente vienen y vendrán sucediéndose; cada vez
con más rigor.
«¿Otra prueba más del mandato imperativo de la Naturaleza a sus hijos?
« A La Prensa. - Buenos Aires.
235
«PARA LOS ASTRÓNOMOS, PARA LA «STAMPA» Y PARA LOS DEMÁS
CIENTÍFICOS
«La ausencia de los vientos, anotada a ésa, 27 de abril de 1920, ha producido sus
efectos desastrosos (3) y, siguiendo en la misma Nota: Estado anormal de las
Corrientes Circulatorias, desde luego se puede estar a la espera de algo más
desastroso y trágico».
15 de julio de 1920.
«Como se ve, la humanidad no podrá quejarse, ni disculparse de no haber tenido
aviso previo de los dolorosos acontecimientos que se vienen desarrollando y a los que
se ve sujeta a soportar y a sucumbir, tan tiránica e injustamente, por la ambición y el
egoísmo del hombre imperfecto.
UN ESPIRITUAL.
23 diciembre de 1920 ».
_______
Y bien. El estilo religioso. El modo Teosófico. El todo Espiritualista. Esta sería nuestra
crítica; pero nos vemos forzados a desmentir a ese... Espiritual, que no tiene el valor de
firmar, como no tuvo valor de iluminarse en esta Escuela y prevaricó.
Tocado de una manía, que tardará varias existencias en curar, no puede penetrar en
las entrañas de la verdad, ni aun en las reglas simples de la ciencia.
Si sólo hubiera pensado en que la Teosofía (de la que es muy fanático) y las ciencias
ocultas, de las que pretende saber mucho sin haberse iniciado, auguran la dirección de
la tierra o «Natura» a cuerpos de espíritus naturales y elementales, lo que es cierto,
aunque a ambas ciencias y doctrinas les falta lo que le sobra al Espiritismo Luz y
Verdad para asegurarlo, llevando la cuestión resuelta a la Filosofía, para de allí sacarlo
a los números de la matemática, ese... pobre Espiritual no vería galerías, ni explosiones
de gases líquidos ocasionados por la «invasión de las aguas en las galerías» ¿No le
dice nada la Ley física y el vacío?
Pero lo gracioso está en el ejemplo del Globo: El Espacio debe ser todo un Océano
de aguas, sobre las que debe ir nadando el globo Terráqueo, y no nos dice el visionario,
sobre qué se sostienen esas aguas en las que, al faltarle el gas, se precipitará en su
abismo y... adiós, leche, huevos, pollos, lechón, vaca y terneros. Y todo por los
insensatos «Materialistas».
¿Qué espíritu divino, iluminador, habrá puesto ebrio a ese Espiritual, para tantas...
incoherencias?... Pero ¡ah! él, pobrecito inocente, será recogida su alma por un barco...
236
de papel, para llevarla a nuevas tierras y nuevos mundos... ¡¡¡Surgidos del fondo de las
mismas aguas!!!... ¡Válate Dios, buen Sancho... por tu... ignorancia!
¡Cuánta insensatez y cuánta maldad envuelta en un fardo de burda materia!...
Y ¡cuánta audacia tienen los faltos, de razón, considerando causa suficiente a la
destrucción de un mundo, los equívocos de una ciencia, y dicho bien, por la sinrazón de
los cultivadores del materialismo!
La ciencia materialista es tan buena como toda otra ciencia en sí misma; y ese mismo
tenebrario profeta; firmado «Un Espiritual», es tan responsable como los que acusa por
materialistas, y agregaremos que él es culpable por el hecho de firmarse Espiritual,
porque se confiesa detractor y mixtificador del Espiritismo Luz y Verdad, que oyó en
esta Escuela y no tuvo valor de seguir su austeridad, porque es Espiritualista y Teósofo.
Es decir, Religioso.
Es necesario que pruebe la crasa ignorancia de ese falso y mixtificador Profeta.
«Eso será, si la impavidez fría y temeraria del Materialista llegara a vencer los
terribles desastres atmosféricos, que sucesivamente vienen y vendrán sucediéndose
cada vez con más rigor», dice.
¿De modo, señor... Espiritual, que podría ser que la impavidez fría y temeraria del
Materialista venciera los terribles desastres Atmosféricos? ¿Y dónde está entonces la
Omnipotencia de la Ley? ¿No le parece, señor Espiritual, que si porque el materialista
venciera, habría de venirnos ese diluvio, sería una venganza de verdulera? ¡A qué
estado reducís los mentecatos al Creador!... Ese mismo concepto tiene cualquiera
religión de su Dios, que le pide la destrucción de los otros religiosos.
Yo no soy un Espiritual, ni un Espiritualista, sino un Espiritista, que lo pruebo con mis
obras; y si el Materialista tuviera la posibilidad de vencer a la Ley, el Materialista sería
más que la Ley y su Autor y yo correría hacia ellos, igualmente que cualquiera que no
tenga en su cráneo tripas de calabaza, en vez de masa blanca y gris. ¿Podría, Vd.,
señor Espiritual, justificar lo que hay en el lugar de sus sesos?
¿Con que no se podrán quejar los hombres de que no se les avisa de su remojón?
Y, díganos por favor, por amor siquiera de la salud pública: ¿No se beberá primero
ese Dios vengativo, las aguas servidas? Yo no puedo remediado; no me gusta un baño
sino con mucho aseo. Pero ahora que recuerdo. ¿No está Vd. en contradicción con el
otro Espiritual, pero que es más amable y divertido que usted, puesto que nos hace
morir en un furibundo baile, ocasionado por otro... Diluvio de... Oxígeno? ¡Y yo que he
negado la locura!... ¿Estaré yo loco?
Pero vengamos a cuentas: porque cuando hemos llegado a las puertas del gran
quinto Amor, no puede ser que se nos agüe la fiesta, ni acabemos, como las tarántulas,
en un baile frenético y sin remedio, ni en un baño sucio.
237
1.° -- La Astronomía ha descubierto muchos asteroides en los espacios
interplanetarios.
Yo que sé (para este caso) lo necesario, de las leyes de la Electricidad y por lo tanto
del Magnetismo, sé que esos asteroides son unos electroimanes que dan al mundo que
gira ante ellos las vibraciones o cargas eléctricas que necesitan para su marcha.
Cargas o vibraciones que no pueden ser mayores ni menores que la que puede
soportar el inducido, o sea el globo o mundo, como nos lo prueban las leyes de una
Dínamo, y que no podrán los Astrónomos decirnos lo contrario a los Electricistas.
Entonces, Flammarión gastó una broma de buen género y sabe él que no puede ser
que el oxígeno supere a lo que, el regulador permite.
2.° -- Si todo el Éter de dentro de la órbita de la tierra se liquidase para producir el
diluvio de nuestro... Espiritual, resultaría que sería mucho menor el volumen de agua
que pudiera dar, que el peso específico de la tierra y entonces no podría sumergirse y
no habría, por lo tanto, tal baño inaudito.
No es necesario hacer matemática más menuda para desbaratar las dos catástrofes.
En cambio, ha habido un diluvio (y no en tiempo de Noé) que cubrió toda la tierra, y lo
hemos expuesto en nuestra «Filosofía Austera Racional», en la Creación del alma
humana y aparición del hombre en la tierra, y fue hace 55 millones de siglos de 100
años de 365 días.
Para producirse aquel diluvio verdaderamente Universal, no fue necesario (ni lo sería
ahora) la «Lluvia diluviosa»: no tiene el Espíritu Maestro de la Naturaleza más que
hacer una maniobra que el sabe y las aguas de los mares subirán a las cimas de las
montañas. Y lo que hizo una vez, podría hacerlo igual si fuera de Justicia, si no existiera
el hombre, como no existía cuando aquella operación necesaria para crearlo, sin mirar
que unos serían Materialistas y otro, Un Espiritual.
Sabía que el hombre se hará luz; y el Creador Nuestro Padre, que no tiene tiempo, no
puede ser vencido en ninguna de sus leyes, como supone «Un Espiritual», de lo que
tendría que acudir a un soberano remojón, lo que por cariñoso que fuese, si antes no se
bebía las aguas sucias servidas, sería una cobarde venganza.
Confieso que jamás habría pensado en este incidente, en este primer capítulo del
Gran Quinto Amor; Amor Universal, que no puede ser más que con el gran régimen
Comunal; y es seguro que «Un Espiritual» es antibolsheviki y acaso sea a ésos a los,
que ataca de Materialistas.
Pero dilucidando ese incidente, conveniente por muchas causas presentes y acaso
ulteriores, juzguen los hombres la pedantería de «Un Espiritual» con los irrebatibles
principios del Espiritismo Luz y Verdad, que sabe utilizar las ciencias, porque para eso
las ha traído, y aplaude a los Materialistas, porque es igualmente una ciencia, y por
todo, no castiga a nadie, sino que corrige a todos por su sabiduría y por su Amor, con el
que rompemos y salvamos todas las vallas que se oponen a la fraternidad.
238
Debemos sentar, empero, en este primer capítulo del Quinto Amor, que para borrar
las fronteras y las marcas de propiedad privada reclamado por la mayoría de Espíritus y
hombres acogidos a la Ley de nuevo Código, se pidió también a esa misma Ley de
Amor, que quite los estorbos. Los estorbos son los hombres prevaricadores y
detractores, con los despreciables supercheros como «Un Espiritual» fanático religioso,
no menos peligroso que los sistemáticos negadores del Espíritu.
Ambas son vallas que hay que quitar y no ha de ser por la sumersión del Mundo en
las aguas, imposibles de aumentar fuera de una Ley matemática, ni por la zarabanda de
un baile hasta reventar, que ambos casos es acabarse el mundo, destruirse el mundo y
eso... será, pero cuando todo él sea escorias inasimilables a los organismo de los
hombres. Lo que quiere decir que los hombres se habrán purificado y tendrán en sus
almas (vestido de sus espíritus) el valor total de las esencias de la materia, hecho
conciencia, que es Luz. Y brillará cada alma como un sol, reflejando la Luz del espíritu,
aunque sean los materialistas que niegan el Espíritu, que no será fuera de justicia que
eso se les reconozca mérito, para continuar en la sociedad Comunista que se
establece, en tanto que no habrá lugar a los detractores, mixtificadores y supercheros,
porque no son capaces de dejar sus malos hábitos.
Entonces sí, es cierto, que algo hará la Ley de Justicia para sacar a esos malversores
y no ha de ser lo que ellos quieren (en su odio a los progresados), el fin del mundo.
Convénzanse esas plagas de Malandrines que «Dios (entendiendo Creador) no hace
todo cuanto quiere», sino «Todo lo que debe», que no es lo mismo.
¿Que puede haber hundimientos de Continentes, inundándose, por consiguiente, por
el surgimiento de otros que no se encharcaron nunca de sangre y que tampoco se han
de encharcar? Nada más lógico que un caballero delicado se presente a sus bodas lo
más pulcro posible en su traje y virtudes; y la generación nueva se casa con la ley de
igualdad en verdadera libertad, para restablecer la fraternidad por el Amor. No es nacer
el Espíritu: es reinar el Espíritu, porque se descubre, ya que su progreso y luz se lo
permite, por haber alcanzado la unión de la inmensa mayoría.
En cerca de 45 millones de siglos que el hombre vive en la tierra, alcanzó ahora su
unión fraternal, porque venció ya su ignorancia y pagó la mayor parte de sus deudas a
la ley de la vida. Y cuando llega precisamente a ese estado de conciencia que le
permite ser hombre verdadero, hombre trino, de espíritu, alma y cuerpo, ¿había de
acabar el mundo y por tanto la humanidad? ¿Había de anular Dios esa raza de héroes y
virtuosos, acabando con los que llama sus hijos, tan cobardemente? Puede ser que así
lo hiciera si pudiera, ese Dios que necesitó la sangre de Jesús (según dice la doctrina
Católica-Cristiana) para resarcir su cólera por las ofensas de los hombres, hiciera, digo,
el trágico final del mundo que han dicho o en caso de más bondad, como dice «Un
Espiritual», por un remojón imprevisto, o por risa sarcástica, nos vería desfallecer hasta
estirar la pata, o reventar en furioso baile, como dice Flammarión. ¿Qué merecería un
Dios de esa maldad? ¿La pena del Talión?... Aun no se les puede dar eso a los
hombres.
239
Sería falta de amor y un acto criminal del Espíritu y del hombre toda venganza. Y no
es pequeña venganza, anunciarle a plazo fijo a una generación su muerte, lo que no
cabe en la Ley de amor.
Además, tampoco hay en la Ley, siglos, años y días, porque la Ley vive siempre en el
momento presente. La ley de los destinos sabe y nos puede revelar los hechos a
suceder y nos los revela. Pero jamás, se dirá en tal año, tal día o tal hora haré esto, o lo
otro. Sino cuando se cumplirá esto, que se cumplirá, obraré esto otro, porque así
corresponde.
Previos estos avisos, los que tienen luz, pueden aproximarse al vaticinio más o menos
preciso, con años de diferencia. Pero entended que tener luz, quiere decir no tener
odio, y el que se firma «Un Espiritual» tiene odio bien marcado, por lo cual no puede
vaticinar, ni ver más que lo que le quieren mostrar sus afines, que no pueden ser otra
cosa que lo que es él.
Es el amor solamente, el que quita las vallas y rompe las fronteras... Una irrupción me
llega hasta ensordecerme y dice: ¿Y los ejércitos rojos llevan el amor?... Dejadme
reponerme de la irrupción... Pregunto a los irrupcionistas: ¿Los ejércitos rojos de hoy,
antes de serlo, qué eran?... Los irruptores han huído; espero en vano su contestación;
no son nobles: es que son ellos los causantes de que los obreros dejen el trabajo para
convertirse en soldados y defender sus derechos con la fuerza, contra la fuerza.
Les habían contestado con el látigo y la metralla al pedir sus derechos; y como ya
habían tirado la lana de borregos, al ver el dilema que se les presentaba de morir o
matar, con conciencia de hombres empuñaron las armas y matan a los que los
mataban. Esto también es quitar estorbos y está en la Ley de justicia. ¿Quién en sana
razón dirá que es injusto? Todo el que lo diga; se señala él mismo para que lo quiten,
porque estorba: y esto sí que es una profecía que, Perogrullo a quien no conozco, la
diría a ojos cerrados.
Si la Ley dice: «Y quitaré todo lo que estorbe» como sabemos que la Ley es Amor,
debe quitarlos con y por Amor.
Pero también hemos comprobado que la Ley de Amor tiene sus ejecutores, que son
las leyes de afinidad y justicia, y es necesario que se impongan, porque ellas no pueden
ser vencidas.
Estas leyes son servidas por los hombres en sus destinos y, por lo tanto, son esos
soldados que las defienden, cuando ya han jurado cumplir los preceptos de la Ley.
Es inútil recordar aquí el desprecio, las humillaciones, la miseria y la esclavitud en que
se le tuvo al pueblo, negándole en muchos casos hasta el derecho de vida, y aun hoy
se le quiere negar el derecho de defenderse. ¿Por qué entonces se les culpa de crimen,
si la defensa propia es justa? ¿Por qué no se someten los parásitos a la ley de trabajo y
los plutócratas a la igualdad de los derechos, ya que la ley es de las mayorías, y nadie
240
negará que la inmensa mayoría son los trabajadores que en todo el mundo hoy
proclama esa ley y la Comuna?
He ahí la causa de que los ejércitos llamados rojos, Bolshevikis, Maximalistas,
Comunistas, Sindicalistas o de cualquier color y título que les quieran dar, se vean
obligados a destruir y matar, por la obligación y el derecho de vivir; y sino, que nos
desmienta el «Juramento de los Caballeros de Colón».
Terribles son las vallas que el obrero tiene que salvar; pero tiene el fuego de su
querer y las quemará y será con y por Amor, para que ya nadie se oponga a esta
PROCLAMA
El Universo solidarizado.
El Mundo todo, Comunizado.
La Ley es una. La Substancia Una.
Uno es el Principio. Uno es el fin.
Todo es Magnetismo Espiritual,
que el pueblo trabajador y hasta los materialistas han aceptado. Y ¿quién dirá que esos
principios supremos no son todo amor, suficientes para romper todas las fronteras y
establecer la Ley única e igual?
Quedamos, pues, asegurada la marcha de la tierra, es decir, que no se precipitará en
el abismo de las aguas; no habrá fronteras: ni vallas, pero sí será
«EL MUNDO TODO COMUNIZADO».
241
CAPÍTULO SEGUNDO
EL AMOR NO CONOCE DIFERENCIAS NI ACEPCIONES
Desde luego tratamos del 5.° Amor, o sea «El Amor Universal», que trae
forzosamente la comunización de todo el mundo, por lo cual es el Amor más perfecto y
no conoce diferencias en nadie, ni les es permitido hacer acepción de personas, porque
sería una grave imperfección, que sólo cabe por entero en el amor de familia: que
aminora en el amor ciudadano, bajando de grado en el amor regional y anulándose al
final del Amor Nacional, para entrar limpio de ese defecto en el amor Universal.
El amor sin acepciones para nadie es el tópico de la raza Adámica y lo hace Ley Shet,
en el Sánscrito, y lo hace poner en práctica: «Admitiendo en tu casa a todo ciudadano
peregrino, dándole trato igual que a cualquier miembro de la familia, y al marchar le
darás alimentos y medios para una Etapa».
Pero como todo ello ha sido compendiado 37 siglos más tarde por el Apóstol de
España Santiago, que ya hemos dicho que es el mismo Espíritu, vamos a registrar su
carta Universal y tomaremos sus fundamentos, que llenan los fines que exponemos en
este capítulo.
En el capítulo II de la carta Universal. Santiago escribe así:
«1. Hermanos míos: no tengáis la fe en Jesús en acepción de personas.
«2. Porque si en vuestra congregación entra algún varón que trae anillo de oro vestido
de ropa preciosa, y también entra el pobre vestido de vestidura vil,
«3. Y pusiereis los ojos en el que trae vestidura preciosa y le dijereis: Tú asiéntate
aquí honoríficamente; y dijereis al pobre: estate tú allí en pie, o siéntate aquí debajo del
estrado de mis pies,
«4. Vosotros ¿no hacéis ciertamente distinción de personas entre vosotros mismos y
sois hechos jueces de pensamientos malos?
«5. Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios los pobres de este mundo, que
sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?
«6. Mas vosotros habéis afrentado al pobre. ¿Los ricos no os oprimen con tiranía y
ellos mismos os arrastran a los juzgados?
«7. ¿No blasfeman ellos al buen nombre que es invocado sobre vosotros?
«8. Si ciertamente vosotros cumplís la ley real conforme a la escritura, es a saber:
Amarás al prójimo como a ti mismo, bien hacéis.
242
«9. Mas si hacéis acepción de personas, cometéis pecado y sois acusados de la Ley
como transgresores.
«10. Porque cualquiera que hubiere guardado toda la Ley y sin embargo se deslizare
en un punto es hecho culpado de todos.
«11. Porque el que dijo: No cometas adulterio, también ha dicho: No mates. Y sino
hubieres cometido adulterio, empero hubieres matado. Ya eres hecho transgresor de la
Ley.
«12. Así hablad, y así obrad, como los que habéis de ser juzgados por la Ley de
libertad.
«13. Porque juicio será hecho sin misericordia a aquel que no hiciere misericordia: y la
misericordia se gloria contra el juicio.
«14. Hermanos míos: ¿Qué aprovechará si alguno dice que tiene fe y no tiene obras?
¿Podrá la fe salvarle?
«15. Porque si el hermano o la hermana estuvieren desnudos, o necesitados del
mantenimiento de cada día,
«16. Y alguno de vosotros les dijere: Id en paz, calentaos y hartaos, empero no les
dierais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿qué les aprovechará?
«17. Así también la fe, si no tuviere obras, es muerta por sí misma.
«18. Mas alguno dirá: Tu tienes fe y yo tengo obras; muéstrame tu fe sin tus obras, y
yo te mostraré mi fe por mis obras.
«19. Tú crees que Dios es uno; haces bien. Pero también los Demonios lo creen y
tiemblan.
«20. Mas ioh hombre vano! ¿Quieres saber que la fe sin las obras es muerta?
«21. Abrahán nuestro Padre, ¿no fue justificado por las obras, cuando ofreció a su
hijo Isaac sobre el altar?
«22. ¿No veis que la fe obró con las obras, y que por las obras la fe fue perfecta?
«23. Y la escritura fue cumplida, que dice: Abrahán creyó a Jehová y le fue imputado
a Justicia, y fue llamado el amigo de Jehová.
«24. Vosotros, pues, veis que por las obras es justificado el hombre y no solamente
por la fe.
243
«25. Semejantemente también Raab la ramera. ¿No fue justificada por las obras
cuando recibió los mensajeros y los echó fuera por otro camino?
«26. Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto; así también la fe sin obras es
muerta».
Hasta aquí el Capítulo II de la carta de Santiago, escrita hacia el año 60 de Jesús, es
decir, hace 1860 años ahora: ¿Y dirán los Comunistas de hoy que son los fundadores,
ni los ideadores de la Comuna? A lo más son unos actores, pero malos actores, porque
están manchados de todos los defectos que señala Santiago.
Mas no importa ser malos, actores; también los parodistas tienen efecto.
Hay un «Don Juan Tenorio», drama lleno de poesía y vida real, envuelta en gasas
fantásticas por causa de escribirla un cura; ya es secular la obra y necesita actores
buenos, que no siempre los hay; pero hay una parodia o remedo de «Don Juan
Tenorio», que lo llaman «El Novio de Doña Inés», una burla muy burda del Tenorio,
pero tiene el efecto de recordar y apreciar las filigranas de la obra maestra «Don Juan
Tenorio».
Así, pues, pasa igualmente con los Comunistas del presente. Porque por las
circunstancias se vieron precisados los antiguos Comunistas a pelear por su idea, ya
que la reacción por la fuerza bruta los persiguiera, entienden los hombres de ahora, que
para ser Comunista, es necesario ser matón, Terrorista, Dinamitero, Dictadores, y al fin,
cuando lograsen imponerse, ser ellos lo mismo supremáticos y los substitutos de los
parásitos destronados.
No. Eso no es Comunismo. Eso es la venganza de un mal trato, que no puede tener
otro resultado que el que ha tenido la causa que ha originado esta Anarquía, (parodia
burda y sin finalidad posible) que desdora y deshonra al verdadero Comunismo que se
proclama en Shet y se hace Ley, rememorada en ese capítulo de Santiago que hemos
extractado, en el que no hay acepción de personas, porque toda acepción es un
desprecio de los demás y la Comuna de Amor y Ley, no puede admitir el desprecio ni el
desamparo, ni la injusticia de nadie.
No decimos ni pensamos siquiera, que los Comunistas no estén dispuestos a la
defensa personal y de los santos principios. Al contrario, exigimos la actitud
completamente enérgica y un «Non Posumus» rotundo, a los detractores y opositores
del régimen Comunista. Pero lo que sí condenamos es la ofensiva de los Comunistas
bélicamente, porque es contra el principio Comunista y, en cambio, es obligatoria, la
defensiva.
Exponemos el principio igual de la Comuna, en el que nadie baja: todos suben al
mismo nivel de hombres en justicia, bajo el título de hermanos, con el mismo mandato
del trabajo obligatorio en cosas de productos necesarios a la vida y con el mismo
absoluto derecho del consumo de lo necesario a la vida.
244
Al exponerlo, contamos con que lo acepta la gran mayoría de la familia humana,
puesto que no puede menos de aceptarlo toda la masa trabajadora, que compone 7/8
partes de la humanidad en todos los ramos de la agricultura, industria y ciencias, con su
empleomanía.
¿Por qué, pues, es necesaria una lucha, siendo los obligados a imponer el común y
moral principio 7/8 partes de la humanidad?
Ya lo hemos dicho en todas nuestras obras: «La falacia inmoral de 1/8 parte
constituida en directora de las 7/8 partes de la humanidad, por un mentido derecho
Divino».
Estos han creado la acepción de personas empezando por inmunizarse sacerdotes y
mandatarios bajo la falacia absurda de «Principio de autoridad».
El principio de autoridad no es discutible cuando éste se asienta en la probidad,
moralidad, justicia, sabiduría y amor de un hombre; al que reconoce la mayoría.
Sin ese reconocimiento por la mayoría Universal, no hay, no puede haber tal principio
de autoridad: y reclamando esa autoridad sin existir esas dotes, será siempre (como ha
sido) una imposición por la falacia, que dice engaño, fraude y mentira: o por la fuerza
bruta, obrada por la parte del mismo pueblo trabajador sobornado.
El soborno es demasiado fácil en la empleomanía servil de la plutocracia; de cuya
empleomanía se ha hecho la clase media mucho más prejuiciada que la clase llamada
obrera y trabajadora.
A esa clase media, equiparándola con la verdadera clase media, considerada en el
industrial, el ingeniero con sus derivados y los hombres de las duras ciencias, de los
que no podría prescindir el plutócrata, se le ha consentido, de tanto en tanto, llegar a los
ministerios, a las direcciones de la cosa pública, pero no siendo nunca autónomos y sí
prestando un juramento que los inutiliza en sus ideas, y los tenéis ya, en esa condición,
enemigos del obrero, del que jamás pueden prescindir, y de este modo, el ingeniero y el
científico, se constituyen en jefes odiosos del mismo obrero, y el obrero, sin tiempo a
educarse, se somete por la necesidad; pero ve diferencia entre él y su jefe y esa
diferencia mantiene distanciados a los dos obreros: al intelectual y al manual, por causa
de la acepción de personas, impuestas por las clases: y sin embargo, si nos viéramos
en la necesidad de suprimir uno de esos dos factores de la producción, no se podría
suprimir el factor manual y sí el intelectual, por la razón sencilla de que el arte rústico es
el que engendró la ciencia y no puede haber ciencia si antes el arte no da el motivo.
¿Que costaba más la producción antes, hasta que el motivo arte inició la ley del por
qué? Es indudable; pero en cambio, el obrero manual era el todo y lo pasaba bien.
En cambio, hoy que se le ha quitado al obrero manual la parte intelectual de su
trabajo, dándoselo en reglas acotadas por los científicos, el obrero se ha brutalizado
más y nos encontramos ante un terrible conflicto, que es éste: Al obrero no le da la
gana de trabajar bajo condiciones tan humillantes y los científicos, constituídos
245
falazmente en jefes déspotas, no son capaces de encargarse de la mecánica del
trabajo, por dos razones superabundantes de impotencia: Su organismo y miembros
son débiles, porque no los acostumbraron a las duras faenas manuales: y porque no
son capaces de manejar las herramientas, ni hacerlas, ni templarlas, resultando que, si
el obrero, la clase despreciada se para, todo se para y el hambre y la miseria reina.
En cambio, puede la parte intelectual no querer trabajar en la ciencia y el obrero
manual continuará su trabajo, lo miso en las artes y oficios, que la agricultura en todos
sus derivados, la escasez no llegará. ¿Que no habrá palacios de bella arquitectura, o le
costará más esfuerzo muscular su labor? Concedo; pero eso sólo es necesario a la
belleza y ésta al fin se impondrá y la hará el mismo obrero por su amor propio, como lo
hizo antes de que la ciencia lo maltratara, lo que nadie puede negar.
No se nos vaya a tratar por esto de retrógrados, porque sería injusto. Lo que
queremos es demostrar precisamente la injusticia de los hombres de las ciencias, en su
desprecio a la clase trabajadora, de la que no pueden prescindir, y los trabajadores sí,
pueden prescindir de los científicos, a los que odian por su falsa posición.
Nosotros, en nuestra severa Ética Comunista, no queremos que nadie prescinda de
nadie: el arte, en su ley, sirve la ciencia para entregarle motivos con qué formar las
leyes del por qué; y la ciencia, que recibe esos motivos y las materias y las
herramientas del arte, ha de servir al arte para hacerlo más bello, más fácil y más
abundante, pero a condición de que no habrán hombres más ni menos que el hombre
trabajador, causa de todos los productos, y que carezca de ellos. ¿Nos habéis
entendido, hombres de la ciencia y subalternos o empleados? Lo diremos claro. No
queremos tres clases, ni dos clases: científicos y manuales, son una sola clase:
hombres. Pero la otra clase que hizo las clases, las falacias y los privilegios, o sea la
acepción de personas, sobra y la quitamos.
Ahora el juicio está claro y toca elegir. Existe en ley una sola clase, la trabajadora; el
que quiera seguir en la sociedad, ha de ser trabajador y sin acepción, pero ninguna
persona como mayor, para mayores derechos; y si non, non será en la Comuna.
Declarado este punto Ético-Comunista y descartadas las clases de participar en él,
llamo a los noveles Comunistas para que se examinen, a ver si están ellos en ese grado
de moral ¿Lo estáis? ¿Sí? Entonces lo demostraréis no llevando la ofensiva, pero
estando dispuestos a la defensiva, hasta implantar el régimen Comunista, sin fronteras,
sin parcelas, sin dinero y sin acepción de personas.
La cuestión es de sobra sencilla. Hacer el plebiscito Universal, contar cuantos aceptan
y proclaman el principio de: «Sólo el trabajo productivo regenera y da derecho al
consumo», y si resultan dos terceras partes de la humanidad, o sean hoy mil millones
de seres, proclamarlo en un solo día y pedir entonces el «Código Moral Universal», para
que todos se ciñan a la misma Ley y todo será hecho.
246
Nosotros sabemos que hay mucho más de las 2/3: aseguramos que hay 7/8 partes;
pero entre ellos están los que, por prejuicios, lo quieren en silencio por causa de un
falso temor religioso.
Entonces, se impone primero deshacer toda religión, causa del temor, del prejuicio, de
la superstición, del odio de las razas y creadoras de las clases. Pero la religión no es
Estado ni forma Nación; es una polilla de los estados y las Naciones, y a la religión sí,
declararle la guerra sin cuartel y anularlas todas y entonces veréis que no habrá nadie
que lleve la ofensiva a los Comunistas.
Pero queremos ser rigurosos en este punto. Entendemos bien: la religión no son los
religiosos. Estos, sean frailes, monjas, sacerdotes u hombres civiles, dejando el hábito,
son hombres como cualquier otro; y plegándose al trabajo, abridles los brazos. Pero si
ellos son los que llevan la ofensiva de palabra u obra, caen bajo la pena señalada a su
causa religiosa.
Mas también entre vosotros, noveles Comunistas, hay demasiados comodines y hasta
traidores y de miras tan denigrantes, que preferimos el audaz fraile, que por lo menos,
tiene el valor temerario de denunciarse enemigo de la humanidad con su hábito; es
preciso primero escardar el campo Comunista.
No hace muchos días, un irracional (así merece llamarse) obrero y que pretende
llamarse Comunista, llevándole la contra a uno de los secretarios de esta Escuela, en
cuya fábrica ocúpanse los dos, nuestro secretario sostenía nuestra causa de Amor y
Ley con el rigor de la justicia que mostramos, a lo que el otro se opone. «Por razones
de libertad», dice. Entonces nuestro secretario le dice: ¿Y qué hará Vd. entonces con
esa clase de Comuna que Vdes. quieren? -- Entonces, ya no trabajo más, contestó. -- Y
para, tipos como Vd., nuestra Comuna tendrá una isla a la cual los arrojará y vivirán
como quieran, dijo nuestro secretario, porque nosotros no queremos, vagos, ni
parásitos, ni inmorales. -- Pues allí comeré hierbas, o raíces, contestó. -- Comerá y hará
lo que quiera, pero no interrumpirá a los que quieren vivir del trabajo y en la paz de
hermanos.
He ahí un ejemplar de los muchos noveles Comunistas... Anarquistas, y que son
causa precisamente de que la Comuna sea temida y se propale que el Comunismo es
el terror, la anarquía y el desorden, siendo precisamente todo lo contrario; es decir, el
progreso, la cultura, la sabiduría, porque en la fraternidad verdadera está la libertad y la
justicia, con el amor por ley. ¡Ay hijos del mono! ¡Qué monada sois! ¡Cuánta risa
provocaríais, si no fuerais dignos de lástima!...
Mas pensad como queráis. Habéis de ver que la Comuna de Amor y Ley se
establecerá y que en el mayor amor, separará a la Isla más placentera que en la tierra
haya, a los que piensan de esa manera tan... Mona... hasta que os curéis de manías
mononas; y no os quejaréis del amor de la Comuna legal sin acepción de personas,
sean quienes sean.
247
Otro de esos noveles Comunistas, decía en otra ocasión, entendiendo que sólo el
trabajo manual tenía derecho al producto del trabajo: -- Yo le daré la cuchara (paleta) al
arquitecto, para que él siente el ladrillo. -- ¿Y tú qué harás? -- Pues cobrarme lo que me
ha hecho sudar. -- ¿Y crees tú que el arquitecto no suda por fuera, y por dentro para
hacer los planos, medir las resistencias de los materiales, etc., etc., y es el responsable
de la obra?-- Sea lo que sea, es necesario invertir las cosas. -- ¡Pero hombre! ¿Es
prudente que el herrero vaya a la carpintería, el zapatero a la sastrería y el barbero a la
farmacia y Vd. al estudio del arquitecto? Por eso, el ingeniero y los hombres de ciencia
se opondrán, y con justa razón, a esa Comuna Anárquica. -- Yo no sé nada más sino
que es necesario que todos trabajen como yo. -- No, como Vd. no; como cada cual sí, y
cada uno en su oficio, arte y ocupación, siempre que ellos sean una necesidad a la
vida. ¿No es esto lo que Vd. desea? -- No sé lo que deseo; lo que quiero es vengarme
de lo que se me hace sufrir...
Ya lo veis: como ésta o semejantes, son todas las tendencias y propósitos de los
noveles Comunistas, anarquistas y anarquizados. Pero ¿son culpables de sus deseos
de venganza estos hombres?
Ateniéndonos a nuestros estudios desapasionados de las religiones que por largos
siglos y aun hoy han sido encargadas de la moral de los hombres, éstos no pueden ser
culpables de una idea de venganza inculcada con la palabra y predicado con el ejemplo
por los educadores de la moral religiosa, que todo lo ha manchado, creando la acepción
de personas. Responsables sí son estos noveles comunistas anarquistas, porque les
predicamos la Comuna de Amor y Ley, que contra todas las religiones contra todas las
huestes de «Caballeros de Colón», «Caballeros del Apocalipsis», «Caballeros o
Señores de horca y cuchillo», capitaneados por el tribunal del Santo Oficio o
inquisidores, y aun contra las tendencias de los noveles Comunistas anarquizados, por
causa de todas esas causas culpables, la Comuna de Amor y Ley que trae esta
Escuela, basada en la Ley de Shet, explicada en el decálogo de Moisés y planteada en
el capítulo II que hemos extractado del Apóstol de España Santiago, triunfará y se
implantará y muy en breve, porque es decreto del Creador del Universo; porque ha
llegado su tiempo marcado en el Testamento Alianza de Abrahán y porque los Espíritus
del Universo se solidarizaron con la mayoría de los de la tierra que pidieron la justicia,
que se les concedió y se está obrando sin acepción de personas. ¿Comprendéis la
causa? Pues por ella deducid el efecto infalible. ¿Queréis que falle ese decreto?
Destruid, si podéis, el Universo. Si no podéis, tampoco podréis detener, retrasar, ni
esquivar el régimen Comunista, bajo un Código que ya está escrito.
Las oposiciones, vengan de quien vinieren, no harán más que hacer sufrir más a los
falaces o detractores y a los vengativos.
Pero estos noveles Comunistas anarquizados, ya veréis que cantarán la palinodia de
su equívoco, tan pronto sea quitada la causa que los engendró la religión: porque
quitada ésta, ya no veréis acepción de personas, ni en el Maestro mayor, ni en los
consejos, que tendrán mayor, inmensamente mayor trabajo que todos los hijos de la
Comuna. Podrá ser que, por razón de una verdadera Ética Comunista, se les tenga el
respeto de mayores: el respeto que es natural en el hombre moral, al que demuestra
248
más sabiduría; pero eso no les dará más derechos de usufructo, porque no cabe, ya
que cada hombre tendrá cuanto puedan tener todos, sin singularidad.
249
CAPÍTULO TERCERO
EL AMOR ANULA TODAS LAS MISERIAS
El que ama, antes se cuida de las cosas del ser amado, que de sus propias cosas.
Los ejemplos continuamente repetidos en el seno de la familia; son la base de la
verdad de que el amor anula todas las miserias.
Mas los ejemplos del hogar consanguíneo no son más que producto de la
responsabilidad de la paternidad y más especialmente del Matriarcado.
En la vida ciudadana son más elocuentes y meritorios los actos del amor que cada
individuo ejecuta en bien de la colectividad, pero aun no pueden ser todo lo ejemplares
que el amor exige, porque en el amor ciudadano está latente el parentesco y la amistad.
En la región es indudablemente más meritorio el amor, porque necesariamente ya hay
una gran mayoría de regionalistas, que no los une el lazo consanguíneo; pero está el
parentesco muy importante del Etnicismo, que resta valor al mérito del Amor.
Pero en el Amor Nacional, adquiere un 4° grado, que puede apreciarse en una
relativa perfectividad, porque cada individuo coopera al bienestar de una colectividad
heterogénea de regiones, acaso desconocidas, de multitud de ciudades que nunca vió y
de 99% o más de familias e individuos que no ha visto.
Por esto mismo, es tanto más meritorio el 5° Amor o Universal, ya que cada individuo
del Universo coopera para el 99% de sus comunizados, sin conocerlos, verlos, ni
oírlos, pero que, por su colectividad, lo cree y lo aprecia.
La Ley Suprema tiene un arma del todo poderosa para despertar el amor por el
sentimiento, en todo ser. Esta arma es el Dolor, mientras los hombres no se han fruido
del Amor.
Esta verdad la vemos confirmada aun entre enemigos. Nos anuncian una catástrofe
de un pueblo que aun hoy llamamos extraño y nos conduele su aflicción y aplaudimos y
cooperamos a una idea que alguien expone para llevar recursos y consuelo al que
sufre, sin acordarnos que sea o haya sido nuestro enemigo.
Hoy podemos citar (entre millones) dos ejemplos grandilocuentes de la fuerza del
Amor 5° o Universal.
Acaban de luchar a muerte Italia y Austria. Esta quedó en completa ruina y el
sentimiento apaga el odio, ante miles de niños que inocentes van a pagar las tristes
consecuencias del equívoco o mala moral de sus padres. Italia, pues, recoge miles de
niños, y aunque ella no está abundante, los reparte entre sus comunas y aun pide a
otras Naciones, como España y Sud-América, que le ayuden en esa obra y esos niños
250
se reparten entre el amor universal de esas naciones, en las que reconocerán la obra
de amor que los salvó, y quedará ya latente en ellos la patria Universal.
Otro caso análogo, pero aun más sublimado del 5° Amor, lo acaban de dar los
odiados Bolshevikis, los retrasados Rusos, los maldecidos Trotski y Lenine, los que
están incrustados como terrible agonía en la mente de cada burgués, de cada parásito y
de cada Nación plutócrata y religiosa (que lo son todas en lo oficial), y cada uno haría
de los soviets rusos, una Albondiguilla, para comerlos de un bocado, a condición de no
excretarlos, no sea que (como sucede con una, boñiga, que crea muchos seres
vivientes) pudieran resucitar.
Pues bien: esos energúmenos, que tienen la maldición de todos los libertinos y tienen
que luchar contra todo tirano, acaban de reducir a polvo al más grande de los criminales
servidores del muerto Zarismo, que ha dejado abandonado los restos de su mesnada
inconsciente, hasta el punto de ser un peligro para la salud pública Universal, y a poco
resucitan el instinto antropófago, comiéndose sus hijos.
Estos inconscientes, sirviendo a su loco y autócrata Jefe Wrangel de triste memoria y
negra página histórica, lucharon contra el soviet, jurando destruirlo.
Deshechos ya esos cuadros de reacción medioeval, es el Soviet el que les ofrece
asilo en su propia tierra, con la sola condición de convertirse en trabajadores, y muchos
han aceptado, entrando en la Comuna Rusa, embrión de la Comuna pura, a la que
servirá de asiento, las hazañas de la Rusia oprimida.
Es que ya (exceptuando 1/8 parte) en todos los hombres bulle y grita el 5° Amor y no
quiere ver miserias; pero primero es necesario quitar las causas de la miseria que, en
una palabra condensadas las causas todas son: el odio Religioso.
Sí. El odio religioso es la causa de todos los desastres de la humanidad, porque por el
odio que se tuvieron y se tienen una a otra religión, se dividió la tierra en tantas partes o
imperios cuantas religiones nacieron, odiándose irreconciliablemente y con condenación
eterna una a otra y uno a otro religioso, aunque haya sido dado el decálogo donde se
manda: «Ama a tu prójimo como a ti mismo».
Cada religión hizo luego reyes y príncipes y la casta sacerdotal se dividió en
jerarquías, sometidas todas al más bravo, al más falaz, o al más criminal que pudiera
empuñar el cetro y la tiara.
Si Lenine y Trotsky hubieran sido menos amorosos, no hubieran tenido, dentro del
inmenso territorio Ruso, más que algunas escaramuzas; para esto no tenían más que
no haber tolerado ningún acto religioso arrancando desde el cimiento la religión. No lo
hicieron y ahí está su castigo, reuniéndose esos elementos bajo la dirección de obispos
que encabezan las contrarrevoluciones, como en el presente caso de Kronstand, que
los marinos de las escuadras llaman a un obispo para que oficie un Te Deum, teniendo
que reprimir luego esa amenaza, con pérdida de vidas, riqueza y tiempo, que se
habrían empleado en mejores cosas.
251
Dejo esta nota, por si este libro se imprime a tiempo y llega a manos de los Soviets,
para que se inspiren y conjuren el peligro con los dos decretos de Mendizábal.
Entiéndase bien que, cuando se ha dicho que el amor es ciego, es una calumnia al
Amor; el amor es todo ojos y todo lo ha de ver. Y si el amor no encierra en un todo la
justicia, no puede ser amor, que es fortaleza, sino una debilidad, que es lo que tuvieron
los Soviets, al no anular la religión, causa de todos sus infortunios.
Como por donde quiera que se mire, las miserias todas de la tierra nacieron de las
insidias y maldad religiosa, la religión es la miseria más grande y es lo primero que
debe anular el amor: y mientras eso no sea, no lograrán los hombres el Amor Universal,
y ni aun el Amor de familia, porque también hemos probado que la religión destruye el
amor de familia.
La religión llevó a las mentes enfermas y malvadas la idea de la caridad, bajo una
mentida virtud; y cuando dijo en sus llamadas obras de misericordia Dad, es mixtificar la
Ley Natural. Digo mal. Es negar la Ley, que lo pone todo a disposición del hombre y sin
rótulo destinatario, para que cada uno tome lo que ha de menester y que nadie le tenga
que dar y menos por caridad vergonzante.
Al niño y al anciano inválido, son sus padres y sus hijos los que por deber tomarán
para ellos lo que han de menester; y en el peor de los casos de orfandad, es el consejo,
la casa Comunal la madre de todos: por lo cual hasta la tristeza de la orfandad
desaparece en el régimen Comunista de Amor y Ley, que no puede ser Maximalista,
Bolsheviki, Anarquista, ni Socialista, y menos, por ningún caso ni concepto, Religiosa.
¿Que necesita un sentimiento? Si la fraternidad no es bastante sentimiento,
confesamos nuestra ignorancia: no sabemos lo que es sentimiento. ¿Que necesita el
alma una expansión extraterrestre? Libertad tiene el espíritu de volar hasta donde su
progreso alcanza, y no es ni puede ser el espíritu una quimera, porque el hombre tiene
razón y no la tiene otro ser. Luego la razón no puede ser más que de aquella facultad
que distingue al hombre de todos los demás seres; y a esta facultad o tercera entidad,
la llamamos Espíritu.
Si los hombres se solidarizan, es porque antes se solidarizaron sus espíritus: y esa
solidaridad la llamamos Espiritismo, en cuyo conjunto Universal está representado el
Creador, Padre de todos los espíritus. ¿Y queréis más motivos de expansión? Si
pensareis que esa expansión podía tener término, sólo se os pide que la sigáis hasta
que encontréis ese fin; y en la eternidad y en el infinito, me diréis que el término, el fin,
no lo encontráis. No existe.
Si los noveles Comunistas anarquizados, supieran la causa por la que la Comuna se
establece en los mundos y sólo después de una liquidación rigurosa de cuentas de
cada individuo; que sólo después de firmar una solidaridad la mayoría de Espíritus
conscientes de un mundo con los otros mundos, y que por esa solidaridad trabajan en
la implantación del régimen Comunista los otros mundos solidarizados que ya tienen el
mismo régimen, porque es el régimen del Espiritismo, ya pensarían de otro modo los
252
que creen que la Comuna es un caso de política, de terror y de venganzas. ¿Queréis
una prueba eficiente de que la Comuna no puede ser más que de amor y ley y que no
puede ser sin el reinado del Espíritu y por lo tanto sin la sabiduría del Espiritismo Luz y
Verdad?
He aquí la prueba: Hasta que el Espiritismo no se inició con una filosofía y hechos
contundentes a mediados del siglo XIX no nació el liberalismo y con él el socialismo,
que si hizo temblar a la tiara y la condenó, no la derribaron entre los dos, porque supo
encontrar la religión resquicios y hombres liberales y socialistas de nombre, pero
religiosos, que le dieron asiento a la religión en sus partidos y acabó por deshacerlos y
anulados. Al materialismo, ni lo temió, ni le hizo caso la religión, porque es otra religión
quizá más bruta, pero mucho más dogmática e ignorante; por lo que todas las religiones
y sobre todas la Católica, se rió y se ríe a mandíbula batiente del materialismo y más de
los dogmáticos y sistemáticos materialistas, que acaban por no ser nada.
Entre tanto, la religión, riéndose del fanatismo materialista y ayudada por ellos por que
niegan el espiritismo (que no negaron los Jesuítas, a los que Pío IX encomendó su
estudio), ayudada, digo, la religión por los materialistas amalgamó el Espiritismo y creó
el espiritualismo, que es la negación absoluta del Espiritismo Luz y Verdad; y bajo el
espiritualismo, cobijó Ia religión a los supercheros, milagreros, curanderos, adivinas y
falsos magos, en previsión de que, si no podían matar al espiritismo, lo desprestigiarían
de tal modo, que resultara una vergüenza llamarse Espiritistas, pero sí podían ser
Espiritualistas; es decir, religiosos encubiertos y verdugos del Espiritismo.
¿Por qué tomó la religión tales precauciones? La lógica os dirá secamente que
porque el Espiritismo es antirreligioso e irreductible.
Por eso también, esta Escuela ha sido tan calumniada de los Espiritualistas,
Teosofistas y Materialistas, porque todos son formas de religión.
Pero, henos aquí con nuestra Ética Comunista, cuya moral, amor, sentimiento y
Sabiduría es nuestro Espiritismo, que es, en verdad de verdad, «El Universo
solidarizado», por lo cual puede ser «El mundo todo Comunizado».
Esta Escuela, es aclamada ya por todo el mundo; las religiones, abatidas y
repudiadas en todo el mundo.
Nuestra doctrina es reconocida y hecha suya por todos los hombres verdaderamente
libres y sabios, y las doctrinas religiosas, relegadas, despreciadas y condenadas.
Todas las tendencias religiosas y partidistas son división y traen las miserias todas;
nuestras doctrinas son la unidad, traen la Comuna de Amor y Ley y anula todas las
miserias, porque lleva a los hombres a un solo querer.
253
CAPÍTULO CUARTO
EL AMOR CREA UN SOLO QUERER.
Me llega a las manos un antiguo artículo de un principiante Espiritista, que como tal,
tiene su mérito; y como este principiante es Emilio Castelar, verbo Español en ideas y
letras, no va a desafinar nuestra Ética-Comunista, y nuestros hermanos gozarán en ver
la expresión del gran Tribuno de la España liberal.
Antes, voy a purificarlo de una mancha que le echó, si mal no recuerdo, otro erudito
más falaz. El Jesuíta P. Alarcón; pero sí estoy seguro que son los Jesuítas y fue en un
mal verso, que dice:
Castelar es poesía,
Es Tribuno Verbaraz,
Es también Filosofía
Y todo menos verdad.
Excuso decir con qué saña escribieron esa calumnia, sólo propia de los Jesuítas
solapados y degenerados que han muerto el espíritu de unidad que entrañan sus
estatutos. Pero los Jesuitas desaparecen y quedará una triste nota negra y roja en la
historia de sus tenebrosos hechos. Mas Emilio Castelar vivirá por su obra moral y
redentora. Para su tiempo, fue lo suficiente; un digno principiante de una nueva moral
del Espiritismo y usó bien de su mediumnidad intuitiva y de su facultad de vidente, de lo
que el Obispo Manterola hubo de convencerse, puesto que tuvo que decir: «Yo vengo
de Roma y no he estado en Roma; el señor Castelar, no ha estado en Roma y viene de
Roma». Tal fue la precisión con que describió ciertos rincones escondidos del Vaticano
y de las, conciencias del Pontífice y sus corifeos, que provocó esa declaración al obispo
diputado, Monseñor Monterola.
El artículo a que aludo encierra, ya el solo querer de la Naturaleza y del Creador por
el amor. Helo aquí:
EL AMOR
«La Luz que baja del cielo, que inunda con su purísima vida toda la Creación, es el
Amor, sí, el Amor Universal, fecundando la flor, el ave, el agua, todas las cosas que se
sienten heridas y avivadas del fuego.
«La flor tiembla, sacude sus pétalos palpitantes de placer y arroja sobre la tierra su
semilla, tributo de su Amor.
«Los seres inorgánicos unen sus moléculas y hierven abrasados por la electricidad,
que es delirio del amor de la Naturaleza.
254
«La Luna va siguiendo a la tierra y la tierra se regocija cuando el sol la besa: y el sol y
las estrellas vuelan alrededor de Dios, como la mariposa en torno de la llama; y los
espacios son el inmenso lecho de amores de los mundos.
«Un astro manda a otro astro en el rayo de Luz su ósculo de amor.
«El aire se suspende sobre la tierra; le cuenta sus amores en sus murmullos; le pinta
ilusiones en su rocío; y la tierra, absorbiendo su vida y transformándolo en amor, se
puebla en floridos árboles.
«Los seres ocultos en la gota de agua, en el grano de su polvo, se reproducen y se
aumentan al impulso de su amor.
«Las mariposas rompen su larva, extienden sus alas, celebran sus amores con la flor,
cuyos aromas las embriagan de placer.
«Allá, en el fondo de las cavernas, el león, el tigre, el majestuoso elefante, se
entregan a sus amores y sus hembras, cuidan de sus hijuelos con el celoso espíritu de
la maternidad, que se dibuja en la luz de sus ojos.
«El agua va corriendo sobre la tierra, retratando el cielo, para producir flores de su
amor.
«El ave cincela su nido en la copa del árbol, arroja centellas de sus lucientes ojos;
salta de rama en rama como si fuera juguete de corrientes infinitas de electricidad;
extiende sus alas agitadas por incesante movimiento; riza sus plumas, que parecen
exalar una gran combustión; empolla sus huevos en éxtasis misterioso; vuela y revuela
en pos de la luz a las alturas; afina su garganta y enseña en la soledad de los bosques
a cantar a sus hijuelos en un gorjeo infinito que inunda de armonía los aires; y el
movimiento que agitó sus alas, y el calor que enciende su sangre y la electricidad que
sacude sus nervios; y el arpa que lleva escondida en su garganta, y el genio que le
inspira sus cánticos; y la llama de la vida que arde su breve y delicado cuerpo, es, el
amor; sí, el eterno Amor de la Naturaleza.
«La alondra, cuando al nacer el sol levanta su vuelo al infinito, lo hace impulsada por
el amor.
«La golondrina, cuando corta con sus negras alas rápidamente los aires, es porque
busca amores; el ruiseñor, cuando al morir el día se suspende de las ramas de los
árboles y eleva su canto melancólico y que va creciendo en notas dulcísimas como si
quisiera herir los cielos... canta y canta con amor; y la palpitación de ese amor
conmueve, como si su corazón fuera inmenso, como los aires.
«iOh! El amor sostiene las estrellas del infinito; la atmósfera sobre la tierra; la
molécula pegada a la molécula; enciende el gran humo de la vida; el fuego que abreva
en su inmensa catarata que vino de Dios a todos los seres, dilatada expende su Luz en
255
la inmensidad; derrama de su inagotable copa las semillas de todas las cosas y palpita
siempre uno, siempre idéntico en el seno de la Creación.
EMILIO CASTELAR».
¿Quién dice verdad? El poeta Jesuíta o la prosa poética de Castellar? Es verdad que
nadie puede ser Maestro más que de aquello que aprendió; no obrero de la sociedad,
más que del producto de sus instintos y de la moraI y el ambiente en que viven y se
alimentan.
¿Cómo había de coordinar Castellar con los Jesuítas y singularizado con el Padre
Coloma, si éste no pudo hablar más que «Pequeñeces» y «Por un piojo» y Castellar
habló del Creador, de sus mundos, del Espíritu y del Amor?
Y... como el hombre es su obra... quedan juzgados los dos.
Ahora bien: de ese himno Castelarino, al amor, se desprende claramente que el amor
es el todo de todas las cosas; y aunque en tiempo de Castelar no había obras escritas
de Electricidad, por la intuición habló de ella como vida y vínculo de la Naturaleza, y eso
es Espiritismo.
Sí: decir Espiritismo en la forma como lo define esta Escuela, como decir Amor o
nombrar Solidaridad, o cantar Comunismo, es todo sinónimo de Amor y Creador, que
no es «Pequeñeces» ni «Piojos».
¿Que Castellar no podía rematar? Eso era para hoy. Ni Allán Kardec pudo hacer más
que iniciar los estudios: escribir una cartilla para estudiar el Espiritismo. La Obra. era
para hoy; cada cosa en su tiempo; y sobre todo que no es de sabios poner la cúpula de
un edificio, hasta que se han levantado muros y columnas bien cimentadas; y el
Espiritismo Luz y Verdad, que es la Sabiduría completa, no podía enseñar el Omega,
sin empezar por el Alpha.
Resulta ahora evidente que el amor hace un solo querer, porque cuando todos aman,
todos presienten y sienten la misma cosa: el bien para el ser amado.
Y como en la Comuna los hombres llegan al Amor perfecto (relativamente) y han de
amarse como verdaderos hermanos, nadie puede dudar que han de querer todos como
un solo querer el bien de todos.
Las ventajas de un solo querer, las voy a decir en una sola palabra y ya repetida.
El querer de mil, puede mil veces uno.
El querer de todos, puede como todos. Esto es matemático y no necesitamos más
explicación para que los hombres todos quieran la misma cosa: su felicidad, que la
tendrán cuando por el amor tengan un solo querer.
256
Estudiar este punto en nuestro «Método Supremo» y en los ejemplos de la «Filosofía»
a este respecto.
257
CAPÍTULO QUINTO
EL AMOR NECESITA TODO EL MUNDO
Ponerle fronteras al amor, es como ponérselas al pensamiento: una idea irracional:
imposible.
Sin embargo, hay una cosa que ata el amor y debilita el pensamiento: la religión.
Pero la religión es freno de los ignorantes, de los espíritus débiles y pobres y éstos
son y nada más que éstos sus conspicuos y creyentes.
Por esto, en cuanto un espíritu libre, lo mismo que encerrado, logra transpasar el
tupido velo de su alma densa, protesta de las trabas religiosas y sociales y se liberaliza
y se liberta y… «Vuela y revuela», como dijo Castelar, alrededor de la llama, buscando
la luz.
Habladle al ignorante de su libertad de pensar y no conseguiréis más que
exclamaciones de terror y temor de condenarse: ese vive encerrado en una bolsa
tupida: no le importa de vallas ni fronteras: le basta su zurrón, su mazmorra obscura: la
luz es su mayor enemigo.
Habladle, en cambio, de vallas, de prohibiciones, de religión, en fin, al hombre
liberado, al sabio y en el mejor de los casos le oiréis: «Conmigo no reza nada de eso».
«Eso es para los débiles, para los pobres y enfermos de espíritu, que les puede bastar
el obscuro templo o la estrecha celda de los holgazanes». «Yo necesito todo el mundo
como hombre y mi pensamiento todo el Universo infinito».
Pero habladle al religioso de la defensa de la religión y no os preguntará si aquellos
otros no son hombres igual que los de su religión: a él lo que le interesa es su religión,
sus sacerdotes, ministros de Dios, impecables, aunque le hayan corrompido a la hija y
deshonrado a la esposa: no tratéis de advertirlo, porque él mismo os acusará: no hay
conciencia: no puede haber dignidad, porque no sabe ni quiere pensar. Es un esclavo.
El hombre libre saldrá en defensa de alguien ultrajado por la religión y lo veréis ser el
blanco de las iras de todos los borregos religiosos: es que su pasión no les permite
discurrir más allá del estrecho horizonte que le traza la religión: no conocen el amor; por
eso el fanatismo se enciende en ellos, porque está preso su sentimiento de amor.
En el hombre libre de la presión religiosa, el sentimiento de amor vuela con su
pensamiento y transmite su querer, sus ideas, y no es extraño que por esta transmisión
suceda que la misma idea surja en dos o más continentes a la vez. «El amor no tiene
fronteras y necesita todo el mundo».
La razón suprema de que el Amor necesita todo el mundo como hombres, está en
que, siendo el hombre un Microcosmo, contiene en sí mismo todos los gérmenes de
todas las cosas de la Naturaleza, que se reclaman por su Ley.
258
Si tratáis por cualquier causa religiosa o partidista de prohibir que vuestras moléculas
anímicas y corpóreas, se comuniquen por el sentimiento de Amor, ya sea por trato
personal, como por la transmisión del pensamiento, aprisionáis vuestro propio yo y
tendrá uno de estos resultados: caerá en la molicie, abandonándose y siendo un
juguete, o estallará en un fanático, peligroso para muchos y para él mismo.
En cambio, el hombre que dio ya libertad a su espíritu (cosa que sólo puede ser a
causa de altos amores, el 4° por lo menos), veréis que este hombre es, comunicativo,
alegre y virtuoso y capaz de convivir hasta con sus enemigos, porque sabe que son
grados distintos del amor y por lo tanto de la sabiduría.
Un ejemplo inolvidable de esto lo tenemos en Demócrito. Veía todas las veleidades de
los hombres, los equívocos de algunos de sus condiscípulos y reía de unas y otras
locuras; pero él seguía impertérrito, deshaciendo la unidad en átomos y volviendo todos
los átomos a la unidad indivisible Universo, siguiendo riéndose de las zonas que los
dioses religiosos señalaban en la superficie del globo.
Las alas de nuestro espíritu, una vez que las despliega, son mucho mayores que el
terrón en que viven animando un cuerpo; pero mientras como hombre no puede
comprimir a todo el mundo dentro de sí mismo, viéndolos y sintiéndolos a todos los
hombres en su sentimiento de Amor, le es imposible salir y expandirse fuera del terrón.
Esto es científico y lógico. Porque, ¿qué tendremos que llevar si no hemos adquirido?
¿A quién le ocurre ir a visitar a quien no conoce, sin una recomendación eficiente? Y
aun en el supuesto que seamos llamados, ¿quién será el que no cuide de su
indumentaria y aseo para no sufrir una impresión poco favorable? Pues nuestro espíritu,
que sabe esas reglas de urbanidad universal, cuando ya ama en libertad, recurre con el
pensamiento a todas partes, no encontrando fronteras en parte alguna, porque no las
hay para el pensamiento, más que en nuestros prejuicios de religión. Patria mal
entendida y por todo en la ignorancia.
Hay otra razón, también suprema, para que al amor le sea necesario todo el mundo y
es el mandato infalible de fraternizarse todos los hombres y regirse, en su séptimo día,
por la Comuna de Amor y Ley. Y, ¿cómo podríamos entender fraternidad, si
encontramos fronteras, en las que al otro lado somos extranjeros? Y si a pesar de quitar
las fronteras, cada uno guardase una propiedad de la que no podamos disfrutar
siéndonos necesaria a la vida, ¿podríamos decir que eso era fraternidad? Pero todo
esto tendrá capítulo aparte, donde entraremos más de lleno, y vamos a fijarnos en otra
razón suprema de afinidad, por la que se impone que el amor, para su desarrollo,
rompa las fronteras y quite la propiedad individual.
El hombre, en su cuerpo y alma, está constituido por un instinto de cada ser que
existe y de una molécula o muchas de todas las cosas de los tres reinos de la
Naturaleza, en sus especies mineral, animal y vegetal, por lo cual, siendo el hombre un
Microcosmo del universo, es también un Macrocosmo de la naturaleza de su mundo,
causas las dos por las que el hombre todo lo domina, cuando sabe lo que es, cuando
se conoce a sí mismo.
259
Ahora bien. Si tenemos en cuenta que toda molécula de lo cuerpos (materia)
conserva por fuerza un remanente de Magnetismo de la vida eterna; en la que se forma,
llegamos a la conclusión incontrovertible, incontrarrestable e innegable de que en la
molécula que en nosotros está y cuya materia en conjunto vive o yace por ejemplo en la
Australia, es forzosamente atraída y requerida nuestra molécula por el todo de la masa
y la recibirá a nuestra defunción. Aplíquense aquí las leyes de afinidad y se
comprobará.
Pero, entre tanto, ¿quién puede negar que esa molécula está siempre inclinada hacia
el cuerpo mayor y que durante la vida en el cuerpo del hombre, del que forma parte,
tiende hacia aquel lugar donde está su todo?
Esto mismo, pues, nos obliga a romper las fronteras y es a causa, del amor de la
molécula por la molécula y de todo nuestro ser.
Mas esto, con ser tan gran razón y suprema razón, no es el todo. La «Non Plus Ultra»
razón, radica en la reencarnación del espíritu, necesaria a la justa compensación, y sin
cuyo medio, la fraternidad de los hombres como hombres, no podría ser, aunque
quisiera el Creador, si pudiera querer algo fuera de sus leyes establecidas.
Entonces y obedeciendo al mandato de fraternizarse cada mundo para cantar su
quinto amor, el espíritu se ve obligado a encarnar en todos los continentes, razas y
familias, dejando por lo consiguiente depósitos de amor, de progreso y materiales.
Pero él se lleva instintos y esencias que para siempre tirarán hacia aquellas
afinidades y nada estorbará en el tiempo que se solidaricen, como ahora ocurre.
Las razones y motivos expuestos son matemáticos y axiomáticos y son bastante a
que entréis en su profundo estudio Ético-Comunista-Espiritual, y no queremos
extendernos más, para no privaros de vuestro desarrollo en este asunto el más
importante para todo hombre, de cuyas luces adquiridas debe resultar la convicción de
que sólo puede tenerse un régimen que haga iguales a todos los hombres, en
obligaciones y derechos: que ese régimen no puede ser otro que la Comuna de Amor y
Ley que sostiene esta Escuela, y que eso no puede conseguirse teniendo fronteras, con
las que el amor no puede extenderse a todo el mundo, y el amor necesita todo el
mundo para que reine la Comuna.
260
CAPÍTULO SEXTO
EL AMOR SOLO PUEDE REINAR EN LA COMUNA
Quedan ya explicados los cinco amores y sentada infaliblemente la Ética Comunista.
Los capítulos siguientes, con éste, son ya escalones más elevados, que nos han de
conducir por la solidaridad, a nuestro Padre Común, a nuestra casa Paterna.
Aquí tendríamos que exponer lo que es y encierra el régimen Comunal y haremos
solo compilar lo que ya está escrito en el «Código Nuevo», que con las deducciones
que debéis sacar de estos «Cinco Amores» debéis ser hombres dispuestos y vivir en la
Comuna como verdaderos hermanos.
Empecemos estableciendo un principio Universal que no podrá ser destruído.
Todas las religiones, todas las filosofías, todas las escuelas y todas las tendencias,
aun con sus equivocados y maliciosos dogmas y doctrinas, confiesan una sola
paternidad de los Espíritus. Y todos también afirman axiomáticamente un universo
indivisible. Luego si hay una sola Paternidad, todos los Espíritus son hermanos.
Por lo que Shet, primer legislador, sentó en el Sánscrito: «Todos los hombres de toda
la tierra, hermanos son». Y Abrahán, en su Testamento-Alianza, confirma que: «Los
llamados ángeles, como los denominados demonios, son hijos de «Jehová».
El resultado es que, entre todas las religiones, escuelas, filosofías, tendencias y
ciencias, afirman la filiación única posible de los espíritus a la Paternidad del Creador
Universal y la indivisibilidad del Universo.
Es, por lo tanto, lo indivisible, en lo que tenemos por la fuerza que movernos y vivir en
él y por el tener usufructo Común, sin que nadie pueda tomar más cantidad de
elementos de vida que los necesarios a su existencia y será con la medida exacta de su
progreso, o no existe la Ley y la Justicia. Todo esto lo han llamado abstracto, porque
está sobre las ciencias; pero no es abstracto cuando lo deducimos por lógica
consecuencia de las leyes universales y por lo tanto de la sabiduría. Conocimientos
exclusivos del Espiritismo Luz y Verdad, que ahora por eso, habiéndoles abierto a las
ciencias el séptimo sello del libro de la sabiduría, que es el libro de la vida eterna y
continuada, todo lo que antes era abstracto, ahora se hará científico, gracias al
espiritismo, o solidaridad de esta familia terrena, con los mundos de la cosmogonía.
Hemos fundamentado la indivisibilidad del Universo y la fraternidad de todos los
espíritus y se afirma que, siendo todos los espíritus coherederos del Universo y éste es
indivisible, sólo pueden disfrutarlo y usufructuarlo en común.
Descendamos ahora a la tierra.
261
«Los llamados Ángeles, como los denominados Demonios, son hijos de Jehová». --
ABRAHÁN.
«Todos los hombres de toda la tierra hermanos son». -- SHET. -- En las leyes de
Manú.
«Amaos los unos a los otros como hermanos que sois, hijos del mismo Padre». --
JESÚS DE NAZARET.
Y son autoridades reconocidas, de las que aun sus mismos enemigos no pueden
negar la bondad y verdad de esas doctrinas: todo Io cual confirma que, los hombres,
teniendo el mismo principio, tienen que tener el mismo fin.
Y entonces, ¿dónde radica un derecho de mayor privilegio para nadie?
Examinemos la estructura y órganos de los hombres y las mujeres y son la misma en
todos, aunque sean negros o cobrizos, blancos o amarillos, cuyo color es no de
especie, sino de raza, y depende del clima y humus de cada parte del mundo, pero que
metamorfoseándolas, todas se funden en la raza blanca, que es la raza Adámica,
purificada de las mayores rusticidades de la materia. Pero los colores, ¿son causa de
mayor progreso intelectual? Sabios hay en todos los colores; las mismas substancias
blanca y gris tienen todos en el cerebro y la médula y todos conciben las mismas ideas
de libertad y todos tienen el mismo sentimiento de amor.
¿Que en unos es mayor que en otros? Ciertamente. Pero tan grande encontramos el
sentimiento en individuos blancos y negros, como amarillos y cobrizos. El grado mayor
o menor, es a causa del progreso del espíritu de cada uno; y su moral dependerá, en
mucho, del ambiente en que vive.
En el orden fisiológico, ¿no se engendra por el miso modo y manera al príncipe que al
barrendero? ¿No sufre los mismos dolores naturales la reina y la lavandera si quieren
tener la santidad de Madres? ¿No mueren y se corrompen igualmente los magnates
que los labriegos? Dónde está, pues, en todo esto transcendental, una insinuación del
privilegio ni de excepción.?
Un solo caso se atrevieron los teólogos católicos a poner como excepción dogmática
y no han podido sostenerlo (y es esa excepción absurda la causa de su desprestigio y
de su muerte sin remedio): el caso de la encarnación de Jesús, único hijo de Dios,
engendrado por obra y gracia del Espíritu Santo, y por tanto extra Ley, lo que habría
roto para siempre la inmutabilidad de la Leyes y su Autor. Y como la razón, haciéndose
luz plena, ha confirmado que las leyes siguen inmutables, se declara afirmativamente la
imposibilidad del tal absurdo impuesto a la ignorancia.
Omitamos el juicio de que, si pudiéramos aceptar, por falta de razón, que Jesús fuese
el Único hijo de Dios, y un Pontífice de una Religión lo condena a muerte, toda religión
es contra Dios y su querer. No valen excusas de que esta religión es mejor que la otra,
porque está comprobado que cada una es peor.
262
No podemos admitir tampoco, por los mismos fundamentos de la inmutabilidad,
aquello de que «Dios, con todo su poder, hace todo cuanto quiere»; muletilla de la
religión para sus ciegos uncidos, sino que se confirma por dignidad humana y honra del
Creador (si honra puede caberle), de que: «Hace todo cuanto debe»: y nada más puede
hacer.
Por los principios Sentados, extremos e inviolables, resultará que: no pudiendo existir
ningún privilegio para los espíritus, por los cuales el hombre es hombre, no puede
haberlos tampoco para ningún hombre.
Entonces, sólo en el régimen de la Comuna de Amor y Ley puede caber la verdadera
igualdad, y por lo tanto el reinado del amor fraternal sin acepción de personas.
El régimen Comunal lo tenemos ya en el «Código de Amor Universal» escrito y ha de
ser reconocido por todos los hombres; como ha sido acatado por todos los espíritus,
menos unos muy pocos parásitos que se privilegiaron ellos mismos, pero que son los
que obligan a la gran mayoría a las hecatombes humanas que presenciamos.
El régimen Comunal es nada más que el régimen del hogar agrandado tantas veces
cuantas familias componen los habitantes de la tierra.
Se dice por los detractores que: no hay hombre capaz de regir todo el mundo. Pero,
contestando el Creador (Jehová) a Isaías acerca de algo grande sobre sus designios,
recibió por respuesta: «¿Yo que hago parir, seré coartado?» Lo que equivale decir: Si el
régimen Comunal es el único régimen para sus hijos, ¿cómo no ha de tener hijos
capaces de sus gobiernos?... Lo que hace falta es que los hombres sean hombres
trinos: de cuerpo, alma y espíritu; y entonces su luz les permitirá ver el hombre y su
propia razón lo designará, reconociéndolo. Entonces, en su confianza, todos se
dedicarán al trabajo, seguros de que a nadie le puede faltar nada.
Dimos en la «Filosofía Austera Racional» la escala de estudio para todos los
hombres, como muestra de la educación que recibirán, y aquí sólo hemos de exponer,
en términos lacónicos, el procedimiento económico y moral.
En la Comuna no cabe la compraventa, porque la única moneda es el hombre.
Todos tienen lo que han de menester, sin que a nadie pueda faltarle nada: hasta el lujo
y el confort, que el dinero no fue capaz de hacer.
El procedimiento moral es enseñar al hombre, desde antes de su nacimiento, que es
hermano de todos los hombres, porque su espíritu es el igual hijo del Creador Padre
Común, al que ha de adorar en el templo infinito del Universo, sirviéndole de altar el
corazón de su hermano y oficiando de sacerdote único, su propia conciencia. Esto es
bastante motivo para el sentimiento de amor y no cabe la neutralidad, ni el ateísmo, ni
la relegación de derechos que exigieron todas las religiones, naciendo de esa
relegación las castas, clases y privilegios, contrarios a la verdadera igualdad, libertad,
fraternidad y justicia, innatas en todo hombre, pero apagados, obscurecidos y casi
263
borrados por la inmoralidad religiosa, al exigir la relegación de sus inalienables
derechos de pensar, a sus esclavos creyentes, con fe ciega.
Todas esas irracionalidades crearon tantas escuelas de tendencias tan absurdas,
hasta llegar en estos momentos a iniciarse «Una escuela Neutra». Lo cual es el
desatino más grande que los hombres pueden cometer, porque nadie será capaz de
hacer neutro al corazón humano, como tampoco Ateo, porque no podrá menos de amar
a algo. No creer en un Dios, ni en ninguno, no es ser Ateo; a lo sumo será
indiferentismo en todo eso, pero creerá, aunque sea en los efectos de la dinamita, si
tomamos como ejemplo a un anarquista materialista, que son los que más gala hacen
de ateísmo. (Recurrir para este punto a nuestro «Primer Rayo de Luz»).
El procedimiento económico es tan sencillo como la administración de un hogar.
Enseñada la moral que encierran los puntos anteriores de amarse cada hombre como
a su hermano, adorando al principio supremo en el corazón de su hermano, que le dará
forzosamente suficiente motivo de sentimiento expansivo y amor, no puede menos que
nacer el deseo de progreso y éste lo obligará al hombre al trabajo por deber y no por
imposición. Mas cuando el hombre no carecerá de nada de cuanto es necesario a la
vida placentera; cuando estará satisfecho viendo a sus hijos crecer en la abundancia
con la educación y profilaxis imponderables, hasta ser un perfecto Maestro en un arte,
oficio y carrera, para lo cual será apto; cuando su amante esposa, bien educada en su
cargo de esposa y madre séale su verdadera media vida y que canta sus amores
satisfecha; cuando, al fin, verá a sus ancianos padres, frescos, sanos. y sonrientes de la
felicidad de sus hijos y sus nietos, jugueteando con éstos y transfiriéndoles su amor y
su experiencia, ¿cuál será la dicha del hombre del trabajo, que espera una vejez dulce,
semejante al cuadro que tiene delante de sus propios padres? ¿No es eso superior a
todos los cielos fantásticos de las religiones? ¿Podrá ser que haya un solo hombre que
se niegue al trabajo, máxime que éste será racional, casi un esport, porque las
máquinas serán los brazos, del hombre, la electricidad su fuerza y el hombre el director
de esa fuerza y de esa máquina?
Por tres cosas esenciales y las más animales, ha trabajado y luchado el hombre y no
ha podido la mayoría obtenerlas; que son: la casa, el alimento y el vestido ; pero no ha
podido el productor de todo vivir más que hacinado en inmunda pocilga, comer peor que
el perro del rico y vestir del trapo despreciable, áspero e insaluble: se le negó la
ilustración y no se le admitió en el coliseo donde se reunía la plutocracia para deleitarse
en la música y el canto bello de otros hijos del trabajo y del obrero.
Allí; la dama muñeca y descocada, lucía joyas trabajadas por el obrero, y éste y sus
hijos, arrastraban miserias y andrajos; y esto ya no podía ser más y el Padre Creador
hizo la justicia y mandó establecer su único régimen para todo el Universo y la Comuna
de Amor y Ley se implanta.
No queremos que nadie baje: queremos que todos suban al nivel de hombres
hermanos, con la misma obligación del trabajo y el mismo derecho al usufructo, sin
264
ningún privilegio para nadie y bajo esta justa sentencia: «Sólo el trabajo productivo
regenera y da derecho al consumo». Y se observará con el más alto rigor.
La casa de los Comunistas ha de ser, cual corresponde a hombres: con todo el
confort y comodidades, que aun el dinero no pudo dar a los plutócratas; y hasta los
planos de esta casa lo hemos codificado y no costará más que el trabajo, teniendo cada
familia la suya, de la misma distribución, y nadie le cobrará, ni la puede enajenar,
porque nadie puede vender ni comprar, puesto que no hay más moneda que el hombre.
El alimento será todo lo abundante y sano y variado que quieran los hombres, desde
que ellos lo han de producir.
El vestido ha de ser uniforme para el trabajo; pero en las horas de asueto, no
queremos, ni consentiremos ver harapos ni suciedad, sino elegancia, compostura y
limpieza; y la mujer de la Comuna, ha de vestir de seda y la ha de producir ella misma.
¿Cómo se impone el reparto proporcional a cada familia, en los alimentos? Nada hay
más sencillo.
El consejo de cada ciudad, es el padre de toda la ciudad. El consejo regional, es el
padre de todos los consejos de las ciudades. Y el consejo Supremo, es el padre de
todos los consejos regionales del mundo todo. Como para todos hay un solo y mismo
Código, no hay peligro de dos ideas diferentes y menos cuando el pueblo es el
verdadero y soberano legislador, ilustrado en la moral fraternal.
Entonces, cada familia ocupa su casa; y los que no tienen familia, la Casa Comunal
es su casa, como es la de todos, y el depósito de todos los productos, en la que residen
los consejos y la Universidad.
Los obreros de la construcción desempeñan ésta para el Común.
Los zapateros fabrican y lo depositan al depósito Común.
Los sastres confeccionan y lo llevan al depósito Comúm.
Los bazaristas producen y todo lo llevan al depósito Común.
Los agricultores siembran y cosechan y todos los productos van al depósito Común
del abasto.
A quien le falta un traje, ropas o zapatos, etc., etc., con ir por otras está servido.
Vuestra esposa irá al abasto y cargará lo necesario al consumo diario de la familia, y
no temáis que lleve más que para el día, porque puede ser que al siguiente, haya cosa
que más le guste.
265
Y para todo esto, ¿qué necesita hacer el hombre? Sólo acudir al trabajo del taller de
su oficio, a la agricultura, etc., etc.
¿Que algunos se substraerán al trabajo? No puede ser, porque todos los ancianos
son policía; y cuando vieran en la calle un hombre apto en las horas del trabajo, su
aviso inmediato le sería suficiente.
Los cuerpos de higiene y facultativos, cuidarán severamente de la salud y no tendrán
hombres sanos holgando, ni enfermos trabajando.
Esta es la esencia del régimen Comunal de Amor y Ley. ¿Habrá alguien que lo
rechace? No lo creemos. Pero si los hay en el principio por aberración, serán sacados a
la mejor Isla que haya en la tierra y allí vivirán como quieran o puedan.
Como el Código de Amor Universal está escrito y en él todo está previsto, no diremos
aquí más que: Que es decreto infalible del Creador Universal el establecimiento de la
Comuna así descripta, y nada, ni nadie lo podrá evitar, ni repudiarla.
266
CAPÍTULO. SÉPTIMO
EL AMOR COMUNAL HACE LA PAZ Y LA ARMONÍA
Se ha ensayado una especie de gobierno universal, bajo el nombre de «Liga de las
Naciones», que en estos momentos está reunida en Londres para castigar a Alemania,
como culpable de la guerra europea; y no ven, Francia e Inglaterra, la viga en su ojo,
pero quieren ver la paja en el ojo de Alemania.
Entre tanto, la miseria y la desesperación reinan en toda la humanidad, por causa
solamente de esos mismos autócratas religiosos y civiles feudos de las religiones,
pudiendo aplicar aquí el dicho vulgar: «Entre todos la mataron y ella sola se murió».
Pues en este mismo momento, digo, en que ese gobierno universal está reunido en
Londres, dos naciones (Costa Rica y Panamá) que pertenecen a aquella Liga, se han
declarado la guerra, por... cualquier cosa: por la ocupación de dentro de las fronteras de
Panamá. Lo que no podría ser si no hubiera fronteras.
Turquía, Armenia, Italia, Egipto, Mesopotamia, el Japón, la India y la China, miembros
todos de la Liga, están virtualmente en guerra civil unos, e internacional otros. ¿Por
qué? Porque esa Liga no es fruto del amor y resultado del Comunismo, sino todo lo
contrario: ideada en la supremacía de Inglaterra y Francia en odio sobre todo contra
Alemania y persiguiendo un imposible imperio brutal, egoísta e inmoral, sobre todos los
pueblos, bajo el influjo solamente del Dios Oro, Rey de las religiones. Por eso nuestra
Comuna de Amor y Ley, declara como única moneda de valor, el hombre.
El oro no alcanzó a ejecutar las ideas y proyectos que el hombre, en el progreso,
conceptuó necesarias. El hombre, siendo la única moneda, alcanzará por su propia
voluntad, porque no quiere tener necesidades.
En la Comuna, el Amor es la Ley, la moral, la religión y su Dios y su todo. Y el amor,
no pudo nunca, ni menos podrá idear guerras, ni desigualdades, y por lo tanto hace la
Paz y la armonía de todos los hombres, como si fueran un solo hombre, que no tiene
con quién pelear.
Mas como estará satisfecho, no estará el hombre en guerra consigo mismo, como lo
está hoy, porque trabaja como bestia y come peor que perro de rico; vive peor en
albergue inmundo y más estrecho que caballo de rico y viste más despreciable que un
mendigo degenerado; y todo esto, por necesidad, pone al hombre en una guerra interna
consigo mismo, que a una sola palabra de otro que está en sus mismas condiciones, se
despedazan el uno al otro.
Aplicar este caso a dos naciones y ver que no es posible pensar en que haya
armonía, ya que no tienen los hombres amor ni a su misma vida, por la desesperación
en que se ven obligados a vivirla.
267
La lucha de clases, desarmoniza las ciudades y las naciones. La lucha de castas,
desarmoniza las mismas clases y la lucha de razas, desarmoniza los continentes todos.
Pero las luchas de supremacía, desarmoniza a todos los hombres en todos los
continentes, naciones y ciudades, porque todos se quieren privilegiar y sólo el productor
no tiene más privilegio que producirlo todo y carecer de todo y hasta sin derecho a la
vida de hombres y han vivido muriendo, lo cual no es vivir.
Mas como había un tiempo marcado en la esfera de las evoluciones, ese tiempo ha
llegado a su límite culminante, sin que se hayan hartado las concupiscencias
desarmonizantes y la armonía de la evolución llamó a las conciencias de los
progresados, que no podían desoírla, y aquí fue Troya, armándose una San Bartolomé,
entre los desarmonizantes y los armonizantes, que luchan en definitiva y por última vez,
para asentar la paz y la armonía, pese a quien pese y caiga quien caiga, porque la
orden es terminante, de la ley de las evoluciones, que no puede ser vencida, ni vendida.
Ha dicho el Creador (Jehová) por Isaías, cuando llamó a Jacob que se levante: «Y
quitaré todo lo que estorbe». Y mandó a sus lenguas de fuego a preparar el ambiente,
con los principios de amor y de justicia, dándose el cúmplase de sus promesas a sus
hijos mayores de edad: y tened en cuenta que, al replicarle Isaías, ante tan gran
catástrofe que preveía, fue contestado: «¿Yo que hago parir, seré coartado?».
¿A ver quién es el guapo que detiene a la humanidad, hasta que establezca la
Comuna? ¿Las religiones? Ya sólo viven su agonía. ¿La plutocracia desarmonizante?
Ya no se entienden ellos mismos y hacen como los lobos, que se comen entre ellos
mismos al caer uno muerto, dejando escapar la presa a la que todos perseguían. ¿El
militarismo? Ese ya muere con las religiones sus fundadoras. Y además no habrá luego
una madre que abra su matriz para parir un sacerdote, ni un guerrero.
Las madres fueron hechas esclavas y no han tenido más derecho que el de exponer
su vida para dar vida a su hijo tirano, y hoy la mujer conquista su derecho pleno, que es
mayor que el del hombre, por el hecho de parirlo con peligro de su vida.
Cuando se ha reunido un concilio de obispo bestias, y durante un año discuten: «Si la
mujer es un ser racional, si tiene alma», han colmado la copa de su maldad religiosa,
han puesto en pugna a los sexos, han desafiado a la maternidad a que no para más
verdugos de su dignidad; pero han retado a la justicia del Autor de la Creación y esto
tendría su sentencia inapelable, «Quitando lo que estorba» a la armonía de la vida, que
no puede existir sin la armonía en los derechos, deberes y obligaciones de los dos
sexos.
Cuando un Pontífice antihumano (que por ello lo santificó su religión, Hildebrando)
establece el celibato, enmienda la plana al Creador; pero san Gregorio VII, Papa, no
consigue acallar sus lascivas pasiones carnales y aun lo muestra con la más alta
inmoralidad, recibiendo a Enrique IV en el castillo de la condesa Matilde, y cuya
imposición celibataria, ha traído el colmo de la prostitución, llevando la desarmonía y la
infidelidad al hogar, base del amor social, y por lo tanto, piedra angular del edificio del
amor y paz universal.
268
Cuando ante estas causas examinamos la desarmonía entre los hombres y las
bajezas a que se somete a las creadas clases bajas, encontramos grandes atenuantes,
hasta en los grande supremáticos civiles, engañados cuando niños; pero esas
atenuantes no alcanzan a eximirlos de la responsabilidad de sus ofensas a los
individuos, de las protestas y revueltas a que obligaron al pueblo en todos los tiempos;
de las luchas de clases, asesinando a los sin derechos, y de las guerras civiles,
internacionales y religiosas, que llenaron de luto, desolación, odios y deseos de
venganza, entre todos los pueblos y entre cada individuo.
Hoy, ante la gran hecatombe, que como epílogo del secular drama (escrito y
representado por los hijos de «Madres irracionales y sin alma») que ha puesto al
descubierto la desarmonía en todo el mundo, se agrupan los plutócratas de todas las
religiones (aunque riñen entre ellos mismos), tratando del último esfuerzo y del último
engaño, bajo una Liga de Naciones; pero los pueblos contestan, como contestaron en
diferentes ocasiones dos plutócratas: «Non Posumus», Pío IX, y « No hay lugar »,
Francisco José. Y todas las Naciones, bajo el abrazo fraternal del obrero consciente,
contestan a la violencia con la violencia y se impone el pueblo trabajador al populacho
parásito, porque desarmonizó toda la obra del amor del Creador.
El hijo del trabajo quiere que todos cumplan su deber de producir progreso y armonía.
¿Queréis, oh eternos prevaricadores, que el pueblo trabajador se acalle? Plegaros a su
obra. Trabajad y haced armonía. No temáis al pueblo, que se contenta con poco. Basta
que produzcáis cosas necesarias a la vida y borréis de vosotros la fantasía del privilegio
y el pueblo os dará su abrazo fraternal; pero os señalará el trabajo como única
regeneración.
No le habléis más al pueblo de dioses y religiones, porque ya en su conciencia sabe,
por dura experiencia, que todo eso es la causa de todos los males: y vosotros mismos
no podréis menos que confesar, que habéis desarmonizado todo. Vuestro orgullo,
desarmoniza con la humildad del trabajador; vuestro parasitismo, desarmoniza con el
sudor Agrio-Amargo del trabajador; vuestros vicios, desarmonizan con la virtud del
pueblo; vuestras torres y palacios, desarmonizan con las guaridas inmundas en que
obligáis a vivir al trabajador, y vuestras pompas y faustos provocativos de vuestros
cultos civiles y religiosos, es una bofetada a las miserias, pobreza y dolores a que
sumisteis al que todo os proporcionó, por la falacia, fraude y mentira que le impusisteis,
negándole el derecho de ilustrarse, comerciando vilmente con su dormida conciencia y
con la impotencia de su hambre. ¿No es esto verdad? ¿Qué esperáis, pues? ¿No es
mejor que escarmentéis en cabeza ajena, a que llevéis vosotros la misma suerte que
los plutócratas de Rusia? ¿Pensáis que no estáis a las puertas de ese misterio? Si así
lo creéis, triste será vuestra suerte, que vosotros mismos os habéis creado.
A tan alto grado llega la nobleza de vuestros asesinados y denigrados trabajadores,
que os avisan de antemano; y ¡ay de vosotros si pensáis engañarlo una vez más! Todo
lo que tiene de noble el pueblo, lo tiene de justiciero y tomará la justicia en su todo del
rigor de: «Ojo por ojo y diente por diente».
269
Elegid y no os hagáis ilusiones vanas. El pueblo obra por mandato de la ley de las
evoluciones y del destino y éstas lo empujan con viento irresistible a establecer la
Armonía en el Amor de la Comuna, que es el régimen universal del Creador; y no
olvidéis que el mismo ha dicho: «Y quitaré todo lo que te estorbe». Sentencia que
mixtificó la religión, como todas las demás, y ahora es su más terrible acusación ante el
Creador.
Sí; es hora de la paz y la armonía, la que sólo puede ser en el reinado del amor, y
éste sólo puede sentarse en el régimen Comunal, que la casi totalidad de los hombres
proclaman ya, pero que la totalidad de los espíritus lo han acatado y no hay uno solo en
el espacio que no esté juramentado: porque los de los religiosos que no acataron la
sentencia y el mandato, ya fueron quitados, quedando sólo los encarnados, para darles
tiempo a que pudieran plegarse a la mayoría trabajadora, y de no, llevarán el mismo
camino que sus camaradas, que fueron transportados a mundos primitivos y
embrionarios, descriptos por el Dante; y quedáis amonestados por tercera vez, pues lo
hemos hecho en dos libros anteriores.
270
CAPÍTULO OCTAVO
EL AMOR COMUNAL DA A TODOS LA SABIDURÍA
Siendo el mayor blasón de una familia, que todos sus individuos sean ilustrados y de
provecho a sí mismos, requiere la grandeza de una Nación, tener hombres
sobresalientes en las ciencias, artes, oficios, industrias, leyes y moral.
Pero como todo eso no está comunizado, disfruta primero, más y siempre, la Nación
que los tiene.
En «El mundo todo Comunizado» no pasa así. Como todo el mundo está dependiente
de un solo Consejo Supremo, es en éste donde tienen su labor y asiento todos los
hombres más sobresalientes de cada región y ciudad y ahí se estudia, por todos, la
ciencia de cada uno, para darla hecha sabiduría a todo el mundo, en un solo día,
porque así es de la más estricta justicia, que todos disfruten al mismo momento de cada
grado del progreso.
Se habla de sabios con frecuencia y es un vicio de orgullo; pero sabios, ¡ha habido
tan pocos!... que sobran dedos en las manos de un hombre para contarlos.
Si por sabiduría queréis entender conocimientos científicos, nosotros sentamos que,
entre todas las ciencias y las artes que dieron base al por qué de las ciencias, forman el
primer grado de la sabiduría.
Pero la verdadera sabiduría consiste en saber sacar bien del mal y tomar del mal el
menos.
Esto es fácil si el hombre no tiene prejuicios de ninguna clase. Pero es difícil encontrar
un hombre sin ningún prejuicio.
Se ha dicho que el silencio es sabio. En los tiempos de las intrigas religiosas y
políticas, le ha sido necesario al sabio, la prudencia del silencio. Pero en el régimen
Comunal sería una usurpación a sus hermanos, y el más sabio hablará siempre las
verdades de su sabiduría a todos sus hermanos, para que todos sean sabios.
No creáis por esto que no habrá grados ascendentes de la sabiduría sobre cada
individuo de la Comuna. Hemos sentado que cada hombre es un grado del Progreso, y
por lo tanto, habrá un grado diferente de sabiduría, de individuo a individuo.
Pero el ser todos sabios en la Comuna, consiste en que todos sabrán sacar bien del
mal y tomarán del mal el menos, por su educación e ilustración adecuada, de la que
cada uno sacará el grado inteligente de que sea capaz, de un común principio.
Esto equivale a decir la verdad de que la perfección no existe del Creador abajo, ni
aun en la naturaleza; pero sí existe en sus leyes, porque las encontramos inmutables.
271
Efectivamente es así. Vemos el progreso alcanzado cada día, por ejemplo, en la
química, la que descubre cada vez nuevos elementos y hace nuevas combinaciones;
pero la ley de afinidad que rige esa ciencia, no ha cambiado en lo más mínimo. Siempre
encontraremos las mismas fórmulas que indicarán diferentes resultados, según a que
se apliquen.
Por consiguiente, si yo alcanzo sólo al grado 99 de la Ley de los afines, el que
alcanza al grado 100 es más sabio que yo en esa Ley.
Pero puede ser que en la Ley Suprema de amor, mi émulo en la química, esté grados
más bajo que yo; y entonces, mi sabiduría es tanto mayor que la de mi émulo químico,
cuantos grados menos posea de la Ley Madre: porque cada grado de la Ley de amor,
es una ciencia, de la que se encargan de estudiar un cierto número de espíritus que, su
amor a esa ciencia, los determina para que, materializando el principio que emite la Ley
Madre, lo popularicen entre todos sus hermanos y les den el conocimiento del por qué y
sus productos.
No se pierda de vista que, aquel que enseña y explica y practica la ley Madre o de
Amor, para todos los hombres, es porque la misma ley lo designa por su afinidad; y por
lo tanto, tendrá ese ser, los conocimientos de todos los principios de todas las leyes y
ciencias, y por ende y antes, los conocimientos practicados de todas las artes que
fueron capaces de elevarse a ciencias.
Ese será indudablemente el más sabio de la familia, y si no, no podría mostrar la ley
de amor, ni ésta lo podría designar su representante administrador para todo el mundo.
No os quepa duda que habrá practicado como hombre, en millones de existencias y
en miles de mundos, todas esas ciencias, artes, oficios y posiciones y que en él están
latentes todos ellos; y si no, no podría enseñar, ni representar la Ley Madre.
Pero no vayáis a ser como aquel obrero que me dijo: «Yo le daré la paleta al
arquitecto para que siente él el ladrillo».
Entended bien que, si el hoy arquitecto no hubiera sido antes albañil y peón y herrero
y carpintero y pintor; etc., etc., no podría en ninguna forma penetrarse del trabajo
muscular, calcular los espesores de los muros, las fuerzas de las tiranterías, ni idear la
belleza arquitectónica, etc., etc. Si es capaz, es porque lo ejerció antes prácticamente y
queda en su archivo, que su espíritu maneja, porque nada olvida. Lo que nos confirma
eficientemente la necesidad de la reencarnación, sin la cual el progreso y la belleza no
existirían; y el progreso, no es otra cosa que belleza, perfección relativa.
El que pueda representar y enseñar la ley de amor, como el arquitecto y lo mismo el
labrador de tierra, o el picapedrero, trajeron una materia (cuerpo) de una complexión y
conforme a las aptitudes que debe desempeñar por su destino, para esa existencia. Y si
es verdad que puede desempeñar muchas cosas con discernimiento, no pueden
cambiarse los papeles del que vino a gastar los materiales, con el técnico que debe
estudiarlos en armonía, buscando la armonía, la economía y la estabilidad.
272
Poned a delinear un plano al que está hecho a tener en su mano una herramienta
pesada y el tiralíneas se le escapa de la mano.
Un gran espíritu músico, Sarasate, el Mago del violín, pesaba todos los instrumentos
que había de manejar con su mano derecha, para que su bastón y cualquiera otro
adminículo, no pesara más que el arco con el que arrancaba sus notas al mudo
instrumento, y aun nadie lo ha aventajado en su arte.
El que vino, pues, a ser una cosa, trajo sus mentalidades, sus músculos y sus fuerzas
preparadas; y sacarlo de su centro, es un desequilibrio, que lo pagará el común del
progreso.
No, aquel que dijo: «Zapatero a tus zapatos», era un sabio mayor que el que dijo: «El
silencio es sabio»: y sienta una perfecta moral.
Hay una cosa que no es oficio, aunque sea ocupación y arte, pero que necesita la
mayor cantidad de experiencia moral y sabiduría, amén del amor más perfecto: la
dirección de la Comuna. Pero repito que no necesita más que mayor capacidad que la
para gobernar y regir una casa de familia, un hogar.
Si al hombre se le educa en la niñez y aun antes de nacer, en el amor sin acepción de
personas, esa misma moral hará apto a cualquier hombre de experiencia fundada y de
sabiduría probada, para regir todo el mundo.
Porque al hombre no se le educó en esa forma, no pueden arreglar sus pequeños
pueblos todas esas nulidades llamadas reyes.
Hubo un Guillermo II, en los presentes tiempos, que quiso a su pueblo rico y lo hizo
rico. Pero no lo educó en la fraternidad, y a la primera ocasión, su orgullo envolvió a la
humanidad en la más grande tragedia que la historia registra; y aunque todas las
naciones son culpables cada una de su odio, Alemania (si el mundo hubiera de seguir
bajo las políticas falaces que hasta hoy), Alemania, digo, sólo nombrarla sería una
pesadilla y de cada boca saldría una maldición; por lo que, vencida a causa de su
orgullo, se han complotado contra ella todos sus mentidos vencedores. Y digo mentidos
vencedores, porque nadie venció a nadie, y sólo la ley máxima venció a todos esos
engañadores del Pueblo.
Debo recordar que, en el año 1912, en una conversación de sobremesa, en el
negocio de unos amigos y adherentes ahora de esta Escuela, tuve ocasión de decir: «Si
el mundo supiera el cataclismo que se le viene encima, preferirían los hombres que el
mundo se acabara». Hubo sonrisas despectivas y negativas en algunos. 20 meses más
tarde estalló la guerra europea. Estallada ya la conflagración me dicen: « Vd. tuvo
razón, pero debió habernos dicho lo que era» -- Lo pude decir, pero ¿Para qué os
habíais de reír de lo que os haría llorar? -- ¿Y cuánto durará la guerra? me interrogaron.
Y contesté: -- «Hasta que la guerra mate a la guerra; pero hay tres períodos: seis
meses, o un año; si en esos dos períodos no se terminó... entonces hablaremos el año
18... -- ¡Oh, imposible! El mundo no puede resistir, replicaron. -- Resistirá, repuse; y si
273
para el año 18 no se hubiera arreglado todo ese cotarro, entonces... será entonces. --
¿Pero quién triunfará?... -- El pueblo. -- ¡Oh... eso no puede ser!... -Será, porque todos
los beligerantes quedarán destruídos y entonces el pueblo hará la Comuna y... el año
23 hablaremos.
Vivos están los que lo oyeron y lo han dicho a muchos otros, en mi presencia.
Por lo que toca al dolor de la humanidad, hubiera querido equivocarme; pero por lo
que afecta a la ley de los destinos, estoy satisfecho y pido y aun si es posible, meto
fuego a los medios de esa ley, para que apriete y consuma todo el combustible de odios
y estorbos, para que luego no los haya.
Sí, nos encontramos en marzo de 1921 y todo se ha enredado en una forma que no
hay hábil devanador que encuentre el cabo de la madeja.
Y aunque nosotros lo vemos, como no sirve ese hilo para nuestra hilaza, preferimos
que le metan tijera y corten y se queme también. De los fragmentos, nosotros haremos
un homogéneo y nadie verá los nudos: no los habrá: Sacaremos bien del mal y
tomaremos del mal el menos.
A este punto queremos llevar al hombre y sólo en la Comuna de Amor y Ley puede
ser la Sabiduría, porque reinará el Amor.
¿Qué se necesita para esto? Conocer las preguntas del Capítulo IV de la Quinta parte
de la «Filosofía Austera Racional» y, en una palabra, conocerse a sí mismo: amar al
hermano.
274
CAPÍTULO NOVENO
EL AMOR COMUNAL ES LA ENTRADA EN LA SOLIDARIDAD UNIVERSAL
Hay un proceso larguísimo en los autos del juicio de los mundos de expiación, que en
la tierra ha durado 44 millones 250 mil siglos, hasta que se arribó a la sentencia
definitiva en la que se proclamó la Comuna.
Pero ese proceso seguía sin escribirse en letras, porque: 1.°, no era tiempo del
discernimiento en el hombre, niño, aunque barbudo, desde que habría de luchar
titánicamente para adquirir sus derechos soberanos y superiores sobre las otras
especies del reino animal; y 2.°, porque en su vida nómada, no podía hacer escritos,
porque aun no había ideado los signos. Terminó su primer día, formando la tribu.
La tribu ya constituye sociedad y las mutuas necesidades crean el primer incentivo del
amor humano: hasta ahí sólo sintió el amor carnal, bestializado si queréis, pero chispa
del amor perfecto: y de esa misión de la tribu se inicia el amor común y van agrandando
las tribus su radio hasta nacer las ciudades, los gobiernos y también la expansión del
hombre, y duran esos dos días tremendos, hasta la venida de la raza Adámica, con la
que viene también una gran inmigración de supremáticos desterrados de un mundo
hermano, que hace 58 siglos sufría el mismo juicio que hoy sufrió la tierra.
Mandados por la ley de los destinos, millones de siglos antes de Adán, han venido
sabios maestros de otros mundos, como misioneros, para ir dejando ideas, letras o
signos y progreso, según que podrían aprovecharlos los espíritus primitivos ya lúcidos,
y para que, en su día, la misión de ley que vendría, encontrara los materiales
necesarios para fundar su obra titánica.
Empieza el día tercero de esta humanidad cruda y agitada en Adán y Eva, cabezas de
la misión y bedeles mandados para vigilar a los supremáticos desterrados, y dan vida a
su hijo Shet, investigador y Legislador, mandado por la misma Ley de los destinos y de
orden de los mundos mayores, que ya reclamaban por su edad, la regeneración y
entrada en la solidaridad, de esta humanidad terrena.
Evoca Shet al gran Manú para que le aclare lo que como hombre no puede penetrar,
por causa de la opacidad de la materia, y establece así ya, la comunicación de la tierra
con los mundos mayores, que han de dar sus puntos de sabiduría.
HANAAS es la mujer de Shet; espíritu misionero también y le sirve de Médium para
recibir las luces de los hermanos mayores para escribir la primera ley civil, social y
Comunal, que aun no ha sido derogada, sino fundamentada aun más por el progreso,
en los axiomas supremos en aquellas 100 mil eslokas o versos de que consta la Ley
Shética o Sánscrita, donde solamente escribe para empezar el tercer día de la
humanidad terrena: «Todos los hombres de toda la tierra, hermanos son». Esto, con la
evocación que hace al espíritu, es declarar el régimen Comunal para la tierra y abrir la
puerta de la universalidad con la que, luego de proclamar la Comuna, nos tenemos que
solidarizar.
275
Termina el tercer día de la humanidad, en la familia de Abrahán: y ha sido un período
de estudio de los medios necesarios para llegar a la regeneración en el tiempo que
faltaba, marcado en la vida de la tierra; para cuyo acuerdo, se reúnen en la familia de
Noé, siendo Jafet el mismo investigador, legislador y juez, acordando lo necesario para
pedir los medios al Maestro Espíritu de Verdad, para cumplir el plan trazado.
En Abrahán empieza el día cuarto con su testamento, alianza entre el padre y sus
hijos, entre la tierra y los mundos de la cosmogonía, y se funda un pueblo, al que luego
se le pueda dar la Ley escrita, pero recibida en palabras del Espíritu de Verdad, Ministro
Secretario del Padre Creador.
El quinto día lo inicia Moisés, después de libertar al pueblo esclavo de Egipto, y se
inaugura con el decálogo, y siguen los profetas, hasta que, prevaricando el pueblo
elegido (y mejor dicho, las dos tribus parásitas del pueblo elegido), hay que combatir a
los prevaricadores. Para lo que y para marcar el terrible sexto día, se toman las
medidas necesarias.
El sexto día vienen (con muchos otros) Juan y Jesús, representantes el uno de la
fortaleza y el otro del Amor de la raza Adámica, a sembrar la libertad del pensamiento, y
pagan su valor de decir la verdad con su vida, y ambos dejan continuadores, Apóstoles
y discípulos que, bajo la autoridad del consejo del apostolado, formado por María,
Jaime su hijo y hermano de Jesús y Juan (mal llamado Evangelista ), el cual escribió el
Apocalipsis, profecía para todo el sexto día, que no ha sido comprendida, a pesar de su
claridad.
Hemos llegado al séptimo día. Día de descanso, es decir, día de paz y pan, para el
cuerpo y el espíritu, y en su primera hora se dan los principios claros; se descubre el
Espiritismo en toda su Luz y Verdad, y se dice que es el Anticristo el que mueve todos
los tornillos del edificio social, político y religioso, para derrumbarlo por erróneo y crear
la nueva sociedad Comunizada, sin lo cual no podemos entrar en el disfrute de las
grandezas del séptimo día, que es la solidaridad de nuestro mundo, con todos los de la
Cosmogonía, y por éstos, con todo el universo, por lo que: « El Amor Comunal es la
entrada en la solidaridad universal».
Si evocamos la historia de esos tres terribles días, por mucho que nos empeñemos,
no podremos encontrar un solo hecho punible que no tenga su raíz y sea fruto
madurado de una u otra religión.
Por eso, el Espiritismo Luz y Verdad, destruye toda religión y sus dioses, porque sólo
así puede establecerse la Comuna de Amor y Ley: y sin esta grandeza, no nos pueden
admitir los mundos mayores y de luz a su banquete.
Por esto, las religiones, que han usado el Espiritismo, haciéndolo espiritualismo, o sea
el contra, el Anti-Espiritismo, persiguen y calumnian a los que proclaman el Espiritismo
en su plena Luz y Verdad. Pero ya es tarde.
276
Asesinaron a casi todos los profetas, misioneros y apóstoles y los tomaron luego
coma panaceas de sus religiones, mixtificando sus principios y declarando milagros los
hechos naturales que, por su poder Psíquico-Magnético-Espiritual, obraban en sus
aportes, materializaciones y otros fenómenos obrados en el espacio, llamándolos cosas
celestiales, para ocultar a los hombres su verdad y procedencia.
Curaban muchas enfermedades, por sus mismas facultades, pero acompañándolas
con los medios naturales Botánico-Alquímicos, lo mismo que hoy lo hace cualquier
Médium que posea esos mismos poderes y conocimientos, porque necesariamente se
pone en relación con las leyes universales, y por ende recibe la ayuda de la solidaridad.
Nada de todo eso es sobrenatural: todo ello es Espiritismo-Humano-Natural, y por lo
tanto, no son milagros, porque éstos no existen.
¿Que Jesús resucitó a Lázaro? No retamos a Jesús, porque él sabe lo que hizo, y no
le dijo a Lázaro resucita, sino despierta. Pero sí retamos a todos los Pontífices y
súbditos hasta sacristanes, a que nos prueben por la ciencia esa resurrección, ya que
las leyes inmutables lo niegan, porque ellas no pueden hacer más que lo que ellas son.
La resurrección no cabe; porque cuando la ley de las transformaciones recibe la
materia de un cuerpo del que ha cortado sus ligaduras el espíritu, no la devuelve más
que por otra reencarnación.
¿La resurrección de Jesús? Ya hemos explicado en la «Filosofía» lo que hay al
respecto y no tenemos necesidad de repetirlo.
La resurrección es sólo del espíritu, si resurrección entendemos por su manifestación,
al despertar del letargo natural en que queda al desencarnar, y también encarnado
cuando logra descubrirse a sus dos otras entidades, alma y cuerpo. Pero la verdadera
resurrección que debe estudiarse es la reencarnación, apareciendo en un nuevo
cuerpo, para una nueva existencia, y desempeñar alguna parte de su eterno destino, de
acrecentar el progreso, la belleza y la Creación.
No olvidéis que, sin la reencarnación, no podríamos obtener el amor de hermanos
como hombres. Sabéis por las leyes químicas y eléctricas, que sólo existe la atracción
entre los afines: y como la ley es una, no puede haber otra ley tampoco para la
comunización de todas las cosas, si antes los hombres no han hecho la sociedad
fraternal
Las Leyes del Magnetismo nos explican que las moléculas se atraen en virtud del
magnetismo remanente que en cada una queda forzosamente de su vida en el Éter
(única substancia).
Los espíritus, todos proceden del mismo Padre Creador, y por la misma ley, única,
cada espíritu tiene latente ese remanente, por el cual están afinizados: y tan pronto han
cumplido unos primeros, el destino que les fuera encomendado, se unen para ayudar a
277
los más cercanos a su cumplimiento, y se suman así, hasta formar la gran mayoría de
justicia y progreso.
La lucha está más viva, dura y larga, en afinizarse como hombres; pues tienen que
tener todos los espíritus, en su alma, una partícula de cada hombre; más justo: Una
partícula de cada ser humano.
Y mientras esto no ha sido conseguido, no se pueden amar: no se pueden fraternizar,
porque no han sido hermanos, hijos o padres el uno del otro cada uno.
Pero el Creador no había de ser tan corto de inteligencia al establecer esas leyes
inflexibles y previno y ordenó la reencarnación continuada, por la que cada espíritu se
hace hombre en todos los continentes y en todas las familias, en los millones de siglos
del destino de cada mundo.
Por esto, negar la reencarnación, es negar su propio progreso y salirse de su derecho
al disfrute común del progreso de los otros y es la mayor aberración que los hombres
sufren, sólo por causa de la maldad religiosa.
Por esto también, ha sido necesario establecer el primer derecho a las mayorías, con
lo cual puede señalarse un tiempo máximo y definitivo al establecimiento de los
regímenes ascendentes que nos habían de conducir al régimen de la Comuna Universal
de cada mundo, por la cual entramos en la Comuna solidarizada, de todo el Universo,
que no varía en cada mundo sino por el grado de amor más puro o más imperfecto. Lo
que debe ser el acicate de cada mundo, para igualarse en el amor del mundo más
avanzado, en esa máxima ley, Madre de todas las Leyes.
Queda expuesta la ley, por la cual se fraternizan los hombres; y como esta fraternidad
debe demostrarse por un hecho histórico, éste no puede ser otro que un régimen
análogo al del hogar, en donde todos los individuos disfrutan de la misma cosa, sin ser
propiedad más que del hogar. ¿Y qué otro régimen puede parangonarse sino la
Comuna de Amor y Ley, como la hemos bosquejado en el capítulo sexto de esta quinta
parte, pero codificada ya en nuestro «Código de Amor Universal»?
Pero necesitamos probar matemáticamente que 9/10 partes de los espíritus
pertenecientes a la tierra y que la gran mayoría de los hoy encarnados, están
fraternizados, causa por la cual se implanta la Comuna, según deja lugar una octava
parte no afinizada por su maldad y supremacía.
De los espíritus que no se encuentran en el presente encarnados, no os importa. Pero
por un juicio que arribó a sentencia el día 5 de abril de 1912 está probado de que la
sentencia fue aprobada por el Maestro Superior E. V. y sus consejos son cosa
terminada.
Hagamos, pues, una cuenta redonda para ver si de los encarnados, si de los hombres
que pueblan hoy la tierra, hay una gran mayoría fraternizada, ya que por todas partes
se habla o se establece la Comuna y se proclama la igualdad, la libertad y la
278
fraternidad, y no como quiera de palabra, sino de obra, hasta llegar a la lucha de cuerpo
a cuerpo, con los que niegan los derechos al pueblo:
Pontífices de toda calaña en todo el mundo……. 100
Con cada pontífice hay diez reyes o plutócratas… 1,000
Con cada plutócrata militan 100 autócratas……… 100,000
Con cada autócrata, contad 10,000 aristócratas… 1,000,000
Y por cada aristócrata, contamos, entre parásitos
y supremáticos, etc., 200, dando un total de…….. 200,000,000
Doscientos millones de parásitos que se oponen al régimen Comunal, y que es un
síntoma manifiesto de que no se han fraternizado, y lo confiesan ellos mismos, porque
se suelen llamar o denominar de sangre azul y otros colores, como renegando de la
sangre común y roja del pueblo.
La población del mundo hoy es de 1,800 millones.
La novena parte, pues, es esos doscientos millones: y concuerda exactamente esta
nuestra cifra, con la profetizada en el Apocalipsis de Juan el Apóstol, que en su capítulo
IX, Nros. 16, dice: «Y el número de combatientes era de doscientos millones y oí el
número de ellos». Lo cual prueba la matemática de la Ética Comunista, que el espíritu
regenerador ha tenido desde el principio hasta el fin de su misión de establecer el
régimen que le mandó el Padre Creador, en la tierra, como está establecido para todo el
universo; es decir, La Comuna de Amor y Ley, para que por este régimen nos
acerquemos al gran día de entrar, de vuelta, en nuestra casa Paterna, a sufrir el
examen de nuestro Padre y salir reconocidos Maestros de la Creación.
279
CAPÍTULO DIEZ
EL AMOR UNIVERSAL NOS LLEVA A NUESTRO PADRE
Solidarizándose en la Ley de Amor, con los hermanos de la Cosmogonía, por lo que
se ha podido llegar al establecimiento del régimen Comunal, es emprender el camino
decididos hacia el centro vibratorio, donde vibra nuestro Padre la vida universal, que la
han de demostrar sus hijos los espíritus, hechos hombres, en formas, que se miden, se
pesan y se cuentan.
Cuando ya el régimen es perfecto, pueden los hombres en plena conciencia
comprender su estirpe y su grandeza y la vida eterna y continuada: y por ende,
conciben sin equívoco el régimen Universal, igual en todos los grados y latitudes del
infinito, y esto es el gran aldabón que repica en las puertas de la casa paterna y
anuncia la gran fiesta en todo el universo, de una familia que vuelve triunfante en
innúmeros siglos de lucha y el universo saluda a los vencedores, a los que los grandes
maestros de los mundos más luminosos los llevan al centro de la vida y evocan a ELOÍ,
el que, en todo su amor, los recibe, los bendice y los vuelve a mandar a continuar la
Creación y «llevarle a otros hermanos», oyéndose lo siguiente que ya eternamente
resuena en el feliz vencedor que logra escucharla en aquel centro de vida de que
procedemos y que tanto tiempo estamos alejados por la lucha de la materia.
Cuando hemos podido ser introducidos y los grandes Maestros (cuya luz es mayor
que muchos soles juntos) dicen: «Padre ELOÍ, te esperamos», baña a los introducidos
un rocío vivificante y purificador de nueva vida, a la par que se oye con la más sublime
solemnidad:
Entra en el gozo de tu Padre, hijo amado,
Que a ruda batalla yo te mandé.
Por mi fuerza y mi amor has dominado,
Ya en mi banquete ven, siéntate,
y sea mi luz, tu luz y tu aliento;
Mas ve otra vez y cruza el firmamento,
Recogiendo tus hermanos extraviados,
Pues yo te confirmo, experto Maestro.
Y con tal orden y henchidos de vida, cruza aquella familia el firmamento, entrando en
los grandes mundos y recogiendo enseñanzas y progresos con el amor de sus
moradores, hombres y espíritus, van donde un mundo de belleza los espera para seguir
progresando, a la vez que salen a llevar progreso a mundos menores, donde luchan
como nosotros luchamos.
La sin fin cadena de la vida progresiva del espíritu es tan fuerte, que no la puede
romper ni el mismo Creador, porque también dejaría él de ser.
La solidaridad universal no es menos inflexible que la cadena de la vida progresiva,
eterna y continuada: y por esa ley, todos los espíritus han de enlazarse en familia, con
280
todas las familias de los mundos del universo; y nos lo dice Hellí, en el testamento
alianza de Abrahán, diciendo: « Los hombres han de vivir en todos los mundos que
existen: pero la Creación sigue y no se acaba».
Esto nos revela la omnipotencia de nuestro Autor: pero nos pone de manifiesto un
secreto que hará temblar a los orgullosos que se creen autores de alguna ciencia,
aunque sabiamente se ha dicho: « Nada hay nuevo bajo el sol ».
Sí; nada nuevo hacemos al descubrir secretos, crear ciencias y aumentar nuestro
progreso.
Todo lo que se descubre, existe ya: y si no existiera, nadie sería capaz de descubrirlo.
Nuestro espíritu sabe que todo existe y su trabajo consiste en encontrar cada cosa,
para mostrarla.
Está en nuestro espíritu, innata, toda la sabiduría; pero en tanto no se experimenta en
el conocimiento de esa cosa, no la puede mostrar.
De aquí se deduce que necesite por fuerza reencarnar miles de veces en cada
mundo, para llegar al conocimiento de cada cosa y sujetada a los números, para darle
valor de cosa, de arte primero, de ciencia después, aunque arte y ciencia sean la misma
cosa. Pero la solidaridad, el amor universal impuesto a todos los espíritus, al
individualizarlos de su mismo ser nuestro Padre común, obliga a todos a ser una familia
y ha de enseñar el mayor al menor, el más adelantado al más atrasado, por fraternidad.
En nuestro «Conócete a ti mismo» y algo en la «Filosofía Austera Racional» y otros
libros, tenemos atomizada esta purísima función. Pero algo tenemos que decir aquí,
como complemento de «Los Cinco Amores».
Un mundo fue creado el primero (no hay fecha), del cual proceden ya todos los demás
mundos que pueblan el infinito.
Que la fuerza creadora de aquel primer mundo fuera capaz de sacar de sí mismo
mundos de potencia relativa a formar un centro planetario con los mundos que estos
hijos del primer mundo podría emitir, queda fuera de discusión.
Así, pues, como hemos estudiado, agradando el amor de familia, hasta el quinto amor
perfecto (relativamente), igualmente ha sucedido con el ensanche eterno de los centros
planetarios, perfeccionándose en su expansión creadora y jamás se puede acabar, por
la necesidad de una eterna expansión de nuestro propio espíritu.
Por esto mismo se concibe otra verdad grandilocuente, a saber, que: Con cada
emisión de familias espirituales que el Padre emite, nos ofrece también un grado de
sabiduría, para que, estudiándola, la elevemos como cosa, a la matemática, a la
ciencia, aunque conservará siempre un algo que sólo es de comprensión del Espíritu y
281
es irreductible a la ciencia; pero dará en los números y filosofía; los suficientes valores,
para el axioma científico de su existencia.
Toda esta verdad la tenemos probada en todos nuestros conocimientos y vemos
efectivamente que, una ecuación matemática, o una operación química, como una
prueba física, que aquello existe, porque se manifiesta. Pero de ahí no pasa la ciencia y
queda siempre por ver y comprobar la causa.
Pero no es que esté oculta la causa: es que es superior a la ecuación, al experimento
y la prueba; y es que la causa del número es superior al número.
¿Es que el autor de la causa, el Padre Creador, nos ponga una valla, un velo, o nos
haya negado el grado necesario de inteligencia a la comprensión de la causa? No tal.
Es que ese secreto es su fuerza Paterna, su patria potestad sobre toda la familia
universal, por la cual impone sin obligar a que nos pidamos y ayudemos de espíritu a
espíritu, y entre todos reúnen justamente el conocimiento, la causa, la potencia y la ley
de esa causa. ¿Y cómo podrá la ley física o material en ningún mundo que aun no se
haya solidarizado por su propia voluntad, con todo el infinito de las familias espirituales
encontrar la causa?
El solidarizarse por propia voluntad quiere decir estar en el concierto y armonía de la
ley de amor, ley Madre de todas las leyes inmutables: y para eso no puede ser sin
acatar el querer de la mayoría en el Universo, viviendo su vida y su ética, y ésta es la
Comuna de Amor y Ley.
Esta unidad solidaria no puede ser de los cuerpos materia (vulgo hombres), porque no
podemos trasladar nuestro cuerpo a otro mundo por las leyes físicas y de gravedad,
que son inflexibles, desde que cada mundo es un grado más perfecto o más imperfecto
a la densidad que cada cosa requiere para su existencia, una igual atmósfera, lo que la
química, la física y la astronomía se ven obligadas a confirmar.
Ante este problema, y si no fuera posible a nuestro propio espíritu emanciparse sin
romper las ligaduras de su cuerpo, no sería posible el invento, la idea y por lo tanto el
progreso de nuestros conocimientos ascendentes, que se han de demostrar como
hombres en las ciencias.
Ya nadie se atreve a negar la inspiración, la intuición, ni aun la videncia. ¿Y qué es la
inspiración sino el desdoble de otro espíritu que podrá estar en mundo muy lejano? ¿Y
qué es la intuición, sino la transmisión del pensamiento de otro ser semejante? Y la
videncia, ¿no es la confirmación de la existencia de la cosa vista? ¿O querrán que
nuestra vida material y espiritual vea lo que no existe, cuando si no existe, no puede ser
visible? ¿Y acaso cuando somos inspirados e intuídos, no hablamos, escribimos o
pintamos, etc., etc., lo que percibimos?... Y entonces, ¿a qué tantos aspavientos,
reservas y negaciones de que un Médium, dormido o despierto, dé posesión en su
propio cuerpo para que hable a muchos, un espíritu, en vez de inspirar o intuir a uno
solo? iOh aberrados malversores! ¿Habéis pensado en que habríais de ser juzgados
282
por la ley de libertad y que por vuestra persistencia en vuestra pasión, tendréis que ser
retirados a mundos de vuestra afinidad?
He aquí las armas invencibles de la Ley Madre, para su eterno triunfo; y es el
Espiritismo el juez supremo y el que encierra el conocimiento de la causa de la
sabiduría, que no puede ser encerrada en ninguna ciencia, porque es ciencia sobre las
ciencias: pero no sobre el Espiritismo y sí dentro del Espiritismo. De lo que trataremos
en el epílogo, pues aquí sólo ha sido necesario insinuarlo, para demostrar que «El Amor
Universal nos lleva a nuestro Padre», porque el amor universal es únicamente a causa
del amor común de los espíritus, cuya unidad se llama y es Espiritismo.
Ahora bien: la forma en que «El amor universal nos lleva a nuestro Padre» es la
misma escala que hemos desarrollado, en estos « Cinco Amores» para llegar al amor
Comunal de todo el mundo.
Efectivamente, y siguiendo la misma ley, una vez que hemos conseguido por nuestro
esfuerzo (porque nada se da de gracia sino la vida por amor de nuestro Padre) ganar
un grado de progreso, en seguida buscamos por nuestra necesidad de expansión,
alguien que tenga el grado próximo superior, para poder manifestar nuestro grado, ya
que el otro de grado inferior no nos puede comprender más que en la altura que está; y
lo mismo le pasa al que está un grado mas adelantado que nosotros, que busca por la
misma necesidad, al del grado inmediato superior, y aquél al otro y éste al otro, hasta
llegar por rigurosa escala ascendente, al que más alto grado posea, que forzosamente
estará en contacto con el principio de todo el progreso, o sea la unidad del progreso.
Hacer una ecuación matemática cualquiera y elevarla a su máximo: habréis llegado a
formar millones, billones y quillones, hasta donde alcance la fuerza de la contabilidad;
pero todo ello nace del simple uno y todo finaliza en el uno simple cuando deshacéis la
operación.
«Uno es el principio, uno es el fin», hemos sentado en nuestra proclama, y nada lo
desmentirá. Lo que hace falta es que los hombres no quieran ser unos solitarios, porque
no valdrán más que uno: pero reunidos todos los unos, cada uno adquiere tanto valor
como tienen todos los unos. Esta es la Ética Comunista del Espíritu.
Esta es la cosecha que esperamos recoger del estudio de estos «Cinco Amores»
elevados al axioma indestructible del Amor del Padre.
283
EPÍLOGO
EL ESPIRITISMO ES EL AMOR PERFECTO
Hablar de Espiritismo, es fácil. Penetrar el Espiritismo, muy difícil.
También se habla fácil del hombre materia y ninguno penetra en el compuesto
Microcosmo del hombre, y por ende, no pueden comprender su todo Macrocósmico.
Pasamos la vista por las obras fisiológicas y las anatómicas y se nota a primera vista
lo obtuso de la inteligencia de los materialistas autores, acusándose de causantes de
los millones de nulidades de los científicos, creados a su imagen y semejanza.
Pero lo que más choca es que, siendo ellos dogmáticos en sus erradas afirmaciones,
son de sobra comodines, porque no dan nada suyo, sino que del pensamiento de
muchos, apropiándoselo, idean un teorema, que dogmatizan: pero que no los podréis
criticar, porque son tan orgullosos, que os llevarán a los tribunales, donde jueces tan
miopes y tan mal intencionados como ellos, puesto que son zapatos de la misma
horma, os aplicarán la letra de una Ley, hija de las teorías egoístas y dogmáticas de los
mismos falsos principios: o en caso de más hombría, os mandará a sus padrinos para
que le déis satisfacción de la ofensa de decirle embustero y faIaz. Y como ni ante el
juez, ni ante los... padrinos... caballeros, ciegos al igual que el comodín, no les podéis
explicar los colores, porque miran a través de un Prisma iris que todo lo vicia, y
quedaréis ante la falsa ley, condenado; y ante los juramentados ciegos científicos, bajo
su saña y risa de imbéciles, expuesto a la mofa de la manada de diplomados, para
tener autoridad de mentir sobre la misma verdad que en ellos está y se empeñan en
negarla; mintiendo sólo por causa de esa verdad que les da la vida y los sentidos.
Habladle al Astrónomo de Astrología y lo veréis fruncir el ceño despreciativo; pero les
costará rebatirla; aseguro aún más. Desempeña el Astrónomo, a su pesar, la Astrología,
pero mixtificada con maldad.
La Astronomía, como ciencia, no es más que el resultado, el por qué de la ley de la
Astrología. ¿Porqué el tal empeño en negarla, cuando flota por sobre la Astronomía? La
razón es, sencillamente, por que el Astrólogo tiene que reconocer y estará convicto de
que los astros son mundos, en los que hay seres iguales a él, que les inspiran y les
hablan. Es decir, claramente, que el Astrólogo es Espiritista; el Astrónomo, Materialista
o Religioso, negador y enemigo del Espiritismo.
Dirigíos al materialista incitándole a ir más allá de la materia, desde que si no se
puede ir más allá de ese tópico, el progreso no puede existir, y lo oiréis: «No estoy por
volverme loco». Y sin embargo, no penetra su locura de sujetar el todo; hasta el
pensamiento, a la materia; pero no quiere estudiar: ¿Qué será aquello que sale del
cuerpo en la última boqueada, en cuyo momento, ni la sangre circula más, ni el cerebro
refleja más pensamientos y todos los músculos se vuelven rígidos y yertos? ¿Qué les
284
costaría reconocer al espíritu en aquel hálito que se escapó en la última boqueada,
dando un rotundo mentís a los materialistas, puesto que aquello no es polvo?
Pero es que de reconocer al espíritu, es obligarse a cantar la Palinodia y, sobre todo,
romper todos sus dogmas y empezar a ser más moral y de buena moral, lo que es
mucho trabajo y mayor sacrificio. Ellos no pueden ser abnegados; porque no aman. Es
más cómodo negar la causa, que buscar la causa. Pero negar, es confirmar: lo que se
niega, existe.
Si las ciencias no prescindieran del Espiritismo; es decir, si los hombres que estudian
ciencias dieran la participación que el espíritu toma forzosamente, aunque ellos no
quieran, no quedarían ante las leyes que rigen a cada ciencia, mal parados, como el
que no termina nunca una cosa que siempre empieza y de este modo pasan años y
siglos ante una hipótesis, hasta no poder menos de formar una teoría sistemática y
llena de vacíos, porque sólo puede llenarlos el espíritu.
Mas el caso es peregrino. Discuten, razonan y el razonamiento está de sobra probado
que sólo es del espíritu y niegan al espíritu; y sin embargo, ellos, si son hombres, lo son
sólo por su espíritu, y sin él sólo pueden ser irracionales.
Cuestionan del alma y no saben lo que es el alma. Pero en su apuro, la han hecho el
más del hombre, a pesar de ser un neutral sin ley, desde que es arrastrada por la
pasión del cuerpo y por la virtud del espíritu. En ese estado el hombre no es aún el
hombre, sino un embrión del hombre, y no podrán mostrar una moral perfecta.
El hombre, cuando ha rasgado el crepúsculo, que en sabiduría pone el propio espíritu
para no desarmonizar su luz con la opacidad de la materia, es cuando empieza a hacer
conciencia de su ser y colige que su semejante es lo mismo que él; por cuya similitud,
empezará el respeto mutuo y del respeto nacerá la simpatía, de la que se elevará al
cariño y éste se convertirá luego en amor.
Es ahora cuando en realidad empieza a ser hombre, porque ha descubierto su
trinidad de cuerpo, alma y espíritu; pero servirán las dos primeras a la tercera entidad,
porque supo sacrificarse y estarse anublado hasta que la materia se cerciora de su ley.
Este hecho nos pone a las claras que el espiritismo es el amor perfecto, aunque sea
cada vez perfectible. Pero llamamos perfecta a aquella cosa que en cada tiempo es la
mejor, la más bella y la más sabia que podemos apreciar.
Sentados estos principios de ciencia y esencia, vamos a entrar en otro orden de ideas
más altas, que es la vida ascensional del espíritu, para probar hasta la evidencia que el
espiritismo es el amor perfecto.
Tenemos probado, en los cincuenta capítulos de este libro, la fraternidad de los
espíritus y la causa necesaria a la fraternidad de los hombres.
285
Hemos dejado entrever que nada nuevo hacemos en ningún mundo, porque nos es
transmitido desde el centro vibratorio, de mundo en mundo, de mayor a menor, no por
volumen, sino por edad, y más que por edad, por su progreso; pues mundos hay, que
apenas han tenido luchas para llegar al progreso; pero es debido a que sus religiones
han sido sólo inocentadas, comparadas con las fratricidas y supremáticas de la tierra.
¿Que cómo lo sabemos? Por todo lo que hemos de exponer.
Nosotros no necesitamos deducir de la comunicación directa y hablada por posesión
de un espíritu sobre un Médium. Y no serán bastante todas las diatribas, intrigas y
negaciones a desvirtuar la verdad y nuestra convicción razonada: antes bien, todas
esas insensateces confirmarán aún más y la confirman esa comunicación bastante para
saber lo que hemos afirmado sobre los mundos y sobre el espíritu y el espiritismo.
Que los negadores no sean capaces de razonar (por lo cual niegan sin comprender y
es calumnia): eso no es culpa nuestra, ni del espiritismo, sino de su mentido orgullo y
de su aberración.
Pero no queremos imponer nuestra verdad: se ha de imponer sola a cada uno en
cuanto sepa razonar: tan pronto como sepa, que no sabe, pero si sabe estudiar, sabrá.
Para no imponer, vamos a relatar sencillamente cómo cada hombre, por su propio
espíritu, ha de penetrar en esa verdad porque él mismo está dentro de ella, sin que le
sea posible salirse, aunque niegue y reniegue de todo, aunque se suicide millones de
veces, y no podrá jamás dejar de ser espíritu individual y eterno: bajará, subirá, dará
vueltas y tumbos cuantos quiera, pero seguirá siendo y en la eternidad habrá vuelto a la
casa Paterna.
He aquí trazado lo que queremos exponer y quedará probado que el espiritismo es la
perfección máxima posible, porque lo rige el Amor.
En nuestro «Espiritismo en su Asiento» está todo esto bien expuesto y cuanto
diremos aquí, sólo será repetir la esencia de aquello y de todas nuestras obras. Pero es
necesario aquí ese resumen para coronar la argumentación de «Los Cinco Amores».
Dos supremas sentencias lo encierran todo: y aunque asusten a los hombres dúos, no
podemos dejar de repetirlas.
Cuando las necesidades de la eterna Creación lo exigen el Padre emite de sí mismo
una nueva familia de espíritus, en las mismas condiciones que todas; es decir, sabios e
inteligentes en el bien y fruídos del amor puro, pero sencillos, y por lo tanto inocentes en
el mal.
En ese estado, esa familia, que cada uno es una partícula de su mismo Padre y en
presencia de otros (ya grandes Maestros, que al igual de esa nueva familia fueron
emitidos en épocas remotísimas y que pasaron por todos los grados de los mundos y
las materias, experimentándose y conquistando potencia ), ante estos Maestros, digo,
dice el Padre a la nueva familia: «Id, hijos míos, a acrecentar la Creación, y cuando
286
seáis Maestros de la Creación, venid a mí, y siempre os espero». Los grandes Maestros
entonces entregan a sus nuevos hermanos a otros que han de conducir y guiarlos al
mundo que para ellos se ha creado, donde iniciarán su vida humana.
Sabe el Padre, que la ley de la materia necesita de esos seres espíritus para ser
dominada y elevada a la purificación necesaria para formar los cuerpos bellos del
hombre y a la mujer perfectos; y sabe también, que no puede, por su amor, coartar los
instintos de cada especie, sino que deben saciarse para su dominación y por ese
saciamiento precisamente, perpetuarse las especies.
Como no hay, porque no puede haber conciencia en los instintos, por su atracción
magnética chocan siempre brutalmente los contrarios, lo mismo que se rechazan dos
iguales o del mismo valor; y entre el rechazo y los choques brutos de los contrarios no
puede haber armonía y la ley es que la haya.
La ley repite de continuo esta otra sentencia inflexible que el espíritu oye: «Si odias,
tendrás que amar; si matas, con tus besos resucitarás al muerto».
Esta sentencia, el espíritu la grava en su alma, como freno a las pasiones que se
originan en el antagonismo de los instintos; pero como éstos, hasta que no se sacian de
su ley, no se avienen a formar un conjunto armónico, tardan muchos siglos y millones
de siglos en comprender el secreto fraternal de esa sentencia, y siguen, cada instinto,
por su cuenta, buscando su satisfacción, y aquí se originan luchas terribles y matanzas
de unos a otros hombres.
Tenemos necesidad de hacer comprender la causa de esos hechos y la diremos
suscintamente.
Como nuestro cuerpo está formado con todos los instintos de 4.° grado de todos los
seres móviles de la naturaleza, para los sentidos; y de otros de los mismos instintos de
las almas animales, que es el grado quintiesencial, para el sentimiento, resulta así que
el cuerpo humano es la verdadera arca simbolizada en Noé: lo que forma una terrible
jaula zoológica, alimentada por los otros reinos mineral y vegetal de la naturaleza, que
químicamente proporciona al cuerpo humano los materiales de vida orgánica.
Pues bien: cada instinto, lo veis en cada especie de la Naturaleza y todos están vivos
en el hombre; y si queréis daros cuenta de lo que pasa en vuestro cuerpo, imaginaros, o
mejor, si tenéis coraje, encerrad en una jaula todos los animales, uno de cada especie,
y veréis qué luchas horribles hay entre todos, menos con uno, el león, que, aunque esté
dormido, impone su respeto. Mas si éste forma parte en la lucha, eso será el acabóse
de la fiereza y de la barbarie, Si en cambio, no sólo no toma parte, sino que llama al
orden con su rugido de imperio, todos los otros miles de fieras y bestias se callan y
buscan refugio a las iras de su rey; pero se acechan los enemigos, y a las horas del
sueño del león, se destrozan.
287
Esto mismo (pero en los instintos) pasa en el cuerpo humano, hasta que el león
espíritu despierta del terrible letargo que le causó encerrarse en la materia y ve la
tragedia terrible que pasó y de la cual es responsable.
Aquí el espíritu siente el primer dolor y su alma comunica al cuerpo el sentimiento del
dolor y sirve como de aviso de la justicia y empieza el temor de la ofensa, uniéndose en
un bloque defensivo todos los instintos saciados, formando el primer grado de
conciencia, con la cual empezará a razonar entre lo que hace y lo que debe hacer, y en
ese dolor siente necesidad de amparo; de consuelo y de consejo y oye de nuevo de sus
guardianes: «Si odias, tendrás que amar; si matas, con tus besos resucitarás al
muerto». Y la prudencia se va imponiendo, empezando el primer incentivo de respeto al
semejante.
Pero el instinto genérico es el más cruel. Este, que está escrito en cada ser, cuyos
instintos de todos conviven encerrados en el hombre, llaman a su hora y en su período:
y la unión del macho y la hembra de cualquier especie, repercute por la afinidad en el
instinto viviente en nuestro cuerpo y alma, causa por la que el hombre, sin una perfecta
educación y moral, toma en desmedida el placer de la carne, obrando muchísimas
veces sin ley y con perjuicio propio y de otros, creándose cuentas de amor que la ley no
le puede perdonar y no le perdona.
Pero como la sabiduría saca bien del mal, de esas deudas de amor y de vidas, saca
el mayor bien de afinizar las materias por el cruce de unos y otros seres, de unas y
otras razas, con lo que se llega en el tiempo a que cada hombre y mujer tengan cada
uno, una partícula de todos y entonces ya, la lucha no cabe, porque en todos está el
mismo sentimiento fraternal por consanguinidad y es cuando los espíritus pueden obrar
su trabajo de amor, luz y sabiduría, porque los cuerpos se aman.
Comprended que hemos dejado aquí períodos históricos de miles de millones de
siglos y la vida de tres mundos anteriores al de expiación, que ya es regenerado,
cuando el espiritismo puede obrar; pero cuya exposición la hemos descripto en nuestro
«Conócete a ti mismo».
Hasta aquí no se le han pedido cuentas al espíritu: no se le podían pedir, porque
«Estaba encerrado en su huevo», como dice Shet. Ahora se presenta la ley,
atestiguada por las obras que los espíritus guardianes anotaron en cada alma y por
cada existencia. ¿Qué pasa ahora en esos espíritus despiertos? Ahora ya se les exige
el reconocimiento de las leyes, de la fraternidad y, por lo tanto, el pago mutuo de las
deudas entre ellos mismos y a la Creación, por cuanto han consumido la vida de tres
mundos, que llevan su valor en sus almas: la igualdad de derechos y obligaciones, y por
lo tanto la vida en el régimen Comunal, único en el que no caben las desigualdades, y
así podrán disponer del amor y potencia, de la solidaridad de todo el Universo.
Así les es expuesto y se les da un tiempo de examen, en el que vienen espíritus de
misión que se hacen hombres y mujeres, para ir dejando principios, iniciando las artes
para dar paso a las ciencias, y al propio tiempo se les permiten a los más expertos y
lúcidos, encarnar en mundos ya iniciados en el progreso, para que también aprendan y
288
vuelvan a la tierra a ser hombres y desarrollen los gérmenes que allí tomaron y que
traen en su alma, eterno archivo.
Como la Ley es de libertad, algunos temen empezar el pago de sus deudas, otros les
gusta la vida de conciencia en el disfrute de las materias y otros se ensoberbecen al
verse ya casi bellos y en posesión de una vida de goces materiales, a los que se pegan
y dejan pasar el tiempo y aun se dedican a estorbar a los que se abroquelan para el
trabajo, y de aquí nacen las formas religiosas y las luchas y divisiones, cambiándose la
faz de aquella jaula horrible pues antes, en la inconsciencia, esa jaula estaba en el
hombre, y ahora la jaula es todo el mundo, obrando cada hombre por un instinto.
Ese es el estado de la tierra en el momento de la venida de la raza misionera o
Adámica.
Pero si puede venir esa misión regeneradora, es porque hay mayoría en los que han
reconocido sus deberes y empezaron el progreso y hay obligación de ayudarlos y el
Padre ordena esas misiones con arreglo a aquel mandato: «Mas ve otra vez y cruza el
firmamento, a recoger tus hermanos extraviados, pues yo te confirmo experto Maestro».
Ya hemos hablado en los capítulos correspondientes del trabajo de esa raza
misionera y hemos visto cómo Shet, desde el primer momento, evoca al gran Manú,
Espíritu de Verdad, estableciendo así ya, oficialmente diremos, la comunicación
espiritual, bien que sea aún todo entre los misioneros, tratándose de los espíritus
Maestros de mundos de Luz.
Pero que los espíritus afines y familiares de cada uno, pueden y se manifiestan en las
formas que pueden, con sus afines consanguíneos o afinizados por cualquier causa, en
ideas y progreso.
No importa que los que se pegaron a la materia formen de esas manifestaciones y
comunicaciones, Dioses y religiones, como nos lo muestran las historias del Budismo,
los Egipcios, Griegos y Romanos, causas por la que Moisés, en previsión, prohíbe esos
usos, precisamente en el pueblo de Israel, destinado a recibir los espíritus misioneros.
Ya vendría el tiempo de reanudar esa práctica popular, a la hora de la liquidación; pero
si lo prohíbe a la ignorancia y la maldad, compone la Cábala y funda la Escuela de los
Esenios, a donde da cita a los espíritus Maestros, para que puedan comunicarse a los
misioneros.
Esta escuela, o Cábala, sería como el velo que cubriera el tabernáculo, teniendo
grave castigo de Ostracismo el que lo descubriera, hasta cumplirse 36 siglos que se
marcaban en el Testamento secreto de Abrahán, donde se dice: «Y contaréis los
tiempos por siglos de cien años: y los siglos serán 36, desde que escribiré mi ley, hasta
que la tierra la sabrá: y de este siglo mis hijos serán de luz, porque verán la Luz de su
Padre, que les darán mis Espíritus».
Durante esos 36 siglos, han aparecido muchas veces los misioneros como hombres,
bien que los veamos como Patriarcas, o los admiremos como Profetas, o jefes de
289
pueblos en algunos casos pero siempre con facultades Medianímicas para recibir las
comunicaciones y las visiones y otros fenómenos que la ignorancia conceptuó
sobrenaturales, y la maldad religiosa los constituyó milagros algunas veces, y cuando
no los podía aprovechar por cualquier causa, los llamó brujerías y obras del demonio,
para denigrar a los que por su conquistado poder, los obraban; pero, en cambio, ellos
obraban la superchería y la Magia negra y roja para terror y castigo de sus fanatizados
creyentes: táctica que llegó a nuestros días, para baldón de esas religiones supercheras
y desgraciadas, porque hoy todos los hechos del Espiritismo pueden llevarse y se llevan
a la ciencia, a la matemática, y esto mata la fe ciega, consagrando por fe, las obras, que
es fe viva.
El último de los misioneros regeneradores ha sido Jesús, el que ha recopilado todas
las doctrinas de todos los anteriores en este consejo: «Amaos los unos a los otros como
hermanos que sois todos, porque todos sois hijos del mismo Padre».
Sin embargo de su doctrina moral, como enseña la libertad del pensamiento y manda
adorar al Padre en el campo y no en los templos, es acusado de blasfemo y crucificado.
Tenía razón su antecesor contemporáneo Juan el solitario, mal llamado Bautista,
cuando les dijo a Escribas y Fariseos: ¿Quién os enseñó a temer, que no os enseñó a
amar, raza de víboras?
Sin embargo, Jesús tuvo los medios todos de triunfar como hombre y acaso habríase
adelantado muchos siglos de fraternidad y progreso.
No es éste un reproche al hermano Jesús, que encarna el amor de toda la raza
Adámica; y para su espíritu, no son las luchas bélicas, sino las de principios morales y
el amor.
Mas si cuando entró en Jerusalem, el día correspondiente a nuestro 22 de marzo del
año 33 de su nacimiento, con 20.000 hombres armados, al mando del príncipe de Ur,
no se hubiera horrorizado de ver sangre, habría derribado el templo y destruído la
religión judía: él no hubiera sido crucificado por los sacerdotes y tampoco podría haber
nacido la Iglesia Católica, que lo tomaría como baluarte, pero mixtificado en el nombre y
en las prédicas, con lo que se ha hecho una tan tremenda confusión en la que nadie
logra entenderse.
Si el caso de Jesús hubiera recaído en el espíritu de Moisés, habría tenido las
consecuencias del deshecho de la religión Judía y el triunfo de su Cábala. El progreso
se habría adelantado en muchos siglos y se habrían evitado las cruzadas, las guerras
religiosas, la inquisición y tantas otras miserias, y no veríamos aún los chorros de
sangre de esta guerra final, suma igual a todas las guerras de estos 20 siglos.
Pero, repetimos, no era ésa la misión de Jesús, sino predicar el amor y la libertad por
la justicia y prometer el reinado del Espíritu, con la venida del espíritu de Verdad y el
juicio final.
290
Ni tampoco era su destino el martirio; pero los espíritus que se pegaron a la materia,
los malversores, los supremáticos, «Los negros de hollín», como los llama Abrahán, en
su odio a la justicia y la verdad, prepararon las cosas al fin de conseguir su criminal
propósito y Jesús cae asesinado, como lo fué Juan: pero ambos dijeron al mundo lo que
traían en misión.
En medio de la barahunda y bacanal religiosa, encendiéndose los odios entre religión
y religión y erigiéndose cada hombre en superior del otro, los espíritus misioneros, casi
todos, han encarnado varias veces para implantar las ciencias y combatir las religiones,
y hemos llegado al final del drama y al cumplimiento de los 36 siglos marcados en el
testamento secreto de Abrahán, y los espíritus empiezan a manifestarse en todas
formas y maneras obligando a los hombres a estudiar sus fenómenos; pero con esas
manifestaciones, llega la corona de las ciencias materiales, que es el eslabón entre la
ciencia de la materia y la sabiduría del Creador: una resistencia entre dos polos
diferentes, por la cual pueden unirse sin hacer irrupción, producir la luz y la fuerza
eléctrica que es en resumen la representación del alma humana, que a su igual, sirve
de resistencia entre el Macrocosmo y el Microcosmo, entre el espíritu y la materia, para
componer el hombre trino, el hombre completo: el Espiritista Comunista, que deroga
todos los demás nombres y anula ciencias sin espíritu, religiones de enemigos, de
Dioses antropófagos e insaciables, de oro, piedra, barro, metales, palo y hasta de carne
y hueso de hombres los más perversos y mujeres las más corrompidas.
Todos éstos, usando el espiritismo en su reverso, por sus afines mixtificadores,
malversores y canallas, capaces de todo menos del bien, los que saben que, al
mostrarse el Espiritismo Luz y Verdad, serán barridos de la faz de la tierra, han querido
probar su última rabiosa hazaña, creando el Espiritualismo, bajo el nombre de
Espiritismo, para confundir a los hombres, pues veían los Pontífices caer su santos y
Dioses y desmoronarse su absurdo edificio, amasado con sangre y prostitución.
Se señalaron como atributos al Espiritismo, los milagros religiosos, el curanderismo, la
adivinación y las más grandes bajezas y crímenes de la magia negra y roja, arma de
toda religión, con la que dañaron a 3/4 partes de la humanidad, hasta que, llegado el
momento de la sentencia final, se descubrió el velo puesto por Moisés y apareció el
signo máximo, anulando todos los otros usados por la maldad espiritualista, que con las
religiones empezó su amarga agonía, y, quiera que no quiera, ve desmoronarse y
anularse toda su obra de perversidad.
En el caso más benéfico, la religión infiltró una especie de dogma, diciendo: «Que el
espiritismo no podía ocuparse de cosas materiales, políticas, económicas, industriales,
etc., etc.,», pero, sin embargo, persiguió y excomulgó a los hombres y centros que
descubrían alguna Luz, poniendo con esto, un terrible obstáculo a los hombres de
ciencia, para plegarse a los nuevos principios, para lo cual la religión Católica encontró
una fuerte ayuda en los materialistas fanáticos, supremáticos, sistemáticos, dogmáticos
y sin razón, que negando lo que no han estudiado ni pueden comprender por su estado
embrionario, ha constituído el materialismo una nueva forma de religión apasionada.
291
En estas condiciones, el Espiritismo estaba Tísico e incomprensible, y hasta la obra
del Apóstol Kardec está plagada de misticismos, bajo la firma de santos, que quitan
todo el valor a las verdades del hombre, y llamo al espíritu de Kardec a que confirme
esta verdad nuevamente.
Así, pues, Tísico encontró esta Escuela al Espiritismo, e incurables a sus fanatizados
creyentes de buena fe, que encumbraban a Jesús al grado inimitable, lo cual anula el
progreso.
Vimos la causa de esa enfermedad y también vimos la medicina, que no es otra sino
tener valor para decir la verdad, y no podremos ser acusados de cobardía, magüer de
tantas calumnias de los espiritualistas.
Al efecto, en 29 de junio de 1910, ante una reunión de fanáticos y supercheros, en
una sociedad vieja, que dió solamente el fruto de las religiones y ante oraciones
irracionales y proclamas de nulidad, epítetos denigrantes a Jesús, como estas
exclamaciones: «El Divino Jesús, el Divino Maestro», lo cual es hacerlo ídolo odioso,
hube de tirar la piedra de escándalo, ante las contorsiones de los Médiums tirados al
suelo por Espíritus detractores ayudados en su farsa, por otro superchero, respetado y
adulado por su dinero, el que pedía en mentida posesión juramento, uno a uno, de que
«Ayudaría a la sociedad».
Cuando ha llegado a mí la pregunta, contesté: «Yo veo las cosas de otro modo que
vosotros, más serias, más rectas, más justas en su verdad, y sanearé al espiritismo». -
¿Pero trabajarás en la sociedad? me importunó. -- Trabajaré por la causa para dignificar
al Espiritismo: pues no estoy conforme con estas prácticas peor que las religiosas, ni
entiendo a Jesús Divino, ni inimitable, porque el progreso tendría límites y esto no
puede ser. -- Eso es harina de otro costal, contestó el superchero millonario. Un
murmullo amenazador de los fanáticos serviles a los favores del falso Médium, me
advirtió que había ido demasiado adelante ante aquel grupo de mixtificadores. Pero ya
no podía volverme atrás y me levanté con valor decidido y dije: «Es una vergüenza todo
esto y no todos son culpables. Pero yo no volveré más para no perder mi tiempo ni ser
cómplice de estas infamias al espiritismo: pero les advierto que Abro una Escuela, a la
que los invito; pero les prevengo que empiezo donde terminó Jesús»... Fué tan
escandalosa mi declaración que se daban de cabezadas contra las paredes y otros se
sostenían la cabeza con las manos, y salí de aquel antro de superchería e imbecilidad.
Algunos, muy pocos, me siguieron, quedando los demás allí, dispuestos a la calumnia
vil y cobarde, que es el arma de los fanáticos religiosos.
¿He cumplido mi promesa? Mis obras lo dicen, esa es mi fe. Mi Espiritismo Luz y
Verdad es aceptado ya por todos los trinos. Las adhesiones de grandes federaciones
confirman que nuestra obra, es la obra del Espiritismo, estudiando desde el corpúsculo
hasta el Creador; elevando la materia hasta espiritualizarla: fundiendo todas las razas
en una sola raza: proclamando un principio único: estableciendo la Comuna de Amor y
Ley, y... descubriendo la Matemática en el espíritu y el Creador, lo cual es el fin relativo
al que alcanzar puede nuestra inteligencia humana. ¿Qué más puede hacer el
Espiritismo Luz y Verdad, que descubrirnos la Verdad y la Luz?
292
He aquí, pues, como el espiritismo es el amor perfecto, y como el amor es la
perfección. Sí, el Espiritismo es la perfección, porque es fuerza, potencia, sabiduría y
amor.
¡Qué fácil se dice Espiritismo! Pero, ¡qué difícil es estudiar, comprender y practicar el
Espiritismo!... Y, sin embargo, quieran que no, todos están dentro del Espiritismo, para
honrarse o denigrarse.
* * *
El sostener que el Espíritu no puede ocuparse, ni cuidarse, ni meterse en las cosas de
los hombres y de la materia, fué la causa de la Tisis en que encontró esta Escuela al
Espiritismo. ¿Pero habría de arredrarnos esa enfermedad? Una vez que científicamente
sentamos que «El hombre sólo es hombre por el Espíritu» estaba desechado todo el
otro argumento religioso-espiritualista. Porque, ¿cómo puede ser ajeno el espíritu a lo
que le hace falta al cuerpo, que le sirve de herramienta? Ante esta razón, yo dije a mis
primeros acompañantes: Si mi espíritu no se cuidara de las cosas de mi cuerpo, querría
verlo en forma que pudiera apedrearlo, por verdugo.
Pero no tengan cuidado, que no habrá ocasión, porque si hablo, si pienso, si escribo,
si manejo las herramientas de mi taller si invento y discuto con los hombres, es mi
propio espíritu que mueve mi máquina y debe tener amigos y padres y hermanos y
compañeros de tareas que, al igual que el hombre en el taller, se consultan y se
instruyen.
Por lo tanto, en todas las cosas, malas y buenas, que yo hago mi espíritu está. ¿Por
qué, pues, no ha de tomar parte el espiritismo en las cosas materiales, en la política y
legislación sobre todo, si con ello se preparan el camino a una mejor prueba de otra
existencia? A una me contestaron todos los primeros hermanos de mi Escuela:
«Lástima de tiempo que hemos perdido». -- No, repliqué; no lo habéis perdido, porque
os habéis escarmentado; y para mí, el mejor consejo es el escarmiento.
Si yo no me hubiera escarmentado de las religiones y de la crueldad de muchos
hombres, no hubiera buscado la verdad que veo ante mí, que la firmaré siempre que en
mi balanza se marque el fiel; y sino, aunque me vengan con nombres de Jesús, ni otros
más altos, para mí, no será más verdad, porque faltará lo que no puede faltar: mi razón.
¿Cuándo la razón no puede ser dudada? Cuando ésta está libre de todo prejuicio y no
tiene ni prevención, ni preconcepción de una cosa, sino que deriva la cosa de la fuerza
de los hechos y de los resultados más posibles y probables deducidos de los motivos y
de los objetos, pero estando fuera de la sugestión de los objetos y motivos. Condición
en la que estaba mi razón en aquellos momentos, y diré aún más: digo, que deseaba
encontrar motivo de ateísmo absoluto, hasta, si pudiera ser, negarme a mí mismo. No
pude encontrar esa negación, y entonces había la misma razón para la existencia de
otros. Si conmigo era tan despiadado, ¿Había de ser más piadoso con las causas que
293
originaban mi despiedad por escarmiento? ¿Podrá alguien dudar de una doctrina
nacida o descubierta bajo el peso fiel de esa razón insugestiva?
Queriendo negar, no sólo a mi espíritu, sino a mi propio cuerpo, mi libertad y mi razón,
acaban por imponérseme a mi razón, mi libertad y mi existencia, y yo puse todo ello a
precio del juicio crítico popular y universal, y lo han confirmado todos en el universo,
hombres y espíritus, unos aceptando mis principios y haciéndolos suyos, otros
robándolos, porque oyéndolos en nuestra Escuela, los dan por vanidad como propios
de ellos, otros condenándonos, excomulgándonos en nuestros libros, y los demás, con
su desesperación de no podernos reducir al silencio; su miedo de ser anulados y
descubiertos y acusados en sus fraudes y supercherías, o en su silencio sepulcral,
siendo pontífices de centros y sociedades de amalgama, de espiritualismo, y de
ciencias sin razón y hasta de filosofías... dicen, ¡Qué filosofías, fundadas sobre historias
falsas, falsificadas y sin principios! ¿Y qué pueden ser los frutos, sino el símil de la
semilla? ¿Qué pueden ser los hijos del mono, más que monos? ¿Qué pueden ser los
espiritualistas, más que lo que son las religiones, comerciantes de cosas santas,
milagreros, curanderos, falsos profetas, ciegos, aberrados y supercheros, por su
consorcio con la Falacia, que significa Engaño, Fraude y Mentira?
A su espiritualismo, hemos opuesto el Espiritismo Luz y Verdad, metiéndose en todo,
abarcándolo todo, porque lo es todo.
A sus adivinanzas, hemos opuesto la videncia, la lectura del destino en la propia alma
del auscultado, cuando es de justicia.
A su curanderismo, hemos opuesto el Espiritismo como Luz y razón, el magnetismo
como espada, dependiendo exclusivamente del espíritu, porque él sólo es fuerza,
potencia, luz, sabiduría y amor, y las ciencias naturales, físicas y médicas como medios;
y quien así use las cosas, curará lo que debe curar, esté o no diplomado, y, sin milagro.
A sus lobregueces, encierros y secreteos sospechosos, hemos opuesto la Luz plena,
la puerta abierta y la claridad en la verdad.
A su ostracismo de avaros, con su alejamiento frailuno, insidioso, hemos opuesto la
política franca y moral, para no dejar nada en las sombras.
Y a su nulidad individualista, oponemos nuestro Comunismo de Amor y Ley, que ya
baña el mundo todo.
No ponemos nosotros la mejilla para ser abofeteados; no levantamos tampoco
nuestro puño para ofender; pero contestamos a todo el que nos lo levante, porque la
defensa es justa; y si con principios herimos, son armas que hemos quitado al enemigo
y nos las ofrecen las leyes universales, que son perfectas, y éstas son cumplidas y
desempeñadas únicamente por la unión universal de los espíritus, cuya unidad se llama
Espiritismo: por lo que el Espiritismo es perfecto en sí mismo; y como es el ejecutor de
los decretos del Creador, el Espiritismo Luz y Verdad es Omnipotente por herencia y
mandato de su Padre Eloi.
294
El Espiritismo es la paz para todos los hombres; pero por lo mismo, es la guerra
también de los hombres, porque al sostener las verdades claras, con su luz anula las
tinieblas, y los tinieblarios no se conforman a ser heridos con la Luz de la verdad, que
reclama en justicia el derecho igual, el trabajo igual, el usufructo igual, y sublevan a los
oprimidos contra los que resisten, provocando una hecatombe en la revolución social,
con venganzas y represalias, que serán la última página de las vergüenzas de la
religión... ¿Eeee?... ¿Qué oigo? ¡El asesinato de Dato!... gritan los periodistas en la
calle. ¿Es verdad?... Corro a buscar el periódico. «El Jefe del gobierno Español D.
Eduardo Dato e Iradier acaba de ser asesinado; le descerrajaron 27 tiros desde una
motocicleta: los asesinos consiguieron fugarse».
He aquí la comprobación de las palabras que yo escribía, cuando hirieron mis oídos
los vendedores de diarios: Venganzas, represalias de la presión y represión sobre los
trabajadores, a los que no se les consideró hombres con derechos iguales, teniendo
todos los derechos, con más derechos que los parásitos, porque los trabajadores lo
producen todo.
Triste es el suceso y condenable. ¿Pero es menos triste y condenable la obra política
del caído? Negra es la página de este político desde que emplazó los cañones el 19 de
agosto de 1918 en las calles de Barcelona, donde cayeron muchos que pedían el
cambio del régimen Monárquico, porque así lo exige el progreso; pero la libertad
soberana del pueblo, es reprimida por la metralla. ¿Cuántas víctimas han hecho
después por esa política Datista? ¿Cuántos cientos hay emparedados en las cárceles?
¿Cuántos asesinatos llamados terroristas de blancos y rojos ocasionó la presión política
por la depresión que causa en los espíritus? ¿Cuántas fábricas industriales han cerrado
sus puertas en España por causa de la tozudez Datista? «El Rey ante todo» ha sido su
lema tácito y descubierto y esto es bastante a cargar en el haber de los gobiernos
Datistas, hasta la responsabilidad de sus asesinos.
«El siniestro Dato», escribí hace meses en el capítulo VII de la segunda parte de este
libro. Habría preferido sufrir una crítica severa por esa palabra al dar a luz este libro;
pero los hechos de hoy confirman mi opinión, mi videncia y el calificativo y no me ufana
mi acierto, pues lo mismo se habría confirmado no siendo asesinado; y mi sentimiento
es no poder evitar ése y todos los del mundo, aunque sólo son obra de la religión.
No le extrañe a nadie la incorregibilidad de D. Eduardo Dato; era feudo y esclavo de la
religión y ahí va la prueba: recorto del Diario Español de hoy 11 de marzo:
EL SEÑOR DATO SE HABÍA CONFESADO DÍAS ANTES DE MORIR
«Madrid, 10. -El diario Católico El Debate dice que hace algunos días, el señor Dato
se confesó con el Padre Francisco López, de la residencia de Jesuítas de la calle de
Zorrilla.
295
«El Padre López no supo que el penitente era el señor Dato, hasta que se lo
advirtieron después algunas personas que se hallaban en el templo».
¿Para qué diríamos más? Harto elocuente es ese telegrama y demuestra muchas
cosas; y entre ellas, que su política no podía ser más que religiosa, inquisitorial,
retrógrada; que su Dios es topo e impotente, pues a tan eminente siervo, ni le avisa, ni
lo libra de sus enemigos creados. Que a quien servía, no podía ser otra cosa que lo que
él era y que puede tener el mismo fin, puesto que no le falta cera a Dios, palacios y
bienandanza a sus ministros parásitos, consejeros de políticos funestos, sin moral
porque no pueden tener sentimientos: pero en cambio, a los estómagos de los
trabajadores les falta el alimento y a sus espíritus el buen ejemplo.
Los reyes deben pensar más en cumplir su cargo de Rey, que se deriva de Patriarca,
y por lo tanto es cargo de Padre, y los pueblos, teniendo cubiertas sus necesidades,
tocarían sus panderetas y tañerían sus guitarras, no acordándose para nada de las
armas homicidas; y de todo lo cual, la Ley Suprema tomó buena nota, y cuya Ley tiene
mejores ojos y narices que el Padre Francisco López, que no conoció a su penitente
señor Dato. La Ley sí, conoce a todos, no por la fisonomía, ni por la figura, sino por las
obras, porque ellas solo hacen y dan fe del hombre, sin importar el nombre; porque el
espíritu tiene y puede exponer tantos nombres, cuantas existencias tuvo y por lo tanto,
la Ley Suprema no ve hombres sino espíritus culpables y responsables.
La Ley de justicia tiene el fin de la compensación; y el Rey de hoy debió ser, o será un
obrero y hasta barrendero o sirviente, ya que de todos se sirve; como el que es pobre,
fué rico; el aparente ignorante, fué sabio descubierto; y no hay por eso posición que
haga fe de nadie, porque todas son ficticias, como toda religión es falsa e irracional,
porque exige fe ciega, lo cual significa relegación de sus derechos de hombre libre.
La lucha espiritual es millones de veces más terrible que la de los hombres.
Los Espíritus, en sus odios por cualquier causa, se atormentan sin descanso; pero los
espíritus aberrados a la religión son tan feroces, que antes de ser barridos de los
espacios de la tierra el día de la sentencia final, los espíritus de luz tenían que entrar y
salir de la tierra a plena luz, para poder así aislarse de las huestes furibundas, que no
pudieron llevar a los hombres a una debacle que acabara con todo, porque siempre se
veían acusados de malversores y oían la voz de desalojo.
Esa voz se oía en los espacios en cada instante, desde agosto de 1866, desde cuyo
momento los religiosos veían entrar en la tierra Espíritus de gran Luz, semejando
terribles lenguas de fuego; y, a encarnar se dijeron los más furiosos, para ayudar a los
que ya habían venido a mixtificar el Espiritismo; a sostener la última batalla, e inspiraron
a Pío IX declararse infalible Dios. Pero las lenguas luminosas inspiraban y hablaban y
Garibaldi puso el freno al falible más que nadie Pío IX, que en su impotente rabia,
después de pedir el aniquilamiento del Anticristo, que por bula encíclica anunció que
había nacido, cerró su testamento para sus sucesores con estas palabras: «Conservad
la Iglesia, aunque sea a costa de la sangre de toda la humanidad».
296
A este rugido de fiera enjaulada e impotente, contesta hoy la humanidad: «La
humanidad se redime a costa de la desaparición de todas las religiones».
¿Cuál tendrá que ser el resultado? Ya lo hemos visto. Los Caballeros de Colón han
encendido la hoguera: los Católicos siguen metiendo carbón: las lenguas de fuego
sostienen el mandato Supremo de quitar todo lo que estorba; y curado el Espiritismo de
la tisis religiosa, se muestra, por su luz, su fuerza, su potencia, su sabiduría y su amor,
como la Máxima perfección en la Moral y como el único régimen en su Comuna de
Amor y Ley.
JOAQUÍN TRINCADO.
Buenos Aires, 11 de marzo de 1921. -Día 19 del mes 6 del año 10. Nueva Era.
Nota. -- Hacemos notar que, el uso de mayúsculas en este libro, no es por un abuso, sino
intencionalmente para llamar la atención del lector, evitando muchos subrayados.
EL AUTOR.

2 comments:

Net said...

¡Cuán lejos de la verdad aparece ahora la doctrina, ya brevemente examinada, que distingue y clasifica las artes particulares según el carácter predominantemente estético, útil o compuesto de sus obras! Todo arte es, por el contrario, susceptible de esta triple producción.





Hilos de colores regenerada

Here comes said...

http://loshombressobran.webs.com/